Que el ritmo no pare: la offseason 2018 de los Saints.

Hace un año aproximadamente, nos estrenábamos en Spanish Bowl con un post que buscaba ser positivos. Y rezaba para que los New Orleans Saints fueran precisos en sus decisiones para dar a Drew Brees una nueva oportunidad para jugar una Superbowl. Parecía casi una utopía. Estuvimos muy cerca de lograrlo. O, por lo menos, de volver a disputar una final de conferencia.


Volvemos a estar aquí sentados. Un año más viejos. Más experimentados también. Y cerramos el año agradeciendo al equipo el año tan maravilloso que nos han dado. Lejos de temer la maldita hoja en blanco, nuestro objetivo es recuperar ese espíritu. Siendo conscientes que a final de temporada «justeamos», hemos de tener en cuenta que el calendario será durísimo. Por lo que las mejoras son muy necesarias.

Por lo tanto, intentaremos poner algo de luz a cómo creemos que se debe afrontar esta offseason. Lo haremos, cómo nos gusta, por áreas. Vamos a ello.


Staff Técnico

La primera gran noticia es que no hay novedades relevantes en este campo. Los cambios realizados la pasada temporada dieron sus frutos. Y, a pesar de los cantos de sirena y la buena posición de alguno de nuestros coordinadores, parece que nadie se va a mover.

Tanto Dennis Allen (DC) hasta mitad de temporada, como Dan Campbell (TE coach), fueron objeto de deseo de franquicias necesitadas de HC. Perdieron mercado, no fructificaron sus negociaciones o lo que sea. El caso es que el staff sigue allí, y, muchas veces en este deporte, un poco de continuidad y coherencia siempre van bien.

Eso sí, en ambos casos, tienen mucho trabajo por delante para potenciar las unidades de las que son responsables. Y no quedan exento el resto, ni mucho menos. La primera patata caliente, y las más importante, es para Loomis, quien maneja el dinero.


Ataque

Drew Brees

Y esa no es otra que Drew Brees y su renovación. Llevamos meses diciendo que la reconstrucción en los Saints está siendo muy tranquila. Y que llegará el momento en que, idealmente, será sólo (un GRAN sólo) cambiar el QB. Que el equipo estará listo. Estamos viendo muchos avances en positivo en este sentido: principalmente por la juventud y mejora de la defensa y del juego de carrera. Pero que nadie se confunda, el momento de que se terminen los días de Brees en negro y oro no han terminado.

Drew Brees – Fuente: Getty Images

La voluntad de las partes de continuar es clara. El mismo Brees confirmó a Degeneris que no iba a ningún lado. Y a pesar de que suenen 50 millonazos desde Cleveland, eso será así. Brees viene de su mejor año en cuanto a accuracy, y ha lanzado mucho menos. Pedíamos que lo rodearan bien y lo protegieran y así lo están haciendo. No habrá problema.

¿Mi teoría? A pesar que insiders de NOLA estén algo inquietos, creo que prefieren esperar a que se abra la FA para ver si surge una posibilidad real de hacer un upgrade en el equipo. Y luego lo cuadrarán con él. No tengo dudas y su última reestructuración fue algo parecido. El mayor pero es si estamos dispuestos a pagar muchos años el post Brees, lo que nos obligaría casi a sucederlo vía draft. No me desagrada la idea, es más, creo será él mismo el responsable de hacerlo.

Quedará en el aire quién va a ser el backup QB de Brees esta temporada. ¿Renovación a la baja de Chase Daniel? ¿Que Taysom Hill coja el puesto? Descartamos otro Grayson de la vida, pero veremos.

Senio Kelemete y la OL.

Los Saints han tenido una línea ofensiva dominante esta temporada. Tanto protegiendo el pase como permitiendo la carrera. Y en esa línea, la pieza que lo engrana todo es la del sexto hombre: Senio Kelemete. Senio es URFA esta temporada. Y lo van a querer muchos equipos. Esto significa: más dinero y la siempre difícil promesa de tener minutos en campo y status de titular.

La línea la sabemos todos de memoria: Armstead, Peat, Unger, Warford, Ramzyck. Senio no entra allí. Pero a la postre ha jugado mucho este año. Substituyendo, por este orden, a Warford, Armstead y Peat. Encaja especialmente en el Guard. ¿Estamos dispuestos a pagarle como un titular? Si ése es el caso, creo que en su foro el equipo está por encima, y no creo que exigiera un puesto de titular.

Senio Kelemete y su ‘decisión’

La otra reflexión es clara: ¿podría entrar por alguien en esa línea? Si creemos que sí, el trade debería venir por el lado izquierdo. Warford y Ramzcyk son intocables. Y entre Armstead o mover a Peat al tackle, es Andrus quien tendría más números. Entre otras cosas por valor de mercado. Y si alguien quiere a Peat va a tenerlo que pagar bien. Quizás es una de las únicas vías para recuperar esa segunda ronda.

Mark Ingram y el backfield

Al contrario que la temporada pasada, creemos que la posibilidad de tradear a Ingram es muy lejana. Ante todo por su productividad. Y también por su química con Alvin Kamara. La amenaza con Adrian Peterson estuvo allí. Pero la manera cómo afronta el corte de este, cogiendo a Alvin de lado y diciéndole un ‘tú y yo vamos a petarlo’, define muy bien su espíritu competitivo.

Quedará la duda de cómo encajará perder peso en el equipo. Porque es inevitable que eso pase por el peso de Kamara en el equipo. Dependiendo cómo vaya la ‘escabechina’ en el cuerpo de receptores puede jugar a su favor. El tercero en discordia podría seguir siendo Edmunds o algún UDFA que pueda petarlo en el training camp.

Willie Snead y Brandon Coleman.

Mike Thomas y Ted Ginn Jr están asegurados bajo contrato. La duda aparece con los dos receptores que este año serán agentes libres restringidos: Willie Snead y Brandon Coleman. Son dos casos de difícil predicción.

Primero porque no se sabe qué valor de mercado van a tener. Sus respectivas temporadas han sido tirando a malas: Snead CSI desaparecido y Coleman la echó, literalmente, al suelo frente a los Jets. Eso debería bajar su valor de mercado porque generan dudas.

Brandon Coleman ‘in the bubble’

Por otro lado, la química y confianza de Brees la tenían hasta hace poco. Eso es básico para su futuro, porque va a ser su valedor ante Sean Payton. Eso y su encaje perfecto en el sistema, y lo importantes que son el en bloqueo. Y todo ello sin olvidar que tenemos a Austin Carr, de quien hablan maravillas. Y que Alvin Kamara puede visitar el slot más asiduamente, manos no le faltan.

A todo eso, por si fuera poco, le sumamos una buena clase de WR y el jugo que sacamos a los undrafted. Intuimos que van a pasar página con por lo menos uno de ellos. Y Snead tiene más números que Coleman en ese sentido. Pero va a depender de las ofertas que reciban y si son asequibles.

Fleener y los TE.

No nos vamos a engañar, Cobe Fleener no ha sido rentable en Nueva Orleans. No ha justificado su enorme contrato. Pero a no ser que sea cortado post 1 de junio, va a arrastrar mucho dinero muerto su corte. Conocedores de la situación, pocos equipos van a querer ese contrato. Por no decir que ninguno. Entonces, ¿qué hacemos?

El camino más claro es que siga los pasos de Jairus Byrd y busque suerte lejos de Nueva Orleans post 1 junio. Porque de alguna manera u otra va a llegar un TE nuevo a Nueva Orleans. Josh Hill y Hoomananui son agentes libres este año. Es probable que se haga un esfuerzo para Hill, pero todo parece indicar que va a ser en la agencia libre donde llegue un TE.

En NOLA se especula mucho con la vuelta de Graham. Ese caso sentenciaría a Fleener. Pero dudo que sea así. Del resto de agentes libres, Cameron Brate es el que mejor encajaría en ese perfil. Y por los reportes que llegan de Tampa, es un profesional intachable. Y eso gusta, y mucho, en Nueva Orleans. Es RFA, pero se ha de ver si los Bucs apuestan fuerte por un TE que va a bajar sus reps por la eclosión de OJ Howard.

Si ése es el perfil, y en función de que acabe pasando con Coleman, no descartaría que Fleener continuara un año más.


Defensa

Kenny Vaccaro y los Safeties

El sistema de Allen gusta de jugar con packs de 3 safeties. Y por cómo estaba utilizando a Vaccaro en esa posición, el fit es ideal. Pero su desplante con Sean Payton, su lesión con Von Bell jugando más y mejor allí y el dinero que va a pedir, hacen que a día de hoy vea muy difícil que sigan en la bayou. Sería una, grata, sorpresa. Porque parece que Dallas va fuerte a por él.

Kenny Vaccaro

De allí que el cuerpo de safeties se vea resentido con su marcha. Si ése es el caso, muy probable, lo que sí está claro que Chris Banjo tendrá su oportunidad. Faltará profundidad y veteranía allí. A pesar de eso, no veo claro que Raphael Bush sea renovado.

Por lo tanto habrán adds, pero no descartaría que cambiara algo el sistema: Bell y Williams flanqueados por un LB de claro corte atlético y un nickel CB de garantías. Ambas piezas se pueden encontrar en el draft. También en agencia libre.

Delvin Breux y los CB

Como ya hemos introducido, un nickel CB, una persona capaz de cubrir el slot, va a ser una de las prioridades en esta offseason. Hubo un tiempo que sonó que fuera el mismo Lattimore que pasara a esa tarea, dado su IQ y rapidez en recuperar distancias. Esa vía la descartaría, si algo funciona… Por lo que Crawley y Lattimore van a cubrir a receptores abiertos.

Allí entra Delvin Breaux en la ecuación. Es RFA, y sabemos la importancia que ha adquirido la availability en el equipo. Si está, por fin, sano, puede ser un upgrade espectacular si mantiene el nivel. Del resto de la plantilla sólo confiamos en Hardee y Maulet, pero más por corazón e intuición que por lo que realmente creamos que puedan aportar.

Tendremos novedades en esta parte de la secundaria. Y estaremos particularmente atentos a esta posición, sobretodo con el desarrollo de slot receivers que tiene nuestros rivales divisionales.

Un LB en el Draft

Esto va a ser así salvo sorpresa mayúscula: la prioridad en el draft va a ser un LB con rango amplio, capaz de cubrir campo, tacklear y entrar en la presión. Es un perfil que no tenemos y que completaría una buena línea de tres con AJ Klein y un recuperado Anzalone.

Tanto Manti Te’o como Craig Robertson seguirán siendo piezas importantes en la rotación, pero les falta velocidad para recuperar el sitio y cubrir campo. Nate Stupar debe seguir en ST y desarrollando su capacidad de tackle. Por lo que a falta de ese perfil, el cuerpo está más que completo. A parte de la fe que tenemos en el trabajo de Mike Nolan.

Alex Okafor y el front four Saints

La renovación de Alex Okafor se adivina esencial para centrar la búsqueda en ese nickel CB y LB. Buscar un edge rusher en el lado opuesto de Cam Jordan no tiene sentido si te ha funcionado bien lo que tienes. Veremos cómo está de salud, pero es una de las renovaciones prioritarias esta offseason, a nivel de cómo lo fue Fairley el año pasado.

Si Okafor se queda, Trey Hendrickson podrá combinar su entrada por dentro y por fuera de la línea como era el plan inicial. Dando rotación a la buena pareja que forman Onyemata y Tyler Davison dentro de la línea. Las carreras por el centro no han sido el mayor problema de esta línea. Además, eso permitirá ver sin urgencias si hay algún proyecto interesante o oportunidad de mercado.


Y con ellos acabamos este primer y completo approach a lo que se nos viene en poco menos de un mes. Podemos concluir que está todo muy bien encarado y falta dar ese giro de tuerca para mantener al equipo con opciones de playoff. Y allí, seguro, Brees volverá a decidir. Y esta vez, no nos sobrarán diez segundos.

Salud y #WhoDat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *