Sin OL no hay paraíso en Baltimore

Cuando empiezas a seguir la NFL y el football en general, lo que más nos suele llamar la atención son los Quarterbacks, los Wide Receivers  y los Running Backs. O incluso los Linebackers. Pero a medida que uno va madurando y cada vez ve más y más partidos se va interesando por esos gorditos que se ponen delante del Quarterback, la línea ofensiva. Y claro, uno se da cuenta de la importancia vital que tienen en el juego y que sin OL no hay paraíso.

A los OLs les podríamos catalogar como seres del inframundo, de unas dimensiones increíblemente superiores a las del resto de personas y que tienen como función servir y proteger al que podríamos catalogar como su comandante, el Quarterback. Pero no sólo eso, también tienen que abrir las puertas del cielo a su buen amigo, el Runningback.

Los que me conocéis sabéis que soy un amante del juego de trincheras. No es casualidad que sea fan de los Baltimore Ravens. No es casualidad que sea fan de la AFC North. Una división que nos ha deparado algunas de las mejores batallas de trincheras que se recuerdan en la NFL. Una división en la que podemos encontrar algunas de las líneas defensivas más dominantes de toda la liga. Una división en la que si quieres triunfar, tienes que tener una magnífica línea ofensiva. Algo aplicable a toda la NFL pero quizás en esta división se exija un poco más debido a su tradición histórica de un poderoso juego de carrera.

Fuente: Diario AS

Hoy vamos a hablar de la línea ofensiva de los Baltimore Ravens. Una de las unidades más débiles del equipo a priori y que hemos estado intentando solventar con parches pasajeros tras las pérdidas de jugadores importantes en los últimos años como Kelechi Osemele o Ricky Wagner, que partieron de Baltimore en búsqueda de unos cuantos millones.


Las bajas en la OL, un problema de estado en Baltimore

Como hemos dicho, la OL fue un problema para la franquicia córvida la temporada pasada. Fue una de las unidades más mermada por las lesiones. Cayeron, entre otros, jugadores como Marshal Yanda, Alex Lewis y Nico Siragusa. Y por si eso no fuera poco, también se retiraba prematuramente el que en teoría iba a ser el C titular John Urschel.

Este año, el LT titular Ronnie Stanley ya ha dado el susto con una lesión de rodilla que por suerte no ha sido grave y que le permitirá estar en la semana 1. Marshal Yanda sigue entre algodones (No ha disputado ni un snap en pretemporada) y el rookie Greg Senat cayó lesionado esta semana durante el partido que disputamos frente a los Miami Dolphins. Y Nico Siragusa no parece completamente recuperado de una lesión tan devastadora como la que sufrió el año pasado, la triada. Además de las lesiones, tenemos que añadir que los Ravens han perdido en la agencia libre a dos de sus titulares el año pasado. El primero, Austin Howard que por edad no fue renovado y se fue a los Colts y el segundo, Ryan Jensen que se fue a la bahía de Florida tras un suculento contrato que le ofrecieron los Bucs.

Un rayo de esperanza

A pesar de todo esto, entre la temporada pasada y todos estos partidos de pretemporada se han podido sacar varias cosas en claro. Como por ejemplo que James Hurst no es tan malo como Guard que como Tackle. Porque sí, yo no recuerdo haber visto un LT tan malo como James Hurst en mucho tiempo. Bueno sí, a Ereck Flowers de los Giants. También pudimos sacar en claro que Ronnie Stanley sí puede ser el LT franquicia que tanto tiempo estuvimos buscando en Eugene Monroe, un hombre que tenía más interés en la marihuana que en el football.

Hay quien dice que la combine pre draft no sirve para nada y que más que subir tu stock lo que puedes hacer es bajarlo drásticamente. Algo parecido le pasó al RT Orlando Brown. Tras una desastrosa combine, pasó de ser uno de los OLs mejor valorados a recibir palos por todos lados. Finalmente, por casualidades de la vida, acabó siendo drafteado por el mismo equipo que su ya fallecido padre. Y no lo está haciendo nada mal el chaval. ¿Os acordáis cuando os decía que los OLs eran seres de dimensiones estratosféricas? Aquí tenéis el claro ejemplo. Un hombrecillo de 2.03 m y 158 kgs, casi nada. Además que Orlando Brown ha sufrido un cambio físico importante en tan sólo dos meses que lleva entrenando con la franquicia córvida. Pasó de pesar 153 kg y un 23% de grasa corporal a pesar 158 kg y tan sólo un 19%, ganando así musculatura. Orlando Brown ha sido uno de esos jugadores que han salido beneficiados de esta pretemporada. Ha jugado muchísimos snaps, me atrevería a decir que ha sido uno de los jugadores que más tiempo han pasado sobre el terreno de juego estos partidos. Y ha dejado buenas sensaciones. Tanto es así que hay quien incluso le ve como titular para la semana 1. A pesar de que frente a los Miami Dolphins cuajó su peor partido.

Fuente: Baltimore Ravens

Pero sin duda alguna una de las incógnitas que tiene esta línea ofensiva es la de la posición de Center. Una de las más importantes de la ofensiva. El líder de la línea ofensiva, el encargado de reasignar bloqueos una vez que ha leído a la defensa, el encargado de hacer el snap para darle el balón al quarterback. El año pasado el encargado de todo ello fue Ryan Jensen que, tras una temporada bastante decente, se marchó a los Bucs. En teoría el jugador que estaba llamado a ocupar su lugar era Matt Skura, que hasta ahora había sido Guard. Al igual que Nico Siragusa, que cuando se le drafteó había mucha gente que le veía compitiendo por la posición de Center antes de esa fatídica lesión de rodilla. Como Ozzie Newsome no tenía todas consigo, drafteó a un chico de Alabama (¿Qué raro eh?) que a mi personalmente me gustaba mucho: Bradley Bozeman. Un jugador que está pasando por debajo del radar esta pretemporada y que está cuajando grandes actuaciones cada vez que juega de center. Antes del partido frente a Miami Dolphins leí una estadística que decía que había jugado 146 snaps y no había permitido ninguna presión sobre su Quarterback. Así que decidí fijarme más en él y la verdad que el chaval no me defraudó. Ojito que puede que a mitad de la temporada se consolide como el center titular.

Además vuelven los que en teoría deberían ser los guards titulares. Alex Lewis por el lado izquierdo y al que estoy viendo muy bien en esta pretemporada. Sobre todo cuando toca salir a bloquear al segundo nivel. Y el que para mí y para muchos otros es el mejor guard de toda la liga, el gran Marshal Yanda.

De vuelta a la realidad

Después de ver este pequeño rayo de esperanza, os traigo de vuelta a la realidad. Y la realidad es que la OL no está rindiendo al nivel que debería. Me refiero a los suplentes, ya que son los que mayormente han jugado esta pretemporada. Viendo el historial de lesiones que hemos tenido en la línea ofensiva, los suplentes aquí sí son una parte muy importante de esta unidad. En esta realidad nos encontramos que casi nos matan al que va a ser nuestro futuro quarterback, Lamar Jackson, debido en gran parte a este bajo rendimiento de la línea ofensiva.

Sin ir más lejos, John Harbaugh esta semana no se ha atrevido a sacar a jugar a Joe Flacco frente a los Dolphins por miedo a que le lesionasen viendo la OL que tenía enfrente. El depth chart de la OL de Baltimore es bastante malo. Por ejemplo, Matt Skura no lo está haciendo bien de Center y eso que no será por oportunidades. Oportunidades que ya tuvo el año pasado como RG tras la lesión de Marshal Yanda. Jermaine Eluemunor no termina de encontrar su sitio y parece que va de un lado a otro de la OL. Ya le he visto jugar si no recuerdo mal de LG, RG, y LT. En ninguna de ellas me llamó mucho la atención. Siragusa sigue pensando más en su lesión de rodilla y a Greg Senat ya le hemos perdido por lesión. Después hay jóvenes jugadores que posiblemente sean cortados antes de empezar la temporada como Justin Evans o Randin Crecelius.

Este bajo nivel de la OL creo que entre otras cosas se ha debido a la tendencia que ha tenido Ozzie Newsome de no sobrepagar nunca por un jugador de esta unidad. Ozzie siempre ha confiado mucho en su ojo en el draft y no es para menos drafteando a jugadores como Yanda, Osemele o Ricky Wagner. Pero sí que es cierto que hay veces que no viene mal invertir algo más de cap en la línea ofensiva. Ya sea intentando renovar a jugadores o pagando a los que son agentes libres. ¿Os acordáis de cuando fuimos campeones de la Superbowl en 2013? Los guards en esa final fueron Osemele y Yanda.

Jugando a ser John Harbaugh

Y aquí llegamos al final del artículo. Donde voy a jugar ser John Harbaugh. Primero os voy a dejar la que creo que será la OL titular el primer partido de la temporada, la que creo que será al final de la temporada y la que me gustaría que fuese a mi durante toda la temporada.

Primera jornada:

LT: Ronnie Stanley, RG: Alex Lewis, C: Matt Skura, RG: Marshal Yanda, RT: James Hurst.

Final de temporada:

LT: Ronnie Stanley, RG: Alex Lewis, C: Matt Skura, RG: Marshal Yanda, RT: Orlando Brown

La que me gustaría a mí:

LT: Ronnie Stanley, RG: Alex Lewis, C: Bradley Bozeman, RG: Marshal Yanda, RT: Orlando Brown

@Nayonssen

Un comentario sobre “Sin OL no hay paraíso en Baltimore

  1. Muy buen análisis. Lo que no entiendo es tu pesimismo. Tenéis una buena OL a la que le falta profundidad. Precisamente donde nunca falla Baltimore es en OL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *