¿Por qué no nosotros?

Llega la recta final de la regular season (quedan tan sólo 6 semanas). Y la pelea por la última plaza de Wild Card de los playoffs está más apretada de lo que se recuerda los últimos años. Ha llegado la hora de preguntarse: Why Not Us? ¿Por qué no nosotros?


Tras la conclusión de la semana 11, los Baltimore Ravens ostentan la sexta plaza que les daría acceso a los playoffs vía Wild Card. Con un récord de 5-5, y con 6 partidos aún por disputar, las opciones de conseguir el billete hacia enero dependen de ellos mismos. Ostentan el head-to-head favorable con otros equipos en la pelea (como los Raiders o los Dolphins), además de poseer un récord en la Conferencia AFC de 4-3 (el mejor provisional de entre los candidatos a playoffs).

Fuente: Spanishbowl


Una defensa legítima

Si hay una unidad que haga pensar que el equipo aún tiene opciones de estar en los playoffs es la defensa. En lo que llevamos de año ha conseguido ya nada menos que 3 shootouts (dejar en blanco al equipo rival). Algo que no conseguían en Baltimore desde aquella mítica defensa del año 2000.

Bien es cierto que el último shootout fue conseguido el pasado domingo. Provocando 5 turnovers (3 intercepciones y 2 fumbles) ante un ataque de los Green Bay Packers comandado por un inexperto y dubitativo Brett Hundley. Pero no por ello hay que pasar por alto lo extremadamente complicado que es dejar en blanco actualmente a cualquier ofensiva de la NFL.

La defensa es legítima, y después de 11 semanas disputadas ya no hay ninguna duda al respecto. Como bien declaró Mike Wallace a la conclusión del partido ante los Packers:

“Nuestra defensa en estos momentos tiene nivel de calibre de campeonato, pero en la parte ofensiva debemos de dar un paso adelante y conseguir más jugadas determinantes”

 

La línea defensiva

Las temporadas 2014 y 2015 fueron complicadas a nivel defensivo. Finalmente, tras algunas incorporaciones y retener a piezas fundamentales, la defensa comienza a dar sus frutos. La sólida línea defensiva está comandada por uno de los mejores NT de la liga como Brandon Williams. Junto a él, la aparición estelar el pasado año de Michael Pierce. Además, el joven Willie Henry comienza a destacar a cada partido que pasa. Y Carl Davis, que tras la lesión de Brent Urban parece haberse hecho con el puesto de titular en el DE.

 

Los linebackers

Aquí los Ravens tienen la suerte de contar con un jugador franquicia en la figura de CJ Mosley. Aunque es cierto que su nivel este año está siendo un poco inferior debido a no contar a su lado con Zachary Orr, y tener que asumir más responsabilidades. En los últimos partidos Patrick Onwuasor está rindiendo a gran nivel y es justo merecedor del puesto de ILB.

 

El pass rush

Quizás es el pass rush donde los Ravens no son tan determinantes como otras defensas élites de la liga. No son un cuerpo tan explosivo como pueden ser los Jaguars, los Steelers o los Chargers. Pero son tan constantes y tienen tanta profundidad en la posición (con el futuro Hall of Famer Terrell Suggs a la cabeza y jugadores como Matt Judon, Zadarius Smith y los rookies Tim Williams y Bowser) que las líneas ofensivas rivales no son capaces de aguantar ese nivel de intensidad durante todo el partido. Acaban cayendo por su propio peso.

 

La secundaria

Pero si hay una unidad que destaca sobre las demás en la defensa ésa es la secundaria. Por fin, y desde la marcha y retirada de Ed Reed, los Ravens han conseguido volver a tener una secundaria élite. Tanto en profundidad como en talento. Juntando una pareja de safeties muy compenetrada y dinámica como Eric Weddle y Tony Jefferson a un cuerpo de cornerbacks con Jimmy Smith jugando al mejor nivel de su carrera, el incombustible Brandon Carr y los destellos de calidad del rookie Marlon Humphrey. Muestra de ello es que tras 11 semanas lideran toda la liga en intercepciones con 16. Y son segundos en defensa contra el pase (solo por detrás de los Jaguars).

En definitiva, esta defensa está preparada para ser competitiva en enero. Y para llevar a los Baltimore Ravens a playoffs por primera vez en los últimos 3 años. Pero ¿será capaz la ofensiva de dar un paso adelante?

Fuente: Baltimore Ravens

 

El ataque debe mejorar

Nos encontramos con la otra cara de la moneda, la unidad ofensiva. La cual está atravesando una plaga de malas actuaciones individuales. Ello, sumado al mal y continuado playcalling por parte de nuestro OC Mornhinweg, nos da como resultado lo que a día de hoy es el ataque de los Baltimore Ravens.

 

El estilo y Mornhinweg

Sin embargo, y rompiendo una pequeña lanza a favor de Marty Mornhinweg, he de decir que el pasado domingo ante los Packers se vio un playcalling diferente. Uno que no habíamos visto en lo que llevábamos de temporada. Y que nos invita a pensar que quizás haya motivos para la esperanza de aquí a final de año.

Se vio a un ataque más equilibrado. Con 26 intentos de carrera por tan sólo 28 pases por parte de Flacco. Un Flacco que consiguió completar 22 de esos 28 intentos. Tuvo un día acertado relativamente, exceptuando la intercepción innecesaria que lanzó a las manos de Clinton-Dix por no cambiar de lectura e improvisar otra opción.

No se abusó de los checkdown, y se intentó mirar un poco más para completar pases de media distancia. Aprovechando los recursos que ofrecen Maclin y Wallace, además de nuestro cuerpo de TEs con Watson y Williams y en menor medida Boyle (pieza clave en el juego de carrera).

 

Flacco y Alex Collins

El juego de pase mejoró. Tanto por no abusar en exceso del mismo, como por saber aprovecharlo cuando se usa. Por explotar las virtudes de Flacco y reducir el número de pases de checkdown. Pero si hay algo que de verdad nos gustó es precisamente ese balance ofensivo. Y lo llevamos pidiendo desde principios de temporada. Cargar mucho más peso en el juego de carrera, sobretodo en la figura de Alex Collins.

El descubrimiento de Alex Collins es uno de los mayores puntos positivos que podemos sacar en el aspecto ofensivo. Tras ser cortado por los Seattle Seahawks llegó al equipo de prácticas y no tardó en subir al 53 man roster. Una vez solucionado su problema de fumbles (a base de entrenamiento y disciplina, además de haber cambiado por completo su agarre del balón) se ha ido ganando cada vez más intentos de carrera gracias a su juego explosivo y su habilidad de ganar yardas tras contacto. Hasta ser actualmente y de manera indiscutible el corredor #1 del equipo.

Fuente: Baltimore Ravens

Una OL titubeante

Es una lástima que nada de lo que se vio ante los Packers diera sus frutos debido a la notoria baja de Ronnie Stanley en la línea ofensiva debido a una conmoción cerebral. Ello impidió a Collins encontrar los huecos que habitualmente encuentra. O a Flacco de disponer del tiempo necesario para encontrar jugadas elaboradas por parte de los WRs. El equipo se vió obligado a mover a James Hurst al LT, demostrando de nuevo que es un tackle nefasto. Tras una temporada donde estaba rindiendo a un nivel aceptable en la posición de LG con Stanley a su lado, nos volvió a recordar fantasmas del pasado.

Ronnie Stanley debería volver sin problemas para el próximo partido. Entonces veremos cómo funciona realmente esta pequeña revolución ofensiva que planteó Mornhinweg contra los Packers, con nuestro LT franquicia de vuelta. Aunque si seguimos con este planteamiento ofensivo de la mano del juego de carrera liderado por Alex Collins, además de la vuelta de Danny Woodhead (que nos proporcionará muchas opciones para el juego de pase en terceros downs gracias a los desajustes defensivos que provoca en el equipo rival) no deberíamos de tener problemas en dar ese pequeño paso adelante ofensivo. Un progreso que nos coloque como candidatos claros para conseguir esa ansiada plaza de Wild Card.

 

Un calendario, a priori, más fácil

La clasificación está realmente apretada este año, especialmente en la conferencia AFC. De ahí que probablemente sea el calendario el que acabe decidiendo qué dos equipos acceden finalmente a playoffs vía Wild Card.

 

Los favoritos

En la parte alta de la tabla, parece que tanto Patriots como Steelers han definido sus respectivas divisiones. Todo indica a que acabarán la temporada regular con los seeds #1 y #2 de la AFC. Obteniendo, pues, el respectivo BYE de primera ronda en playoffs.

Por su parte los Chiefs, a pesar de haber bajado mucho su nivel, tienen prácticamente asegurado el título AFC West. La lidera aún de manera holgada con 2 partidos de ventaja sobre Raiders y Chargers. Con un calendario más benévolo en este tramo final deberían volver a la senda de la victoria.

 

La AFC Sur

La división más apretada a priori a estas alturas de la temporada es la AFC Sur. Tan sólo un partido de diferencia separa a Jaguars y aTitans con 6 partidos por jugar, aunque con sensaciones muy distintas. Mientras los Jaguars siguen ganando sus partidos a base de una defensa dominante e impenetrable, los Titans no atraviesan por su mejor momento del año y las dudas sobre la figura de Marcus Mariota comienzan a surgir.

Aun así, los Titans son los favoritos para conseguir la primera plaza vía Wild Card. De ser el seed #5. Con un récord de 6-4 y un calendario no tan exigente no deberían tener problemas para firmar un 10-6, o incluso 9-7, que les diera acceso a la postemporada.

 

La última plaza Wild Card

Con respecto a la última plaza de Wild Card, la cosa está mucho más abierta. Ravens (5-5), Bills (5-5), Raiders (4-6) y Chargers (4-6) son los principales favoritos. Por detrás, Dolphins, Bengals, Texans y Jets siguen matemáticamente en la pelea.

Sin embargo, la dureza del calendario es notable en muchos casos. Observamos cómo a los Bills les queda visitar Kansas, jugar dos veces contra Patriots y dos veces contra Dolphins. A su vez, los Chargers tienen que visitar Dallas y Kansas, y cierran la temporada vs Raiders. Los propios Raiders tienen un tramo final brutal visitando Kansas, Philadelphia y a los propios Chargers además de recibir a los Cowboys ya con la vuelta de Zeke de su sanción.

Por nuestra parte, tenemos el calendario a priori más sencillo. Con enfrentamientos en casa contra Texans, Lions, Colts y Bengals y visitas a Steelers y Browns. Este año, y con lo apretadas que están las cosas, un 9-7 podría darte el billete hacia enero en la AFC. Una vez allí, tenemos la fortuna de ser ese equipo contra el cual nadie quiere cruzarse en enero.


La sensación es de que a 6 semanas del final, los Ravens parten con una ligera ventaja para conseguir esa última plaza de Wild Card. Aunque como cada año, cada domingo, cada pequeño detalle puede cambiarlo todo en una liga tan cerrada y tan imprevisible como la NFL.

Y en esta época del año donde las preguntas comienzan a tomar forma de respuestas sobre el campo, la pregunta principal que todo fan de los Baltimore Ravens debe hacerse es: Why Not Us?

@Jc_fisi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.