Sesión de control a los Titans: La defensa

Sesión de control sobre el estado de los Tennessee Titans a mitad de temporada. Defensa. Levantada la pausa, proseguimos.

Tercer punto del orden del día: la defensa.

We didn’t cover good enough, We didn’t rush good enough, We didn’t coach how to rush good enough, We didn’t coach how to cover good enough”. Esta frase la dijo Vrabel tras el segundo partido de pretemporada. En la Week 8 seguimos teniendo estos problemas, pero antes de ocuparnos de ellos, vayamos a repasar los datos y sensaciones generales.

En general, la defensa ha permanecido muy en la línea de LeBeau los años anteriores. La llegada de Dean Pees y del anunciado “front multiplicity” de Vrabel no ha sido tan brusca o innovativa como se esperaba y lo cierto que hemos visto formaciones no demasiado diferentes en lo que respecta a los años anteriores. Esto no es necesariamente una crítica a la defensa, pues mantener esquemas similares seguramente haya ayudado bastante a los jugadores en su transición. Sin embargo, sí que es cierto que se esperaba algo más de chispa o novedad.

Al igual que Matt LaFleur, Dean Pees también está cantando las jugadas defensivas desde la cabina. En general, el play-calling está siendo correcto, sin alardes, pero es cierto que también es mejorable. A comienzo de temporada, Pees anunció que íbamos a ser un equipo agresivo en defensa y, de hecho, somos el 4º equipo de la NFL que más blitzes manda, en un 31.7% de las jugadas. Sin embargo, estamos en mitad de la tabla en QB Hits (17º con 38), y nos pasa, como años anteriores, que no terminamos de llegar hasta el QB, pues solamente hemos logrado 15 sacks, 27º en la NFL.

Dean Pees /apnews.com

Así que aquí llega una pregunta clave: ¿cantamos tantos blitzes porque cuando mandamos 3/4 hombres al rush generamos muy poco pass rush y no provocamos presión o es que realmente somos tan agresivos? Sinceramente, viendo las sensaciones que deja la defensa, me inclinaría por la primera opción. Cuando mandamos 3/4 hombres al rush y el resto cae en cobertura, inquietamos poco al QB rival y al final nos acaban encontrando al hombre abierto, porque tenemos lagunas en coberturas más o menos graves (el partido de Zach Ertz es el mejor ejemplo). Los CB blitz es de lo más efectivo que tenemos.

En la defensa contra la carrera hemos estado bastante mal, aunque en los últimos partidos ha habido una ligera mejoría. En general, el front-7 ha fallado bastantes placajes que han permitido una gran cantidad yardas tras contacto a los RB rival. Nos cuesta salir de los bloqueos de la OL rival y placar decentemente al RB, pues la mayoría suelen ser arm-tackles, de ahí que nos los rompan sin demasiada dificultad.

En cuanto a la defensa aérea, el grupo bautizado como MMCNB (“My Man Catch No Balls”) ha dejado bastante que desear, al menos uno de sus miembros. Sobre ello nos referiremos en el apartado adecuado. Aunque los números son bastante decentes, la cobertura man-to-man de Pees sin un S profundo que ayude ha provocado que las rutas profundas sean un talón de Aquiles bastante importante y precisamente es por estas big plays permitidas (20 en 7 partidos, mientras que el año pasado a estas alturas permitimos solamente 13) que los números son buenos pero no tan buenos como deberían.

Aun así, la defensa sigue el principio “bend but don’t break”. Somos la mejor defensa de la NFL en Red Zone (6 TD permitidos en 18 viajes) y la 3ª que menos puntos por partido permite (18.1). De hecho, en muchas estadísticas somos una defensa Top-10 y, en general, estamos en la mitad alta de la tabla. Además, los rivales han empezado 10 drives en nuestro campo y sólo hemos permitido anotar TD en 1 de ellos (Bills), lo que muestra de que la defensa es buena con el campo corto y el ataque les está poniendo en una mala situación constantemente.

Resumen de la cuestión: aun cuando hay varias cosas por pulir y mejorar, la defensa, como en años anteriores, ha rendido a un nivel elevado y sigue esperando a que el ataque ayude.

Tercer punto del orden del día, apartado uno: la DL.

La decisión de quedarnos en el roster con tan sólo 5 DL fue, en su momento, vista con un poco de sorpresa y también parcialmente cuestionada, pues al tener solamente 5 hombres en un grupo donde las rotaciones son casi continuas, podía costarles más esfuerzo que al resto de líneas, al tener menos cuerpos frescos. Y así pareció ser en los primeros partidos, donde el rendimiento fue bastante pobre y estuvieron desaparecidos y dominados por la OL rival. Pero tras ese mal arranque, y con la llegada de Darius Kilgo como sexto hombre, se han ido entonando y mejorando, aunque seguimos necesitando trabajo. No podemos depender de ellos para cazar al QB y al mismo tiempo frenar la carrera.

Individualmente, Austin Johnson ha ganado el puesto como titular en el NT, con Bennie Logan en la rotación, pero sinceramente, ninguno de los dos ha tenido grandes brillos. Siempre digo que el puesto de NT no es de lo más llamativo en la NFL, pero esta temporada se está notando especialmente que están un escalón por debajo, porque no están anclando el centro y nos están corriendo demasiado sencillo. De nuevo, los últimos partidos he visto algo más de ellos, pero siguen necesitando demostrar mucho más. DaQuan Jones ha estado muy desaparecido, una pena, porque hasta su lesión el año pasado estaba en una gran forma.

La linea defensiva / Musiccitymiracles.com

Por su parte, Jurrell Casey puede estar teniendo el mejor año de su carrera en la NFL. Está siendo uno de los mejores DT de la NFL contra la carrera y como pass rusher lleva 3.5 sacks y es una amenaza constante colapsando el pocket. Está dominando como nunca. Lástima que no tenga tanta ayuda.

Sobre Darius Kilgo y Matt Dickerson solamente palabras correctas. Cumplidores, de hecho Kilgo ha tenido algún que otro highlight, pero creo que, en caso de lesión de algún titular, serían incapaces de cumplir con un rol así de importante.

Resumen de la cuestión: la mejoría vista en las últimas semanas da esperanzas, pero tengo la sensación que el grupo tiene poca potencia en la rotación y necesita una inyección de calidad.

Tercer punto del orden del día, apartado dos: los OLB.

Todos teníamos claro que necesitábamos ayuda en el pass rush, porque con Morgan y Orakpo sólo no íbamos a llegar muy lejos. Y por eso se trajo a Harold Landry. El problema es que sigue sin ser suficiente.

Derrick Morgan, lamentablemente, está bastante gris. Es el “perjudicado” de la explosión de Landry porque es el que está teniendo menos snaps. Además, comenzó la temporada tocado, por lo que su rendimiento tampoco fue muy espectacular como para recuperar el puesto y una nueva lesión le ha vuelto a dejar unas semanas fuera. Estando en año de contrato y con su poca producción, empiezo a dudar de su renovación, y me duele.

Brian Orakpo, por su parte, sí está la línea de años anteriores y manteniendo bastante bien el nivel. Sin embargo, Morgan y Orakpo, que han logrado 45.5 sacks en los últimos 3 años, llevan un total de 0 sacks esta temporada. Como se mencionaba en la DL, si Casey no tiene la ayuda de otros años, ni por el interior ni por el exterior, el pass rush está tocando suelo.

Harold Landry / Theathletic.com

En cuanto a Harold Landry, ha demostrado que es un gran pass rusher, pero sigue siendo muy limitado. Sus movimientos se limitan a “doblar la esquina” del Tackle y atacar al QB (cosas que hace a las mil maravillas y ha generado mucha presión, aun cuando los números no lo indiquen), pero si es parado, su repertorio es inexistente y queda anulado de la jugada. Al menos su agilidad y velocidad le vale para reconocer las jugadas y caer rápido al flat y placar al RB.

Vía trade trajimos a Kamalei Correa. Pees le intentó convertir en ILB en Baltimore, para darle mayor versatilidad y valor, pero el experimento no funcionó y en Tennessee está jugando como OLB, participando en la rotación de manera muy activa en situaciones de pase claro, donde puede explotar su calidad como rusher puro. Como conoce la defensa de Pees, no necesitó de tiempo de adaptación. Aportando lo que se supone que debería haber aportado el fracaso de Dodd. También aportando en la rotación como OLB está Sharif Finch.

Resumen de la cuestión: El grupo ha ganado en profundidad y calidad con respecto a años anteriores, pero los números siguen atascados o incluso descendiendo y eso que mandamos bastantes blitzes. ¿Cuál es entonces el problema?

Tercer punto del orden del día, apartado tres: los ILB.

Es la Week 8 y tengo la sensación de que aún no hemos terminado de dar con la tecla del grupo.

Comenzó la pareja Woodyard-Compton, pero debido al bajo rendimiento de Compton, le cambiamos por Jayon Brown. Entre medias se lesionaron tanto Woodyard como Compton y nos vimos forzados a jugar con Brown y el rookie Rashaan Evans de titulares y el special teamer Daren Bates en la rotación. Incluso tuvimos que subir al undrafted Robert Spillane para que ayudara. Demasiada inconsistencia y cambios que han provocado que el centro de la defensa no termine de estar tan asentado como debería y está siendo un agujero donde los ataques rivales nos están encontrando las cosquillas demasiado a menudo.

En condiciones normales, deberíamos insistir con la pareja Woodyard-Brown que es, de lejos, la que mejores réditos nos ha dado. Woodyard sigue, a pesar de su edad, en la misma línea del año pasado y es el placador más sólido del equipo. Por su parte, Jayon Brown ya lo demostró en pretemporada, pero con la lesión de Woodyard, se vio obligado a tomar los mandos de la defensa y es uno de los mejores jugadores defensivos del equipo ahora mismo, liderando al equipo en placajes (47) y segundo en sacks (3). Sigue teniendo cosas por pulir, pero es un ILB bastante completo. Si ambos pueden mantener esta línea en lo que resta de temporada, esperemos que la unidad vaya a mejor.

Jayon Brown / Musiccitymiracles.com

Por su parte, la lesión de Rashaan Evans en pretemporada se notó demasiado. Se perdió parte del TC, la pretemporada y un par de partidos de temporada regular. Y cuando tuvo que saltar por falta de efectivos, estaba fuera de posición y falto de velocidad. Ha ido a más, pero, de momento, tiene mucho que mejorar.

El más decepcionante del grupo ha sido Will Compton que ha perdido snaps incluso frente a Daren Bates y últimamente se está limitando a jugar en ST.

Resumen de la cuestión: Me encuentro con sensaciones demasiado contrapuestas, pues sobre el papel deberíamos ser mucho mejores pero en la realidad no hemos rendido. A ver si logramos más estabilidad esta segunda mitad de temporada y empezamos a despegar, porque creo que es el grupo que mejor puede rendir bajo Pees.

Tercer punto del orden del día, apartado cuatro: los CB

Comenzamos la temporada con la que podía ser una de las secundarias más temibles de la NFL. Con Logan Ryan, Adoree’ Jackson y Malcolm Butler, los ataques se enfrentaban a 3 CB titulares que no tienen puestos fijos en la secundaria, sino que se emparejan más o menos por match-up y no por posición en el campo, por lo que podemos ver a cualquiera de los tres por fuera, en el slot, en la derecha o en la izquierda. Sin embargo, a medida que han ido pasando las semanas, esta secundaria ha dejado algunas dudas.

Y Malcolm Butler, el recién llegado, es el más criticado. Ha permitido +600 yds de pase al hombre que él cubría (más de 1/3 del total de yardas aéreas permitidas por el equipo), 7 TD y le han completado más del 75% de los pases lanzados hacia él, cuando su media en sus 4 primeros años era del 56.2%. ¿Por qué está tan mal? Tomemos como ejemplo el partido vs. Miami. Allí permitió un TD profundo a Kenny Stills. Estaba en trail technique, el balón fue lanzado delante y Butler ni pudo llegar al balón, ni tuvo fuerza para derribar al WR en carrera. Es algo que habíamos “sufrido” en pretemporada pero que esperábamos que durante la temporada, con ayuda de los S en profundo, no pasara. Sin embargo no ha sido el caso.

Malcolm Butler / Thestar.com

La ayuda en profundo está muy pocas veces ahí, supongo que por esquema de Pees, pues raramente he visto a un S en profundo, suelen estar muy cerca de la LOS, por lo que dependemos mucho de los CB y si nos atacan en profundo, muchas veces vamos sin red. El problema con Butler es que, en trail technique y sin ayuda del S por arriba de la ruta, si el QB lanza el balón delante del WR, lo normal es que pase lo que está pasando, que le quemen una y otra vez.

Es cierto que ha forzado algún fumble, ha hecho algún sack, pero no es suficiente. De hecho, su pobre rendimiento le ha costado el puesto. Hasta la Week 5, los titulares en la defensa base eran Ryan y Butler pero desde entonces, Jackson y Ryan son los titulares y el tiempo de juego de Butler ha caído. Veremos si le sirve para reaccionar.

Por el contrario, Adoree’ Jackson, es, de lejos, el mejor CB del grupo. Ha tenido emparejamientos con todo tipo de WR y TE y generalmente ha salido airoso. Top-10 en la NFL ahora mismo. Logan Ryan también ha estado muy sólido.

Por suerte no hemos tenido bajas reseñables, porque, como ya se comentó, la calidad de la profundidad es algo cuestionable.

Resumen de la cuestión: A pesar de todo, somos la 8ª defensa de la NFL que menos yardas de pase permite. Hay que creer en el grupo.

Tercer punto del orden del día, apartado cinco: los S

La lesión de Cyprien y después de Vaccaro nos ha hecho daño. Kendrick Lewis cumple, pero no es nada del otro mundo. Y es una verdadera lástima porque con los S tan cerca de la LOS como los pone Pees, Cyprien se habría salido, y, de hecho, Vaccaro estaba rindiendo muy bien.

Cyprien / Titansized.com

La parte negativa de este esquema es que hemos perdido al “patrullero” Byard en profundo y, como se ha comentado en el apartado anterior, no tenemos ayuda en profundo y ello está provocando que permitamos más big plays de las que nos gustaría.

Resumen de la cuestión: Al estar más cerca de la LOS, están perdiendo protagonismo en el juego de pase, pero tampoco están ayudando demasiado en el juego de carrera ni entrando al blitz. Creo que podemos sacarles mucho más rendimiento.

Cuarto punto del orden del día: los equipos especiales

En ST falta consistencia, somos demasiado “boom or bust”. Permitimos un TD de retorno en Miami y Kern salvó otro frente a Philly. Sin embargo, frente a Miami nosotros también anotamos de retorno y Cruikshank ha hecho varias jugadas de mucho valor, que incluso le han valido el premio al AFC ST Player of the Week en la Week 2 gracias al gran fake punt y TD a pase de Kevin Byard (y la ayuda de los Texans por no cubrirle). También hemos tenido algunas penalizaciones que hay que corregir.

Entre los retornadores, Darius Jennings como KR es muy peligroso. Tenemos el 2º mejor yds/retorno de la NFL (34.9), lo que está provocando que nos deje constantemente en la 30 o más allá, y eso se agradece, aun cuando el ataque no termine de aprovecharlo. Por su parte, puesto de PR sigue bailando y con la conmoción que le costó a Adoree’ Jackson, no sabemos cómo se va a terminar resolviendo, aunque esperemos que se mantenga la línea porque estamos también en la mitad alta de la tabla.

Hemos intentado dos onside kick (vs. Miami y vs. Chargers), ambos no recuperados, pero quiero destacar la preparación en el de Miami. Con la nueva norma, los jugadores salen en parado, por lo que recuperar un onside kick es considerablemente más complicado. Sin embargo, hay un jugador que sí puede salir en carrera… el que lo patea. Por ello, en el onside kick de Miami no lo pateó Succop, sino Daren Bates, con el objetivo de aprovechar esa poca carrera para ganar yardas y tener una opción real de recuperar el balón. Gran trabajo de Aukermann.

Succop y Kern / apnews.com

De Succop y Kern tengo poco que decir que no sepáis ya, dos verdaderos monstruos. Aunque cuando Succop es el máximo anotador de tu equipo, te das cuenta de lo mal que está tu ataque.

Resumen de la cuestión: Aunque ha habido algunos momentos criticables, creo que tenemos una unidad de ST bastante sólida en todos los aspectos, y eso siempre es de agradecer.

Estado del equipo y Conclusión

Si pusieran un partido al azar de la temporada 2017 y otro de esta a un aficionado neutral, la mayoría no sería capaz de notar la diferencia. Los cambios que se prometieron no han llegado y tanto el ataque como la defensa está en una línea tan similar a la de los años previos, que el objetivo de entrar en Play-Offs empieza a estar en duda. Si de verdad queremos dar el paso adelante que parece no llegar nunca, esta semana de bye es clave para salvar la temporada.

Ruegos y preguntas

No dudéis en escribirnos en @Titans_esp con vuestros comentarios, apuntes o preguntas. Todo es siempre bienvenido.

Si no hay nada más que añadir, se levanta la sesión. Esperemos haber aprendido muchas cosas sobre nuestros errores, debilidades y fortalezas y que la segunda mitad de la temporada nos sea más favorable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *