Mitigando expectativas para Justin Herbert y los Chargers en 2021

sports.es

El día 20 de septiembre de 2020, mucha gente anticipaba una destrucción más de los Chiefs de Patrick Mahomes en contra de unos LA Chargers que no habían convencido del todo en su duelo anterior contra los Bengals la semana anterior. Mitigando Mitigando Mitigando Mitigando Mitigando Mitigando Mitigando Mitigando Mitigando 

Después de que la era de Tyrod Taylor comenzara con una victoria de solo 3 puntos en el primer partido de Joe Burrow con la franquicia de Cincinnati, la estrategia era conocida por todos: Jugar con Taylor de QB, correr la pelota eficientemente e intentar ganar los partidos con la identidad que Anthony Lynn, el entonces entrenador en jefe de los Chargers, le impuso al equipo.

Ese día todo cambió. Los médicos del equipo administraron una inyección a Taylor de forma incorrecta y puncionaron uno de sus pulmones. Estaba claro que no iba a poder jugar ese día en SoFi Stadium, por lo que se tuvo que ejecutar el plan B.

 

nfl.com
Justin Herbert celebrando su primer pase para touchdown / nfl.com

 

Una estrella inesperada

Justin Herbert, el novato recién salido de la universidad de Oregón, entro al campo en su primer huddle para la sorpresa de todos sus compañeros. Habían pasado menos de 10 minutos desde que le avisaron al joven QB que iba a ser titular en su primer encuentro en el máximo nivel. Enfrentando a los campeones reinantes del Lombardi Trophy. Contra el mejor QB de la actualidad.

Todos sabían que Herbert tenía potencial, pero simplemente se entendía que la estrategia de Lynn se basaba en el desarrollo a “fuego lento”, ya que muchos de los conceptos ofensivos que utilizaban en Oregón eran muy distintos a la identidad de su entrenador en jefe. Además, con Taylor en el roster, tenían al jugador perfecto para llevar una transición al nuevo régimen bajo Herbert después de década y media bajo el comando de la leyenda Philip Rivers.

Sin ir a más, Justin Herbert superó todo tipo de expectativas. De tal modo que, para desgracia de Taylor, no volvió a soltar el trabajo de QB titular. Empezó ese partido contra los Chiefs corriendo para un touchdown y lanzando para otro, llevando a los campeones a overtime.

Jugó de tú a tú contra QBs como Drew Brees o Tom Brady. Mostró su capacidad para ser paciente en el pocket y esquivar rushers con una agilidad impresionante. Hizo relevantes a receptores como Tyron Johnson o Jalen Guyton gracias a su talentoso brazo. Y se acabó llevando los honores de Rookie Of The Year gracias a su temporada repleta de récords y sensaciones de estrella.

 

si.com
Joe Lombardi atento al trabajo de su joven quarterback estrella / si.com

 

De “ground and pound”, a Sean Payton con matices

A pesar de su temporada, el equipo no logró pasar a playoffs. Anthony Lynn y su staff fueron despedidos para darle entrada a un joven entrenador como Brandon Staley.

Staley acababa de coordinar a la mejor defensa del país (con los LA Rams), pero la razón por la que lo contrataron los Chargers fue por su visión para la ofensiva. Herbert sería el punto de partida para todo lo demás y quien definiría el techo del equipo. Con ayuda del antiguo entrenador de QBs de los Saints de Nueva Orleans, Joe Lombardi, se buscará en 2021 encontrar una receta que encaje mejor con las cualidades de Herbert y del resto de las piezas en ofensiva.

Este nuevo sistema, basado en ideologías de Sean Payton, Kyle Shannahan y Sean McVay, será intrínsecamente complicado. El nuevo playbook solo funcionara si el QB tiene dominio total de los gestos y vocabulario. Un esquema repleto de matices y formaciones nuevos puede ser un problema para cualquier QB, aún más para alguien joven como Herbert.

Pero tanto Staley como Lombardi piensan que Herbert es el indicado para llevar a cabo semejante tarea, quien además de ser un fenómeno físico, demostró ser un alumno rápido en de la NFL. En la universidad se le fue otorgado el premio William V. Campbell por su excelencia académica, entonces se entiende a Justin como alguien capacitado para absorber todo este nuevo conocimiento.

 

theathletic.com
Brandon Staley sabe que su proyecto como head coach de Chargers gira en torno a Justin Herbert / theathletic.com

Mitigando expectativas y entendiendo el contexto

Es importante entender todo este cambio detrás de la cortina que están sucediendo este offseason. A pesar de que muchos ya consideran a Justin como un QB top 10 de la NFL, es importante entender que no quiere decir que será aún mejor o igual de bueno en 2021. En primer lugar, la mayoría de las cosas que Herbert hacia tan bien son poco sostenibles año tras año, como el desempeño bajo presión o su eficiencia en 3er down.

En segundo, porque no es normal que alguien entre y supere expectativas a tal magnitud en esas condiciones. Sería totalmente normal que sufra regresión o que su juego empeore. Pero esto no quiere decir que será un fracaso. Simplemente tenemos que entender la estrategia que Staley y Lombardi tienen para Herbert.

No es nada fácil implementar una ofensiva con tantos matices como es la de Peyton o Shannahan. Pero, como se mencionó, Herbert es el nuevo foco que determinara el techo del equipo. Y están buscando que este sea lo más alto posible. Pero es esencial entender que es un proceso de 2-3 años, mínimo.

Los aficionados de los Chargers no pueden dar la espalda a esta joya de jugador si no vuelve a superar expectativas en 2021. Al fin y al cabo, lo importante es que el equipo gane partidos y clasifique a playoffs. Pero el objetivo del proyecto de Telesco, Staley y Lombardi apuntan todavía mas alto.

La nueva expectativa no debería de ser el Herbert de 2020, si no un esquema mucho más elaborado y matizado. El cual, esperemos, acabe siendo dominado por la mente joven y brillante del nuevo QB franquicia de los Chargers. Uno que, si todo sale bien, acabe aspirando para el Lombardi Trophy.

Como diría Joel Embiid: «Trust the process.»

 

Jerry González (@jerryglzh)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.