Rosen QB nº 1 en Miami, pero no titular

Rosen

Estas semanas de pretemporada estamos todos embriagados por el regreso del football. Buscamos la más mínima excusa para crear una bonita historia que dé esperanza a nuestro equipo y nos convierta en favoritos al anillo. Y como suele pasar, en todo training camp hay un héroe, un mendigo o un desterrado que deslumbra, y que, ayudado por la narrativa de periodistas y aficionados, se convierten en futuros integrantes del Salón de la Fama.

Los Miami Dolphins no son ajenos a eso, pero hay mucho más ruido en la franquicia del sur de La Florida. Cosa que el que pueda generar Preston Williams, Patrick Laird o cualquier otro novato no drafteado.

Incluso despejando el ruido y la polvareda de Kenny Stills (conflicto con Ross, con la liga y Jay-Z), hay muchas cuestiones de fondo que en un equipo en crecimiento, son más importantes que las luces y los flashes. En un equipo con evidentes carencias, hay un tema que los no aficionados a los aguamarina no comprenden, y es el debate sobre el quarterback titular, o más concreto:

 ¿Por qué Rosen no es el titular?

Tras la salida del equipo de Adam Gase, y el QB titular Ryan Tannehill, todo parecía abocado a la demolición, al tanking y a obtener el número 1 del draft del 2020. Nada más lejos de la realidad. 

Se ficha a Ryan Fitzpatrick, el cual por si solo es un jugador capaz de aportar 4 o 5 victorias por arte o por despiste del contrario. En un gran movimiento de despacho, se adquiere vía trade a Josh Rosen, jugador que ya había sido seguido en el draft anterior e incluso se consideró la posibilidad de adquirirlo.

Y ahí nace el debate, que en realidad no es tal:

  • El nuevo entrenador de los Dolphins, Brian Flores, nombra titular a Fitzpatrick en un movimiento lógico, ya que es veterano de 15 años en la liga y lleva más tiempo estudiando el libro de jugadas (al menos cuatro semanas más) que el recién llegado de Arizona.
  • Además se suman las posibles carencias de Rosen así como que haya tenido seis coordinadores ofensivos en cinco años, o que le estén pidiendo realizar lecturas en la defensa que nunca había realizado. Esto hace comprender que Ryan ha de ser el titular y que garantice el movimiento de cadenas en el campo.

Pero la narrativa de pretemporada es caprichosa y tenía preparada otra cosa.

Pretemporada

Desde el primer encuentro, Rosen se hace con los mandos del equipo (de la segunda unidad) mostrando cosas que desde el año 2000 no se habían visto en Miami, como por ejemplo presencia y navegación por el pocket, potencia de brazo, puntería y lanzamientos a ventanas pequeñas y la posibilidad de convertirse en una amenaza real por si mismo, mejorando cada semana y mostrando capacidad de crecimiento en cada partido, volviéndose productivo, realizando incluso un drive de 99 yardas casi perfecto contra Jacksonville Jaguars en el tercer partido.

También ayuda la inactividad de Fitzpatrick, o más concretamente su falta de arrojo para demostrar por qué es nombrado titular y mantener el puesto, teniendo una pobre producción tanto con los titulares como con la 2ª unidad, mostrando sus carencias y con fallos que hace temer que la versión que se vaya a ver del de Harvard sea la FitzTragic.

Ryan Fitzpatrick haciendo de las suyas / Miamiherald.com

Miles de voces se alzan y claman por nombrar a Rosen titular frente a Ravens, los aficionados ondean sus camisetas, y los aficionados y analistas de el resto de la liga no alcanzan a comprender las razones que hacen de Fitzpatrick el titular.

Ruido. Todo es ruido.

Las razones de que Rosen no sea el titular nada tienen que ver con él, su compromiso, su desempeño en el campo o su capacidad para ser QB franquicia. Ni siquiera nada tiene que ver Fitzpatrick.

La realidad es que, el proceso que está llevando a cabo Miami, deja un solar en la linea ofensiva. Una linea que ya era una de las peores de la liga, queda maltrecha por el despido de jugadores, o la perdida del RT Jawan James en la agencia libre en favor de un caro contrato ofertado por los Denver Broncos.

Actualmente la linea ofensiva titular está compuesta por Laremi Tunsil (LT, uno de los mejores de la liga), Kilgore (C, propenso a lesiones) sin un RT fijo y dos novatos aplicados, pero novatos, Dieter y Calhoun en los puestos de guard. Y detrás, la nada. No hay un suplente de garantía, o con intención de tenerla. Una linea poco cohesionada aún, que llevó incluso a Flores a despedir al coordinador de linea Pat Flaherty y a recuperar al viejo conocido de los delfines Dave DeGuglielmo, que en apenas unas semanas ha conseguido que la linea vaya trabajando como una unidad, llegando al menos al nivel de la linea del año pasado. Poco nivel, pero algo.

¿Y el coach?

Y es por eso que Flores, con buen criterio, a pesar de contradecir sus convicciones de que el mejor jugador debe ser el que juegue, mantiene a Ryan como titular del equipo.  Con ello pretender dar tres, cuatro o cinco partidos a la OL para mejorar, mientras Fitzpatrick corre por su vida contra los equipos de play off que abren el calendario este año: Ravens, Patriots, Cowboys y Chargers, todos ellos con grandes defensas y así evitar posibles lesiones de Rosen.

El chico de UCLA tendrá su oportunidad, y cuatro semanas extras para desarrollar su talento. Luego ver como esa OL, sin lesiones de por medio, le da ese segundo extra que le permita dominar la AFC Este durante los próximos 10 años.

Fernando Brian de Mundo Dolphins

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *