El affair Adams

Que Adams sea hoy por hoy uno de los mejores safeties de la liga es algo que pocos pueden discutir. Y hasta hace pocas semanas era un jugador muy comprometido con la organización de los Jets. Pero estas últimas semanas se ha desencadenado el affair Adams.

Los antecedentes

Jamal Adams se encuentra en la temporada 2020 el el último año de su contrato rookie, en el que computa 7.2 millones contra el cap. Para el año 2021, los Jets ejercieron la opción de quinto año, disponible para los rookies seleccionados en primera ronda, y que asciende a 9.8 millones de dólares.

El safety comenzó a negociar con el equipo su renovación durante la temporada 2019 y Joe Douglas, GM de los Jets le emplazó a la offseason para sentarse y negociar el contrato. Con la situación de pandemia provocada con el coronavirus y la incertidumbre de los equipos a la hora de hacer previsiones sobre la economía de las franquicias, Douglas ha optado por posponer las negociaciones hasta que se aclare la situación.

Ante esta situación Jamal Adams se ha hartado y ha solicitado a los Jets que le busquen un traspaso ya que no se siente lo suficientemente valorado por la franquicia.

 

El nulo leverage de Adams

El safety originario de LSU es una pieza muy codiciada por el resto de equipos de la liga, y más de un contendiente estaría encantado de contar con él en sus filas. Pero su principal problema es que no tiene ninguna fuerza, ya que le quedan dos años completos de contrato.

En caso de hacer un holdout y no presentarse a entrenar ni a jugar, como ya realizó Le’veon Bell en su día con los Steelers, estaría dos años sin jugar y las posibilidades de firmar el contrato que busca serían muy pequeñas. Además, el contrato sigue siendo muy barato para los Jets, ya que los jugadores mejor pagados (Mathieu y Thomas), se mueven en el entorno de los 15 millones, alrededor del doble de lo que va a percibir el jugador de los Jets en 2020 y 2021.

Todos estos factores acaban resultando en que un posible trade sería muy caro para cualquier equipo implicado, ya que es un jugador con un talento generacional y con un contrato muy amigable para la franquicia, por lo que no resultaría nada descabellado que el precio de salida fuesen dos rondas altas (mínimo una primera y una tercera).

 

Jamal Adams / www.newyorkjets.com

Los Cowboys, el sueño de Jamal

Jamal Adams es originario de Dallas y no ha ocultado su deseo de jugar allí algún día. Pero no se encuentran tan holgados de cap como para poder acometer un trade y extender al jugador por el dinero que solicita. Se ha especulado que estaría buscando un contrato en el entorno de los 20 millones anuales, récord para un safety. Como inconveniente, los Cowboys ya tienen mucho dinero invertido en contratos a largo plazo, como los de Elliott, Cooper, Lawrence, Martin, Tyron Smith, Jaylon Smith y Collins. Todos tienen contrato mínimo hasta 2023 y computan ellos solos 76.2 millones en 2020 y 106 en 2021.

Si a todo esto le sumamos los 31 millones que cuesta el tag de Prescott, hacen este trade muy complicado.

 

Los Jets cierran filas

En las últimas jornadas varios miembros del staff de los Jets han realizado declaraciones en las que miman a Adams y muestran la importancia del jugador en el equipo. Tanto el coordinador defensivo, Gregg Williams, como el HC, Adam Gase han subrayado su capacidad de trabajo y el liderazgo que tiene sobre el equipo.

Actualmente, los Jets tienen las mejores cartas en la mano, y opino que esta temporada, si al final se juega, Jamal Adams será jugador de los NY Jets. A partir de 2021 veremos, pero tal y como están las cosas su trade no parece una posibilidad real.

 

@NYJetsSpain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *