Previa Bengals 2018: Una realidad alternativa

Amanece un soleado día sobre Cincinnati, la capital del país. El sol extiende sus cálidos rayos sobre la antigua Central Avenue, hoy llamada “Avenida de América”, engalanada con banderas de la nación: franjas negras y naranjas, con una gran “B” sobre fondo estrellado en el extremo superior izquierdo. Es un precioso día de fiesta. No en vano, se conmemora el 25º aniversario desde que el Congreso decidió de forma unánime modificar la Constitución con una nueva enmienda que renombrase a la patria como “Estados Unidos de Cincinnati”, otorgase a propietario y entrenador de los Bengals plenos poderes vitalicios, y trasladase la capitalidad a la hermosa “Queen City” junto al río Ohio.

El Congreso respondió a la voluntad del pueblo. Desde aquella noche del 22 de Enero de 1989, cuando la intercepción de Billups a Montana cortó las esperanzas de remontada de los 49ers en la SuperBowl XXIII, lo que permitió a los Bengals alzarse con el trofeo Lombardi, su dominio fue incontenible. Tanto, que saltó desde el ámbito meramente deportivo a lo social, lo político, lo económico… En apenas 4 años, el clamor popular de una sociedad que ya sólo vivía en naranja y negro, propició los cambios que hoy celebramos en la festividad que sustituyó al 4 de Julio.

 

Análisis Bengals 2018 – Ataque

 

En la Nueva Sala Oval de las oficinas del Paul Brown Stadium, el presidente Marvin Lewis departía con el coordinador ofensivo (y por ley automáticamente también Director del FBI) Bill Lazor, y con el coordinador defensivo / director de la CIA, Teryl Austin. Escuchaba la conversación desde el sillón de la esquina, un pre-Alzhéimico Mike Brown, propietario y presidente emérito de la nación. Siempre sonriente, con la mirada pérdida y ausente, únicamente mostraba signos de actividad cerebral cuando alguien solicitaba algún desembolso económico, llevándose las manos a los bolsillos para evitar que le sacasen algún billete de 100 bengadólares con su efigie.

 

  • Dime Bill, otro año más se espera una temporada triunfal, ¿no es cierto? –preguntó Lewis-. ¿Quién será el quarterback? ¿De nuevo el pelirrojo? Me cae bien ese chico.

 

  • Así es entrenad… esto… señor presidente –confirmó Lazor-. No es el signal-caller más talentoso, ni tiene brazo para pases profundos. Se viene abajo en cuanto siente presión en el pocket, y tiende a abortar la jugada por su falta de movilidad y capacidad de improvisación. Pero es razonablemente preciso en el juego corto, con esto es suficiente. Este año se ha establecido una nueva regla por la cual, cada jugada en que Dalton sea interceptado se anulará y repetirá. Hemos sobornado al Comité de Árbitros para que la acepte sin rechistar.

 

  • Así me gusta. Espero que esta vez le protejáis bien, porque el año pasado…

 

Línea Ofensiva

 

  • No se preocupe, señor presidente, eso está resuelto. Hemos chantajeado al propietario de los Bills para que nos traspase a su LT Cordy Glenn a cambio de no hacer públicos sus problemas con Hacienda. Para el RT alinearemos a un agente recién salido de Quántico. Es un atleta extraordinario, por cuyo parecido con Bobby Hart le haremos pasar por él. Al auténtico le hemos mandado a Los Cayos y está encantado tomando mojitos. Es tan bueno, que le hemos tenido que pedir que no juegue muy bien para no infundir sospechas.

 

  • Por el centro –continuó Lazor- tenemos al rookie Tuvimos que amenazar a todas las franquicias para que no nos lo birlasen en la primera ronda del draft. A su lado, mantenemos a Boling en el LG y Hopkins en el RG. Pero en realidad… ¿a quién le importan los guards? A nosotros no, desde luego. ¡Ja, ja, ja!

 

Una carcajada colectiva se extendió por todos los miembros de la sala.

 

  • Y que lo digas, Bill –corroboró Lewis-. Aún me acuerdo cuando Zeitler vino a pedirnos casi 10 millones por temporada para renovar. ¡Por poco me caigo de la silla de la risa! ¡Ja, ja, ja!

 

Playmakers

 

  • En el juego de carrera –prosiguió Lazor- nos hemos desprendido de Jeremy Hill. Teníamos fundadas sospechas de que se trataba en realidad de un espía ruso, y que todos los fumbles que cometía eran un intento de sabotaje a esta sagrada institución nacional. Para reemplazarle contaremos con Mixon, ¡que bastante nos ha costado limpiar su expediente penal! Como complemento, Bernard no nos dará problemas. Sabe que si lo hace, deportaremos a sus padres de vuelta a Haití.

 

  • ¿Y el juego de pase? –preguntó Lewis- ¿Han descubierto ya que A.J. Green es realmente un robot diseñado por la NASA?

 

  • Aún no, señor presidente, hemos conseguido guardar el secreto. Sin embargo, creo que no debemos seguir sobreexponiéndole porque ciertos sectores de la prensa empiezan a desconfiar. Si me permite, deberíamos volcar más el juego aéreo en otros receptores jóvenes. Boyd tiene muy buenas manos. Ross es una bala. Incluso el novato de 7ª ronda, Tate, es alto y poderoso en balones divididos. Además, no sabemos cuánto podremos contar con el TE Eifert. El endoesqueleto de Titanio no está dando los resultados esperados, y pasa más tiempo lesionado que sano. El resto de TEs: Kroft, Uzomah, etc… son simples jugadores de acompañamiento. Buenos, pero no estelares.

 

En Nueva York, la estatua de la Libertad ha sido sustituida por la de Paul Brown, fundador de los Bengals

 

Defensa Bengals 2018

 

  • ¿Y tú qué, Teryl? –preguntó Lewis dirigiéndose a Austin- ¿Qué planes tienes para este año?

 

  • Pues verá señor presidente, quiero implementar una defensa nueva, más agresiva, con mayor libertad a los defensive-backs en la anticipación, lanzando blitz desde varias posiciones del campo…

 

Lazor carraspeó para hacer ver a Austin su error. Mike Brown se revolvió inquieto en su sillón. Lewis torció el gesto y comenzó a hablar.

 

  • Verás Teryl, eres nuevo aquí y hay unas cuantas cosas que debes entender –comentó en tono paternalista-. Te contratamos porque tu esquema defensivo 4-3 se parecía mucho al que llevamos años jugando. No somos muy amantes de las novedades, ¿comprendes? Si te permitimos que aumentases la nómina de safeties fue simplemente como gesto de bienvenida.

 

  • Y porque si vamos a alinear más de continuo un 5º DB en detrimento del 3er LB, los safeties son más baratos –apuntó el propietario desde el rincón, siempre atento a cualquier desvío monetario-.

 

  • En tal caso, señor presidente –continuó compungido Austin-, mi propuesta pasa por aumentar las rotaciones en la línea defensiva. Alternar jugadores y formaciones para mantener la frescura en la presión y confundir al rival. Por ejemplo, que las posiciones de DT, junto a Atkins se alinee unas veces Billings para frenar la carrera, y otras Baker para acompañarle en el rush Y situar por el exterior en un extremo a Dunlap y en el otro a Lawson para crear una pinza contra el QB, e incluso que Johnson, el veterano DE, forme además por dentro en jugadas de pase.

 

  • ¿Lo ves, Teryl? Esto me gusta más –asintió Lewis complacido-.

 

Linebackers

 

  • En cuanto a los linebackers –continuó Austin-, tengo que confesarle señor presidente que fue una excelente idea la de imponer aranceles desorbitados a las franquicias sobre aquellos jugadores que no fuesen nativos de la ciudad del equipo. Así, pudimos conseguir bastante barato a Preston Brown, que nació aquí, y que como MLB será una garantía para sellar el juego de carrera, que estaba siendo un problema últimamente.

 

  • Bah, no me des las gracias –comentó Lewis moviendo la mano y quitándole importancia-. Algo debía hacer para compensar los desaciertos de tus predecesores drafteando linebackers. Espero que los jóvenes Evans, Vigil o Jefferson compensen los pasados errores cometidos con Dawson, Porter, etc.

 

  • Eso deseamos todos, señor. Vinnie Rey probablemente no continuará tras esta campaña y Burfict se pierde demasiados partidos entre lesiones y sanciones. Necesitamos que los jóvenes den un paso adelante. En esta misión pondré todas mis energías.

 

Secundaria

 

  • La Agencia de Seguridad Nacional me ha advertido de tus intenciones de rejuvenecer todas las líneas, despreciando la veteranía. Esto es algo que no me gusta. También lo has hecho con la unidad de cornerbacks, ¿no es cierto? –acusó seriamente Lewis mientras acariciaba la cabeza de una figura de tigre de bengala de bronce, el nuevo símbolo nacional que sustituyó al águila calva-.

 

  • Así es, Comandante en Jefe –confirmó Austin tragando saliva-. No tuve más remedio que hacerlo como alternativa a haber abortado el nuevo programa MK-Plus-Ultra de control mental porque no estaba funcionando con Pacman Jones. El atleticismo de William Jackson III compensará esta deficiencia. Mientras, en el otro lado del campo, Kirkpatrick ya no sufrirá tanto al haber promulgado la orden presidencial que deja de sancionar las intercepciones de pase si el infractor tiene un apellido con 3 “K”s. Para el slot, con Dennard y el rookie Harris será suficiente, ya que mi nickel-back no será un CB sino un safety.

 

  • ¡Vaya! –exclamó Lewis-. Este cambio es casi tan radical como cuando sustituimos el tradicional pavo de Thanksgivings por el suculento Cincinnati chili.

 

  • No se inquiete, señor presidente, sé lo que hago. Elegí en 2ª ronda al safety Jessie Bates, que complementará a los titulares Williams e Iloka. Mientras estos se situarán cerca de la caja, al novato le dejaré en cobertura profunda para aprovechar su velocidad y capacidad de interceptar pases.

 

Sólo en un universo paralelo serían posible unos Bengals sin la odiosa franja blanca en el lateral de la camiseta. Foto: Madden 19

 

Equipos especiales Bengals 2018

 

  • Bueno, creo que esto es todo –dictaminó Lewis levantándose y dando por terminada la reunión-. Hoy es un día de fiesta, disfrutémoslo. Me apetece salir a la calle, sin escolta, sólo por comprobar de primera mano lo felices que son nuestros compatriotas bajo nuestro gobierno.

 

  • Pero… ¿y los equipos especiales? –preguntó tímidamente Lazor-.

 

  • Bah, ya me ocupe de ellos. He hecho correr el rumor de que nuestro punter, Kevin Huber, es en realidad descendiente del recordado director del FBI J. Edgar Hoover. Con el miedo que le tenían a su antepasado, nadie osará ponerle la mano encima. El kicker, Bullock, tendrá un 100% de aciertos ya que hemos sustituido el balón de chuts por un dron teledirigido. Y en cuanto a los retornos, lo mismo dará que los haga Erickson, o Phillips o el que sea, ya que hemos propuesto una nueva regla.

 

  • ¿Eliminar los retornos?

 

  • No exactamente. Prohibirlos para todos los equipos excepto el nuestro, al que por seguridad no podrán placar al retornador. Por algo hacemos nosotros las leyes, ja, ja. No os preocupéis. Está todo amañado para que los Bengals volvamos a ganar el campeonato, tal como hemos venido haciendo las últimas décadas de manera consecutiva.

 

Epílogo

 

Tras estas palabras, Lewis abandonó la sede del club, reconvertida en el nuevo capitolio de la nación, justo en el momento en que entraba Burfict. Enfurecido el linebacker porque no le habían levantado la sanción de 4 partidos, arrolló a su paso al Presidente del país, quién dio al caer con la cabeza en el suelo.

 

Entumecido, Lewis se levantó lentamente algo mareado. Quizá aún obnubilado por el golpe, descubrió con estupor que todo a su alrededor había cambiado. El mármol del Nuevo Capitolio había desaparecido, y en su lugar quedaba una vulgar recepción de cualquier club, bastante cutre, por cierto. Salió a la calle. Con espanto, comprobó que la Central Avenue conservaba su nombre original. Tampoco ondeaban ya las banderas negras y naranjas sobre el cielo gris de Cincinnati. Los pocos transeúntes que se encontró a su paso, no sólo le ignoraban como presidente de la nación, sino que incluso, unos turistas españoles le insultaron al cruzarse con él.

 

No podía dar crédito. Probablemente el golpe en la cabeza había abierto una puerta dimensional que le trasladó a una terrible realidad paralela. Un mundo alternativo, donde ya no sólo él no era el hombre más importante del país, sino que los Bengals eran un equipo mediocre más de la NFL. Se abalanzó sobre un puesto de periódicos para confirmar sus temores. “¿Donald Trump presidente de los Estados Unidos?” “¿El himno de la nación ya no era el “Bengals Growl?” Y lo peor, en las páginas de deportes: “Los Bengals encaran una campaña en la que se espera un nuevo decepcionante balance negativo que por fin suponga la destitución del lamentable entrenador Marvin Lewis”.

 

Aquello fue demasiado para su mente. Antes de caer de rodillas víctima de un ictus cerebral, de su garganta salió un desgarrador grito: “¡No, no, nooooooo!”.

1 comentario en “Previa Bengals 2018: Una realidad alternativa

Deja un comentario