Time To Rise Up

Time to Rise Up, Falcons!

Los Falcons encadenan un balance de 3 victorias y 4 derrotas, un resultado que no les deja completamente fuera de los playoffs pero que exige un cambio de mentalidad en su temporada. Nada más lejos de la realidad, las bajas tanto en ataque como en defensa han causado estragos en la estrategia que Dan Quinn tenía planeada para el equipo esta temporada. Para el Head Coach esto no es excusa, es de hecho es la ocasión de los novatos para demostrar de que están hechos. Es en este momento en el que según Quinn, se debe dar un paso al frente, rehacerse y levantarse.

Sarkisian, la constancia ofensiva

La ofensiva de Atlanta está jugando con una regularidad superior a la que nos tenían acostumbrados la pasada temporada. La falta de estabilidad en el play-calling de Steve Sarkisian como coordinador de ataque y poca constancia en los resultados del ataque rojinegro, hacía que muchos fans de los Falcons desearan su destitución a final de temporada. Pero Dan Quinn tenía otras ideas en mente y dio su voto de confianza al sucesor de Kyle Shanahan declarando que la falta de constancia en ataque “no se debía a un jugador o coordinador” sino que “el error está en todos nosotros”.

“Sark” ha demostrado hasta este punto de la temporada desafiar las críticas y aprender de los errores del pasado, anotando una media de 27.1 puntos por partido, décimos primeros en la NFL por lo que respecta a la anotación de puntos. Añadiendo que Matt Ryan está jugando a un gran nivel cosechando 15 TD por tan sólo 2 Intercepciones, el ataque de los Dirty Birds parece haber recobrado parte de su esencia explosiva.

Julio Jones / thebiglead.com

Es cierto que Julio Jones no ha conseguido un solo TD en lo que llevamos de temporada, aun así, es segundo en la NFL en yardas de recepción (812) y primero en yardas de recepción por partido (116.0). Por lo que respecta al jugador no parece un asunto que le quite el sueño. Indicaba que en un partido “tengo 4 o 6 ojos rivales puestos en mí. Si los otros jugadores anotan, yo también estoy contento. Y señalaba que “para llegar a la grandeza, quiero llevar a otras personas conmigo”, caso cerrado.

 

La línea de ataque y el juego de carrera

Muchos expertos coinciden en que la línea de ataque es la pieza más imprescindible de cualquier equipo de football. Bien, pues la línea ofensiva de los Falcons no parece estar rindiendo bajo esta premisa. La lesión del right-guard Brandon Fusco en el Monday Night Football lo deja fuera de la temporada, y eso solo hace que añadir problemas a una línea poco productiva en carrera.

Además, el ataque de Atlanta ya estaba jugando sin su left-guard titular Andy Levitre, que se lesionó en los primeros compases de la temporada. Se trata de un punto de inflexión en el que los Falcons parecen haber respondido fichando al veterano Austin Pasztor, que jugó en el equipo en 2017, y al joven guardia Rees Odhiambo, proveniente de la practice squad de los Indianapolis Colts.

Devonta Freeman y la linea / thefalcoholic.com

Junto a estos altibajos, debemos añadir la lesión de Devonta Freeman, una baja que el equipo ha notado desde el inicio de temporada por lo que a la producción del juego de carrera respecta. A pesar de todo, Tevin Coleman parece estar en un buen estado de forma y el rookie Ito Smith ya ha anotado tres touchdowns en lo que lleva de temporada. No todas las noticias son malas después de todo.

 

La defensa, el “paso adelante” de los suplentes

Con las bajas de Keanu Neal y Ricardo Allen, al safety Damontae Kazee se le ha exigido dar un paso adelante. Y lo ha hecho interceptando el balón tres veces de lo que llevamos de temporada, pero no es sólo la posición de safeties la que debe dar ese paso.

Kazee / Atlantafalcons.com

Tanto los linebackers y defensive-linemen se encuentran sin sus máximos representantes tras perder de forma temporal a Deion Jones y Grady Jarrett en el inicio de la temporada. Es por esa razón que jugadores como Duke Riley o los rookies Deadrin Senat y Isaiah Oliver deben demostrar que pueden rendir al máximo nivel.

Hasta ahora, la defensa no ha estado a la altura de las expectativas situándose en la penúltima posición de la liga en yardas permitidas por partido. De todas formas, los Falcons acaban de salir de una Bye Week, lo que significa que el equipo ha tenido tiempo para reagruparse y solucionar algunos de estos problemas. Ahora tan solo nos queda esperar.

 


El desenlace

En resumidas cuentas, por lo que a su temporada se refiere, los Falcons están en la cuerda floja y dependerá del juego de los suplentes el cambiar esta situación. Lo que podemos esperar es que el nivel de exigencia de los jugadores aumentará. Es ahora o nunca, y muchos analistas de la NFL miran de reojo al equipo de Dan Quinn para ver si pueden dar la sorpresa y demostrar una vez más que son claros contendientes al título. Toca reagruparse y como bien dice el lema de los Falcons, Rise Up.

Santi Dommel Méndez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *