Un inicio de agencia libre desconcertante

Esta última semana ha dado el pistoletazo de salida al período de agencia libre de la NFL. Los Cardinals partían con varios frentes abiertos, aunque ninguno tan sonado como el de las renovaciones de Calais Campbell y Tony Jefferson. Aunque la posibilidad de perder a ambos era previsible, el modo en que se produjo trajo consigo un mar de dudas que se acrecentaron tras la marcha adicional de Chandler Catanzaro, Marcus Cooper, Darren Fells, DJ Swearinger y Earl Watford. ¿Las llegadas? Antoine Bethea, Karlos Dansby y Phil Dawson, tres jugadores que suman más de 100 años edad. ¿Cómo hemos llegado a este punto? ¿Qué plan tiene Steve Keim? ¿Es momento de entrar en pánico? Intentemos analizar la situación con calma.

Los antecedentes

La gerencia inició este período con un margen de maniobra muy limitado. La mentalidad all or nothing de los últimos años ha encorsetado la situación salarial en un momento en que el gasto alrededor de la liga se ha disparado. Dentro de este contexto, jugadores como los corredores suplentes Chris Johnson, Andre Ellington y Stepfan Taylor, el tight end Jermaine Gresham, los líneas ofensivos AQ Shipley y Earl Watford, los líneas defensivos Calais Campbell y Frustee Rucker, los linebackers Chandler Jones, Kevin Minter, Sio Moore y Alex Okafor y los defensive backs Marcus Cooper, Tony Jefferson y DJ Swearinger, entre otros, se convertirían en agentes libres sin restricciones. Por otra parte, jugadores como Chandler Catanzaro Y Darren Fells se convertirían en agentes libres restringidos y alguna promesa como Olsen Pierre en agente libre con derechos exclusivos.

Calais Campbell y Tony Jefferson | Icon Sports Wire

La lista de la compra daba mas prioridad a las renovaciones de jugadores clave que a ninguna firma explosiva. Esto no quiere decir que no hubiera agujeros, ya que las posiciones de OG, WR, ILB, CB, y S se han visto desnudadas. Pero, a juzgar por el método de acción que Steve Keim ha desplegado en los últimos años, se podría decir que se prefiere la búsqueda de jugadores que vengan de un mal año y de veteranos que busquen un último contrato, no de grandes nombres. Con esto en mente, empieza el período de agencia libre.

9 de marzo de 2017

El primer día de agencia libre arrancó con la renovación de Chandler Jones. El linebacker ha recibido un contrato monstruoso por el que cobrará 83 millones en 5 años. Según informó Arizona Republic, el primer año tendrá un impacto salaria de unos 10 millones. Esto, en comparación con los 14 que hubiera recibido bajo el tag, supone un buen recorte. Este ahorro, no obstante, no repercutió en la firma de Calais Campbell. Su agente logró que los Jaguars igualaran el salario que recibió en Arizona con unos cuantos años menos en un entorno fiscal mucho más relajado. Tampoco sirvió para retener a Tony Jefferson, que consiguió que los Ravens le pagaran top money para que forme una peligrosa dupla con Eric Weddle.

Si bien ya estábamos vacunados contra las primeras marchas, que DJ Swearinger firmara por los Redskins pilló a todo el mundo con la guardia baja. El strong safety se había convertido en una fuerza intimidatoria y eficaz, con un skillset muy útil y una proyección salarial que se confirmó asequible cuando salieron a la luz los detalles de su contrato con el equipo de la capital: 4,5 millones anuales. ¿Por qué no se igualó este contrato? Algún día lo sabremos.

Karlos Dansby | Christian Petersen – Getty Images

La Front Office respondió a estas marchas con única renovación, la del center AQ Shipley. Su buena química con Carson Palmer le ha garantizado otro par de años más mientras Evan Boehm aprende a desenvolverse en el ataque de Bruce Arians. Además, se contrató a tres veteranos: el kicker Phil Dawson, el safety Antoine Bethea y un viejo conocido, Karlos Dansby.

Antoine Bethea es un jugador cuyos mejores años ya son un vago recuerdo. Su veteranía y fuerza en el box no compensan sus dificultades en un área la que Tony Jefferson había mostrado una enorme progresión: la cobertura. El impacto salarial, sin embargo, será mucho menor que el que asumirán los Ravens: 2 millones anuales en su primer año y 3 en los siguientes.

Phil Dawson es un kicker fiable, que busca aportar más estabilidad a unos equipos especiales desastrosos. Chandler Catanzaro no recibió el tender y se optó por traer a un jugador que, aunque constante, genera dudas con su edad: tan solo logró tres touchbacks el último año. Él dice que los 49ers le pedían patear en corto. Mientras decidimos si creerle o no, alguno por aquí espera que tan solo venga como competición para un favorito del estado que se presenta al draft: el kicker de los Sun Devils de Arizona State University, Zane González.

Por último, el veterano linebacker interior Karlos Dansby retornará a los Cardinals por tercera vez en su carrera, un récord en la liga. La vuelta del dirty bird da alas al rumor de que Kevin Minter abandonará la disciplina del equipo. Ambos son jugadores que defienden bien la carrera, se incorporan bien al blitz y sufren contra el pase. Sin embargo, la capacidad de Dansby de romper passing lanes y su olfato para las big plays es un don innato que no ha perdido con los años y que Kevin Minter nunca ha tenido. Él y Larry Fitzgerald serán los últimos jugadores de aquellos Cardinals de Kurt Warner y, en palabras del hijo pródigo: «Time to finish what we started».

El día después

Después de un decepcionante primer día, las siguientes jornadas han visto una serie de movimientos a priori menores, pero que siguen mermando la profundidad del equipo. Los dos restricted free agents, Chandler Catanzaro y Darren Fells, han dicho adiós a la franquicia. El kicker se incorporará a los Jets y deja un mal sabor de boca a la afición, que le considera damnificado por el desastre y la falta de continuidad que propició Amos Jones la última temporada. Por otra parte, Darren Fells se intuía una víctima del contrato de Jermaine Gresham. Bajo la perspectiva que arrojan los números, se antoja también una víctima de una mala gestión: Jermaine Gresham recibirá tan solo un millón anual menos que Martellus Bennett. La mala lectura del mercado ha impedido que los Cardinals den continuidad a una unidad que mostró una clara mejoría en las últimas semanas de 2016.

A estas bajas hay que sumar las de Earl Watford en una posición de extrema necesidad y la del cornerback Marcus Cooper. Este último, que llegó por una séptima ronda, ha acabado siendo un jugador alquilado por un año. Watford era la navaja suiza de la línea ofensiva, un jugador limitado pero competente en cualquier posición de la línea. Su marcha aviva un fuego que cada vez parece más difícil de apagar. Cooper, por el contrario, acabó perdiendo protagonismo después de unas primeras semanas estelares y no ofreció suficientes garantía como para merecer el contrato que le han ofrecido los Bears.

¿Y ahora, qué?

En términos anglosajones, y de un primer vistazo, la agencia libre de los Cardinals parece merecer una F muy grande y muy roja. Calais Campbell y Tony Jefferson confirmaron su marcha, DJ Swearinger se ha ido con un contrato irrisorio, jugadores de fondo de armario como Fells o Watford han salido por la puerta de atrás y otros tantos de la larga lista de UFA siguen en paradero desconocido. Lo único claro es que el equipo ha envejecido considerablemente y dado un paso atrás en los recambios, aunque haya ganado un par de picks compensatorios que le permitan seguir construyendo en a través del draft dentro de un par de años.

Chandler Jones | azcardinals.com

¿Cuál es el plan de Steve Keim? El contrato de Chandler Jones y el paycut que ha firmado Tyvon Branch han liberado unos 7 millones. Aun contando las renovaciones actuales, el equipo dispone de más de 20 millones de salary cap. ¿Para qué se ha creado este espacio? Echemos un vistazo a los agentes libres restantes, internos y externos, que podrían sofocar este incendio:

  • Los Cardinals podrían comteplar la incorporación de algún veterano como Jamaal Charles o Darren McFadden para complementar a David Johnson. Andre Ellington nunca ha brillado bajo Bruce Arians. Su baja durabilidad le hace tener medio pie en la calle. Stepfan Taylor, por otra parte, podría volver como tercer back en un contrato mínimo.
  • Los Cardinals nunca llegaron a reunirse con TJ Lang. El guardia de los Packers firmó con los Lions después de reunirse con los Seahawks, y si bien cabe celebrar que no haya recalado en un rival divisional, hay que lamentar no haber reforzado el mayor agujero de la línea con un jugador en su prime. Otros jugadores como Jahri Evans, John Jerry o Chris Chester serían dignos stopgaps.
  • Dos de los principales receptores libres parecen descartados: Michael Floyd, por razones más que obvias, y Anquan Boldin, por su complicada salida del equipo. El resto de opciones no mejoran lo presente y no parece descabellado que el equipo busque una nueva amenaza en las primeras rondas del draft.
  • La marcha de Calais Campbell ha dejado a los Cardinals con una línea defensiva aún sólida pero joven. La adición de veteranos como Connor Barwin, Chris Long o Mario Williams aportaría a la rotación un plus de experiencia y rush situacional muy necesario. Hay un nombre que ha sonado en algún círculo pero que no parece figurar en la agenda de visitas del equipo: Dontari Poe. Los Cardinals nunca se recuperaron de la marcha de Dan Williams. La incorporación de un jugador joven capaz de colapsar la línea rival daría más libertad a los rushers exteriores y podría favorecer el breakout year de Robert Nkemdiche o Josh Mauro. Las opciones, no obstante, parecen mínimas.
  • El mercado de inside linebackers es complejo. Con Dont’a Hightower fuera de la ecuación y Kevin Minter prácticamente fuera de la organización, Zach Brown es la opción más interesante. Puede que nunca logre igualar su producción de 2016, pero su gran capacidad de placaje, su velocidad y unas dotes en cobertura más que competentes, le convertirían en un buen complemento de Buccanon, Dansby y un jugador cuya vuelta reforzaría la unidad a un buen precio: Sio Moore.
  • Una unidad que se pasa por alto y que está cogida con pinzas es la de linebackers exteriores. Más allá de Chandler Jones y Markus Golden, ningún jugador es una gran amenaza más allá de Alex Okafor, que ya ha recibido ofertas de otros equipos. El equipo podría buscar la ayuda situacional de veteranos como DeMarcus Ware o Elvis Dummervil.
  • El mercado de cornerbacks aún presenta opciones interesantes como Claiborne, que se reuniría con Patrick Peterson y Tyrann Mathieu. No obstante, dada la profundidad de la posición en el draft, parece más creíble que la organización opte por firmar a algún veterano y draftee a uno de los múltiples talentos que se presentan este año.
  • Por último, la marcha de Tony Jefferson y DJ Swearinger han comprometido la posición de safety. Una posición que se creía más que cubierta ahora podría usar la ayuda de jugadores como TJ McDonald, Bradley McDougald o Lardarius Webb, en lo que supondría un interesante cambio de cromos con los Ravens.

En definitiva, el mercado aún ofrece jugadores de garantías para tapar los agujeros que ha creado la agencia libre. Con los principales nombres fuera del mercado, el panorama ahora es mucho más realista y las expectativas se han relajado. Con casi total seguridad, la gerencia firmará alguno de los nombres menores de esta lista en los próximos días, pero la incorporación de algunos de los grandes nombres restantes, como Dontari Poe, entretendría a la afición y le permitiría centrarse en el próximo draft.

El próximo fin de semana volveremos para analizar lo que ha traído la segunda semana de agencia libre y repasar los últimos drafts de Steve Keim, con sus luces y sus sombras. Si bien en los dos últimos años se ha permitido el lujo de traer a dos jugadores como redshirts en primera ronda, esta temporada plantea la necesidad apremiante de acertar con un jugador de impacto. De lo contrario, las dudas acerca de su talento evaluador ganarán más peso en un ambiente un poco crispado.

@cardinals_esp


Pido disculpas por haber lanzado nunca la segunda parte del artículo anterior, pero por motivos personales tuve que retrasarlo. Y, con la combine y la agencia libre tan cerca, creí más oportuno abordar el asunto desde esta perspectiva. Gracias por vuestra paciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.