San Francisco 49ers: Al futuro sin volverse locos

Este sábado comienzan los playoffs de la temporada 2020 de la NFL y en ellos no estarán los vigentes subcampeones, los San Francisco 49ers, tras una decepcionante campaña en la que han finalizado últimos en la NFC Oeste con un record de 6 victorias por 10 derrotas. El motivo principal de este mal desempeño se encuentra en la plaga de lesiones que han sufrido en el roster. Futuro 

Los de California han ido siempre a remolque y no han podido demostrar el verdadero potencial que atesoran, sin embargo han peleado y tirado de orgullo durante los 16 encuentros y algunos jugadores han sacado la cabeza en los momentos más difíciles, lo que hace que los aficionados a los Niners soñemos con que la próxima temporada con el respeto de las lesiones y retocando algún mimbre volvamos a pelear por lo máximo.

 

 

Las lesiones, determinantes.

En toda temporada de la NFL hay lesiones, ya que es una competición muy exigente. También podía esperarse que los jugadores acusaran la falta de los training camps y de los partidos de pretemporada, pero lo que les ha ocurrido a los de San Francisco se me antoja demasiado incluso para lo que me he referido anteriormente. 

Hasta 23 jugadores del roster han visitado la injury reserve (IR), 78 jugadores han disputado esta temporada al menos un partido con la camiseta de los 49ers, por no hablar de la falta de continuidad que han tenido muchos de esos jugadores a la hora de aportar al equipo. Cifras devastadoras y a las que la franquicia californiana no ha podido sobreponerse. Jugadores tan importantes como Nick Bosa (DE) y Solomon Thomas (DT) se lesionaron de gravedad en la segunda semana de competición y se perdieron toda la temporada, otros como Deebo Samuel (WR), George Kittle (TE) y Richard Sherman (CB) se han perdido gran parte de la temporada, mientras que otros jugadores muy importantes, como Dee Ford (DE), no han disputado un solo snap durante la temporada 2020. A todo esto hay que sumar los problemas físicos que ha tenido Jimmy Garoppolo (QB) le han impedido liderar el ataque como lo hizo en la anterior campaña. 

En definitiva, y sin querer poner de excusa las lesiones, la temporada de los de San Francisco ha estado condicionada por la cantidad de lesiones a las que han tenido que hacer frente pero a pesar de todo en el resumen a grandes rasgos de la temporada que voy a exponer a continuación intentaré sacar los rasgos positivos de la misma.

La temporada 2020 ha terminado para los San Francisco 49ers con un balance de 6 victorias por 10 derrotas, finalizando en 4ª posición en la división NFC Oeste. Llama la atención que desde que Kyle Sanahan se hiciera con las riendas del equipo en 2017 solo haya finalizado una de las cuatro temporadas con record positivo, si bien es cierto que ese año acabó disputando la Superbowl (2019). 

A pesar de todo, pocas dudas hay en el entorno de la Bahía acerca del actual proyecto, pues si bien el equipo ha defraudado no clasificándose para playoffs y acabando con record negativo tan solo un año después de jugarse ante los Chiefs el campeonato de la NFL (el último equipo que vivió esta situación fueron los Panthers en 2016) desde la front office del equipo tienen aún plena confianza en Sanahan y consideran que este mal año ha sido tan solo un tropiezo inesperado.

Más que analizar la temporada quiero exponer ciertos puntos en los cuales hay que agarrarse para poder esperar una mejoría el próximo año, y otros en los cuales se antoja importante trabajar y evolucionar para volver a optar al anillo. Pasamos a poner nota a los aspectos más relevantes de la temporada bajo mi punto de vista.

 

 

Progresa adecuadamente

La defensa sigue intacta: A pesar de las bajas, la unidad defensiva de los Niners ha seguido siendo de las mejores del campeonato, con algo más de 24 puntos por partido permitidos.  A pesar de la marcha en la pasada offseason del DE DeForest Buckner rumbo a Indianapolis Colts, y las lesiones de Bosa, Thomas y Ford los chicos de Robert Saleh han supuesto un duro escollo para todos los ataques a los que se han enfrentado, tal y como muestran sus números, siendo el 7º equipo que menos rush yards han permitido por partido (106.4) y el 4º que menos yardas aéreas ha recibido de media (207.9).

Además han aparecido jugadores que se han consolidado como indispensables, en el que mención especial merece el LB Fred Warner, que con sus 125 tackles, 2 intercepciones y 3 forced fumbles se ha ganado ser considerado el líder de la defensa a partir de la próxima temporada. El ex de BYU multiplicó sus prestaciones a partir del traspaso mediada la temporada de Kwon Alexander y ha acabado siendo para muchos uno de los 3 mejores linebackers de la temporada.

Otro de los jugadores que han supuesto una grata sorpresa ha sido el CB Jason Verrett, escogido en primera ronda por Los Angeles Chargers en 2014, se encontraba prácticamente desahuciado por culpa de las lesiones y que este último año en SF ha podido disputar sano 13 partidos en los que ha justificado en parte el por que fue escogido tan arriba. La baja prolongada de Richard Sherman hizo que Verrett pasara a ocupar la posición de CB1 enfrentándose cada domingo al mejor receptor del equipo contrario, y ha sido en esos enfrentamientos donde hemos podido ver su resurrección (deportiva). Su renovación se antoja uno de los puntos importantes de la agencia libre.

 

¿Pat Willis?… Ah no, es Fred Warner haciendo un Temporadón

 

Otros jugadores que han cuajado una gran actuación global han sido el pass rusher Kerry Hyder jr, liderando al equipo en cuanto a capturas (8.5), el nickelback K´Waun Williams y el linebacker Dre Greenlaw. A expensas de lo que acontezca en la free agency, donde es probable que alguno de estos jugadores no continúen en 2021 está claro que la defensa seguirá siendo un pilar fundamental de cara a garantizar el éxito.

 

Brandon Aiyuk: el WR rookie ha sido, en un ataque donde las lesiones han privado a sus dos principales amenazas aéreas (Samuel y Kittle) de disputar un buen número de partidos, el jugador más desequilibrante, dejando muy buenas sensaciones, consiguiendo 5 TD y 748 yardas de recepción. A pesar de tener aún lógicamente que pulir y mejorar algunos aspectos de su juego, su versatilidad y la perspectiva de juntarlo con Deebo y Kittle invitan a pensar que los 49ers notarán una franca mejoría.

 

Juego de carrera: Raheem Mostert ha sido otro de los jugadores que han visitado la enfermería frecuentemente, lo que ha impedido la continuidad en la posición de RB, pero aún así entre el propio Mostert, Jeff Wilson (7 TD, líder del equipo), Jerrick McKinnon y el prometedor rookie JaMycal Hasty han hecho que el juego de carrera, si bien no con la importancia de la temporada pasada, haya sido una de los aspectos importantes en el playcalling de Sanahan. Cuando se ha logrado establecer el juego de carrera es cuando el equipo ha tenido su mejor rendimiento.

 

Sistema y Playbook: Si hay algo que me gusta del sistema que han implantado en los Niners Sanahan y Saleh es que el talento no es tan determinante como a priori podríamos pensar. Evidentemente para optar al campeonato hay que tener jugadores élite en el roster, y San Francisco no es una excepción, pero no es menos cierto que el modelo de juego del equipo hace que sea la actuación conjunta de todos los miembros, previo una buena asimilación y comprensión del playbook, la que provoca un rendimiento óptimo. 

Así hemos podido ver como jugadores considerados “de segunda fila” como el WR Kendrick Bourne, el RB Jeff Wilson jr. o el TE Ross Dwelley ha aportado gratamente al ataque, y lo mismo en defensa como el anteriormente citado Hyder o Azeez Al – Saiir (LB). 

Encontrar jugadores con capacidad de amoldarse a dicho sistema de juego será importante esta agencia libre será importante para continuar con este estilo que tan beneficioso es para los 49ers, contando también obviamente con jugadores top en posiciones claves del emparrillado (Bosa, Kittle, Warner,…)

 

 

Necesita mejorar. 

Problemas de backup: A pesar de las múltiples críticas que ha recibido Jimmy Garoppolo esta temporada hay que tener presente que por culpa de las lesiones no ha podido disputar más que 6 encuentros, de los cuales en cuatro de ellos fue arrastrando un esguince de tobillo que sufrió en la week 2 ante los Jets. No tengo casi duda de que desde el seno del equipo que disputa sus partidos en el Levi’s Stadium siguen confiando en JG como quarterback nº 1 de cara al próximo año.

Donde se ha visto que reside el problema ha sido precisamente en sus sustitutos. Una vez colocado en IR, su puesto fue ocupado por Nick Mullens y CJ Beathard, ninguno de los cuales ha demostrado tener capacidad para mover el equipo, faltos de confianza y provocando numerosos turnovers que han lastrado en demasía al equipo. Es importante dotar a Garoppolo de un suplente de garantías para llegado el caso que tenga que jugar no se note tanto la ausencia del titular. Respecto al tema de los QBs ya escribí un artículo anteriormente y seguro que da más que hablar de aquí al término de la free agency y el draft.

 

Cuidar el balón: este aspecto está muy relacionado con el rendimiento de los QBs que he explicado en el punto anterior. Los niners han sido un desastre a la hora de conservar el football, debido en gran medida a errores de sus mariscales de campo al realizar lecturas erróneas o no saber cuándo asumir el sack. Consecuencia de esto es que hayan acabado como el segundo equipo con más pérdidas (32) de las cuales 14 han sido fumbles y 17 intercepciones (ambas estadísticas dentro de los 3 equipos que más han tenido). No toda la culpa la tienen los quarterbacks, pues los 49ers también figuran como el décimo equipo que más balones “dropan” esta temporada, y obviamente como pasaré a contar ahora el irregular rendimiento de los encargados de proteger al pasador, la OL también ha jugado su papel en este aspecto a mejorar.

 

Línea ofensiva porosa: Si hay una unidad que ha traído de cabeza este año a Kyle Sanahan esta ha sido la OL. Los encargados de proteger al QB y de abrir rutas a los corredores, entre los que se encontraba el flamante fichaje de la temporada, el LT Trent Williams, procedente de Washington, han tenido un desempeño muy irregular durante el año. Williams comenzó muy flojo, y se hizo muy patente en el duelo ante los Dolphins (week 5), donde estuvo superado todo el encuentro, pero a partir de esa fecha su línea ha sido ascendente y ha terminado el año siendo elegido para disputar la pro bowl y rindiendo a un buen nivel. Su acompañante en ese lado izquierdo, Laken Tomlinson ha realizado también un gran año.

Ha sido en el interior de la O-line donde ha habido más problemas. Otra vez las lesiones, esta vez en el puesto de center han hecho que jugadores de otras demarcaciones hayan tenido que ocupar ese puesto. Preocupante también ha sido el bajón del RT titular Mike McGlinchey, que si bien ha sido uno de los jugadores que mejor ha realizado los bloqueos para la carrera, en protección de pase se ha desmoronado, acusándolo por supuesto el resto de la línea. De todo esto se desprende que el equipo deberá reforzar el interior de esa OL, llegar a un acuerdo para la renovación de Trent Williams y recuperar a McGlinchey para proteger debidamente a Jimmy G y a lo que es más importante, un sistema que depende de una O-line impecable.

 

Muestra de lo que eres capaz Trent. / ninerswire.usatoday.com

 

Falta de Pass Rush: La baja del DROY de la pasada campaña, Nick Bosa, dejó al equipo huérfano de una faceta fundamental que era la de la presión al QB rival. Hyder, como he dicho antes ha realizado un gran año pero no ha sido suficiente en muchos partidos, pues o era él quien llegaba hasta el QB o no era nadie. No haber podido contar con Dee Ford también ha tenido su importancia, y quizás ha llegado el momento de separar los caminos del DE y el equipo californiano, para buscar quizás vía draft un segundo EDGE que complemente a un (esperemos) totalmente recuperado Bosa. También por dentro de la DL espero una clara mejoría en Javon Kinlaw tras un primer año que a mi personalmente me ha sabido a menos de lo que cabría esperar de él.

 

 

Mirada al 2021.

La decepción de este 2020 ha puesto de manifiesto lo azaroso que es este deporte, lo que puede cambiar la película en cuestión de semanas. Se ha visto que este equipo, dejando al margen las lesiones y fijándonos sólo en el juego, tiene ciertas piezas que necesita cambiar, mejorar y adaptar. Se avecina una offseason movida, si. Tan solo hay firmados 34 jugadores del roster para la próxima campaña, por lo que los movimientos en la free agency van a ser de lo más interesantes en la ciudad de San Francisco.

 Nos esperan meses de debate sobre si Garoppolo es QB apto para llevar a este equipo, Si Trent Williams o Richard Sherman renovaran con el equipo, que elección habría que asumir en el próximo draft,…. Pero parémonos a pensar por un instante. Este equipo ha peleado hasta el final en una temporada horrible, ha puesto en apuros, incluso ha derrotado a rivales que se han clasificado para los playoffs, ha mostrado que solo tirando de orgullo ha sido capaz de competir, dejándome la sensación de que podría haber pasado con algo más de fortuna. 

Los “problemas” que pueden surgir estos meses no tienen para mí un calado como para considerarlos devastadores para el proyecto. Tan solo, y sin volverse locos, retocando lo que haya que retocar, y respetado por las lesiones, los San Francisco 49ers estarán listos en Septiembre para volver a poner a temblar al resto de la NFL. Hay equipos que lo tienen más complicado.

 

Uno de los Niners

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *