Tradiciones y Mascotas: Tulane Green Wave

Desde @CoollegeFB y @TheSpanishBowl proseguimos en nuestro amado afán de dar a conocer las ancestrales tradiciones e ignotas mascotas a lo largo y ancho del panorama futbolístico colegial. En esta ocasión, nuestra atención se centrará en un longevo programa, que vio la luz en 1893, que ha peregrinado por diferentes conferencias a lo largo de su historia y que supo sobreponerse, colaborar y erigirse en un importantísimo agente social tras la desgracia del Huracán Katrina. 

Ha llegado el turno del equipo verde aceituna y azul cielo. Tendremos el gusto de presentaros al mediático Gumby y a otra suerte de personajes que han representado y se han hecho acreedores a la defensa de los valores propios del programa sito en Nueva Orleans. Como una frenética ola llega a nuestras vidas Tulane Green Wave. 

 

The Olive & Blue en plena tempestad / underdogdinasty.com

 

 

El NICKNAME: GREEN WAVE.

El programa deportivo de Tulane nació en 1893 y, en esta génesis, los equipos eran conocidos como “The Olive & Blue”, en clara alusión a los colores oficiales de la universidad. Sin embargo, hacia 1919, el Tulane Weekly, el indiscutible periódico más leído por los universitarios del campus, comenzó a referirse a los atletas de Tulane como los Greenbacks. 

El bautizo del “Equipo de la ola” posee una fecha concreta, 20 de octubre de 1920, feliz día en el que Earl Sparling, editor del periódico Tulane Hullabaloo, escribió una canción que apareció en esta publicación y que fue titulada con el mediático nombre de “The Rolling Green Wave”.

 

The Rolling Green Wave / nunesmagician.com

 

A pesar de que este sobrenombre tardaría en oficializarse, causó sensación y fue públicamente aceptado por los aficionados. Aproximadamente un mes después -19 de noviembre-, en una crónica del partido entre Tulane y Mississsippi A&M, el cronista calificó a los jugadores de Tulane como los Green Wave. A partir de entonces, el Hullabaloo comenzó a usar este calificativo para referirse a todos los equipos deportivos de Tulane, algo que se extendió a otros medios de Nueva Orleans. 

Aunque el nickname oficial del equipo es Green Wave (Ola verde), el apodo de Greenbacks o Greenies, debido a los colores propios del equipo, sigue utilizándose entre la fanaticada. Sin embargo, para @CoollegeFB, Tulane siempre será “Los de la Ola”. 

 

EVOLUCIÓN DE LAS MASCOTAS. 

Como hemos comentado, el calificativo Green Wave hizo furor y se erigió muy pronto en el símbolo de los equipos deportivos. A colación de este calificativo, se creó una imagen prototípica, que yace en la propia esencia de la universidad: Angry Wave. No obstante, en un primer momento, un pelícano sobre una tabla de surf conviviría con esa “Ola Enojada” como las primera mascotas de la universidad. 

Hacia 1955, tres décadas después de la irrupción del sobrenombre Green Wave, las autoridades universitarias no estaban satisfechas con esos símbolos: Angry Wave y el pelícano surfero, así que optaron por darle una vuelta de tuerca, siendo el momento de Greenie. Greenie era un travieso niño que disfrutaba haciendo gamberradas y que representó a la universidad durante más de una década.

 

Las travesuras de Greenie / tulanehullabaloo.com

 

Pero estas travesuras de Greenie no eran del gusto de gran parte de la parroquia green wave, que veían en el niño una figura demasiado tierna, echando de menos la irascibilidad de Angry Wave. 

En 1964, se decidió eliminar al imberbe Greenie y volver a nuestra idolatrada ola, que sirvió como mascota de los equipos deportivos durante más de veinte años. Paralelamente, en la década de los 80, un grupo de estudiantes comenzó a asociar a Tulane con una especie de representación del dios Poseidón con cuernos. La deidad marítima, con su atuendo divino, empezó a aparecer en numerosos encuentros de football, pero jamás fue oficializado por las autoridades, a pesar de contar con el beneplácito de un amplio sector de estudiantes. 

 

Un Poseidón con cuernos / tulanehullabaloo.com

 

En 1986, los gestores universitarios decidieron realizar una némesis de nuestra aclamada Angry Wave, creando una ola mucho más amable, amigable y feliz, que se conoció con el nombre de Gumby, y que conviviría con Angry Wave durante más de 12 años. 

En 1998, la propia universidad decidió introducir una nueva mascota: Riptide, el Pelícano, que actualmente sigue siendo la oficial y que recuerda al pelícano surfero de los inicios. Junto a Riptide, en agosto del 98, las autoridades crearon un nuevo logo, que se convertiría en el primario, y que consistiría en una “T” con una ola.

Durante la temporada 2016-2017, Angry Wave fue reintroducido como logo secundario por la dirección universitaria. Sin embargo, Angry Wave es tan querido por los seguidores de Tulane, que la propia universidad optó el 1 de julio de 2017 por convertir a la irascible ola en el logo principal de los equipos deportivos, manteniendo la T con la ola como logo secundario. 

Actualmente, existe una enorme masa social -entre la que nos encontramos- que abogan porque Angry Wave no solo sea el logo de “The Olive & Blue”, sino que también se erija en la mascota oficial -conviviendo lógicamente con Riptide- y acompañe al grupo de cheerleaders y a la marching band en los encuentros de football que se disputen en el Yulman Stadium. 

 

TULANE UNIVERSITY MARCHING BAND.

La Tulane University Marching Band fue fundada en 1920 como una banda militar que acompañaba al equipo en sus partidos en casa. Cuando los Green Wave se mudaron al Superdome, en 1970, la banda se disolvió, retornando en 2006. 

Desde entonces, ameniza los partidos de Tulane como local y participa en la apoteósica festividad de Mardi Gras, uno de los desfiles más populares en Nueva Orleans. 

 

BATTLE FOR THE RAG.

El indiscutible y más enconado rival de Tulane es, sin duda, LSU. Esta rivalidad arrancó en 1893 con una arrolladora victoria 34-0 de los Green Wave sobre los Tigers. Este enfrentamiento se conoce con el nombre de “Battle for the Rag” (La batalla por el trapo), aunque -lamentablemente- se dejó de disputar en 2009.

 

Panorámica del partido de 1973 entre Tulane y LSU / wikiwand.com

 

Tulane estuvo 25 años sin conseguir ganar a sus enemigos de la Estatal, patética racha que se rompió en 1973, momento en que los Green Wave vencieron 14-0 en el Tulane Stadium ante unos 85.598 enfervorizados espectadores. No obstante, la rivalidad es tal que las direcciones de ambos programas no descartan un futuro enfrentamiento. La serie es liderada por LSU (69 victorias, 23 derrotas y 7 empates). 

 

BATTLE FOR THE BELL. 

Otra de esas increíbles rivalidades es la que Tulane tiene con Southern Miss. Rivalidad que se disputó anualmente, alternando encuentros en Nueva Orleans y Hattiesburg, entre 1979 y 2006, siendo conocida como “Battle for the Bell” (La batalla por la campana). 

 

Riptide, el pelícano surfero / tullanehullabaloo.com

 

Desgraciadamente, tras el paso de Tulane a la American Athletic Conference, en 2014, la rivalidad se dejó en pausa. Pero ambas universidades ya han anunciado apasionantes derbis para 2022, 2023, 2026 y 2027. Los Golden Eagles lideran la serie con un récord histórico de 23 victorias y 8 derrotas. 

 

 

Desde @CoollegeFB y @TheSpanishBowl nos sentimos orgullosos de acercar las tradiciones y la evolución de las mascotas de un programa futbolístico con más de 100 años de historia. Hemos degustado esos ancestrales enfrentamientos con LSU y Southern Miss, esperando que muy pronto se vuelvan a repetir. 

Nos sentimos deudores de esa rica tradición mascotil que puebla la esencia misma de los Green Wave. Como una ola arrolladora ha irrumpido en nuestra vida el divino y “cornudo” Poseidón, el jovial Greenie o el arrollador Riptide -en sus dos versiones-. Sin embargo, somos firmes defensores, adoradores y testigos de las aventuras y cambios de humor del ínclito Angry Wave, y abogamos por su reconocimiento, no solamente como logo primario, sino como mascota oficial. 

 

Nuestro amado Angry Wave / tullanehullabaloo.com

 

🟢🔵 #RollWave 🌊 #AngryWave 🌊 #NOLABuilt 🔵🟢

@EduVall82, representando a @CoollegeFB

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *