Cincinnati Bengals: la revolución de Bob Esponja

Crecer, madurar, forma parte de la vida. A medida que quemamos etapas, vamos dejando atrás referencias de nuestra infancia y juventud. Personajes de dibujos animados, protagonistas de series juveniles, cantantes de moda… van dejando su sitio a otros héroes más acordes con la edad que vamos alcanzando. Sin embargo, quizá como respuesta rebelde a la evolución, en ocasiones nos resistimos a abandonarles. Así, seguimos adictos a videojuegos, comics, o muñecos “funko” de nuestros ídolos. Las razones son variadas, y todas respetables. Y más en nuestra comunidad de, reconozcámoslo, personalidades tendentes a lo friqui. Por tanto, no nos debería resultar extravagante que, en nuestro deporte de golpes, cascos y corazas, una figura tan destacada como Joe Burrow pueda tener como referente a la caricatura de Bob Esponja.

Sin duda, al principio puede llamar la atención. Pocos pondrían a la afectuosa esponja marina como modelo de virilidad para un rudo jugador de football americano. No obstante, como decía arriba, cada cual tiene sus motivos. En el caso de Joe Burrow, reconoció ser un niño temeroso, a quien le daban miedo, y eludía, las películas de terror o las historias sobre casas encantadas. No podía ver filmes como Harry Potter o El Señor de los Anillos. Se refugiaba en canales como Disney Channel o Nickelodeon (cada vez con más conexiones con el football…). El personaje de Bob Esponja le sirve a Burrow para espantar sus miedos. Y esta razón creo que podemos comprenderla todos. Del mismo modo, guiados por su certera mano, los Bengals están derrotando miedos del pasado. El equipo de Cincinnati mira sin temor un futuro que cada vez parece más brillante. Nadie se ríe ya de Burrow, ni de su estilismo.

 

De esta guisa llegó Burrow a Washington, donde caería lesionado, el año pasado. Sobreponiéndose a posibles supersticiones, este año ha continuado con idéntico estilo (foto twitter @Bengals)

 

 

Una revolución levantada desde el fondo del mar

A nadie escapa que, cuando un equipo tiene la primera elección del draft, su situación es prácticamente desesperada. Los Bengals habían tocado fondo. La era Dalton estaba agotada y el proyecto del nuevo head-coach Taylor necesitaba un líder renovado. En el draft de 2020, Cincinnati escogió con su pick nº1 al QB estrella de LSU, que acababa de apabullar a sus rivales en la edición colegial del año anterior. Ya entonces, Burrow había paseado orgulloso su pasión por Bob Esponja tanto en el desfile victorioso de LSU por Nueva Orleans, como en la ceremonia de entrega del trofeo Heisman.

 

Los originales calcentines de Bob Esponja que lució Burrow en la ceremonia del trofeo Heisman

 

La llegada del “chico de oro” de Ohio llenó de ilusión a la Queen City. Un entusiasmo necesario para una afición alicaída, pero ciertamente insuficiente. Un equipo es más que un QB. Quizá eclipsadas por el impacto que siempre genera un QB escogido en primer lugar, no despertaron excesiva expectación las contrataciones de otros elementos, tanto jóvenes como veteranos, adquiridos antes y después de él. Hablamos de los fichajes en agencia libre de Reader (NT), Ogunjobi (DT), Hendrickson (DE), Reiff (RT), Spain (LG), Bell (SF)… o de las elecciones colegiales de Higgins (WR), Chase (WR), Wilson (LB), Williams (LT), McPherson (K)… Del equipo que encontró Taylor a su llegada no quedan ni las rayas de la camiseta (literal).

 

Hay que tocar fondo para empezar a levantarse, y Cincy ha pasado en las profundidades marinas demasiado tiempo. Ahora tiene un esqueleto formado por jugadores jóvenes (una media de edad que ronda los 25 años, la 10ª menor de la liga), que probablemente crecieran viendo las aventuras de Bob Esponja y sus amigos.

 

En la rueda de prensa tras la importantísima victoria en Pittsburgh volvió a lucir las zapatillas que llevó en el desfile triunfal de LSU en Nueva Orleans

Bob Esponja frente a los pass-rushers

Una de las mayores debilidades bengalíes está siendo la línea ofensiva. El año pasado, antes de lesionarse, Burrow estaba camino de batir el récord de sacks encajados. Es humano sentir miedo ante la llegada desatada de mastodontes capaz de desmontarte con un soplido. Desconozco el ascendente que Bob Esponja haya podido tener sobre Burrow para vencer ese temor, pero lo cierto es que nunca ha perdido la cara a la presión rival. Ni siquiera con el recuerdo fresco de tan grave lesión. Otra cosa es recuperar la movilidad completa, un proceso que llevará más tiempo.

 

No obstante, más influencia que la esponja marina de pantalón corto, creo yo que ha tenido que ver la mejoría experimenta en la línea ofensiva en lo que llevamos de año. Las incorporaciones del veterano Reiff (RT) y el novato Carman (RG), más la progresión del joven Williams (LT) ha generado una mayor confianza en el QB. La línea ofensiva bengalí ya no está entre las peores de la liga, sino que es una más, lo que supone el primer argumento para explicar el actual balance de 3-1 que aúpa a los atigrados al primer lugar de la AFC Norte.

 

La evidente mejoría de la línea ofensiva es una de las claves del gran arranque liguero de los Bengals (foto de Justin K. Aller/Getty Images)

La fuerza del grupo

Uno de los principales valores que transmite la serie de Bob Esponja es la importancia de la amistad. En un deporte de equipo, es algo fundamental. Sobre todo, el compañerismo, pero también el liderazgo. Dar la cara por tus amigos sabiendo que ellos la darán por ti. A comienzos de 2020, Burrow lideró la protesta de sus camaradas afroamericanos en la marcha “black lives matter. Ahí pudieron ver a un líder concienciado por las inquietudes de este colectivo. Dentro del terreno de juego, también son conscientes de que el #9 puede llevarlos a la victoria. “Sólo poned el balón en mis manos” les pedía el QB. Y eso hicieron sus compañeros, con decisivas actuaciones defensivas.

 

Aquí encontramos el segundo argumento para el buen arranque liguero bengalí: la fortaleza defensiva. De ser la 7ª peor en 2020 ha pasado a ser la 7ª mejor de la liga. La línea defensiva ha recuperado el pass-rush perdido (lleva ya 11 sacks este año cuando en todo 2020 sólo alcanzó 17). El joven MLB Wilson es el linebacker con más intercepciones (3) y 6º en placajes (40). El promedio de yardas de carrera encajadas es de 93,5 cuando en 2020 fue de 148. Parece que, en su tercer año, por fin ha encontrado el coordinador defensivo Anarumo el personal adecuado para las formaciones que desea implantar. Pocos contaban con la defensa de Cincinnati, pero su rendimiento está siendo clave en este comienzo de temporada 2021.

 

La propia cuenta oficial de Twitter de Joe Burrow es un homenaje a la serie Bob Esponja

Joe Burrow y el outfit de Bob Esponja

Lejos de sentirse ridículo, Burrow no pierde oportunidad de lucir complementos en su vestimenta relacionados con Bob Esponja. Pañuelos, calcetines, zapatillas… toda una muestra de personalidad del QB: fiel a sus gustos, indiferente a las críticas. De hecho, el propio club aprovecha esta imagen para lanzar mensajes, y su pareja Olivia Holzmacher jalea en redes sociales cada aparición de su novio con esta indumentaria.

 

Las referencias a la serie animada Bob Esponja se han convertido en características de la imagen del joven QB bengalí

 

Será por el espíritu de Bob Esponja, o más bien por el talento innato del QB, el caso es que su juego está superando las expectativas. Y éste sería el tercer argumento principal por el que Cincinnati sería ahora mismo el seed#2 de la Conferencia Americana. Un porcentaje de pases completados del 73% (solo por detrás de Murray y Prescott) para un rating de 113,8 evidencia que, a pesar de arrastrar aún limitaciones físicas, su inteligencia y precisión no se han visto afectadas.

 

Gran parte del mérito es compartido con su compañero de los tiempos de LSU, Ja’marr Chase. Con él en la plantilla, Burrow ha encontrado una nueva arma: el pase profundo. El receptor es el líder entre los novatos en recepciones para touchdown y pases por encima de 20 yardas. La química entre ambos permanece intacta desde su etapa universitaria, y refuerza la controvertida decisión de la directiva bengalí de adquirirle con su pick de primera ronda.

 

Se viene una revolución liderada por Burrow y sus Cincinnati Bengals. ¿Están listos chicos?

 

Los Bengals son uno de los equipos com mayor proyección para el futuro por la juventud y calidad de sus jóvenes jugadores (foto: Justin Berl / AP Photo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *