Chris Carson, la sensación en un backfield con muchas dudas

Todos sabíamos que substituir a Marshawn Lynch no iba a ser fácil. Nada fácil. Lo que Beast Mode ha hecho para los Seahawks desde su llegada en 2010 ha sido increíble. Simplemente inigualable. Sin embargo, la irrupción por sorpresa de Thomas Rawls en 2015, realizando una espectacular temporada de debut hasta su lesión, hizo pensar en un relevo de ciertas garantías. Conociendo el historial de lesiones de Rawls , la gerencia apostó por una política de diversificación y rejuvenecimiento del backfield drafteando a diversos corredores en 2016. Se trataba de montar una unidad competitiva con Rawls como primer espada y respaldado por una serie de corredores prometedores y de diversos perfiles. Un planteamiento, de partida, correcto. Sin embargo, a día de hoy, la cosa no acaba de funcionar. Tanto Rawls como Prosise están más tiempo lesionados que dentro del campo, Alex Collins no acaba de funcionar y Eddy Lacy (adquirido en la agencia libre de este año) bastante tiene con estar en forma y mantenerse en su peso. Estando así el panorama, durante esta preseason hay un jugador dispuesto a colarse como invitado sorpresa en una fiesta en la que no debía de estar.  Su nombre es Carson, Christopher Carson.

El planteamiento inicial, sobre el papel, es que Rawls sea el corredor titular y el que más carreras obtenga. Prosise se postula como un claro jugador de tercer down, trick plays y jugadas de recepción desde el backfield, mientras que Lacy se presenta como la apisonadora destinada a cansar a las defensas (especialmente  en las segundas partes) y en jugadas de corto yardaje. Alex Collins es claramente carne de banquillo y del resto de corredores no se espera que superen el corte de 53 del roste final. Insisto, ésa es la idea de partida, pero….”del dicho al hecho, hay un trecho”

Thomas Rawls fue una auténtica revolución en su debut del 2015 como rookie undrafted. Sus 5’6 yardas por carrera de media le posicionó como líder de la NFL en esta estadística. Hasta que se rompió. Sufrió una fractura de tobillo durante el partido contra los Ravens que le hizo perderse el resto de la temporada justo en el momento más álgido y dulce de su juego. Tras su periodo de recuperación se le esperaba como agua de mayo para el inicio de la temporada 2016. Pero en la segunda semana de competición, se volvió a romper.  Esta vez fue una fisura en la pierna que le mantuvo en el dique seco hasta diciembre.  En total disputó 9 de los 16 partidos de la temporada regular con un pobre balance de 3’2 yardas por carrera y un total de sólo 349 yardas. Su calidad, potencia y habilidad para correr entre los tackles, y su repercusión en el juego cayeron en picado. Los problemas físicos le han impedido completar una temporada desde su periodo de high school en Flint (Michigan). Definitivamente, Rawls es de cristal. Y eso preocupa en Seattle. Y mucho. Esta pretemporada se le está cuidando y mimando mucho. Se le tiene entre algodones. Sólo ha participado en el primer partido de pretemporada en el que tuvo una actuación simbólica de 2 carreras para un total de 5 yardas. A pesar de todo Rawls sigue confiado. Ha declarado que “realmente me encuentro mejor. Estoy trabajando duro este offseason y me voy sintiendo cada vez mejor. Estoy preparado”.

Rawls rompiendo la defensa de los 49ers. Fuente: Seahawks.com

Eddy Lacy se incorporó a través de la agencia libre. Su contratación fue algo controvertida especialmente por su estado de forma durante sus últimos años en Green Bay. Sus problemas de sobrepeso son más que evidentes y las 267 libras con las que se presentó en su primera visita a Seattle en marzo, lo evidenciaban. Superaba en 33 libras su peso en su última temporada con los Packers y estaba muy por encima del peso de su temporada de debut del 2013 en la que consiguió ser el rookie ofensivo del año. Los Seahawks decidieron ofrecerle un contrato de un año con una serie de incentivos para poder llegar al inicio de temporada en el rango de las 240 libras. El plan contractual de momento funciona y Lacy presenta un estado de forma a día de hoy bastante aceptable. En Lacy se busca el estilo de juego de Marshawn Lynch. Musculo, potencia, fuerza, capacidad de romper tackles a base de empuje y conseguir alcanzar el segundo nivel habiendo hecho daño en la defensa rival. Eso es lo que ofreció este jugador en sus primeros años con los queseros. Nadie espera ese nivel ni acercarse a los que ofreció Lynch pero sí que se espera que sea un buen complemento a Rawls e incluso un sustituto de calidad en caso de posible recaída del primero. Durante los tres partidos de pretemporada Lacy ha corrido un total de 51 yardas en 14 acarreos. Durante el último partido frente a los Chiefs, dio una imagen bastante buena para lo que se espera de él.

C.J. Prosise en el tercero en discordia. Y discordia de la buena. Los Seahawks tenían muchas esperanzas depositadas en él tras draftearlo la pasada temporada procedente de la histórica Notre Dame. Prosise ofrece un perfil de corredor diferente pero muy interesante. Elusivo, rápido, habilidoso y con muy buenas manos ya que empezó su carrera colegial como receptor. Sin embargo tiene un gran problema de durabilidad. Prosise  también es de cristal. Desde su última temporada colegial en 2015 hasta el día de hoy, han sido seis los episodios de lesiones. Y de todo tipo. El año pasado, en su debut como profesional, no hizo malos números ni dejó malas sensaciones pero sólo pudo completar un total de seis partidos y una de sus lesiones le impidió acabar la temporada. Esta pretemporada tuvo una actuación testimonial en el primer partido con una carrera de 3 yardas. Y ya está. No ha vuelto a aparecer.  De hecho hay cierto oscurantismo en la información que sale de las oficinas de los Seahawks. No se sabe muy bien su estado físico y cómo va a afrontar la temporada, si es que la afronta. Hay rumores que apuntan a un posible corte en el roster final. Sinceramente dudo que sea así. Yo lo veo dentro de los 53 elegidos pero tengo muchas dudas en los resultados finales. Por tanto, año vital para Prosise.

Estando así el patio, hay un jugador que está dispuesto a hacer saltar la banca y tirar toda la teoría por el suelo. Se trata de Chris Carson, corredor procedente de Oklahoma State y que fue drafteado en la séptima ronda de este año tan sólo cuatro posiciones por delante del último jugador seleccionado. Jugador claramente aspirante a ser cortado y a no entrar dentro del roster final debido a la alta competencia en su posición, Carson ha sabido aprovechar el estado actual del backfield y está siendo sin duda el jugador revelación  de esta pretemporada. Ha jugado en los tres encuentros de pretemporada convirtiéndose en el corredor principal con un total de 92 yardas en 21 carreras y 2 touchdowns. Además ha participado en el juego aéreo con un total de 4 recepciones para 64 yardas y también se le ha visto en equipos especiales. Russell Wilson habla maravillas de él. “Parece que siempre hace las cosas bien. Para un rookie es algo remarcable. Creo que va a hacer una gran temporada”.

Carson ha jugado dos temporadas en Oklahoma State donde recaló tras otras dos previas en el Bulter Community College (Kansas) donde llegó tras una prometedora carrera en el instituto. Una lesión (ACL) en su último año hizo que la universidad de Georgia retirara su oferta inicial y truncara una más que previsible brillante carrera colegial. Carson realizó dos buenas temporadas con los Cowboys de OSU completando un total de 1076 yardas y siendo considerado por sus compañeros como el jugador más relevante en su último año. Y todo esto a pesar de perderse cinco partidos por lesión. Efectivamente, otro jugador propenso a las lesiones, motivo más que probable por el que bajó tanto su stock en el draft unido a una velocidad considerada no de élite  y de cierta carencia de habilidad en su juego.  A pesar de todo esto, Carson está dando una imagen impresionante en la pretemporada. Esta sabiendo aprovechar sus oportunidades. Muy habilidoso, está demostrando saber leer y entender las situaciones del juego, los gaps, y los bloqueos. Da una imagen de dinamismo y habilidad que recuerda mucho al debut de Rawls en el 2015. Asimismo se está mostrando como una buena arma de ataque en el juego aéreo y en buena sintonía con Wilson. Doug Baldwin (receptor estrella del equipo) ha declarado que “Chris tiene todas las armas. Es el rookie más pulido en su posición que jamás haya visto”. Eso sí que es un piropo. Y de los buenos.

A falta de un partido para finalizar la temporada y a pocos días de los cortes que darán por cerrado el roster final de 53 jugadores, la pelea en el backfield sigue abierta. Todo apunta a que Rawls, Lacy y Prosise pasarán el corte juntamente con… Carson, Chris Carson.

GO HAWKS!!!

 

Pablo Miralles (@seattlefspain).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *