Hemos perdido a la AFC north tal y como la conocíamos

 

Hace días que no soy el mismo. No como igual que antes, no duermo bien y tampoco río tanto. Mi cabeza ha tomado el control de mi cuerpo por completo y no me deja disfrutar del football como lo solía hacer antes. ¿Problemas con mi novia? No creo. ¿Quizás sea el cambio de ciudad? ¿O es que la familia ya no es igual? Me preguntaba a mi mismo, pero ninguno de esos eran los motivos de mi relativa tristeza. Entonces, como si de un psicólogo se tratase, aparecieron ellos. Con ellos me refiero a Antonio Magón (Bengals), Jorge (Browns) y Marco (Steelers).

Les expuse algo que me llevaba tiempo rondando la cabeza. Que no sabía si era cosa mía o fruto de la negatividad que se había apoderado de mi. -¿Oye chavales, no os parece que la AFC North no es la misma que antes? – les pregunté. Afortunadamente para mí, o más bien desafortunadamente, la respuesta fue unánime. La AFC North había perdido poco a poco sus señas de identidad y yo ya había encontrado el por qué de mis problemas.

Si eres aficionado de Steelers, Bengals, Browns o Ravens posiblemente sepas de lo que estoy hablando. Si por el contrario eres aficionado de otro equipo y no has seguido mucho a las franquicias de la AFC North igual no. El caso es que antes de nada voy a tratar de poneros un poco en situación de lo que era antes la AFC North. A mis compañeros Antonio, Jorge y Marco les lancé una pregunta: ¿Si tuvieseis que describir la AFC Norte con una sola palabra cuál sería? Todos coincidieron prácticamente en lo mismo: Dureza, defensa, trincheras.

Fuente: Goshen News

Sencillo como la vida misma. La AFC North era esa división donde estaban los ‘brutos’. Sus señas de identidad eran el juego de trincheras, el juego de carrera. Placajes duros por parte de los defensas, jugadores que no tenían problema en dar golpes sucios… En definitiva, la AFC North era el football como lo conocíamos antes. Jugadores como Ray Lewis, Polamalu o Ed Reed eran el prototipo de jugadores de esta disivión. No hay que echar la vista muy atrás para recordar la AFC North como era. Quizás 6 o 7 años.

De hecho, hasta hace poco esta división era considerada como una de las históricamente más competidas. No era de extrañar ver clasificarse a dos equipos de esta división para Playoffs. Incluso hace poco, en el 2011, dicha división metió hasta tres equipos en la post temporada. Baltimore Ravens con 12-4, Pittsburgh Steelers con 12-4, y Cincinnati Bengals con 9-7. Pero ya lo decía unas líneas atrás cuando me refería a «como la vida misma». Y así es, porque muy a nuestro pesar, la vida se rige por modas. Aunque muchos no lo vean, dentro de la NFL también hay muchas modas.


La NFL es un monstruo y está matando la esencia de la AFC Norte

Así de contundente lo digo. La tendencia que se está llevando a cabo desde la propia NFL. Impulsando el juego de pase con la implantación de una serie de normas nuevas en las que se protege más a la figura del QB. Los defensores tienen más difícil defender a los receptores; es lo que está matando poco a poco a esta división.

¿Quién quiere correr ahora si lo más fácil es pasar el balón? Pues eso es lo que está pasando en la AFC Norte ahora mismo. Y el claro ejemplo lo tenemos en los Bengals. Equipo que se ha acostumbrado a la comodidad de lanzar pases a un receptor top como AJ Green. O en los Steelers, que tienen un cuerpo de receptores que da miedo con Antonio Brown, JuJu o Bryant. A pesar de contar con Bell en el backfield. ¿Por qué no en mis propios Ravens? Que llevan años intentando recuperar su identidad ofensiva, que perdieron con tantos cambios de coordinadores ofensivos. ¿Acaso alguien nos iba a decir años atrás que un equipo de la AFC Norte se atrevería a fichar a un OC como Marc Trestman? Y los Browns, los pobres Browns. Que están empeñados en buscar un QB franquicia que les gane partidos. En vez de intentar apostar por otra estrategia como pueda ser fichar a un RB jugón, que pelee los partidos.

Fuente: Cincy Jungle
dd

Echas la vista atrás y ves jugadores como Rudi Johnson, Ray Rice o el mítico Jerome Bettis. Jugadores que eran la piedra angular del ataque de sus equipos. La AFC Norte era la división de los fullbacks. Algo que al igual que la identidad de la propia división cada vez se está perdiendo con el paso de los años. Vonta Leach y Franco Harris son sólo algunos de los grandes nombres que han pasado por esta división. Si hasta cuando hay un rayo de esperanza en la posición de FB con un jugador como Kyle Juszczyk, los Ravens se desprenden de él.

El caso es que no quiero que esto se convierta en un artículo un tanto pedante. Donde sólo se recuerdan los grandes nombres que han pasado por la división. Pero queda evidente cómo los equipos de la AFC Norte han dejado de lado su poderoso juego de carrera en detrimento de un juego de pase que, salvo a los Steelers, no termina de funcionar con el resto de franquicias.

Un vacío muy grande en defensa

Es lo que han dejado jugadores que hemos mencionado anteriormente como Ray Lewis, Troy Polamalu, Ed Reed, Ken Riley. Incluso el propio James Harrison con su repentina marcha a los New England Patriots. Actualmente en la división hay grandes jugadores en defensa. Pero ninguno de ellos al nivel de estos históricos jugadores que han marcado un antes y un después en la NFL. Me atrevería a decir que el último reducto de este tipo de jugadores en la AFC North son Geno Atkins y Terrell Suggs

dd

Está claro que jugadores como CJ Mosley, Ryan Shazier, Schobert, Burfict y compañía son jugadores más que válidos para cada una de sus posiciones. Pero que se han encontrado con el difícil papel de «Ser los sucesores de…». Algo que en muchas ocasiones puede pasarles incluso factura. El problema viene en los jugadores que estaban llamados a ser estrellas de la AFC Norte y han acabado siendo estrellados. Un claro ejemplo es el de Matt Elam, flamante primera ronda de los Ravens en 2013. Ó Joe Haden que a pesar de firmar un contrato con los Steelers este año, su carrera en los Browns dejó bastante que desear.

Fuente: Fan speak

Si nos ponemos a buscar rankings de las mejores defensas de la historia en la NFL, no es raro encontrarnos en estas clasificaciones a franquicias de la AFC north. Por ejemplo, en este ránking observamos como aparecen 2 veces los Steelers y los Ravens. A día de hoy, ¿qué franquicia de la AFC Norte tiene una defensa temida? Ninguna. Y no os engañéis porque muchos podéis pensar en los Ravens, pero no es así. ¿Tienen talento? Sí. ¿Lo están aprovechando? No.

Así que esta es otra de las facetas por las que la AFC Norte está perdiendo su identidad. Las defensas ya no son lo que eran.

Rivalidad como forma de vida en la AFC north

Esto es algo, que por suerte, sigue haciendo que la AFC norte sea una división muy competidora. La rivalidad que hay entre las distintas franquicias de la AFC Norte es algo que aunque muchos quieran emperrarse en que sí, no la vas a encontrar en otra división de la AFC. Los Browns odian a los Ravens por llevarse a la franquicia de Cleveland tras el movimiento que realizó Art Modell. Los Ravens no pueden ni ver a los Steelers ni a los Bengals. Los Bengals cada vez que juegan contra Pittsburgh acaban a palos. Y los Steelers se la tienen jurada a los Ravens desde hace tiempo. Además que en los últimos años, la tensión en los Steelers vs Bengals ha aumentado una barbaridad.

dd

Vete a Pittsburgh con una camiseta púrpura de Terrell Suggs, la peor pesadilla de Ben Roethlisberger durante los últimos años, a ver que pasa. Vete a Baltimore o Cincinnati con una Terrible Towel que ya veras que pasa con la toalla. O a la propia Cleveland con una camiseta de los Ravens con el parche conmemorativo de Art Modell. Y esto resume a la perfección el espíritu de la NFL. En todos y cada uno de los partidos que juegan los de Baltimore vs los de Pittsburgh saltan chispas. De hecho, por muchos está considerada la mejor rivalidad de la NFL. ¿Quién no se acuerda de las míticas escenas que nos dejaron Hines Ward o Ray Lewis durante estos partidos? ¿O de las frecuentes declaraciones subidas de tono entre Big Ben y Terrell Suggs?

Fuente: Players tribune

No es difícil ver cómo se prende la chispa rápido en un partido entre franquicias de la AFC Norte. El claro ejemplo lo tenemos en el Steelers vs Bengals de hace un par de años que se saldó con la lesión de Antonio Brown y la eliminación de los Bengals en los últimos minutos de partido.

En definitiva, algo que nunca cambiará en la AFC Norte será la rivalidad entre las cuatro franquicias que la conforman.

Estadios abiertos y frío, mucho frío en diciembre

Si hablábamos hace un momento de que la rivalidad en la AFC North nunca va a dejar de existir, creo que tampoco lo harán los estadios abiertos. En una NFL donde se está poniendo de moda la corriente de cerrar los estadios. Como por ejemplo el nuevo estadio de Minnesota donde curiosamente se va a jugar la Super Bowl. Una de las señas de identidad de esta división es que sus estadios comparten una serie de características similares. Ninguno de sus estadios tiene techo y hace mucho, pero que mucho frío en los meses de invierno.

Fuente: ESPN
dd

Imagínate lo que debe ser jugar en lo más profundo de Ohio, lugar donde se inventó el football por cierto, un partido en pleno diciembre y al descubierto. Las calles repletas de nieve y hielo, la gente abrigada como si no hubiese un mañana. El vapor saliendo de la boca de los entrenadores y jugadores a pie de campo. Mientras tanto los jugadores dando el do de pecho por intentar avanzar unas yardas.

Eso es la esencia de la AFC norte, eso es lo que nunca se perderá. ¿Por qué? Porque aunque pueda parecer lo contrario, es un factor importante a favor de los equipos de la división. Ellos están acostumbrados a jugar así. Mientras que si por ejemplo, vienen franquicias de la calurosa Florida o California a jugar en pleno invierno a un estadio descubierto en el norte de EEUU puede que encuentren problemas para ejecutar el gameplan deseado. Nadie quiere ver a los equipos de la AFC Norte en su calendario y mucho menos si eso supone tener que visitarles a sus estadios.


Y es que al final no lo puedo evitar. Empecé el artículo bastante triste porque veo cómo poco a poco están matando a mi queridísima AFC North pero es que es echar la vista atrás recordando los gloriosos momentos que nos ha dejado esta división y acabo con una sonrisa de oreja a oreja que nada ni nadie me la puede quitar. Posiblemente en unas horas cuando salga de la burbuja en la que estoy ahora mismo y me de de bruces con la realidad vuelva a entrar en depresión pero lo que está claro es que la AFC Norte es el romanticismo puro y duro de la NFL.

@Nayonssen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *