Sean McVay, ángel o demonio

Ángel

La verdad, empecé este artículo la semana pasada. Después de ver el partido contra Seahawks estaba bastante cabreado y quería plasmarlo. Como fue solo un partido, decidí dejarlo pasar. Pero tras el partido ante los Broncos, no puedo callarme.

Creo que por todos es de sobra conocido que Sean McVay es un genio ofensivo. Él se ha labrado la reputación de una manera increíble. Y es normal, es una mente que vive por y para el football.

No hay más que verle cuando habla en una conferencia de prensa, en una entrevista o ante cualquier micrófono que se le cruce.

Pero, cada vez, me recuerda más a Mike Martz. Los datos no lo reflejan, sobre todo los del último partido, pero cada vez más da la sensación de que quiere ganar solo jugando con pases, dejando la carrera de lado.

Y es que, cada vez que veo que pasa esto, me acuerdo de las mil veces que he visto el partido de la Super Bowl XXXVI en la que perdimos contra los Patriots en parte por prácticamente abandonar la carrera y dedicarnos a intentar ganar con el pase. Y no nos fue nada bien.

 

Enseñando intensidad a sus tropas/UsaToday
demonio

Las estadísticas engañan, pues parece que ha habido casi tantas carreras como pases cuando no fue así, al menos en los momentos importantes.

En un campo frío y con gran altitud, en un ambiente hostil, sin dos de sus tres mejores armas y mientras recibía una buena tunda (recordemos que la OL concedió 5 sacks en ese partido mientras que en los cinco anteriores había concedido seis en total).

Creo que McVay es un genio en la parcela ofensiva, tiene unos esquemas y una capacidad de generar mismatches increíble, pero deberá pulir estas cosas, estas «desconexiones» por llamarlas de alguna manera, si quiere finalmente triunfar en la NFL. El año pasado ya vimos que tenía problemas con la gestión de los tiempos muertos y eso parece que lo ha solucionado.

Este año, tiene el problema de no «saber» conjugar la carrera y el pase en momentos importantes, como en Denver, que los Rams estaban corriendo perfectamente y sin embargo McVay se obcecó con pasar. Para muestra, el primer drive en el que los Rams hicieron 7 jugadas, todas ellas de pase ante una defensiva débil contra la carrera.

McVay, por favor, aprende de tus errores, está muy bien que te disculpes, pero si en un partido la carrera funciona y el pase no, no te obceques en lo que no funciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *