Se queda

Pues ya está. El culebrón más corto de la historia ha terminado casi antes de empezar. Russell Wilson se queda en los Seattle Seahawks 4 años más. Sumados al que todavía le restaba del anterior contrato, nos asegura quarterback hasta el 2023, cuando habrá cumplido 35 años.

La fecha límite del 15 de abril se cumplió. Que este límite estuviera situado justo el día de comienzo de los entrenamientos y muy lejos del comienzo de la temporada 2019 hizo cundir el pánico entre los aficionados. Parecía que con tan pocos días para negociar llegar a un acuerdo satisfactorio era imposible. Visto en perspectiva, casi ha sido una bendición.

El mejor pagado de la liga

Russell Wilson anunció su nuevo acuerdo desde la cama abrazado a su mujer. Parecían contentos y no es para menos. La extensión viene acompañada de 140 millones en 4 años. Una media 35 millones por año que le convierten en el jugador que más cobra por año en la NFL. Se incluyen 65 millones de signing bonus y 107 millones garantizados. Ambas conceptos, también, récords en la liga. Por último, una cláusula de no traspaso adorna el pastel y deja a Wilson como pilar del equipo los próximos 5 años.

Esos son los datos que, grosso modo, han trascendido. Aun así, todo es matizable. Por ejemplo, según informaba Tom Peliserro, el garantizado “real” solo son 70 millones (signing bonus + 5 millones). Los sueldos de 2020 y 2021 son garantizados por lesión o el 5º día de cada nueva temporada. Lo normal es que poco a poco se vayan conociendo los flecos del contrato y nos den una visión definitiva del acuerdo, pero es lógico pensar que el contrato se va a cumplir hasta el final.

 

¿Merece Wilson este contrato?

En mi opinión, claramente si. No está muy lejos, de hecho es menos, de lo que yo creía que iba a pedir (175 millones en 5 años con 120 garantizados). Algunos igual piensan que no puede ser el jugador mejor pagado alguien que no es el mejor jugador de la liga. Ni siquiera el mejor de su posición. Podría estar de acuerdo en este punto, pero creo que se debe mirar el contrato en toda su extensión. En 2023, probablemente, no estará ni entre los 10 jugadores mejor pagados y eso tampoco sería justo. Baste ver que Andrew Luck firmó en junio de 2016 a razón de 24.6 millones por año. A día de hoy ya es el noveno contrato de la NFL. Es la inflación, amigo.


¿Y el equipo? Bien, gracias

Desde el punto de vista de los Seahawks el nuevo contrato de Russell Wilson se puede considerar un acierto total. No puedes tener a un quarterback top-5 y no pagarle. Es mucho dinero y ligas tu futuro al suyo durante los próximos 5 años, pero… Es lo que hay que hacer. La labor de John Schneider como general manager de Seattle consistía en conseguir la mejor estructura de contrato posible para el equipo mientras mantenía contento al jugador. Y lo ha conseguido.

La fecha límite que impuso el agente de Russell Wilson ha sido un incentivo para alcanzar un acuerdo rápido lo cual ha beneficiado a todos. Esa fecha no tenía porqué suponer un problema para Seattle ya que su QB titular tenía otro año de contrato y la posibilidad de 1 o 2 franchise tags. Que Wilson saliese de Seattle antes de 2022 era, en mi opinión, altamente improbable e imposible que lo hiciera como free agent. Pero como se ha dicho antes, y viendo lo que ha pasado en otras franquicias, es importante tener contento al jugador. Firmar rápido, además, ha permitido a Seattle no ver el precio incrementado por otros contratos que están por llegar: Big Ben, Mariota, Goff, Wentz…

 

Espacio salarial

El principal problema que se presentaba para los Seahawks a la hora de renovar a Wilson era que su contrato no se comiera el espacio salarial disponible para esta temporada y la siguiente. Con el acuerdo alcanzado, esta año solo se pierde 1 millón (el cap hit pasa de 25.3 millones a 26.3), y en las próximas temporadas se va incrementando a razón de 31, 32, 42 y 44 millones. Teniendo en cuenta la subida anual del espacio salarial los próximos 3 años no suponen mucho problema y no sería ninguna sorpresa que en 2022 hubiese una restructuración de contrato.

Sobre el espacio salarial del equipo y los problemas que se pueden presentar con las importantes renovaciones que tenemos pendientes, espero hablar en mi próximo articulo. De momento, solo comentar que la estructura contractual que se ha conseguido con Wilson permite pensar en la renovación de Frank Clark a largo plazo y en retener tanto a Bobby Wagner como a Jarran Reed. Tampoco sería mala idea que Schneider y Cía. fuese trabajando en esto desde ya.


Resumiendo

Wilson ha conseguido lo que quería que no era otra cosa que mucho dinero. Pero, en mi opinión, también ha demostrado sus ganas de seguir en Seattle. Los rumores que corrían los días previos mostraban posiciones mucho más radicales y difíciles de admitir por parte del equipo. Al final no ha sido así y el contrato firmado es muy lucrativo para el jugador y permite al equipo un cierto desahogo en el espacio salarial. Un win-win en toda regla.

Russell Wilson se queda en Seattle. ¡Larga vida a Russell Wilson!

Go Hawks!!

David Terrón Robles (@DTerronRobles)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *