¡Merci, Mercilus! Hay vida después de Clowney

No ha sido un buen arranque para Houston esta temporada, eso es evidente. Dos victorias, dos derrotas. Partidos que hemos perdido por un suspiro y otros ganados con mucha justicia. La irregularidad se hace carne en una división con esa tónica. Pero si algo podemos rescatar de estos partidos, es la muy grata aparición de una nueva figura en la defensiva: Whitney Mercilus.


Pero antes de eso, el terror

El trade de Jadeveon Clowney a Seattle dejó un mundo de sensaciones encontradas: que el jugador no quería quedarse, que por qué lo cambiamos por un pancho y una gaseosa, que no íbamos a presionar más a los mariscales contrarios, que la secundaria se iba a ver peor que el año pasado. Y un sinfín más de predicciones y dudas que fueron efecto de perder a un jugador de la talla de Clowney. Aquí debo ser sincero y decir que yo también me hice esas preguntas.

Ese pánico, esa sobrerreacción, parecían pronosticar un futuro negro en la temporada regular para la franquicia. Sin embargo, las sensaciones tras la derrota en New Orleans no fueron lo terribles que se preveían antes de ese primer partido.

 

No hay Clowney, no hay problema

En estos primeros cuatro partidos, el front seven de Houston ha logrado mantener el nivel, soportado en la aparición de gratas sorpresas más allá de la figura estelar de JJ Watt (que no ha tenido el mejor de los comienzos sinceramente).

Mercilus se ha destacado por sobre los demás consiguiendo unos números impresionantes en los primeros cuatro partidos: 12 tackles, 5 capturas al QB, 4 fumbles forzados y una intercepción son números soñados para cualquier defensivo en esta parte de la temporada. Esta producción, en colaboración con una gran tarea de nombres como DJ Reader, Dunn y Charles Omenihu (rookie seleccionado en quinta ronda), fue fundamental para el desempeño general del equipo.

Hay que recordar que Mercilus está en año de contrato, por lo que es lógico que se esté intentando ganar uno nuevo en cada partido. Sin embargo, habiendo estado detrás del monstruoso Clowney, ya había resultado un apoyo viable en el edge de la defensiva de los Texans. Ahora que Jadeveon ha dejado el equipo, el producto de la universidad de Illinois tiene la oportunidad de ganarse el puesto y demostrar que él también puede imponer una dinastía en ese sector del campo.

 

Una respuesta en la ofensiva

Esta buena tarea de la defensiva no ha sido correspondida con una tarea regular en el ataque. La línea ofensiva sigue sufriendo cambios partido a partido y, si bien hay una leve mejora con la llegada de Tunsil y el ingreso de los novatos, todavía no está ni cerca de ser sólida.

El backfield ha mejorado mucho respecto de las últimas temporadas con Hyde y Duke Johnson y ya se lo puede considerar como un buen soporte. Pero el juego de pase aún no ha logrado ser constante más allá de las grandes jugadas (que las hubo y en cantidad).


 

Algunas mejoras en la ofensiva pueden darle a este equipo el impulso necesario para lograr una ventaja en la división. La paridad que hay entre los equipos de la AFC Sur obliga a no regalar nada si se quiere repetir el título del año pasado.

@GonzaFabbri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *