Reservoir Bills

El 21 de enero de 1992, cerca de Salt Lake City (Utah), se estrenaba en el Festival de Cine de Sundance la que es considerada, por gran parte de la crítica -revista Empire incluida-, la mejor película independiente de todos los tiempos: Reservoir Dogs. 

Un imberbe Quentin Tarantino, forjado como encargado de un video-club en Los Ángeles y que ya había deslumbrado con el guión de Amor a quemarropa, sorprendía a propios y extraños con una película de culto de ingredientes muy básicos: un clima claustrofóbico que imbuía a unos atracadores, que se hallaban sorprendidos por la no culminación de un plan a priori perfecto. Sangre, música, diálogos impresionantes y una estructura temporal asimétrica con flashbacks cohesionaban la opera prima del genio de Knoxville. 

El argumento estaba muy claro: el capo Joe Cabot y su hijo Nice Guy Eddie reclutan a seis criminales profesionales para atracar un almacén de diamantes. El plan parece simple y perfecto. No hay aparentemente nada que pueda salir mal. Dichos atracadores mantienen el anonimato y proceden de lugares geográficos diferentes. Señor Blanco, Señor Naranja, Señor Rosa, Señor Rubio, Señor Marrón y Señor Azul serán sus seudónimos, apelativos que pasarán a la posteridad del cine. 

Veintiocho años después, Brandon Beane y Sean McDermott -al igual que los Cabot- han reclutado a diversos jugadores, vía Agencia Libre y NFL Draft, con el firme propósito de implementar un equipo que ya fue muy competitivo la pasada temporada. El plan, como en el film de Tarantino, vuelve a ser sencillo: aportar armas a su mariscal de campo, cubrir las escasas bajas defensivas y conjuntar un roster que aspire a absolutamente todo. 

He aquí los “profesionales” elegidos por nuestro ente simbiótico McBeane: 

 

Brandon Beane: nuestro Joe Cabot particular. / patspulpit.com

 

A.J. EPENESA, EDGE (SEÑOR BLANCO) 

Segunda Ronda – Pick 54 – Junior (21 años) – 6’5 pies (1’98 metros) – 275 libras (124 kilos) – Iowa Hawkeyes. 

Estadísticas 2019: 49 tackles, 14’5 tackles for loss, 11’5 sacks.

Deportista multidisciplinar, pues practicó en el Edwardsville High School football, baloncesto y atletismo. Tanto en football como en atletismo (en la especialidad de lanzamiento de disco) obtuvo honores All-American, mientras que en baloncesto llegó a superar los 1000 puntos de anotación en su carrera. Recluta cinco estrellas saliendo de High School y considerado el prospecto número 1, como Defensive End, de toda la nación. Tuvo numerosísimas ofertas, entre ellas de Ohio State, Michigan o Notre Dame, pero prefirió Iowa, ya que conocía al staff técnico de los Hawkeyes, pues tuvo relación con ellos desde su año junior de High School. Procede de una familia de grandes deportistas.

PROS: Constituye una fuerza bruta física enorme, posee un cuerpo muy flexible y unas manos poderosísimas. Su capacidad de anclarse contra la carrera es magistral. Constituye un clásico DE en una defensa 4-3 (un auténtico Bull Rush). Su envergadura es otro de sus puntos más potenciales. Posee un upside enorme, pero tiene que mejorar. Leslie Frazier y Sean McDermott pueden sacar lo mejor de A.J.

CONTRAS: Solo ha sido un año titular en Iowa. Tuvo una Combine muy irregular. Su bend es muy irregular (esa capacidad de doblarse para hacer el arco frente a los Tackles rivales) y no es tan explosivo. Le falta agilidad, algo de rapidez y movilidad. Debe mejorar su lateralidad.  

 

La furia Epenesa / vamoscowboys.com

ZACK MOSS, RB (SEÑOR ROSA)

Tercera Ronda – Pick 86 – Senior (22 años) – 5’9 pies (1’79 metros) – 223 libras (101 kilos) – Utah Utes. 

Estadísticas 2019: 235 carreras – 1416 yardas terrestres – 15 TDs – Media de 6 yardas por acarreo – 388 yardas aéreas – 2 TDs.   

Fue un recluta tres estrellas, saliendo del Hallandale High Scholl (Florida). Tuvo ofertas de Louisville, Kentucky y Tennessee, pero prefirió unirse a sus compañeros de instituto, Tyler Huntley y Demari Simpkins, en Utah. Es graduado en Comunicación desde diciembre de 2019. Fue invitado a la Senior Bowl, pero no pudo participar por molestias en el hombro. 

PROS: Corredor Norte-Sur clásico, que posee todos los récords históricos de la universidad de Utah: yardas de carrera (4067), touchdowns terrestres (38) y partidos de más de 100 yardas (19). Es un corredor de instintos asesinos y tiene una habilidad natural para driblar tackles. Posee un cuerpo prototípico, es muy rápido de pies y tiene paciencia para sortear las trincheras rivales. Ha sido el líder natural de los Utes y no elude ningún tipo de responsabilidad. Es muy bueno para generar yardas tras el contacto.

CONTRAS: Es muy propenso a lesionarse. Lleva sobre su cuerpo muchísimas carreras, quizá ha sido hasta sobreutilizado en el esquema ofensivo de Kyle Whittingham. No tiene la punta de explosividad de otros corredores de la clase. Su capacidad de aceleración es más progresiva. 

 

Un expreso venido desde Salt Lake City / arrowheadaddict.com

 

GABRIEL DAVIS, WR (SEÑOR RUBIO)

Cuarta Ronda – Pick 128 – Junior (21 años) – 6’2 pies (1’88 metros) – 216 libras (98 kilos) – UCF Knights. 

Estadísticas 2019: 72 recepciones – 1241 yardas – 12 TDs.

Fue un recluta tres estrellas saliendo del Seminole High School (Florida). Eligió Central Florida por encima de otros programas como Florida Atlantic o South Florida. Decidió no jugar la Bowl frente a Marshall, tras declararse para el NFL Draft. 

PROS: Es un receptor muy ágil y rápido. Posee unos movimientos muy fluidos, con una grandísima capacidad para ir en pases profundos y en balones disputados. En el cuerpo a cuerpo es brutal. Se siente muy cómodo pegado a la banda. Sus manos son muy seguros (apenas ha tenido drops este año). Siempre tiene localizado el ovoide. Tiene un grandísimo potencial. 

CONTRAS: Debe mejorar su árbol de rutas y su punta de velocidad. Tiene que ganar músculo para no ser tan fácilmente placado. No bloquea absolutamente nada. Debe centrarse más en el emparrillado que en otros aspectos extradeportivos. 

 

Las manos más seguras para Josh Allen. / eu.democratandchronicle.com

 

 

JAKE FROMM, QB (SEÑOR MARRÓN)

Quinta Ronda – Pick 167 – Junior (21 años) – 6’1 (pies 1’85 metros) – 219 libras (99 kilos) – Georgia Bulldogs. 

Estadísticas 2019: 2860 yardas – 24 TDs – 5 Interceptaciones – 60’8% de pases completados – 385/234. 

Jugó al béisbol, baloncesto y football en el Houston County High School. Fue un recluta cuatro estrellas saliendo de High School. Estuvo muy ligado a Alabama, pero finalmente prefirió inclinarse por Georgia, debido a dos motivos: creció entre grandes aficionados “bulldogs” y a su relación muy cercana con Kirby Smart. En Coollege –podcast de College Football, junto a Hugo Manero y LuisMa Sariñena- lo apodamos el “Mata Cinco Estrellas”, pues, tras una inoportuna lesión de Jacob Eason, asumió la titularidad y un cinco estrellas -como Eason– se vio abocado a pedir el transfer. Convivió también con Justin Fields -otro QB cinco estrellas-, que pidió el transfer a Ohio State, donde ha realizado una excelente temporada. 

PROS Y CONTRAS: En Georgia ha sido muy infrautilizado, debido al poderoso juego de carrera de los Bulldogs. Es diametralmente opuesto a Josh Allen, con un brazo poco poderoso. Es el típico QB para un sistema ofensivo West Coast -un auténtico game manager-. Kirby Smart lo ha sobreprotegido con su esquema ofensivo de carrera y un claro play-calling. No obstante, es muy inteligente y frío en el terreno de juego. Es muy maduro y sabe leer las jugadas, aunque carece de potencia de brazo. Ahora bien, es muy preciso en el pase. Hay muchas incógnitas acerca de su futuro y su rol en el equipo.

 

El «Mata Cinco Estrellas» llega a Orchard Park. / ugawire.files.wordpress.com

 

TYLER BASS, KICKER (SEÑOR BAZOOKA)

Sexta Ronda – Pick 188 – Senior (23 años) – 5’10 pies (1’78 metros)- 185 libras (83 kilos) – Georgia Southern Eagles. 

Estadísticas 2019: 36/36 XP – 20/28 FGs.

Desde mi modesto punto de vista, el mejor kicker de la clase, junto a Sam Sloman (K de Miami-Ohio). Segurísimo en sus FGs y XPs, aunque este año ha bajado un poco su efectividad. Tiene una pierna potentísima y es especialmente seguro pateando con lluvia y viento en contra. En las prácticas de la Senior Bowl logró un FG indoor de casi 60 yardas. Ha colgado vídeos en los que patea magistralmente y con una fuerza inusitada. 

 

Un «bazooka» llamado Tyler Bass. / gseagles.com

 

 

ISAIAH HODGINS, WR (SEÑOR AZUL)

Sexta Ronda – Pick 207 – Junior (21 años) – 6’3 pies (1’90 metros) – 210 libras (91 kilos) – Oregon State Beavers. 

Estadísticas 2019: 86 recepciones – 1171 yardas – 13 TDs. 

Fue un prospecto cuatro estrellas saliendo del Berean Christian High School (California). Se debatió entre Washington State, Nebraska y Oregon, antes de decidir que el programa sito en Corvallis era el destino ideal para su carrera universitaria. Su padre jugó como Full Back durante siete temporadas en la NFL y ganó un anillo con St. Louis Rams. Su hermano Isaac es uno de los Defensive Ends más prometedores del fútbol colegial. 

PROS: Es un receptor alto, ágil y rápido para su tamaño. Sus manos son súper seguras. Siempre está dentro del partido y tiene en su punto de mira el ovoide. Es buenísimo en balones disputados. Sabe correr rutas diversas y es muy inteligente. Tiene un upside enorme y podemos estar ante una futura estrella de la NFL

CONTRAS: Entre sus contras, habría que destacar que no es excesivamente explosivo ni es un gran generador de big plays. Debe mejorar su árbol de rutas y ganar músculo para ganar por físico a los defensores NFL. Tiene que implementar su capacidad de bloqueo. 

 

Isaiah Hodgins, una futura estrella llega a Buffalo. / eu.democratandchronicle.com

 

DANE JACKSON, CB (SEÑOR IRRELEVANTE)

Séptima Ronda – Pick 239 – rsSenior (23 años) – 5’11 pies (1’83 metros) – 187 libras (86 kilos) – Pittsburgh Panthers. 

Estadísticas 2019: 43 tackles – 3 tackles for loss – 0’5 sacks- 13 pases defendidos – 1 interceptación.  

Fue un safety tres estrellas saliendo del Quaker Valley High School. Recibió ofertas de FCS y de programas de la Mid American Conference hasta que llegó la propuesta de Pittsburgh. Es Graduado en Comunicación. Participó en la Senior Bowl. 

Ha jugado tres años como CB exterior en el sistema defensivo de los Panthers. Es ultra competitivo, muy ágil y flexible, pero tiene que ganar potencia y masa muscular. En Pittsburgh se habla de su ética de trabajo encomiable, siempre está dispuesto a entrenar y mejorar. Es muy agresivo y bueno placando, pero sufre demasiado cuando el balón está en el aire. Juega relativamente bien en cobertura,  y es un seguro contra la carrera. No obstante, a veces se va del partido y comete fallos graves.

Jackson I, el trabajador infatigable. / thephinsider.com

MEJORES UDFAs

 

JOSH THOMAS, SAFETY (SEÑOR APPALACHIAN)

Senior (23 años) – 6’0 (1’82 metros) – 205 (93 kilos) – Appalachian State Mountaineers. 

Estadísticas 2019: 72 tackles – 2 tackles for loss – 3 pases defendidos – 1 interceptación. 

Strong Safety. Titular toda la temporada y uno de los tres capitanes permanentes de los Montañeros. Es muy rápido y placa muy bien. Uno de los líderes dentro y fuera del terreno de juego de App State. Puede venir muy bien como complemento a nuestra secundaria. 

 

TREY ADAMS, LT (SEÑOR LESIONADO)

rsSenior (23 años) – 6’8 (2’03 metros) – 318 (144 kilos) – Washington Huskies.

Left tackle muy interesante, buenos movimientos, lateralidad impresionante, gran anclaje… Iba a competir con McGlinchey por ser el primer Tackle seleccionado en el NFL Draft de 2018, pero sus problemas de rodilla y espalda han lastrado su carrera. Sus manos son poderosísimas, es muy bueno para facilitar la carrera y en protección de pase. Ahora bien, es casi imposible que se mantenga sano. 

 

El líder de Boone puede ser un «boom» en la secundaria Bills Mafia. / appstatesports.com
.

Quentin Tarantino marchó ese inolvidable 1992 -junto a los polémicos productores Harvey y Bob Weinstein- al Festival de Cannes a promocionar Reservoir Dogs. El ignoto y neófito director volvería coronado como el realizador con más proyección de la industria hollywoodiense del momento. Cannes y Reservoir Dogs significaron para el cineasta de Tennessee el inicio y el camino del éxito. Una brillante carrera cinematográfica que se ha visto ratificada con joyas del Séptimo Arte del calibre de Pulp Fiction, Jackie Brown, los dos volúmenes de Kill Bill, Death Proof, Malditos Bastardos, Django desencadenado, Los odiosos ocho y la reciente Érase una vez en Hollywood. 

La senda y la vuelta al triunfo de la franquicia del norte del Estado de New York comenzó a fraguarse con la llegada de McDermott y Beane. El proceso comenzó y ese lema -el archiconocido BILLIEVE- está más en boga que nunca. Hay que seguir confiando en la gerencia y en el staff técnico, y esperar que los gloriosos 90’s del siglo pasado se transmuten en los maravillosos 20’s del siglo XXI. 

Ahora bien, el ávido y sagaz lector se habrá percatado que uno de los protagonistas principales de la película de Tarantino no hace su aparición en este artículo. Efectivamente, el Señor Naranja, ese detective infiltrado, que destroza el estratégico y perfecto plan, no ha sido asignado. Stefon Diggs, quizá el mejor route runner de la liga, ese receptor estelar destinado a ser la punta de lanza del ataque de Buffalo, el mejor socio para Josh Allen… Pero también esa diva capaz de romper un vestuario, ese jugador capaz de lo mejor y de lo peor… será nuestro Señor Naranja. Esperemos que el papel de Mr. Orange sea diferente en la película dirigida por Sean McDermott y Brandon Beane.

 

Apoteosis Tarantino / revistavanityfair.es

 

#GOBILLS 🔴⚪️🔵

 

@EduVall82 – @BillsMafiaSpain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *