ESPN COOLEST – WEEK 1 by Spanish Bowl & Coollege Nation

ALABAMA CRIMSON TIDE VS MIAMI HURRICANES ESPN 

(CHICK-FIL-A KICKOFF GAME)

#RollTide 🐘 Vs. #ItsAllAboutTheU 🙌

📅 04/09/21

⏳21:30 / 📺 ABC (ESPN PLAYER)

🏟 MERCEDES-BENZ STADIUM, ATLANTA (GEORGIA)

 

“Cuando los grandes caen, los pequeños ocupan sus puestos”. Esta frase pronunciada por Aragorn en la epopeya fantástica “El señor de los anillos” ilustra el sentimiento que despierta la “batalla futbolística” de la que vamos a ser testigos el próximo 4 de septiembre sobre el césped del Mercedes-Benz Stadium (Atlanta). Los Miami Hurricanes se aferran al “retorno de su particular rey”  (el  recuperado quarterback D’Eriq King) para que guíe a su equipo y consiga doblegar a uno de los conjuntos dominadores de la competición. No será una tarea fácil. Las huestes del “Mago carmesí” Nick Saban parten, una temporada más, como uno de los conjuntos favoritos para conquistar el trofeo de campeones y “gobernarlos a todos”. ESPN 

El conjunto de Manny Diaz anhela recuperar la grandeza perdida (fue uno de los mejores conjuntos de la competición en los últimos 20 años del siglo XX), derrotando a una Alabama que lleva “tiranizando deportivamente” la competición desde la caída en desgracia del programa futbolístico sito en Miami Gardens.

Una  apasionante contienda deportiva en la primera semana de la competición que puede sacudir los cimientos del reino futbolístico universitario.

 

ALABAMA – @AlabamaFTBL

Mac Jones, Najee Harris, DeVonta Smith y Jaylen Waddle. Cualquier entrenador sucumbiría presa del pánico al enfrentarse a una nueva campaña  con una lista de bajas en la que constan estos cuatro jugadores. Si además, has perdido a diversos asistentes ofensivos y jugadores de una sólida línea ofensiva el colapso físico y emocional parece asegurado. Pero en Tuscaloosa están acostumbrados a reemplazar la fuga de talento hacia la NFL. Nick Saban afronta el reto con la tranquilidad que supone atraer año tras año a los mejores jugadores del instituto a tu programa deportivo.

Bryce Young será el nombre que acaparará todas las miradas. El quarterback deberá comandar el ataque carmesí y mantener el nivel exhibido por sus antecesores en el cargo (Tua Tagovailoa y Mac Jones). Su “inexperiencia” es un factor que debe intentar aprovechar la zaga de Miami para generar errores e intercambios de posesión y sacar a relucir su afamado turnover chain. La línea ofensiva tendrá nuevos integrantes pero podemos intuir que no va a experimentar un retroceso su rendimiento. Con jugadores de la calidad del left tackle Evan Neal, el joven Young puede respirar tranquilo frente a una línea defensiva de los Hurricanes que ha perdido a sus dos mejores Edge rushers (Jaelan Phillips y Quincy Roche).

Brian Robinson Jr, corredor senior de Alabama, será el encargado de liderar el ataque terrestre del “ejército” de Saban y perforar la “porosa” defensa de los Hurricanes en este aspecto, como pudimos comprobar en el tramo final de la campaña 2020. 

John Metchie III, receptor junior de Alabama, está llamado a recoger el testigo de Smith y Waddle y convertirse en el mejor aliado de Bryce erigiéndose en el arma aérea más mortífera del ataque de Tuscaloosa. Jameson Williams y Slade Bolden acompañarán a Metchie III como receptores titulares en este inicio de temporada.

 

Alabama Crimson Tide defensive back DeMarcco Hellams. Photo by David Rosenblum/Icon Sportswire via Getty Images

 

La defensa que comanda Saban con mano de hierro no presenta tan variadas incógnitas (si es que pueden denominarse así  a las dudas ofensivas de Alabama). Contener la doble amenaza que supone King es uno de los retos a los que se enfrenta en la jornada inaugural. El frente defensivo deberá prestar mucha atención al daño que puede hacer el quarterback de Miami con sus piernas. DJ Dale, Justin Eboigbe  y Phidarian Mathis tendrán que estar muy atentos en este sentido. El espectacular linebacker de segundo año Will Anderson intentará presionar a King en cada snap para que cometa errores e impresiones.

Christian Harris y el transfer Henry To’o To’o forman una imponente pareja de linebackers en el centro de la zaga carmesí para controlar las embestidas por tierra del conjunto de Diaz.

La secundaria de Alabama aúna experiencia y talento y tendrá la misión de evitar que King conecte con sus nuevas armas ofensivas. Josh Jobbe, Jordan Battle, DeMarcco Hellans y el versátil Malachi Moore esperan amargar la tarde al quarterback senior de Miami y contribuir con su actuación a asegurar una victoria de su equipo que mantenga el orden deportivo en la competición. 

 

MIAMI – @CanesFootball

La tercera campaña de Manny Diaz al frente de los Hurricanes comienza con un reto mayúsculo. Derrotar al conjunto de Saban en la jornada inaugural se antoja  complicado y supone toda una hazaña futbolística para los Hurricanes actuales. Un hecho permite mantener viva la llama de la esperanza de los aficionados de Miami. El regreso de D’Eriq King, quarterback senior y líder de los Hurricanes, y la recuperación de su lesión de rodilla aportan luz e ilusiones de victoria al conjunto de Florida.

King fue un jugador diferencial en su primera campaña en Miami. Una doble amenaza que consiguió 2686 yardas aéreas y 23 pases de touchdown en 2020, además de acumular 538 yardas por tierra y 4 anotaciones. Si físicamente está al cien por cien (como parece por lo visto en los entrenamientos de los Hurricanes) es el elemento clave de la ofensiva de Miami para luchar cara a cara con el conjunto de Saban. 

La línea ofensiva, que ha sido un quebradero de cabeza para Miami las últimas temporadas, es otro motivo para la esperanza. Acumulan muchos snaps a sus espaldas y han mostrado una clara progresión y mejoría ejemplificada en el left tackle Zion Nelson. 

 

Jaylan Knighton runs for a touchdown. Photo by Andy Lyons/Getty Images.

 

Cam’Ron Harris es el corredor con más experiencia  de la plantilla de Miami e intentará penetrar y perforar el muro defensivo de Alabama. No está solo en esta tarea. Le acompañan Jaylan Knighton y Donald Chaney, una pareja de running backs de segundo año que se complementan perfectamente y conforman junto a Harris un trío de corredores muy prometedor. 

Charleston Rambo ha llegado de Oklahoma para convertirse en el líder aéreo del equipo y aportar una consistencia al juego de pase de la que adoleció el equipo en 2020. Mike Harley, el receptor más sólido en la temporada previa, repetirá como titular en el slot. Keyshawn Smith completa la nómina de receptores titulares que debe superar la excelente secundaria de Alabama si quieren salir victoriosos el próximo sábado. 

El tight end Will Mallory deberá llenar el vacío que deja en Miami el salto de Brevin Jordan a la NFL y puede convertirse en uno de los objetivos favoritos de King y un arma muy peligrosa en la red zone.

En los Hurricanes las dudas se centran en la parcela defensiva. Las pérdidas de Roche y Jaelan Phillips generan un agujero de considerables proporciones en el exterior de la línea defensiva. Presionar al joven quarterback de Alabama puede ser clave para el éxito de Miami y todo parece indicar que Zach McCloud y el transfer DeAndre Johnson están destinados a cumplir con esa labor. En Florida esperan grandes cosas de Jahfari Harvey y anhelan que pueda convertirse en el próximo gran rusher de los Canes. El centro de la línea llega en plenitud de facultades y la rotación compuesta por Nesta Silvera, Ford, Harrison-Hunte y el freshman Leonard Taylor ofrece plenas garantías para intentar cortocircuitar el poderoso juego terrestre que despliega Alabama.

El cuerpo de linebackers es el punto más endeble de la defensa. Genera preocupación e incertidumbre y seguro que la marea carmesí intenta aprovechar esta debilidad. Corey Flagg y Keontra Smith deberán despejar estas dudas desde la primera jornada. Se enfrentan al peor de los rivales. Les ayudará la experiencia y el desempeño de Amari Carter en la famosa posición de striker de Manny Diaz. 

Bubba Bolden, safety de los Hurricanes, es el adalid defensivo del equipo y debe actuar como tal. DJ Ivery, Tyrike Stevenson y Te’Cory Couch se encargarán de neutralizar a los poderosos receptores de Alabama para intentar que se cumpla la máxima de Aragorn y que al caer derrotados los “grandes” favoritos que son los pupilos de Saban,  los pequeños y aguerridos Hurricanes ocupen (aunque sea momentáneamente) su lugar en lo alto de la competición.

 

 

 

GEORGIA BULLDOGS Vs. CLEMSON TIGERS

(DUKE’S MAYO CLASSIC)

#CommitToTheG 🐶 Vs. #ALLIN 🐾🐅

📅 05/09/21

⏳01:30 / 📺 ABC (ESPN PLAYER)

🏟 BANK OF AMERICA STADIUM, CHARLOTTE (NORTH CAROLINA) 

 

Predicciones, sí, las diabólicas predicciones de inicio de temporada. Un año más, analistas, gurús y entendidos del apasionante orbe del College Football vuelven a ofrecernos sus vaticinios, basados -fundamentalmente- en un cúmulo de sensaciones, más que en pruebas realmente fehacientes.

Nuevamente, muchos tiran por la borda las aspiraciones de ese conjunto liderado por un genio pelirrojo, que -lejos de sorprenderse- está acostumbrado a convivir con tan despiadadas críticas y murmuraciones. Efectivamente, me refiero a Dabo Swinney y su horda de tigres anaranjados, Clemson Tigers. Recuérdese que cuando William Christopher Swinney arribó al sur de Carolina como un prometedor entrenador de receptores, procedente de Alabama, muy pocos creían en él y lo veían como un head coach coyuntural en la historia de Clemson. El tiempo ha demostrado que nadie -absolutamente nadie- puede enterrar a un programa entrenado por este genuino “loco del pelo rojo”. Clemson puede -y debe- ser contendiente, no solo a reeditar -una nueva campaña- el título de la Atlantic Coast Conference (ACC) y colarse en Playoffs, sino que tiene que ser considerado como aspirante al título nacional. 

Por otra parte, la misma legión que desconfía de las posibilidades de los Tigers, da como auténticos favoritos a la Southeastern Conference e incluso al National Championship a una Georgia, que -desde que Kirby Smart está al mando y a pesar de extraordinarios recruitings- sigue dando muestras de ser un programa insulso y que se limita a la autocomplacencia (mucho amagar y poco dar). El éxito bulldog pasa por un cambio radical en los planteamientos rácanos y obsoletos de Smart, aspecto que -mucho dudo- que alguna vez se den. Georgia tiene mimbres suficientes para volver a reclamar el cetro del este de la SEC y elaborar un gran cesto, mas carece del maestro artesano que sepa confeccionar una auténtica obra de arte…

 

GEORGIA – @GeorgiaFootball

El ortodoxo Kirby Smart volverá a encomendarse a los cánones más clásicos del Olimpo futbolístico georgiano: defensa, defensa, defensa y… más defensa. Smart cree que la clave de este encuentro será anular por completo el juego terrestre de Clemson y meter muchísima presión a DJ Uiagalelei. Para ello cuenta con la mejor defensa contra la carrera de 2020, que se mostró -sencillamente- inexpugnable. La zaga de Georgia se presenta aún más mejorada esta temporada, con la llegada del cornerback Derion Kendrick -precisamente desde Clemson-, así como por el reclutamiento de impresionante sangre fresca defensiva. La rotación defensiva de los Bulldogs puede consolidarse como su mejor plus esta campaña. Simplemente un repaso por los nombres de esta unidad, nos sugiere varios jugadores que serán elegidos en primera y segunda ronda del NFL Draft 2022 (Adam Anderson, Jordan Davis, entre otros). 

 

George Pickens esta listo / ESPN.com

 

Aunque -realmente- el agente más importante para Georgia en este difícil debut tiene que ser el quarterback JT Daniels -quizá el mayor talento para mover las cadenas que ha tenido Smart, si exceptuamos, lógicamente, a los “invisibles” Jacob Eason y Justin Fields-, que otorga a la ofensiva de Georgia -por fin- el máximo para sacar el rendimiento a ese descomunal grupo de receptores y alas cerradas (George Pickens, Jermaine Burton, Arik Gilbert, Kearis Jackson, Arian Smith o Adonai Mitchell). El juego de carrera seguirá siendo productivo, con corredores de la talla de Zamir White, Kendall Milton y Daijun Edwards.  

 

CLEMSON – @ClemsonFB

“Le roi est mort, vive le roi” (El rey ha muerto, viva el rey). Esta expresión, usada por vez primera en 1422, fue proclamada por los cortesanos del rey francés Carlos VI para dar la bienvenida a su nuevo monarca, Carlos VII. Efectivamente, Trevor Lawrence ya es pasado en Carolina del Sur y presente y futuro en Jacksonville. El rey se ha ido, pero su heredero, el risueño DJ Uiagalelei, ya ha do muestras de que sabe gestionar el ataque tiger y que puede consolidarse como uno de los quarterbacks con mayor proyección profesional en los próximos años. Su exhibición, a pesar de las bajas, en South Bend ante Notre Dame, nos genera la sensación de que estamos ante un jugador que puede ser muy especial. 

Ahora bien, las dudas con los Tigers se evidencian en dos aspectos: la inestabilidad de una línea ofensiva que hizo aguas en 2010, y la incertidumbre que genera la baja de un talento tan descomunal como Travis Etienne. En este sentido, se confía mucho en la labor del eterno suplente de Etienne, Lyn-J Dixon, así como en Kobe Pace y, sobre todo, en el freshman cinco estrellas Will Shipley, que puede tener un impacto inmediato. Gran parte de la responsabilidad de la eficacia terrestre de Clemson recaerá sobre Robbie Caldwell, entrenador de Offensive Line, que tiene una tarea ingente entre manos. Su objetivo será reflotar esta unidad, mejorar un juego de carrera (que solo superó las 200 yardas en tres partidos de 2020) y hacer la vida agradable a DJ, en su primer año al comando del ataque tiger. Caldwell posee material suficiente para implementar este grupo, pues -junto a los veteranos que regresan- tendrá a su disposición a jóvenes talentos de las camadas de 2020 y 2021 (Jordan McFaddeb, Walker Parks o Tristan Leigh). 

 

Dabo Swinney celebrates after a play. Photo by Robin Alam/Icon Sportswire via Getty Images

 

Por aire, DJ contará con la heroica vuelta de Justyn Ross, que espera finalizar por todo lo alto  su etapa universitaria, escribiendo una auténtica historia de resiliencia. Junto él, Uiagalelei dispondrá de todo un arsenal aéreo, entre los que sobresalen los receptores EJ Williams y Joseph Ngata, así como los tight ends Davis Allen y Braden Galloway. 

La defensa de Clemson volverá por sus fueros, de la mano del irascible Brent Venables. Diez titulares del pasado ejercicio regresan y se espera la mejor versión de dos jugadores que ya fueron elegidos freshmen All-American en 2020: Myles Murphy y Bryan Breese. Junto a ellos, aportarán excelencia a ese front KJ Henry, Tyler Davis y Xavier Thomas. El trío de linebackers es sencillamente impresionante: James Skalski, Trenton Simpson y Baylon Spector. Por último, la secundaria tiger acumula muchísimo talento, siendo las joyas de la corona el cornerback Andrew Booth y el safety Nolan Turner. 

 

 

 

NOTRE DAME FIGHTING IRISH At FLORIDA STATE SEMINOLES

#GoIrish ☘️ Vs. #NoleFamily 🍢

📅 06/09/21

⏳01:30 / 📺 ABC (ESPN PLAYER)

🏟 DOAK CAMPBELL STADIUM, TALLAHASSEE (FLORIDA) 

 

En la madrugada del domingo al lunes, en España, la cadena norteamericana ESPN transmitirá uno de los partidos de la jornada en el College Football. Notre Dame visita a Florida State, o lo que es lo mismo, los Fighting Irish viajan a Tallahassee para medirse con los Seminoles, en un partido que servirá para despejar dudas en ambos bandos.

 

NOTRE DAME – @NDFootball

Los Fighting Irish se presentan al partido con varias incógnitas a resolver. Tras la marcha del Coordinador Defensivo, Clark Lea, a Vanderbilt para asumir el cargo de Head Coach, le sustituye en el cargo Marcus Freeman, que viene de ser DC en la universidad de Cincinnati, en donde ha conseguido que su defensa fuera de las mejores de la nación. La llegada del nuevo DC, hace que arriben a South Bend nuevos esquemas defensivos, y, por tanto, se necesitará de un periodo de adaptación para los jugadores. Habrá que ver si lo asimilan bien y no afecta al resultado final del partido. Otra de las incógnitas es cómo jugarán los sustitutos de los jugadores drafteados, tras la marcha de pilares importantes, como el QB Ian Book, el OT Eichenberg, o el LB Owusu-Koramoah, entre otros. 

 

Kyren Williams celebra un Touchdown con un compañero / ESPN.com

 

En el ataque, para la posición de QB, jugará Jack Coan, transfer de la universidad de Wisconsin, que perdió la titularidad en los Badgers, tras una lesión. Es un QB que se adaptará muy bien al estilo de juego de los Fighting Irish, ya que en Wisconsin también ha jugado detrás de una OL potente, dando importancia al uso del RB y TE. Precisamente, en ambas posiciones, se encuentran los dos jugadores más destacados del ataque, tanto el RB Kiren Williams (que el año pasado consiguió 1125 yardas y 13 TDs de carrera, y 313 yardas y 1 TD de pase), como el TE Michael Mayer (450 yardas y 2 TDs el año pasado), se erigen como los dos jugadores a tener en cuenta para la defensiva de los Seminoles.

En defensa, la gran estrella es el safety, Kyle Hamilton, que tendrá que redoblar esfuerzos para liderar una defensa con bastantes caras nuevas y unos esquemas nuevos, eso sí, no puede faltar el sello del equipo, esa lucha e intensidad que caracterizan a los de Notre Dame.

 

FLORIDA STATE – @FSUFootball

Los Seminoles vienen de una temporada para olvidar (3-6). La llegada de su nuevo HC, Mike Norvell, no sirvió para dar un cambio de rumbo a la mala situación que se vive desde la marcha de Jimbo Fisher, en 2017. Norvell cogió un equipo enquistado, el pesimismo les persigue, y el año pasado, con la pandemia mundial, no ayudó en absoluto a mejorar al equipo, ya que no pudo ni tan siquiera, preparar entrenamientos en condiciones para que sus jugadores pudieran asimilar todo lo que pide de ellos. Por lo tanto, se puede decir, que este sí que será el primer año en el que Norvell pueda entrenar en condiciones, además, ya conoce lo que pueden aportar sus jugadores en el campo, y ha tenido su primer recruiting, eligiendo jugadores de su gusto. Comienza el que podría ser el año de despegue de los Seminoles.

En ataque, la llegada mediante transfer del QB Mckenzie Milton (procedente de UCF) hará olvidar las malas actuaciones de sus predecesores. Tiene un gran hándicap, y es que lleva dos años sin jugar, debido a una grave lesión de rodilla, por lo que habrá que estar pendientes de su rendimiento en el próximo partido. Como alternativa en el puesto, está Jordan Travis, que pese a rendir mal el año pasado en el juego aéreo, sí que generó bastante peligro por tierra.

 

Toafili corriendo para los Seminoles / 247sports.com

 

El juego de carrera será lo más peligroso del ataque, de lo poco que se puede salvar del año pasado. Si la defensiva de Notre Dame consigue neutralizar a la pareja de RBs Jashaun Corbin y Lawrance Toafili, conseguirán muchos enteros para llevarse el partido. El juego aéreo tiene que mejorar mucho con respecto al año pasado, pues se vio un cuerpo de receptores bastante inconsistente. La llegada del transfer Andrew Parchment, procedente de Kansas, junto con su compañero Ontaria Wilson y el TE Camren McDonald, serán los encargados de generar peligro en ese juego aéreo.

La defensiva de la temporada pasada fue horrorosa, para mejorarla y darle un cambio de imagen, se ha conseguido traer mediante transfers a dos EDGES importantes, que serán los encargados de crear esa gran presión de la que adolecían la temporada pasada: Jermaine Johnson ll (Georgia) y Keir Thomas (South Carolina). El tema de transfers no acaba ahí, ya que la llegada del  S  Jammie Robinson (South Carolina) se presupone importante también. Su versatilidad y movilidad para jugar tanto de nickel como de S, hará que sea un jugador a tener en cuenta para el próximo partido. De los jugadores defensivos con respecto a la temporada pasada, podemos destacar el LB Amari Gainer, del que se espera que dé un paso al frente y sea el líder de la defensiva, el año pasado hizo 65 placajes, 5 para pérdida de yardas, 0,5 sacks, y 1 fumble forzado y recuperado. Su actuación en este partido se antoja fundamental para las aspiraciones de victoria de los Seminoles, ya que parar la carrera de Notre Dame sería fundamental.

 

En definitiva, se espera un partido muy competitivo, en el que ambos bandos tienen que despejar todas las dudas generadas durante la pretemporada, Notre Dame parte como la gran favorita para ganar el partido, pero puede que el lavado de cara de los Seminoles les haga reaccionar, y volver a ser el equipo competitivo de hace unos años. Qué mejor manera de demostrarlo que frente a los Fighting Irish y arropados por la afición seminole. No os podéis perder uno de los partidos de la jornada, retransmitido por ESPN Player.

 

 

LOUISVILLE CARDINALS VS. OLE MISS REBELS

(CHICK-FIL-A KICKOFF GAME)

#GoCards 🔴 Vs. #HottyToddy 🔵⚪️🔴

📅 07/09/21

⏳02:00 / 📺 ESPN PLAYER

🏟 MERCEDES-BENZ STADIUM, ATLANTA (GEORGIA)

La madrugada del lunes viviremos en el coqueto Mercedes-Benz Stadium de Atlanta un interesantísimo duelo interconferencial, que podría ser definido por el mítico Charles Dickens con el título de una de sus magnas novelas, Grandes Esperanzas. Grandes esperanzas, tanto en Louisville como en Oxford, se tienen con la labor de Scott Satterfield y Lane Kiffin. Grandes esperanzas sobrevuelan en el -aparente- último año universitario de dos quarterbacks, que -en cierto momento de sus carreras- tenían un gran futuro por delante: Malik Cunningham y Matt Corral. Grandes esperanzas en ver un espectacular encuentro en el Monday Night, con las cámaras de ESPN como testigo. 

 

LOUISVILLE – @UofLFootball

Make Great Malik Cunningham Again! Este, sin duda, es el lema más difundido en Louisville. Todos los deseos por reverdecer viejos laureles pasan por encontrar la mejor versión de Malik, fundamentalmente, aquella de 2019, que le hizo sonar como uno de los quarterbacks con mayor proyección profesional. Su condición de dual threat, le hace ser un arma interesantísima tanto por aire como por tierra -al más genuino estilo Lamar Jackson-. Este año pierde a sus tres grandes compañeros ofensivos: Javian Hawkins, Dez Fitzpatrick y Tutu Atwell. Por tanto, Malik debe dar un paso adelante. 

 

Malik Cunningham está listo / twitter.com

 

En la ofensiva terrestre, será necesario que Hassan Hall se erija en el indiscutible referente, aunque el interesante freshman Jalen Mitchell puede presentarse como gran alternativa. En la parcela aérea, el listón está muy alto, tras la partida de Atwell y Fitzpatrick, así que habrá que ver la evolución de talentosos jugadores como Justin Marshall, Braden Smith, Tyler Harrell o Jordan Watkins. La juventud también dominará el puesto de tight end, con Marshon Ford (sophomore) y Dez Melton (freshman). 

Del lado defensivo, hay que realzar la solidez y la amplitud de un bloque que puede crecer muchísimo, teniendo en cuenta su juventud. Sin duda, el agente más importante es el linebacker CJ Avery, jugador muy inteligente, físicamente muy bien construido, con gran labor en cobertura y que es un auténtico líder tanto dentro como fuera del emparrillado.  

 

OLE MISS – @OleMissFB

Renacer. Esa es la palabra más común en Oxford. La llegada de Lane Kiffin ha ilusionado a una  fanaticada, acostumbrada a ver a su equipo deambular por los terrenos de juego de la SEC. Kiffin ha insuflado una nueva mentalidad en el programa, ha mejorado ostensiblemente el caudal ofensivo y, sobre todo, ha recuperado a Matt Corral para la causa.

 

Lane Kiffin tiene trabajo por delante / espn.com

 

Un quarterback, que parecía desahuciado, ahora se presenta, en 2021, como un mariscal de campo con posibilidades en el siguiente nivel futbolístico. Esta deberá ser, sin duda, la temporada de su consagración total, a imagen y semejanza del último gran quarterback de Mississippi, Eli Manning. 3337 yardas, 29 TDs, un 70’9% de pases completados, 506 yardas terrestres y 4 anotaciones por tierra son credenciales de Matt. Aunque deberá implementar las 14 interceptaciones que sufrió el año pasado. 

Kiffin y Corral sufrirán la pérdida de los dos líderes ofensivos de 2020: Elijah Moore y Kenny Yeboah. No obstante, el resto del talento ofensivo permanece (Dontario Drummond, Jonathan Mingo, Braylon Sanders, Casey Kelly, John Rhys Plumlee), a los que hay que añadir reclutas con gran proyección como Hudson Wolfe o Bralon Brown. El running back Jerrion Ealy volverá a estar al frente de las operaciones por tierra, aunque preocupa su estado físico, tras su operación de hombro. Así que Henry Parish Jr. deberá dar un paso adelante. 

La gran tarea en la mente de Lane Kiffin es mejorar esa patente fragilidad defensiva. Si quiere que el equipo compita de tú a tú con los grandes transatlánticos de la SEC y asegurar el pase a una Bowl de prestigio, Ole Miss tiene que ser más segura defensivamente. Las dos estrellas ofensivas de los Rebels son el EDGE Sam Williams y el safety AJ Finley, que tuvieron ya un grandísimo rendimiento el año pasado, en medio de tanta mediocridad defensiva.  

 

Ya sabéis que para poder ver los partidos a través de ESPN Player, os podéis suscribir AQUÍ

 

EhSPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN ESPN 

@CoollegeNation

@HugoManero1 – @LuisMa_80 – @EduVall82

#CoollegeNation – #BeTheCoolest

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *