Todo al revés.

Todo al revés

Todo al revés. Partido bajo el diluvio en Seattle. Diluvio meteorológico y diluvio de errores. Pero claro, cuando la primera jugada del partido fue una penalización ya debimos sospechar que no era nuestro día. Y desde ahí todo salió al revés. Retornos de punt para touchdown, fumbles, penalizaciones absurdas… Ni si quiera nuestro heroe habitual pudó darle la vuelta a la situación. Todo, todo, todo al revés.


3 cosas que me gustaron

Russell Wilson

El quarterback de Seattle volvió a ser el mejor jugador del equipo. Sus números así lo atestiguan. Lanzó para 406 yardas (32 de 50) y corrió para 51 yardas y 2 touchdowns. Pero más allá de eso, controló el ataque de los Seahawks a su antojo, sobre todo en la segunda parte donde el intento desesperado por remontar hizo que se intentarán muchos más pases que de costumbre. Como único punto negro señalaría el intento de pase profundo a Malik Turner en 4º down y 1 que dejó a los Saint en nuestra yarda 28 para comenzar su drive. Según comentó Pete Carroll en rueda de prensa, Wilson leyó la defensa y cambió la jugada en la LOS.

 

Tyler Lockett

El wide receiver volvió a batir su récord de recepciones en un partido superando en 1 la marca que estableció la semana pasada contra Steelers. 11 recepciones en 14 targets para 154 yardas y 1 touchdown dejan de manifiesto que es el receptor más seguro para Wilson tanto en largo como en el slot. Sigue demostrando que Schneider hizo un gran trabajo cuando le renovó por 3 años y 30.75 millones. Barato.

Tyler Lockett / fieldgulls.com

La línea ofensiva

No vamos a decir aquí que la línea ofensiva de Seahawks es elite, porque sería faltar a la verdad de manera descarada. Sin embargo hay que señalar que en el partido contra New Orleans se observó una mejora en la protección contra el pase. Wilson jugó mucho más cómodo que en partidos anteriores y no sufrió ningún sack. Es cierto que la defensa de Saints jugó en prevent durante buena parte del segundo tiempo, pero Wilson dispuso de pockets consistentes también en la primera mitad. Un avance.


3 cosas que no me gustaron

La línea defensiva

Seguimos mostrando muchísimos problemas para presionar al QB rival. En este partido Bridgewater apenas se vio inquietado por los hombres de la línea y tampoco se usó el blitz en demasiadas ocasiones. El único jugador de la DL que está rindiendo en su nivel, o incluso por encima, es Quinton Jefferson. Queda como esperanza la incorporación, al fin, de Ziggy Ansah. Esperemos que la pareja que forma con Clowney vaya poco a poco cogiendo la forma y estén a tope para la jornada 7 cuando vuelve Jarran Reed. Señalar que la entrada de Ansah en el equipo supuso la inactividad de L.J. Collier. La primera ronda del draft 2019 se ha pasado toda la preseason lesionado y todavía tiene que ponerse en forma, pero ¿será otra de las elecciones altas de Schneider/Carroll que no es capaz de rendir en los primeros años en la NFL?

 

Chris Carson

El tractorcito está un pelín gripado. Cometió su cuarto fumble de la temporada (oficialmente le cuentan 3), se resbaló tres o cuatro veces para pérdida de yardas y demostró no tener la confianza suficiente para guiar el ataque de los Seahawks. Y es un problema. Necesitamos del juego de carrera machacón que su juego proporciona para poder mantener vivos los drives y tener una doble amenaza sobre el campo. Dudo de que el resto de running backs del equipo puedan realizar esa tarea. A vigilar.

 

Las penalizaciones absurdas

De todo lo que salió al revés en el partido, y fueron muchas cosas, lo que más me molesta son las penalizaciones absurdas. ¿Cómo es posible que te penalicen por no colocarte correctamente en un field goal? Pues ocurrió y lo que era un fallo y 0 puntos se convirtió en 7. ¿Cómo pueden penalizar a un jugador que no está ni activo para el partido? Pues también pasó y de empezar un drive en la yarda 33 de Saints pasamos a estar en la 48. Todo al revés. Son fallos de concentración que no pueden repetirse y que debería suponer algún despido en caso de hacerlo. A corregir.


2 cosas de los Saints

Alvin Kamara

Que Pete Carroll dijese después del partido que Kamara era mejor de lo que pensaba, es sorprendente. Cualquiera que siga está liga sabe que estábamos ante uno de los mejores RB de la competición y que había que tener especial cuidad con él, sobre todo ahora que Brees está lesionado. Dejó de manifiesto su capacidad para romper tackles y ganar yardas después del contacto. Elite.

Alvin Kamara / BroBible.com

Punters are people too

Thomas Morstead, punter de los Saints, dio un auténtico recital de patadas. 54 yardas por punt y dos de los 6 que realizó acabaron dentro de la yarda 5 de Seattle. Las posiciones de campo que permitió a los Seahawks complicaron mucho sus series ofensivas.


Visto en la red

Según este tweet de uno de los analistas de PFF tenemos peor eficiencia ofensiva en las primeras 15 jugadas del partido que los Miami Dolphins. Sin comentarios.


Lo que nos viene

La semana que viene nos toca visitar el campo maldito. El campo donde murió The Legion of Boom. Nos toca visitar el State Farm Stadium para enfrentarnos a los Arizona Cardinals. Crucemos los dedos para que no haya lesiones. El partido se disputará el domingo 29 de septiembre a las 10:05 hora peninsular española.

En principio los Seahawks deben partir como favoritos. El equipo del desierto está en una fase incipiente de su reconstrucción y aunque su QB y número 1 del draft 2019 no está dejando malas sensaciones, queda mucho por mejorar. Partido que debería servir a los pupilos de Pete Carroll para curar las heridas, pero ojo porque siempre se complica más de los debido.

 

Go Hawks!!

  

David Terrón Robles (@DTerronRobles)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *