Un draft para Andrew Luck (Y para las trincheras)

Con más necesidades que picks, los Colts encararon el draft tal y como el GM Chris Ballard lo había anticipado. El objetivo era reforzar las trincheras a ambos lados del balón y vaya que así lo hicieron en el War Room de la Herradura.

En consecuencia con todos los reportes optimistas sobre la salud de Andrew que salen de los cuarteles generales de Indianapolis, los Colts delinearon un draft para la protección de su QB franquicia al tiempo que le brindaron nuevas armas. A la defensiva el objetivo fueron Linebackers y Defensive Ends.


Primera ronda: Un guard, Quenton Nelson

Fuente: Banner Graphic

Antes del Draft, Ballard consiguió un celebrado intercambio con los Jets por la preciada selección 3 global; a cambio de los picks 6 (1º ronda) 37, 49 (2º ronda) y otro de 2º ronda pero del año 2019 de la escuadra de New York. Indianápolis sumó capital de Draft a la vez que aseguró mantenerse en rango para seleccionar un prospecto top.  

El elegido en primera ronda fue el guardia Quenton Nelson, proveniente de la universidad de Notre Dame, jugador valorado casi unánimemente entre todos los grandes consensos y analistas como un jugador Top-5.  Si bien un OL no es un pick sexy, Nelson es un jugador muy pulido, trabajador incansable que proyecta para ser titular inmediato con una técnica muy depurada, movimientos laterales y juego de pies impropios de su talla (1,92 mts y 149 kg) se espera que su arribo mejore instantáneamente a la unidad.

Segunda ronda: Un Linebacker, un guard y dos rushers

Darius Leonard, OLB South Carolina St

En segunda ronda los Colts contaban con innumerables posibilidades para mejorar a ambos lados del balón. Con el pick 36 global Ballard se ocupó de uno de los agujeros más notorios en la plantilla, la carencia de Linebackers. El elegido fue Darius Leonard, surgido de South Carolina State. El pick luce como un reach, teniendo en cuenta algunos de los prospectos aún disponibles, pero Ballard vio en Leonard a un OLB polivalente, capaz de permanecer en el terreno los 3 downs, destacándose por su movilidad y sus instintos en cobertura, sin perder efectividad contra el juego terrestre y pudiendo caer en blitz contra el QB

Braden Smith, guard, la muralla de Auburn 

Con la primera selección de la 2º ronda Cleveland seleccionó al G/RT Austin Corbett (Nevada), y acto seguido los Giants tomaron al G con proyección de primera ronda  Will Hernandez (UTEP) con el pick nº 5 del segundo día (37 overall) los Colts se sumaron al rush de OL y sumaron otro “guardaespaldas” para Andrew Luck eligiendo al guard Braden Smith, formado en la universidad de Auburn.

Smith en sus años de high school jugó de TE, lo cual le da una agilidad y soltura poco habituales en alguien que mide casi dos metros (1.98 mts) y que pesa 142 kg. Le vendría bien mejorar su juego de manos y reconocer los bloqueos en ciertas jugadas de pase, pero físicamente tiene mucha fuerza y es difícil hacerlo retroceder. Va a competir por un lugar en la alineación titular.

Fuente: Gridiron Now

Kemoko Turay, pass rusher de Rutgers

Kemoko Turay es la gran la apuesta de Ballard para el tan ansiado pass-rush.

El pick nº 52 (después de tradear para abajo) para fue para el edge rusher, Kemoko Turay de Rutgers. Dado el consenso de la mayoría de los boards, se esperaba su llamado para la 3º ronda, especialmente por algunas banderillas rojas que tienen que ver con su salud o durabilidad, dado que sufrió lesiones que lo alejaron del terreno y acabaron en cirugía, en cada uno de sus hombros.

Foja médica al margen, entre sus puntos fuertes destaca la explosividad al momento del snap, rapidez de pies y de movimiento lateral, es versátil, puede alinearse tanto de DE como de OLB, porque es sólido para caer en cobertura. También funciona contra la carrera, gracias a su velocidad para cerrar el edge y es buen placador.

Fuente: Prime Sports Network

Tyquan Lewis, pass rusher de Ohio St

Ballard decidió hacer un canje y subió para hacerse con el último pick de la 2º ronda (como consecuencia, Indy se quedó sin pick de 3º ronda) y lo invirtió en otro defensive End, Tyquan Lewis de Ohio State. Con 1.90 metros y 122 kgs, su tamaño le puede servir para el rush interior, y gracias a su arranque de dos pasos rápidos, puede ganar también por el exterior. Pero luego de los 2 pasos iniciales no aumenta la velocidad, no es factor contra el juego terrestre y su desempeño en la última temporada perdió minutos y producción contra sus compañeros Buckeyes.


Hasta aquí la primera parte del análisis de los Indianápolis Colts, estad atentos que en los próximos días saldrá la segunda parte.

@Mhbecerranfl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.