Esta primavera se van a llevar los quarterbacks

Muy buenas noches. Arranca la “fashion week” en Spanish Bowl con la “Pasarela NFL”, donde los más prestigiosos modistos del mundo del fútbol americano presentarán sus nuevos diseños para la agencia libre 2020. Si algo tienen en común todas las colecciones que se mostrarán en el desfile, es la importante presencia de quarterbacks. Sin duda, es lo que se va a llevar esta primavera.

Planea sobre el evento la amenaza del CBA. Para tranquilidad de los asistentes, no significa Crown-Birus Attack, sino Collective Bargaining Agreement, el convenio colectivo de la liga. Mientras los compradores no tengan claro su presupuesto para gastar, cualquier hipótesis sobre renovaciones, ofertas o destinos posibles, serán meras conjeturas.

 

Tom Brady

Comenzamos el desfile con un modelo clásico donde los haya. 20 temporadas de éxito avalan su diseño. Estamos ante un vestido de auténtico lujo, no apto para todos los bolsillos. Destaca el escote “palabra de honor” (su compromiso con los Patriots durante su carrera profesional ha sido totalmente leal, incluso remodelando su contrato para que el club pudiese adaptarse al tope salarial), rematado con un ostentoso collar con 6 anillos de diamantes engarzados.

 

Tom se desenvuelve con increíble naturalidad sobre la pasarela. Se ve que ha tomado buena nota de las directrices de su esposa, la aclamada modelo internacional Gisele Bündchen. En absoluto demuestra signos de nerviosismo, pese a ser la primera vez que pisará la agencia libre. Se sabe la reina del desfile, con todos los ojos fijos en él, y que cualquier decisión que tome puede desembocar en un efecto dominó de imprevisibles consecuencias para el resto de la liga.

 

La opción más probable es que todo este devaneo no sea más que un juego de vanidades. A nadie le disgusta ser halagado y saberse pretendido. No obstante, la alternativa de prolongar el binomio Brady-Belichick con su diseñador favorito parece la candidata más favorable. En cualquier caso, nunca está de más comprobar cuál es la valoración que se tiene de él como palanca de fuerza en la renovación de su contrato.

Un críptico mensaje en twitter poco antes de la Super Bowl destapó todas las especulaciones sobre una posible marcha de Brady de los Patriots.

 

Posibles destinos para el quarterback de San Mateo

Sin embargo, tampoco podríamos destacar del todo la posibilidad de que quiera finalizar su carrera en otro lugar. Ya ha conseguido toda la gloria posible en Patriots, quizá quiera buscar otros retos. Como a todos nos gusta jugar a adivinos, voy a proponer un par de destinos.

 

El primero que me viene a la cabeza son los Chargers. La vuelta a su estado natal de California debe ser sin duda una buena motivación. Deportivamente, tampoco sería mala opción. Es un equipo con talento en sus filas, y cuyos últimos resultados no se corresponden con la calidad de su plantilla. La presencia de un astro consagrado como él puede conseguir que todas las piezas encajen de una vez. Por otro lado, para la franquicia sería un reclamo impagable de cara a su implantación en el nuevo estadio de Los Angeles.

 

El otro equipo donde podría verle es en los nuevos Las Vegas Raiders. La motivación de levantar una franquicia en una nueva ciudad, la proximidad a California, y por supuesto, la presencia de un gran entrenador como Jon Gruden, quien siempre ha trabajado muy bien con quarterbacks veteranos. Por dinero no iba a ser, y si el problema es Carr, seguro que aparecerían muchos otros equipos interesados en un traspaso.

 

Otras posibilidades me parecen aún menos realistas. San Francisco acaba de llegar a una SuperBowl con Garoppolo, no necesita un quarterback veterano para dar el último paso. Miami lo descarto por fidelidad a la afición patriota, que no vería bien su marcha a un rival divisional. Y lo de Tennessee, me parece más bien una broma por su parte y la de su amigo Edelman.

 

Teddy Bridgewater

A continuación pasea sobre la alfombra Teddy Bridgewater con un modelo que, más que estampado, parece espantado. En un principio, debía haber sido su compañero Brees quien desfilara, pero finalmente decidió quedarse en Saints, y es Bridgewater quien deberá salir a buscar una nueva firma. Trending en su momento, su buena actuación sustituyendo a Brees no parece haber calado entre los críticos que buscan quarterback.

 

Su estilo sobrio y elegante no despierta pasiones. Líneas rectas, poco llamativas. Limitado mercado donde encontrar una titularidad. No obstante, su experiencia puede resultar valiosa en franquicias que busquen estabilidad y tengan complicado acceder a quarterbacks elite en este draft. Me viene a la mente Indianapolis. No va a reemplazar a Luck, pero supondría una mejora sobre Brissett.

 

No quedarían muchas vacantes para la titularidad, pero esto no es una novedad para Teddy. En 2018 firmó con Jets un contrato de previsible suplente, para unos meses más tarde ser traspasado a Nueva Orleans. Quién sabe si una vez que se muevan otras fichas quedarían plazas disponibles (Buccaneers, Cowboys,…). O más adelante, si se produce alguna baja de un titular cuyo suplente no ofrezca mucha garantía (Lions, Panthers), poder optar a esos trabajos.

Dos son compañía, tres son multitud. Todo apunta a que Brees y Hill permanecerán en los Saints mientras que Bridgewater deberá buscarse otro destino (foto de Jonathan Bachman para Getty Images)

 

Philip Rivers

El siguiente modelo que desfila sobre la pasarela es rompedor, provocativo. Líneas agresivas, escotes pronunciados, bajos muy cortos. Philip se mueve con desparpajo sobre la tarima ante la atenta mirada de su extensa familia, que ocupa por completo toda la grada derecha. Pese a todo, no es un diseño novedoso. Es un concepto “vintage”, rescatado de la colección de 2004. Tras toda su carrera en exclusiva en la “Sastrería Chargers”, para la próxima temporada cambiará de aires.

 

Un destino donde el carácter valiente y decidido del curtido quarterback podría casar con el estilo propuesto por el entrenador sería Tampa Bay. El veterano diseñador Arians es un enamorado del juego aéreo, y el festival cañonero que se organizaría en la bahía de los bucaneros sería difícil de contener.

 

Por otra parte, quizá Rivers, quien siempre se ha mostrado reacio a vivir en grandes urbes, prefiera una ciudad más tranquila donde pasar sus últimos años en activo. Aquí entraría la opción de Tennessee. Un equipo bien construido en defensa y ataque terrestre, que daría un importante salto de calidad con una mayor mordiente en el juego de pase. Esto además podría provocar que ni Tannehill y puede que tampoco Mariota siguieran allí.

 

Tannehill y Mariota, un “pack” de quarterbacks

En una extravaganza propia de esta pasarela NFL, aparecen a continuación, de la mano, dos quarterbacks de idéntico origen pero destinos contrapuestos. Intercambiaron titularidad y suplencia en 2019, así como su porvenir en la liga. Mientras Tannehill ha demostrado ser mucho más de lo que pudo ofrecer en Miami, Mariota termina su contrato de novato con la sensación de no haber respondido al desafío de ser el futuro de Titans tras su alta elección en el draft.

 

Tannehill tiene ahora mismo muchas opciones de quedar allí como quarterback titular. Pero si la franquicia decide tomar otro rumbo, su buena temporada le ha abierto el mercado. Podría volver a Florida, esta vez a Jacksonville, si los Jaguars deciden cortar ataduras con Foles. Incluso podría tener las puertas abiertas en Colts o Chargers.

 

Por su parte, Mariota, quedaría a expensas de ocupar una plaza de suplente y esperar que los hados le sean propicios, tal como le pasó a su compañero. Quizá en Texans, o puede que en Raiders, recordando el buen concepto que su General Manager Mayock tenía de él.

 

El año que viene puede que solo Tannehill o Mariota, o ninguno de los dos, vista la camiseta de Titans (foto: USAtoday)

 

Jameis Winston, un quarterback con visión de futuro

Sube a la tarima Jameis Winston, luciendo la nueva indumentaria de los Buccaneers para la próxima temporada. Es tal la expectación que despierta que numerosos flashes deslumbran la plataforma. Jameis camina con paso firme, sin darse cuenta que llega al final de la pasarela (esa vista no parece la mejor…) cayendo del escenario al suelo (lo que en términos del mundo del espectáculo se denomina “hacer un Sabina”).

 

Esta caída se corresponde bien con lo que puede ser el futuro de Winston en la NFL. A menos que consiga que sus más de 5000 yardas de pase se valoren más que sus 30 intercepciones y renueve en Tampa, no le auguro otro futuro que el de suplente. Sin embargo, en este papel podría tener interesantes perspectivas.

 

En su camino pre-draft se le comparó con Roethlisberger, y bien podría recalar en Pittsburgh como suplente y futuro reemplazo de Big Ben. Ni Rudolph ni Hodges respondieron a las expectativas, y la retirada del quarterback estandarte de los seguidores del acero no está lejana. Recordemos además que no disponen de elección de primera ronda en el próximo draft de 2020.

 

Otra opción podría estar en la misma Pensilvania. Wentz es un gran quarterback, pero por unas razones u otras, le persiguen las lesiones. Un equipo con aspiraciones como los Eagles no puede depender de un mediocre quarterback suplente. Recordemos cómo encumbró a Foles tras aquella maravillosa temporada del anillo. Creo que Winston podría relanzar su carrera de la mano de Pederson, aun empezando desde el banquillo.

 

Otros quarterbacks de incierto mercado

Salen ahora a escena otros quarterbacks que también podrían ser protagonistas de la próxima agencia libre. El primero de ellos es Dak Prescott, con un atuendo muy ceñido, que marca sus líneas. Los Cowboys le han hecho una oferta de renovación que el quarterback ha rechazado, tensando la cuerda de las negociaciones con el peligro de que se rompa y le golpeé en la cara. No obstante, creemos que se arreglará la compostura y seguirá en “Galerías Jerry Jones”. Atentos a su nuevo contrato, que podría marcar tendencia.

Dak Prescott podria romper la banca (rechazó 33 millones anuales, 105 garantizados) y marcar el nuevo rumbo en los contratos para los quarterbacks.

 

Proseguimos con moda “Prêt-à-porter”. Prendas razonablemente elegantes, pero alejadas de la alta costura, con previsión de fondo de armario. Procedente de “El Corte Bengalí”, Andy Dalton podría ver finiquitada abruptamente su relación con Bengals y salir vía traspaso o cortado para dejar sitio a Burrow. Un destino que suena bastante es el banquillo de Bears, ya que la directiva de Chicago pretende poner competencia a Trubisky.

 

Case Keenum nos trae un vestuario fresco y juvenil para todos los bolsillos. Inolvidable su “Minneapolis Miracle”. Aquel año tenía como entrenador de quarterbacks a Stefanski, actual head-coach de unos Browns que necesitan un suplente experimentado para guiar a Mayfield. Otro modelo que nunca pasa de moda es Chase Daniel. Siempre suplente desde que entró en 2009 a la liga, ha pasado por numerosos equipos en su periplo. Uno de ellos, los Chiefs, equipo al que podría regresar. Sus dos suplentes, Moore y Henne, son también agentes libres que podrían volar a otro club. Daniel es un par de años más joven que ellos, lo que daría estabilidad a la suplencia de Mahomes.

 

Cierre del desfile con todos los quarterbacks

Se cierra el desfile con el regreso de todos los modelos y la aclamada presencia del prestigioso diseñador a quien debemos este fenomenal despliegue de glamour. Roger Goodell ha conseguido con sus reformas reglamentarias que la figura del quarterback cada vez sea más importante. Además, su último truco de tahúr al sindicato de jugadores hará que sigan siendo los reyes de los contratos mientras el resto se pelea por las migajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *