Tradiciones y Mascotas : Colorado Buffaloes

Cualquier aficionado neófito al fútbol americano colegial que decida acudir un sábado cualquiera de temporada al Folsom Field Stadium de Colorado va a descubrir que lo que allí acontece es algo único e irrepetible.

Si es la primera vez que presencias un partido de la liga universitaria, quedarás ensimismado por el ambiente predominante en las gradas del estadio. Más de cincuenta mil espectadores jaleando sin descanso incondicionalmente a su equipo. Podrás disfrutar también con la Golden Buffalo Matching Band y bailar al ritmo de la música que ameniza los prolegómenos y el devenir del encuentro.

Pero si hay algo que una persona que visita por primera vez la casa de los Colorado Buffaloes no va a olvidar jamás es el único e irrepetible espectáculo que supone ver a nuestro protagonista de hoy atravesar el césped del estadio guiado por sus porteadores y encabezando la salida al campo de los jugadores de fútbol americano.

Hoy os vamos a presentar a Ralphie: el majestuoso búfalo vivo que ejerce como mascota de los Colorado Buffaloes y que nos brinda una de las tradiciones más hermosas e irrepetibles de toda la competición universitaria, la espectacular Ralphie Run.

 

Historia de Ralphie 

Tenemos que remontarnos al inicio del siglo XX para empezar a entender la historia de nuestro amigo Ralphie. 

Previamente al año 1934 los equipos de la universidad de Colorado no tenían ninguna mascota identificativa y se les conocía por diversos apodos. Grizzlies, Big Horns, Arapahoes, Hornets y Yellow Jackets eran algunos de los nombres utilizados para referirse a los deportistas y equipos de la universidad de Colorado.

En 1934 todo cambia, con la idea de dotar a la universidad de un apodo y una mascota unificada y representativa se realiza un concurso promovido por el periódico Silver and Gold . El elegido y coronado campeón del concurso resultó ser un búfalo que pasaría a convertirse en mascota de los equipos deportivos de la universidad de Colorado.

En el último partido de aquella temporada de 1934, un grupo de estudiantes pagaron veinticinco dólares para alquilar un búfalo vivo que estuviera presente en la banda del estadio. Se precisó de un granjero y la ayuda de cuatro estudiantes para cuidar a la cría de animal durante aquella tarde. La mascota, refugiada en la banda, pudo saborear el triunfo del equipo de Colorado frente a la universidad de Denver por 7-0 en aquella lejana tarde de un día de acción de gracias.

Durante las décadas de los 40 y 50, la presencia de búfalos vivos durante los encuentros de fútbol americano fue intermitente y no seguía una periodicidad uniforme.

El primer Ralphie

El primer Ralphie / Cubuffs.com

En el partido inaugural de 1957 asistimos a la presentación del primer búfalo que, ejerciendo como mascota de la universidad, tendría nombre propio: “Mister Chips”

Hubo que esperar hasta 1966 para que la presencia del animal durante los encuentros se convirtiera en fija. El Study Body Governement (cuerpo de gobierno estudiantil) decidió que la universidad no podía permitirse la presencia intermitente de su mascota durante los encuentros deportivos y acordaron que la presencia del búfalo debía ser permanente en los partidos jugados en casa.

Bill Lowery, un estudiante de primer año, convenció a su padre, de profesión ranchero para que donara un animal vivo. De nombre Ralph, este precioso búfalo fue donado a la universidad de Colorado en marzo de aquel 1966. Nacía así una de las mascotas y tradiciones más impactante de toda la competición universitaria. Hay diversas versiones en torno a cómo se eligió el nombre del protagonista de esta historia. Lo que sí es seguro, es que a finales de 1967, el nombre original Ralph se sustituyó por Ralphie. Este es el nombre que ha llegado vigente y sin modificaciones hasta nuestro tiempo.

 

Ralphie Run 

La tradición emparejada con nuestro simpático cuadrúpedo es uno de los espectáculos más singulares e inigualables que se pueden disfrutar durante los prolegómenos de un partido universitario de Fútbol americano colegial.

Nuestro protagonista Ralphie, guiado por cinco estudiantes universitarios, previamente elegidos mediante exigentes pruebas físicas y denominados los Ralphies Handlers abandera la entrada del equipo de fútbol recorriendo el Folsom Field Satdium, previamente al inicio del partido y antes de comenzar la segunda parte, en la denominada e increíble Ralphie Run.

La carrera de Ralphie se ha convertido, sin ninguna duda, en una de las tradiciones más llamativas y populares de la competición .

Pero echemos de nuevo la vista atrás, volvamos a aquel año 1966 para descubrir el origen de tan ilustre tradición. 

Ralphie, como mascota permanente de la universidad, hizo su primera aparición en el estadio local el uno de octubre de 1966. Empezó a surgir la idea, de que nuestro querido búfalo recorriera el campo guiando al equipo de fútbol antes del inicio de cada partido.

Coaching Ralphie

Con esta loca idea en la cabeza, Lowery, Don Marturano, Victor Reinking y John McGill empezaron a entrenar al primer Ralphie para este menester. Lo que parecía impensable se hizo realidad el 16 de Septiembre de 1967, cuando Ralphie lideraría por primera vez la entrada al campo de los jugadores de Colorado antes de enfrentarse a la universidad de Baylor. Había nacido la carrera de Ralphie.

Lo que parecía una locura peligrosa se ha establecido como una de las tradiciones más populares de Estados Unidos relacionada con el fútbol americano universitario. Esta tradición se ha mantenido inalterada hasta la actualidad. Los seguidores y estudiantes de la universidad de Colorado han visto desde entonces a cinco búfalos realizar sus espectaculares carreras junto a sus porteadores humanos.

Ralphie en el Colorado vs West Virginia / Zimbio.com

Ralphie V, la actual mascota de Colorado, acompaña al equipo desde la temporada 2008. Imprescindible no olvidar que, cada sábado, nos regala una carrera para disfrute de los amantes del fútbol americano.

Todos los búfalos elegidos para este privilegio son hembras, por una cuestión de tamaño y docilidad. Y aunque cada sábado el foco mediático se centra en este majestuoso animal y sus acompañantes, el resto de la semana disfruta de una vida tranquila alejado de la muchedumbre. ¿Donde?, en una localización secreta y para cuyo mantenimiento se ha establecido el Ralphie Program. Todo este «programa» es financiado con donaciones de particulares y estudiantes relacionados con la universidad .

Desde Coollege y SpanishBowl os animamos a descubrir a nuestro protagonista de hoy y sus impactante actuaciones. Sin duda vais a paladear una de las tradiciones más singulares de la NCAA.

Larga vida a Ralphie y sus carreras!

 

Hugo Manero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *