Una agencia libre extraña para los Ravens

Los Ravens tienen un grave problema. Cuando todos pensábamos que no se podía tener peor cuerpo de receptores que el de Ravens el año pasado, Ozzie y compañía nos han demostrado que si, que si que puede. Y eso es fruto de una mala agencia libre.

El año pasado el juego aéreo de los Ravens fue un despropósito. Si bien no es fácil jugar como receptor con un gameplan tan básico como lamentable y un QB como Joe Flacco pasándote el balón, tampoco lo es defender a ninguno de los WRs que estuvieron en Ravens la pasada campaña.

Para refrescar la memoria a aquellos que no siguieron mucho a los Ravens la temporada pasada hay que decir que los WRs que formaron parte de la franquicia corvina fueron Jeremy Maclin, Mike Wallace, Breshad Perriman, Chris Moore y Michael Campanaro. Actualmente 3 de ellos están fuera y sólo quedan en el roster Perriman, al que ya se le puede considerar como bust y Chris Moore que ha aportado más en Special Teams que de receptor.

El año pasado ninguno de estos WRs se acercó siquiera a las 1000 yardas. Wallace fue el que más cerca estuvo de lograrlo con 748 yardas mientras que Maclin sólo consiguió 440, cifras muy inferiores a lo esperado por ambos.


Las voces pedían a gritos un nuevo WR para los Ravens en la agencia libre. A pesar de no contar con mucho espacio salarial, los Ravens podrían apañárselas con algún corte como el del propio Maclin que liberaría 5M, Danny Woodhead o Austin Howard y alguna reestructuración de contrato como la de Brandon Williams. El problema llegaba cuando antes de la agencia libre muchos de los catalogados como mejores receptores en la agencia libre (Landry, Watkins, Robinson…) parecía que iban a ser rateados por sus equipos, lo que quitaba cualquier posibilidad a los Ravens de hacer una oferta por ellos.

¿Qué pasó finalmente?

Lo que todos sabemos. Los Landrys, Robinsons, Watkins, etc con los que todos los aficionados de Ravens soñaban se fueron a franquicias con mucho más espacio salarial y a priori mejores proyectos deportivos que los Ravens, como los Bears o los Chiefs. Y digo a priori porque ya sabemos lo improbable que es esta liga.

Finalmente, los Ravens se hicieron con los servicios de John Brown, procedente de los Arizona Cardinals y de Ryan Grant de los Washington Redskins dejando a los aficionados de la franquicia córvida con un mal sabor de boca.

Mientras escribía este artículo saltó la noticia de que Ryan Grant falló su reconocimiento médico con los Ravens y finalmente no firmará por el equipo de Baltimore debido a una lesión en el tobillo que sufrió a finales de la temporada regular con los Redskins.

¿Cuales han sido las causas de este fracaso en la agencia libre?

Y digo fracaso a la espera de la firma de Crabtree que se va a reunir con los Ravens hoy mismo. La firma de Crabtree mejoraría mucho la situación actual pero como el artículo estaba escrito con anterioridad a esta noticia vamos con mis pensamientos.

La primera de las razones y la principal es una mala planificación del Front Office de Ravens. Y digo mala planificación porque llegar al inicio de la agencia libre sin apenas espacio salarial no dice mucho a favor del FO de los Ravens, más si se tiene en cuenta que en los Ravens no hay ninguna estrella. El contrato de Joe Flacco está asfixiando el espacio salarial del equipo y apenas permite al General Manager a hacer movimientos. De hecho, para renovar al magnífico DT Brandon Williams tuvieron que hacer maravillas y más de lo mismo se espera con la futura renovación de CJ Mosley. 

Esto ha derivado en una tendencia negativa, pues yo no soy partidario de reestructurar contratos que a la larga no te permiten cortar a jugadores si tienen un bajo rendimiento.

Además de la mala planificación salarial, también ha habido un mala planificación en cuanto al scouting estos últimos años como ya dijo el propio dueño de los Ravens, Steve Bisciotti, hace un mes. Los Ravens se equivocaron al prescindir de scouts con experiencia y darle la oportunidad a muchos scouts junior que no han cumplido las expectativas.

Esto se ha visto reflejado en el escaso rendimiento que han tenido los WRs que han sido drafteados por los de Baltimore. Siendo el caso más sonoro el de la 1a ronda del draft de 2015, Breshad Perriman, al que ahora sí que ya se le puede catalogar de bust y sólo le queda una oportunidad más para demostrar su valía tras su bajo rendimiento estas temporadas. Recordemos que durante su temporada rookie, Perriman no disputó ni un solo snap debido a una grave lesión.

La segunda de las razones está en parte relacionada con la primera. Además esta razón tiene nombres y apellidos: Joe Flacco.  Y muchos os estaréis preguntando que tiene que ver el pobre Joe en todo esto, pero la realidad es que muchos WRs ni siquiera tienen en cuenta las llamadas del Front Office de Baltimore porque Joe Flacco es el quarterback. ¿Acaso alguien imagina lo duro que hubiese sido para Jordy Nelson fichar por los Ravens y notar la diferencia de que te pase el balón Joe Flacco en vez de Aaron Rodgers? Pues eso.

Fuente: Sport Illustrated

Y la tercera y última de todas las razones es la que tiene que ver con nuestro staff técnico. Si me habéis leído anteriormente por aquí o en mi cuenta de Twitter, muchos sabréis que soy un gran fan de John Harbaugh y la manera que tiene de llevar el vestuario pero su tendencia conservadora no se aclimata a la NFL actual. Sí, soy de los que le gusta el football de trincheras, de correr el balón y tener un buen FB en tu roster pero la realidad es que la NFL ha cambiado y John Harbaugh no parece haberse dado cuenta.

Lleva varios años con unos OC a los que el puesto les queda grande, como el propio Marty Morninwheg o Marc Trestman que su estilo nunca cuajó en Baltimore. Estos errores han acabado con la seña de identidad del juego ofensivo de Baltimore, que por cierto Kubiak su supo explotar al máximo. Y sinceramente el ataque y el playcalling de Baltimore se nota bastante obsoleto y perdido.

¿Quién va a querer venir a jugar aquí cuando lo único que se hacen son checkdown plays en 3&8 o 3&10?

¿Qué espero de los nuevos?

Pues como os he dicho antes, este artículo lo tenía listo para ayer pero saltó la noticia de lo de Grant y tuve que hacer unos cambios.

Una vez conocidas las razones por las que nos tenemos que conformar con los Grants y Browns en vez de los Landrys y Robinson pasemos a hablar de que espero de los nuevos fichajes de Ravens.

Ryan Grant

Pues prácticamente no espero nada porque el fichaje al final no se va a producir pero sinceramente tampoco esperaba mucho. El contrato que le dieron por 4 años y 29 millones era bastante más de lo que se merecía el jugador. Sinceramente no había visto mucho de él y tuve que preguntar a mi amigo @imaisterrena, gran fan de Redskins, acerca de él. Es un jugador que ha tenido un papel secundario en Washington. Su mejor arma son sus manos y creo que fue el motivo principal por el que los Ravens le intentaron fichar. Los drops de los receptores de Ravens esta temporada han sido terribles. Eso sí, de Grant no esperes grandes cosas después de recibir el balón.

Sin duda alguna es un WR que nos podría haber ayudado en terceros downs, uno de los talones de Aquiles del equipo la temporada pasada. Pero ese contrato y ese dinero por un WR2 o WR3 era algo que no cuadraba.

John Brown

Sorprendentemente él si que pasó el reconocimiento médico. Y digo sorprendentemente porque su historial de lesiones era más conocido que el de Grant. Por ello los Ravens le ofrecieron un contrato de un sólo año y 5 millones. Un contrato que me gusta mucho porque no te ata al futuro y si no sale bien la jugada te liberas de él rápido. Es un jugador que me gusta cuando está sano y puede ayudarnos, pero el principal problema es ese, que se mantenga sano.

Además John Brown cuenta con una enfermedad crónica conocida como anemia falciforme.

Fuente: Getty images

Michael Crabtree

Un giro inesperado en esta agencia libre. Los Raiders se hicieron con los servicios de Jordy Nelson y cortaron al veterano Michael Crabtree. Inmediatamente los Ravens cogieron el teléfono y llamaron al ex WR de Raiders para que cogiese un avión y viniese a Baltimore. Varios movimientos (Previos a la noticia de Grant) como por ejemplo el corte de Maclin o la reestructuración de Brandon Williams hacían presagiar que los Ravens estaban creando espacio para intentar fichar a alguien más.

A última hora saltó la noticia de Grant minutos después de lo de Crabtree. Las malas lenguas dicen que los Ravens se arrepintieron de lo de Grant pero no creo que fuese así. El caso es que esto lo cambia todo. Los Ravens van a ser mucho más agresivos a la hora de ofrecer un contrato a Crabtree porque saben que ya no tienen mucho más margen y el agente de Crabtree lo sabrá por lo que intentará rascar más millones en el contrato de su jugador.

Veremos a ver, como siempre podéis leer la última hora en @RavensESP.


¿Qué pasará ahora?

Pues pasa que el draft sin duda alguna ahora ha cobrado más importancia que nunca. Tras esta pésima agencia libre, los Ravens tendrán que ser muy cautos a la hora de elegir a que jugadores draftear. No hay margen de error y Ozzie querrá despedir una gran carrera con un gran último draft.

El hombre para ello es DJ Moore, WR de Maryland Terrapins. Pero ya hablaremos de ello cuando estemos más cerca del draft.

Espero que os haya gustado el artículo y compartáis vuestra opinión conmigo en Twitter.

@Nayonssen

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.