Decepción en Detroit

¿Decepción? Trás terminar con un record 3-12-1 y la elección número 3 del próximo draft, vamos a hacer un repaso de lo que ha sido la temporada del equipo de Patricia.

 

La pretemporada

Matt Patricia entraba en su segundo año como head coach con un record 6-10 y muy buena impresión. El equipo había competido bien y daba una buena imagen. 

En la pretemporada se ficharon a 2 de los mejores agentes libres disponibles, Flowers y Daniels, y se draftearon armas para Stafford, Hockenson. Parecía que se quería consolidar al equipo y dar con los complementos para dar un paso adelante y llegar a los playoffs. Todo invitaba al optimismo y así se notaba en el equipo, los propietarios y la fanbase. 

La fanbase, siempre fiel / prideofdetroit.com

Durante la preseason se perdieron los cuatro encuentros pero las impresiones eran buenas y se les restó importancia. Tal vez estábamos ante los primeros síntomas de lo estaba por llegar durante la regular season. 

 

Una etapa para soñar

Las primeras cuatro jornadas fueron una época de optimismo para el equipo. Las cosas funcionaban en ataque y la defensa era capaz de realizar big plays. Frente a equipos teóricamente mejores se competía y se ganó a Chargers y a Eagles. En el partido contra Chiefs se puso en muchos aprietos a un Mahomes que estaba estelar y la impresión fué muy buena. Pero no todo fué de color de rosa. En el primer partido frente a Cardinals se dejó escapar la victoria por no saber cerrar el partido que ha sido uno de los problemas fundamentales de la temporada. 

Lions entró en su jornada bye con un record de 2-1-1 y unas sensaciones más que buenas mostrando a un equipo que podía ganar a cualquiera y el objetivo se fijaba en los playoffs. Todo iba sobre ruedas y la ilusión llenaba Detroit. 

 

La realidad se hace evidente 

Tras el bye comenzaron a mostrarse todos los problemas del equipo y la incapacidad de Patricia para resolverlos. De los siguientes 12 partidos solo se ganó 1. No se ganó ningún partido divisional y frente a Bears y Vikings no hubo ninguna oportunidad si quiera. En los 2 partidos contra Packers el equipo mostró un gran juego. Se llevó la iniciativa pero no saber cerrar los partidos nos impidió la victoria en ambos partidos. Os sorprenderá saber que de los 120 minutos jugados contra Green Bay, los Packers sólo estuvieron por delante en el marcador en los segundos finales inmediatos después de  anotar los Field goal que les dieron la victoria.

La defensa cayó estrepitosamente terminando la número 31 global, el staff no fué capaz de dar soluciones. En la temporada no se creó presión al Quarterback rival y la cobertura al hombre no podía con los receptores rivales. Además se tomaron decisiones polémicas que afectaron al equipo como el traspaso de Diggs a Seatle por una 5ª y una 7ª ronda de draft. 

El trade de la discordia / si.com

El ataque funcionaba pero la lesión de Stafford nos dejó sin casi oportunidades. Quiero recalcar que los QB backups han realizado una labor excepcional y han rendido por encima de lo esperado. Nuestros receptores principales, Golladay y Jones, han hecho una campaña para enmarcar estando ambos en el top 10 de touchdowns anotados de recepción.

A lo largo de la campaña parece que todo lo que podía salir mal ocurría y todo estaba en contra del equipo. Como colofón se encadenó una racha de 9 derrotas consecutivas poniendo punto y final a la temporada.

 

Reacción a la decepción

Ha sido una temporada muy decepcionante. El staff técnico no ha sido capaz de dar la vuelta a la situación, lo que ha provocado la no renovación del DC Pasqualoni. La cabeza de Patricia ha estado en el aire junto con la del GM Bob Quinn. La fanbase está cansada del estigma como equipo perdedor que lleva la franquicia y la frase más usada en redes sociales ha sido “the same old Lions”.  

Existe la sensación de haber echado por la borda la temporada. Tenemos un QB y dos WR que son de los mejores de la liga y estamos desaprovechando sus carreras. No aprendemos de errores pasados.

Afrontaremos la offseason con un coordinador defensivo nuevo y un entrenador principal al que se cuestiona si el puesto le viene grande. Graham Galsgow ya ha anunciado que va a probar la free agency y Damon Harrison ha dejado caer la posibilidad de la retirada. Lo más importante es que la temporada que viene va a ser la que marcará el devenir de Patricia como head coach. Si no consigue hacer una buena campaña es casi seguro que tanto él como Quinn tendrán los días contados en Detroit. 

 

Este año cayó Pasqualoni quien sabe si el siguiente será Patricia / heavyeditorial.com

 

 

Se puede resumir esta temporada 2019 con la frase: “Matt Patricia dejó escapar una oportunidad y se puso a sí mismo en la cuerda floja”.

ONE PRIDE

 

Enrique Mabar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *