LOS “COOLEST” DE COOLLEGE – JORNADA 11

Cada sábado, desde @CoollegeFB y @TheSpanishBowl, trataremos de dar una pincelada y anclar nuestra mirada en aquellos partidos, que -a priori- se presentan como más apasionantes y competitivos dentro del College Football. Son lo que llamamos «Coolest» de Coollege.

Un ancestral proverbio chino afirmaba que “cuando los hermanos trabajan juntos, las montañas se convierten en oro”. Sin duda, esa será nuestra intención con esta sección: el firme deseo de que College Football y NFL se den la mano, unan sus maravillosas sendas y que el público -más mayoritario del football profesional- otorgue una pequeña oportunidad a una competición que nos embarga, nos sublima y nos hace amar cada centímetro de los vetustos estadios y emparrillados de las más dispares e ignotas conferencias. 

 

#VivirNFLSentirCollege

 

 

 

🤩 COOLEST 1 – WEEK 11

#13 WISCONSIN BADGERS AT  MICHIGAN WOLVERINES

#OnWisconsin 🔴🦡⚪️ Vs. #GoBlue 〽️🔵

📆 15/11/20

🕰 1:30 / 📺 ABC

🏟 MICHIGAN STADIUM, ANN ARBOR (MICHIGAN)

 

En la madrugada del sábado al domingo (1:30 horas) en España peninsular, se va a vivir uno de los partidos más atractivos de la semana en la BIG10: los tejones de Wisconsin visitan el Michigan Stadium en Ann Arbor, donde se batirán con unos heridos glotones de Michigan. 

Los Badgers se presentan al partido después de dos semanas de parón por problemas de COVID en su plantilla, cancelando los partidos frente a Nebraska y Purdue. Por lo tanto, los de Paul Chryst solo han jugado un partido desde que comenzó la temporada 2020, consiguiendo una holgada victoria frente a Illinois. Mientras, Michigan llega tocado de muerte, con un 1-2 en su cómputo general, perdiendo sus dos últimos partidos frente a los Spartans de Michigan State y a los sorprendentes Indiana Hoosiers, dejando a los de Jim Harbaugh sin opciones para los playoffs del nacional.

 

 

WISCONSIN

La gran duda del partido por parte de los Badgers va a ser su condición física, habrá que comprobar si están al 100% después de los infectados de COVID y de estar prácticamente dos semanas sin entrenar. Aunque si nos guiamos por las sensaciones que dieron en su primer partido, podemos decir que son un equipo competitivo, y que la irrupción de su QB estrella Graham Mertz ha dado una nueva dimensión a su ofensiva.

En el ataque del pasado partido frente a Illinois, los de Wisconsin consiguieron hacer 248 yardas de pase y 182 yardas de carrera, anotando 45 puntos. Los Badgers siempre se han caracterizado por dar importancia a la carrera, que utilizan para controlar el reloj y para desgastar al rival. Esta temporada se repartirán los snaps entre Garrett Groshek y Nakia Watson, y para carreras de corto yardaje los FBs Mason Stokke y John Chenal serán los elegidos. Así que parece que va a ver un comité entre ellos tras la marcha del gran Jonathan Taylor a la NFL. 

En la parte aérea es donde vienen los grandes cambios -con Graham Metz en el campo y protegido por una magnífica OL- ese juego aéreo toma otra dimensión, siendo sus mejores escuderos el TE Jake Ferguson (7 recepciones, 72 yardas y 2 TDs) y el WR Danny Davis lll (2 recepciones, 72 yardas y 1 TD).

 

Un líder llamado Graham / Clickondetroit.com

 

En la parte defensiva, el magnífico trabajo de su DC Jim Leonhard en los últimos años, ha hecho posicionarse a los Badgers como una de las mejores defensas de la nación. Defensa 3-4 base en la que se le da mucha importancia al pass rush y al cuerpo de linebackers y safeties. Esta temporada, en su primer partido frente a Illinois, la zaga tejana permitió tan solo 218 yardas y 7 puntos, aunque frente a Michigan las cosas pueden cambiar debido a la diferencia de calidad de sus jugadores con respecto a los Fighting Illini. 

Los jugadores más destacados de esa defensa badger son el DL Isaiahh Loudermilk, el ILB Jack Sanborn, y la pareja de Ss Eric Burrell y Collin Wilder. La incertidumbre de la temporada en esta defensa viene en la posición de OLB, ya que tras la marcha de Zack Baun a la NFL, no parece que haya ningún jugador afianzado en esa importante posición para los esquemas de Leonhard, aunque en el primer partido dejaron muy buenas sensaciones los OLBs C.J. Goetz y el freshman Nick Herbig.

 

 

MICHIGAN

Michigan parece que se desinfla tras sendas derrotas. Los Wolverines parecen un equipo sin ideas, con un Jim Harbaugh que podría estar asistiendo a sus últimos partidos en Ann Arbor,. No obstante, es cierto que se lleva diciendo eso desde hace dos temporadas y todavía sigue aferrado a su puesto. Mucho tiene que cambiar en ese ataque, que ha perdido la identidad, hasta tal punto, que su juego terrestre -fundamental para ellos- atraviesa un mal momento, consiguiendo en su último partido unas patéticas 13 yardas totales.

La ofensiva de Michigan en sus tres partidos disputados, ha conseguido una media de 430 yardas y 31 puntos por encuentro. Un ataque en el que también se le da mucha importancia a la carrera. Su RB Zach Charbonnet no ha comenzado fino, perdiendo protagonismo y peso ofensivo en detrimento de su compañero Hassan Haskins. 

 

¿Última oportunidad para Jim? / Tampabay.com

 

El QB Joe Milton no lo está haciendo nada mal (869 yardas 4 TDs y 2 interceptaciones), mejorando el rendimiento de su anterior compañero Shea Patterson. Su principal receptor referencia hasta el momento es Ronnie Bell (269 yardas y 1TD). La causa de ese mal rendimiento ofensivo puede que venga también por su línea ofensiva, una OL muy mermada tras las últimas bajas en el pasado NFL Draft y que deberá dar un paso adelante para que el ataque reaccione.

En la parte defensiva, los Wolverines han permitido a los rivales una media de 411 yardas y 30 puntos por partido, unos números malos para ser la universidad que es, y que no reflejan la gran calidad de sus jugadores. La zaga wolverine se cimenta en una defensa muy potente con un front seven de gran calidad, y en la que su mejor arma es el pass rush (con dos DEs importantísimos como Kwity Paye y Aidan Hutchinson). Esta unidad se complementa muy bien con los los LBs Michael Barrett y Josh Ross, así como con el S Brad Hawkins.

 

 

Como conclusión, será un partido muy igualado y competitivo, en el que el juego de trincheras puede ser la clave para decantar la balanza hacia un sentido o el otro. Un partido en el cual el HC Jim Harbaugh se juega mucho, un encuentro donde los Wolverines deberán demostrar un cambio y una mejoría en su rendimiento frente a otro rival duro y difícil de superar. Wisconsin, por su parte, deberá demostrar que vuelve a competir en las mejores condiciones físicas, para superar a un rival prestigioso y con jugadores de gran calidad en sus filas.

 

 

 

🤩 COOLEST 2 – WEEK 11

#19 SMU MUSTANGS AT TULSA GOLDEN HURRICANE

#PonyExpress 🐎 Vs. #ReignCane 👑🌀

📆 15/11/20

🕰 01:00 / 📺 ESPN2

🏟 CHAPMAN STADIUM, TULSA (OKLAHOMA)

 

 

El histriónico, excéntrico y provocador Winston Churchill comentó en más de una ocasión que “si la oportunidad no llama, debes construir una puerta”. No obstante, la madrugada del domingo el aciago  y venturoso destino concederá una gran oportunidad para el ganador de este duelo, pues el equipo que triunfe continuará con paso firme en sus aspiraciones por campeonar en la American Athletic, siguiendo la estela de los grandes favoritos Cincinnati y Central Florida. 

SMU viene de una notable y aplastante victoria (47-23) frente a Temple, merced a 27 puntos anotados consecutivamente al inicio del último cuarto, que desequilibraron un -hasta entonces- igualado duelo. Tulsa, por su parte, viene de una semana de descanso obligada, ya que su enfrentamiento contra Navy tuvo que posponerse debido a la ola de virus que navegaba en territorio de la Academia Naval. Su último partido fue una polémica victoria ante East Carolina por un ajustado 34-30. Será el del sábado, sin duda, un duelo de contrastes: explosivo ataque de SMU frente a una de las mejores defensas de toda la competición.

La pasada campaña las mesnadas de Sonny Dykesy hicieron doblegar la rodilla a las huestes de Phillip Montgomery en un apasionante partido, en el que Tulsa remontó una desventaja de 12 puntos, pero SMU ganó -tras tres prórrogas- 43-37. Una gran ración de emoción, pasión y nervios nos espera en el Chapman Stadium a partir de la una de la mañana del próximo domingo.

 

 

SMU

Los Mustangs se plantarán en Tulsa con un récord muy positivo de siete victorias y tan solo una derrota, que fue infligida por el indiscutible e intratable líder conferencial Cincinnati. En la AAC, SMU lleva cuatro grandes triunfos ante Memphis, Tulane, Navy y Temple. La aspiración por seguir el rebufo de los Bearcats y los Knights pasa por sacar una W del difícil Chapman Stadium. 

El conjunto de Sonny Dykes es el segundo de la conferencia en yardas ofensivas totales con un promedio de 526’3 yardas y una anotación de casi 41 puntos por partido. La gran fortaleza del programa anclado en Dallas es, sin duda, su ofensiva aérea, que promedia más de 330 yardas por encuentro. Shane Buechele está confirmando lo que ya apuntó la temporada pasada y ya puede ser considerado -de pleno derecho- uno de los grandes pistoleros de la competición. El antiguo quarterback de Texas ha lanzado para 2581 yardas y 20 TDs, siendo solo interceptado en tres ocasiones, añadiendo 87 yardas terrestres y una anotación más. 

 

Shane Buechele, el gunslinger de Dallas / tampabay.com

 

Tras la dolorosa lesión del magistral Reggie Roberson Jr., el receptor sophomore, Rashee Rice, ha asumido la responsabilidad de erigirse en el más mortífero estilete al servicio de Buechele, consiguiendo 580 yardas y 5 TDs. Otros grandes socios aéreos de Shane son el tight end Kylen Granson (485 yardas, 3 TDs) o los wide receivers Tyler Page y Danny Gray.

La ofensiva terrestre se consolida como la cuarta en la American Athletic, promediando 193 yardas por partido. El running back freshman Ulysses Bentley IV -tras flirtear durante semanas con la mítica Ninfa Calipso- ha reconducido su camino al Ítaca del juego por tierra, acumulando ya 774 yardas, 10 anotaciones y promediando 5’9 yardas por acarreo.

La gran debilidad mustang es, sin duda, la parcela defensiva, donde los adoradores de la diosa Peruna se erigen en el tercer peor equipo de la conferencia, pues conceden una media en cada partido de 28’6 puntos y 409’3 yardas totales (220’1 yardas por aire y 189’1 yardas por tierra). Los indiscutibles adalides de esta porosa zaga son los linebackers Delano Robinson (62 placajes -43 solo-, 3 sacks) y Richard McBryde (46 tackles -38 solo-, 3 capturas). 

 

 

TULSA

Tras la polémica originada por la cuestionable victoria ante East Carolina -inane comunicado del Comisionado de la AAC incluido- y después del descanso obligado por el aplazamiento de su duelo en Annapolis, parece que la calma ha llegado al vestuario golden cane. Tulsa lleva un récord de tres victorias y una sola derrota -ante Oklahoma State-, teniendo por delante duros compromisos ante SMU, Tulane, Houston y Cincinnati.

No obstante, está siendo una temporada muy controvertida para las mesnadas aleccionadas por Montgomery, pues tres de sus partidos -Arkansas State, Cincinnati y Navy- han tenido que ser suspendidos por los avatares ocasionados por la COVID-19. La inactividad y la falta de ritmo propio de la competición puede ser uno de los factores más negativos que juegue en contra del Golden Hurricane. 

De lejos, la fortaleza defensiva es la gran baza de Tulsa. Su defensa solo promedia una concesión de 21’3 puntos por partido, otorgando 375 yardas totales. El sistema defensivo es especialmente bueno contra la carrera, así que se prevé un duro partido para Ulysses Bentley IV. No obstante, en el apartado aéreo, Tulsa presenta ciertos problemas, ya que encaja casi 247 yardas por encuentro. Ahí puede radicar la clara ventaja para SMU.

El indiscutible hombre fuerte del engranaje defensivo golden cane es el ciclópeo linebacker Zaven Collins (28 tackles -21 solo-, 3 sacks, 2 fumbles, 2 interceptaciones). Collins es un líder tanto dentro como fuera del emparrillado, tal y como se apreció en el pasado partido ante East Carolina. Otros nombres interesantes son los del safety Kendarin Ray y el linebacker Justin Wright. Pero en el entramado defensivo urdido por Joseph Gillespie -Coordinador Defensivo-, las individuales están supeditadas al bien común, funcionando la zaga como un conjunto plenamente integrado. 

 

Zaven Collins: un monstruo viene a verme / Tulsahurricane.com

 

Ofensivamente, Tulsa presenta más lagunas, representando el séptimo ataque en la conferencia, con un promedio por partido de 401’3 yardas y 29’3 puntos. El quarterback Zach Smith está jugando de manera muy irregular, compaginando momentos explosivos con muy mediocres actuaciones. El senior completa el 59’3% de sus pases, acumulando 924 yardas y 7 TDs, y siendo interceptado en cinco ocasiones. Las yardas aéreas en Tulsa están muy repartidas, aunando un interesante cuerpo de receptores (Keylon Stokes, Josh Johnson, Sam Crawford Jr. o Juan Carlos Santana). 

Por tierra, las cosas tampoco funcionan excepcionalmente, promediando 169’8 yardas por partido y consiguiendo 7 anotaciones totales. Los acarreos se reparten entre un backfield de tres corredores: Deneric Prince, TK Wilkerson y Corey Taylor II. 

 

🤩 COOLEST 3 – WEEK 11

#23 NORTHWESTERN WILDCATS AT PURDUE BOILERMAKERS

#NUFBFamily 🐱 VS. #BoilerUp 🚂💨

📆 15/11/20

🕰 01:30 / 📺 BTN

🏟 ROSS-ADE STADIUM, WEST LAFAYETTE (INDIANA)

 

 

Como dice el párrafo más célebre de la canción de  Francisco  Céspedes: “Esta vida loca, loca, loca , con su loca realidad” ha hecho que en la insólita temporada del coronavirus vayamos a vivir un duelo entre inesperados invictos a estas alturas de la competición. “ Y por más que intento, ya no entiendo nada”, dice el cantante cubano en la conocida melodía, y esta misma sensación nos produce esta inusitada batalla por mantenerse en lo alto de la Big Ten West.

Los sorprendentes Wildcats de Northwestern, clasificados como vigésimo tercer mejor equipo del ranking, viajan a West Lafayette para enfrentarse a los Boilermakers de Purdue. Ambos conjuntos quieren aprovechar la situación que se vive en Wisconsin debido al coronavirus y el bajón que han experimentado los Golden Gophers para reinar en la división oeste de la histórica conferencia.

 

 

NORTHWESTERN

Los Wildcats viajan a Indiana invictos tras alzarse con la victoria en sus tres primeros partidos de la campaña -frente a Maryland, en el discreto debut de Taulia Tagovailoa, Iowa y Nebraska-.  Victorias obtenidas principalmente merced a un esfuerzo defensivo sobresaliente del conjunto que dirige Pat Fitzgerald. En la jornada inaugural únicamente concedieron tres puntos frente a los Terrapins de Tagovailoa.

Contra Iowa comenzaron perdiendo por diecisiete puntos, pero pudieron darle la vuelta al marcador en parte porque solo concedieron tres puntos en los siguientes tres cuartos. Frente a Nebraska no cedieron ningún punto en la segunda mitad partido. No ha habido todavía un equipo rival que haya conseguido anotar  puntos frente a la defensa  de estos aguerridos Wildcats durante las segundas partes de los partidos. 

 

Pat Fitzgerald, espectáculo en la banda / bleacherreport.com

 

La ofensiva de Northwestern está cumpliendo con su papel y no está desaprovechando el excelente nivel de la defensa wildcat. Peyton Ramsey (511 yardas, 3 touchdowns, 3 interceptaciones) llegó desde los Hoosiers para comandar el ataque del conjunto sito en Evanston (Illinois) y está realizando una sobria labor en este inicio de la temporada. El ataque terrestre es, sin duda, la gran baza del conjunto de Fitzgerald.

Los Wildcats son el cuarto mejor conjunto atacando por tierra de la competición y promedian 205,3 yardas de carrera por partido. Los Boilermakers deberán prestar mucha atención a Drake Anderson (193 yardas, 2 anotaciones) e Isaiah Bowser (155 yardas, 1 touchdown), pero sin perder de vista al propio Ramsey que acumula 101 yardas con sus piernas. Ocho anotaciones terrestres han conseguido los Wildcats en este inicio de campaña, siendo superados únicamente por los Golden Gophers de Ibrahim.

La producción aérea es bastante más discreta. Chiaokhiao-Bowman y Kyric McGowan han sido los objetivos favoritos de Ramsey. Entre ambos acumulan 211 yardas, pero no han conseguido ninguna anotación en los primeros partidos de la temporada.

La defensa acumula grandes estadísticas. Segunda mejor de la nación frente al pase, con una media de 192 yardas aéreas encajadas, y tercera frente a la carrera, con 121,7 yardas terrestres por partido. Está compuesta por un conjunto de hombres de indudable talento. Paddy Fisher (29 tackles) es el adalid defensivo de los Wildcats y uno de los mejores de la Big Ten.

Su pareja de baile en la unidad de linebackers, Blake Gallagher (28 tackles) es un compañero de plenas garantías y ambos forman una de las mejores parejas del país. En esta defensa tan extraordinaria hay que resaltar la labor del defensive back Brandon Joseph, redshirt freshman, que lidera con tres interceptaciones a la secundaria de los Wildcats y que tendrá la oportunidad de demostrar su valía frente al poderoso ataque aéreo de los Boilermakers.

 

 

PURDUE

El conjunto de Indiana tiene la oportunidad de comenzar la temporada con un parcial de tres victorias y ninguna derrota, algo que no sucede desde el año 2007 (año en el que encadenaron cinco victorias consecutivas). Los Boilermakers se deshicieron de Iowa e Illinois en las dos primeras jornadas de competición, sin embargo, los hombres de Jeff Brohm llegan descansados a la cita después de no jugar frente a Wisconsin por los problemas que está sufriendo el conjunto badger debido a la epidemia de coronavirus. 

Aiden O’Connell, quarterback junior de Purdue, está realizando un gran inicio de campaña y en los dos partidos disputados acumula 653 yardas con cinco pases de anotación y dos interceptaciones. La correosa defensa de Northwestern será una verdadera prueba de fuego para conocer el nivel del quarterback local. David Bell (243 yardas, 4 anotaciones aéreas) es la referencia por aire del equipo y sigue supliendo con eficacia la baja de Rondale Moore. Milton Wright (185 yardas, 1 touchdown) está emergiendo como el receptor al que busca O’Connell cuando no mira hacia David Bell.

 

David Bell u olvidar a Rondale Moore / thechampaignroom.com

 

El ataque terrestre está monopolizado por el corredor Zander Horvath (231 yardas, 1 touchdown). Se da la curiosa circunstancia de que Horvath acumula 231 yardas, mientras que todo el equipo de Purdue ha obtenido 189 yardas en lo que llevamos de temporada, gracias a que, por ejemplo, O’Connell tiene un registro de 40 yardas terrestres negativas en su palmarés. 

La defensa de Purdue no está rindiendo a buen nivel. Los cambios del nuevo Cordinador Defensivo Bob Diaco necesitan tiempo para ser efectivos y los Boilermakers han  encajado 386 y 456 yardas en sus primeros partidos de la temporada. Su mejor baluarte defensivo está en el prometedor y  espectacular defensive end de segundo año George Karlaftis que acumula dos sacks en lo que llevamos de temporada. Damarcus Mitchell lidera el cuerpo de linebackers con diecisiete tackles más un sack, obtenidos en sus primeros partidos.

Junto a Jaylan  Alexander y Derrick Barnes -que ha vuelto a la posición de linebacker-, deberá contener el feroz ataque terrestre de los Wildcats. La secundaria tendrá, a priori, un enfrentamiento más favorable para los intereses de los locales. Cory Trice es uno de los mejores jugadores de la secundaria de Purdue y espera no sufrir en su emparejamiento con los receptores rivales para aumentar las esperanzas de victoria y los sueños de grandeza de su equipo.

 

🏈 @CoollegeFB 🏈 

#CoollegeNation  #BeTheCoolest

  Categorías

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *