Los «coolest» de Coollege – Jornada 12

Cada sábado, desde @CoollegeFB y @TheSpanishBowl, trataremos de dar una pincelada y anclar nuestra mirada en aquellos partidos, que -a priori- se presentan como más apasionantes y competitivos dentro del College Football. Son lo que llamamos los «coolest» de Coollege. 

Un ancestral proverbio chino afirmaba que “cuando los hermanos trabajan juntos, las montañas se convierten en oro”. Sin duda, esa será nuestra intención con esta sección: el firme deseo de que College Football y NFL se den la mano, unan sus maravillosas sendas y que el público -más mayoritario del football profesional- otorgue una pequeña oportunidad a una competición que nos embarga, nos sublima y nos hace amar cada centímetro de los vetustos estadios y emparrillados de las más dispares e ignotas conferencias. 

 

#VivirNFLSentirCollege

 

🤩 COOLEST 1 – WEEK 12

#9 INDIANA HOOSIERS AT  #3 OHIO STATE BUCKEYES

#IUFB 🔴⚪️ Vs. #GoBuckeyes 🍃

📆 21/11/20

🕰 18:00 / 📺 FOX

🏟 OHIO STADIUM, COLUMBUS (OHIO)

 

Corría el año 1987 cuando Earle Bruce, head coach de los Buckeyes, declaraba con rotundidad ante los medios de comunicación: “Este es el día más oscuro del programa de Ohio State Football”. La fecha exacta de tan demoledora aseveración corresponde al diez de octubre de 1987. La razón de dicha oscuridad para el programa sito en Columbus tiene nombre propio: los Indiana Hoosiers. Aquel maldito día para la afición de los Buckeyes, los Hoosiers derrotaban a Ohio State por 31-10, rompiendo una racha de 38 años de ininterrumpidas victorias de los moradores de Columbus. 

Los Hoosiers repetirían victoria (41-7) en 1988, durante el primer año como entrenador de Ohio State de John Cooper. A partir de aquella fecha se acabaron los días oscuros para los Buckeyes puesto que volvieron a la senda de la victoria ganando de manera consecutiva todos sus partidos frente a Indiana desde 1991 hasta el 2019.

El próximo 21 de Noviembre puede romperse otra racha. Los sorprendentes e invictos Hoosiers de Tom Allen esperan producir otro día oscuro en Columbus. Su juego permite soñar -aunque parezca misión imposible- con derrotar al todopoderoso equipo de Ryan Day y obligarle a pronunciar ante los medios de comunicación: “este el el tercer día más oscuro en la historia de Ohio State”.

 

INDIANA

Los Hoosiers viajan a Columbus con pleno de victorias en su casillero. Después de la agónica y milimétrica victoria inicial frente a Penn State, llegaron triunfos frente a Rutgers, Michigan y Michigan State que sirvieron para comprobar que lo de estos Hoosiers de Allen no es casualidad. Un ataque que funciona combinado con una defensa que brilla en la secundaria de la zaga ha aupado al conjunto de Bloomington a los más alto de la división este de la Big Ten.

Michael Penix (1070 yardas, 9 touchdowns, 3 interceptaciones), quarterback sophomore, es el líder del ataque hoosier. El joven quarterback zurdo ha rescatado a su equipo en diversos momentos de la temporada con jugadas espectaculares. Sorprenden los lanzamientos que logra completar cuando tiene la presión de las defensas rivales en la cara y, sin ningún género de duda, el nivel que pueda exhibir el próximo sábado frente a un grandísimo rival será vital para comprobar el verdadero valor del joven quarterback y mantener las esperanzas visitantes de nublar una nueva tarde en Columbus. Los Hoosiers tienen armas ofensivas suficientes para hacer daño a unos Buckeyes que están permitiendo 356 yardas por partido.

 

Indiana no dio opción a los espartanos / thedailyhoosier.com

 

Stevie Scott III (319 yardas, 5 touchdowns) será el encargado de percutir por el centro de la zaga local para establecer el  juego de carrera y mover las cadenas del ataque local. Su actuación es de tremenda importancia en situaciones de corto yardaje. Sampson James será el encargado de dar descanso al veterano corredor. Por aire, Try Fryfogle (424 yardas, 4 touchdowns) se ha erigido en uno de los principales problemas para las defensas contrarias, sus actuaciones en los últimos dos partidos hacen soñar a la afición de los Hoosiers, y junto a Philyor (287 yardas, 1 touchdown) puede martirizar a una defensa de los Buckeyes que permite 224 yardas aéreas por encuentro. En zona roja haría bien el conjunto de Ryan Day en vigilar de cerca al Tight End Peyton Hendershot (89 yardas y 3 touchdowns).

Defensivamente los pupilos de Allen acumulan talento en la secundaria. La presión al quarterback rival, suele llegar en forma de variados blitzes desde la unidad de linebackers o de defensive backs. McFadden (30 tackles, 2 sacks) es el líder defensivo de los Hoosiers y desde su posición de middle linebacker intentará ganar en su duelo particular con el aspirante a Heisman, Justin Fields. Clave se antoja para los intereses de los Hoosiers comprobar si la extraordinaria secundaria que componen Tiawan Mullen, Mathews, Taylor, Johnson y Williams puede mantener el tipo frente al ataque aéreo de Ohio State en su intento de obtener una nueva victoria en Columbus y oscurecer por tercera vez  la tarde de los Buckeyes.

 

 

OHIO STATE

Los locales saltarán al césped del Ohio Stadium con la vitola de claros y máximos favoritos en este duelo en la cumbre de la Big Ten East. Los pupilos de Day no quieren ni oír hablar de un nuevo día oscuro en la historia de su programa futbolístico. Tienen argumentos futbolísticos de peso para evitar que así sea.

Justin Fields (908 yardas, 11 touchdowns, ningún turnover) es uno de los mejores quarterbacks de la nación y esta temporada lleva el mismo número de pases de anotación que de pases incompletos. Únicamente 11 de sus envíos áreos no han encontrado las manos de sus destinatarios. Unido al hecho de que ha completado el 87% de sus intentos y no ha permitido ninguna interceptación le hacen erigirse -por si había alguna duda- como uno de los máximos aspirantes a conquistar el trofeo Heisman.

 

Justin, el quarterback sin turnovers / thelantern.com

 

El ataque terrestre sigue esperando que aparezca la figura de algún corredor claramente dominante.  Master Teague III y Trey Sermon se reparten el trabajo, aunque el primero de ellos está teniendo más éxito en la red zone, al obtener cuatro anotaciones terrestres, y parece el claro número uno del conjunto de los Buckeyes. El ataque aéreo está atemorizando a las defensas rivales en este inicio de campeonato. Garret Wilson (344 yardas, 2 anotaciones) y Chris Olave (288, 4 touchdowns) conforman una excelsa pareja de receptores que espera demostrar su superioridad frente a la secundaria rival para mantener la hegemonía de equipo reinante en la competición. Jeremy Ruckert, tight end de Ohio State, solo acumula nueve recepciones en lo que llevamos de temporada pero sus tres touchdowns denotan que es un objetivo buscado por Fields en la zona de anotación. 

Defensivamente el conjunto local está extrañando las figuras que dieron el salto a la NFL. Chase Young era un peligro constante para los ataques rivales y -como era de esperar- su vacío está siendo difícil de llenar. Esta temporada la presión al quarterback está llegando desde la zona central de la línea defensiva. Togiai, defensive tackle, ha obtenido tres sacks en los primeros partidos de la temporada. Por el exterior de la línea, le secunda Zach Harrison con 1’5 sacks. Werner  y Borland lideran el cuerpo de linebackers con 16 tackles totales cada uno y tendrán la misión de minimizar el, carente de explosividad, juego terrestre de los Hoosiers. Una de las claves de la zaga local será comprobar si Shaun Wade y Sevyn Banks pueden controlar a la pareja de receptores de Indiana y mantener infranqueable el feudo de los locales en Columbus.

 

 

 

🤩 COOLEST 2 – WEEK 12

#10 WISCONSIN BADGERS AT #19 NORTHWESTERN WILDCATS

#OnWisconsin 🔴🦡⚪️ Vs. #NIUFBFamily 😼🟣

📆 21/11/20

🕰 21:30 / 📺 ABC

🏟 RYAN FIELD, EVANSTON (ILLINOIS)

 

Partidazo de la Big 10 el que vamos a disfrutar el sábado a las 21.30 horas. Se enfrentan dos equipos “rankeados” en el Top 25, los dos mejores equipos de la División Oeste. Wisconsin visita a Northwestern en el Ryan Field de Evanston (Illinois), en un partido en el que ambos conjuntos llegan invictos. Por una parte, Wisconsin viene de pegar un repaso a la irreconocible Michigan 49-11, mientras que Northwestern no tuvo piedad de Purdue, triunfando 27-20 sobre los Boilermakers.

 

WISCONSIN

Los Badgers aplastaron a Michigan la semana pasada en un encuentro en el que daba la sensación de que los jugadores wolverines tiraron la toalla muy pronto, y en donde los Badgers daban una magnífica sensación tanto en la parte ofensiva como en la defensiva. El regreso del equipo, tras dos semanas de parón a causa del COVID, les ha venido bien. No dieron, en ningún momento, sensación de haber perdido forma física en esa pausa forzada, y se mostraron a un alto nivel de competición.

 

Paul Chryst ya tiene Plan B / athlonsports.com

 

El mariscal de los Badgers, el QB Graham Mertz, volvía a demostrar su calidad en un partido en el que su gran aliado fue de nuevo el TE Jake Ferguson. En el lado terrestre, destacaron la pareja de RBs Nakia Watson y el freshman Jalen Berger, que, junto a los FBs Sttoke y Chenal y al WR Davis lll, conforman un ataque terrestre demoledor. Wisconsin consigue anotar una media de 47 puntos por partido y 449 yardas, siendo su su mayor fortaleza a través de ese juego terrestre (261 yardas).

En defensa, los Badgers vuelven a rendir a un gran nivel, destacando en su último partido los LBs Nick Herbig y Leo Chenal, y, sobre todo, el regreso del S Scott Nelson tras la grave lesión que le hizo perder toda la temporada pasada. Una defensa badger que solo permite 9 puntos por partido y una media de 129 yardas de pase y 89 de carrera.

 

 

NORTHWESTERN 

Northwestern viene de una gran victoria frente a Purdue, partido en el que el poderoso ataque rival estuvo muy bien defendido por los Wildcats de Pat Fitzgerald. La ofensiva wildcat suele puntuar una media de 28 puntos por partido, consiguiendo 355 yardas por encuentro, de las que 181 son de pase y 174 de carrera. En su último partido, destacamos la química de su QB Peyton Ramsey con su WR Chiaokhiao-Bowman. 

En defensa, los Wildcats permiten tan solo 14 puntos por partido, permitiendo una media de 302 yardas al rival, 210 aéreas y tan solo 92 de carrera, lo que viene a confirmar que el front seven es muy bueno frente a la carrera y no tanto la secundaria frente al pase. La semana pasada ante Purdue, destacaron el DE Eku Leota, y ese trío de LBs compuesto por Paddy Fisher, Blake Gallagher y Chris Bergin, por lo que los Badgers deberían tratar de evitarlos.

 

Paddy Fisher, un mariscal con hambre de sacks / nusports.com

 

En definitiva, Northwestern tendría que neutralizar ese juego terrestre tan potente de Wisconsin, además de vigilar de cerca al TE Ferguson. Para ello, tienen un front seven muy bueno en esas tareas precisamente, por lo que se antoja un duelo intenso en esta parte del juego. El conjunto que gane esa batalla puede que sea el ganador final. Por el otro lado, el ataque de los Wildcats deberá recuperar esa química entre Ramsey y Chiaokhiao-Bowman, ya que precisamente es por donde más daño puede hacer al rival, puesto que el juego terrestre será difícil de establecer frente a una de las mejores defensas contra la carrera. Está en juego el liderato de la división Oeste de la Big Ten, se espera un enfrentamiento muy defensivo y muy duro, como nos tienen bien acostumbrados en los últimos años. No os lo perdáis.

 

🤩 COOLEST 3 – WEEK 12

APPALACHIAN STATE MOUNTAINEERS AT #15 COASTAL CAROLINA CHANTICLEERS

#AppNation ⛰⚫️🟡 VS. #BEL1EVE 🐓🟢⚫️

📆 21/11/20

🕰 18:00 / 📺 ESPN2

🏟 BROOKS STADIUM, CONWAY (SOUTH CAROLINA)

 

“-¡Oh, es un vestido precioso! ¿Habían visto algo tan hermoso como este vestido? ¡Y miren, zapatillas de cristal! ¡Es, es como un sueño! ¡Un sueño hecho realidad!, exclamó la bella Cenicienta. -Así es… Como todos los sueños, no puede durar para siempre. Solo tienes hasta la medianoche. Entiéndeme bien, hija mía. Al sonar las 12, desaparecerá el encanto y todo volverá a ser como antes, espetó el Hada Madrina a la ilusionada joven”. 

El día D, a la hora H ha llegado, por fin, para nuestra “Cenicienta” particular: el ilusionante programa de Conway. El momento en el que tendrá que medirse al “gallito” de la Sun Belt, al conjunto que ha dominado -tiránicamente, la conferencia durante los últimos cuatro años. El sábado a las 6 de la tarde veremos si el hechizo de Coastal Carolina llega a su fin o, si por el contrario, nunca existió esa magia y el equipo de Jamey Chadwell constituye una auténtica realidad. 

Este encuentro decidirá el primer puesto de la East Division de la Sun Belt. Los Montañeros llegan a South Carolina con un récord de 6-1, imbatidos ante equipos de la conferencia y con una única derrota, en Huntington, ante Marshall. Appalachian State juega con la gran baza de que está acostumbrado a jugar partidos de este tipo. Por su parte, Coastal Carolina tiene, ante sí, su auténtica prueba de fuego. De vencer al conjunto de Boone, estará en disposición de alcanzar una temporada regular perfecta. Los Chanticleers ya poseen el récord histórico de ser el equipo de la Sun Belt que ha estado “rankeado” más alto, en el puesto 15. Rivalidad, emoción, sangre, sudor y lágrimas se aunarán el sábado en el tapete color esmeralda del Brooks Stadium. 

 

APPALACHIAN STATE

Appalachian State tuvo el pasado sábado uno de los duelos más duros de la temporada, ante una sólida, férrea y correosa Georgia State. Los Montañeros solo pudieron decidir el encuentro al final del último cuarto, merced a un acarreo de 10 yardas del corredor Camerun Peoples.

Pero el partido también supuso la pérdida por lesión del quarterback titular del equipo, Zac Thomas, durante el drive ganador del encuentro. Thomas no estaba desarrollando su mejor juego de la temporada, completando 16 de 22 pases para 146 yardas aéreas, un touchdown y una interceptación. Su lesión supuso el debut del QB senior, Jacob Huesman, que completaría 3 de 4 pases para 34 yardas y, sobre todo, conseguiría -en un momento crucial- convertir un 3 y largo, que luego conllevaría el TD vital de Peoples.

La incógnita que sobrevuela al equipo entrenado por Shawn Clark es el estado de Zac Thomas. Thomas fue ingresado en el hospital de Boone, tras el encuentro, siendo sometido a distintas pruebas. En principio, Coach Clark ha comentado que su status es cuestionable para el partido, siendo evaluado día a día. Es cierto que el nivel de Thomas -como el de toda la ofensiva- con respecto al pasado ejercicio ha bajado muchos enteros. Pero Zac no deja de ser el mariscal de campo titular, el líder del equipo, un jugador acostumbrado a estos envites a vida o muerte. Sus estadísticas también lo avalan: 1285 yardas de pase, 12 touchdowns, 5 interceptaciones, 275 yardas terrestres y 2 anotaciones. La hipotética ausencia de Thomas supondría la titularidad de Jacob Huesman, un senior, natural de Bradenton (Florida), que solo ha completado 31 pases en sus cuatro años con Appalachian State. Una auténtica incógnita para medirse a uno de los equipos más en forma de toda la FBS. 

 

Camerun Peoples ante su gran cita / theappalachianonline.com

 

Pero las noticias no son más halagüeñas en el backfield, pues el corredor mountaineer más importante, Daetrich Harrington, también es duda para el encuentro en Conway. Harrington ya se perdió por lesión el duro partido ante Georgia State. El jugador junior lidera la conferencia con siete anotaciones y un promedio de casi 100 yardas por encuentro. Su baja supondría otro contratiempo más para las huestes aleccionadas por Shawn Clark. En su ausencia, las acometidas terrestres deberán ser protagonizadas por Camerun Peoples (366 yardas, 4 TDs) y Marcus Williams Jr. (350 yardas, 2 anotaciones). 

El juego aéreo estará condicionado a la disponibilidad o no de Zac Thomas. Appalachian State es un equipo eminentemente corredor y, perdiendo a su QB estrella, las esperanzas de usar las acometidas por aire se reducen. No obstante, los mejores nombres del equipo son los receptores Thomas Hennigan (367 yardas, 1 TD), Christian Wells y Jalen Virgil, así como el corredor Marcus Williams Jr., que está demostrando tener muy buenas manos. 

La clave del partido residirá en la gran defensa montañera, que lleva demostrando un espectacular nivel en los últimos tres partidos. Appalachian State solo permite 16’9 puntos y 324’7  yardas por partido, lo que le coloca en la zona noble de todas las unidades defensivas de la FBS. El indiscutible líder de la defensa es el linebacker D’Marco Jackson (48 tackles -21 solo-, 1 sack, 7 pases defendidos, 2 interceptaciones, 1 fumble recuperado), que está asumiendo el vacío dejado por Akeem Davis-Gaither y Josh Thomas. Junto a él destacan el LB Trey Cobb (54 tackles, 3 sacks, 1 pase defendido), el DL Demetrius Taylor (21 placajes, 4’5 capturas, 1 pase defendido, 1 fumble forzado) y el CB Shaun Jolly (32 tackles, 0’5 sacks). 

 

COASTAL CAROLINA

La pasada semana, Coastal Carolina se vio forzada a un descanso obligado, tras la suspensión de su encuentro ante Troy por circunstancias derivadas de la pandemia de COVID-19 que estamos padeciendo. Este partido ha sido pospuesto al día 12 de diciembre. La campaña de los Chanticleers está siendo histórica, siendo el equipo de la Sun Belt que ha llegado más arriba en el Top 25. 

Chadwell y sus huestes no quieren despertar de este sueño y desean seguir haciendo historia ante Appalachian State. Una victoria ante los Mountaineers supondría su presumible billete para el Sun Belt Championship. Coastal Carolina ha perdido sus seis partidos disputados ante los de Boone, pero este es un año diferente, ya que Coastal Carolina ganó -por primera vez en su historia- a Arkansas State, a South Alabama y a Louisiana -en el fortín del Cajun Stadium-. Además, el triunfo significaría el mejor arranque histórico de un equipo de la Sun Belt, con un 8-0. Además, esta semana el programa de Conway ha sido “rankeado”, por primera vez en su joven historia, tanto en el AP Top 25 como en el USA Today Coaches Poll. 

Una de las causas de este año de ensueño es la fortaleza defensiva chanticleer. Coastal Carolina no ha permitido ningún TD ofensivo en 10 cuartos consecutivos, siendo su última anotación permitida ante Georgia Southern, allá por el 24 de octubre. La unidad comandada por el Coordinador Defensivo, Chad Staggs, ha sido bautizada con el apelativo “Black Swarm” (Enjambre Negro), pues el poderío de la misma reside en la fuerza colectiva, en su actuación como un todo. Los Chanticleers solo permiten 16’3 puntos por partido, limitando a los rivales a unas escuetas 309’6 yardas por encuentro. El cuerpo de linebackers es brutal, con jugadores que están rindiendo a un nivel descomunal: Silas Kelly (52 placajes, 4 sacks, 1 interceptación), Teddy Gallagher (48 tackles, 0’5 capturas), Enock Makonzo (45 tackles, 2 sacks, 3 fumbles) y Jeffrey Gunter (28 placajes, 4 capturas, 1 interceptación). La presión al quarterback tiene dos nombres: Tarron Jackson (33 tackles, 6 sacks, 3 fumbles) y C.J. Brewer (32 placajes, 5 sacks, 2 fumbles). 

 

C.J. Marable, el jugador total / wmbfnews.com

 

El ataque está siendo manejado espectacularmente por el quarterback freshman Grayson McCall, que ha completado el 69’6% de sus pases, alcanzando las 1393 yardas aéreas para 16 TDs y solo recibiendo 1 interceptación. Sus acometidas terrestres también están siendo decisivas, pues lleva conseguidas 271 yardas y 4 anotaciones. Un freshman que juega como un auténtico veterano y que maximiza las cualidades de sus compañeros. Es impresionante el trabajo que está realizando Chadwell con McCall. 

El corredor C.J. Marable está ejerciendo de jugador total: acumula yardas terrestres y aéreas, aparece en los momentos decisivos, se le caen de las manos los touchdowns y… bloquea como el mejor “gordo” de línea. El menudo jugador, que porta el número 1, ya lleva a sus espaldas 370 yardas terrestres, 5 TDs de carrera, 154 yardas por aire y 5 TDs de recepción. Números sencillamente escalofriantes. Por tierra, Marable se complementa muy bien con Reese White (309 yardas, 3 anotaciones) y Shermari Jones (268 yardas, 3 TDs). 

El otro gran nombre en la ecuación de la ofensiva chanticleer es el wide receiver Jaivon Heiligh, que está realizando una temporada sensacional. El receptor nacido en Venice (Florida) es el socio número uno de McCall, consiguiendo 35 recepciones, 610 yardas y 6 touchdowns. Junto a Heiligh, el ataque aéreo de Coastal Carolina cuenta con armas muy importantes como el tight end Isaiah Likely (232 yardas, 3 TDs) o los WRs Sam Denmark y Kameron Brown. 

 

🏈 @CoollegeFB 🏈 

#CoollegeNation  #BeTheCoolest

 

coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest coolest 

  Categorías

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *