Un partido para el olvido

Este domingo fuimos testigos del peor desempeño posible por parte de un liniero ofensivo (Chaz Green). Y para ser sincero, ése fue el principal factor para la derrota contra Atlanta Falcons. Sin duda una derrota que quiero mandar al olvido rápido.

Pocos destellos hubo en este partido por parte de los Cowboys. Y cuando digo pocos, son pocos. La intercepción de Xavier Woods, la cuál pondría al equipo en posición para que Dak anotase por tierra nuestro primer y único TD del partido, y un par de acarreos de Alfred Morris. Nada más.

Muchos analistas y expertos opinaban que la falta de Zeke sería el principal de nuestros problemas, pero no podían estar más lejos de la verdad. Alfred Morris lo hizo más que bien (53 yardas en 11 acarreos). Sin embargo, lo que nos costó este partido fue la ausencia de Tyron Smith y Sean Lee.


Tyron Smith, vuelve

Hay quienes dicen que Tyron Smith es el mejor T de la liga, y probablemente lo sea. Ya vemos lo que sucede cuando él no está. La ofensiva deja de funcionar y tienes que usar un reemplazo como Chaz Green. Este tipo no sabía ni dónde estaba parado, y es casi literal. Hizo que Adrian Clayborn, un liniero defensivo promedio, luciera como la fusión de Von Miller y Khalil Mack.

Si bien tuvo muchísima culpa del colapso ofensivo, no podemos evitar preguntarnos: ¿dónde están los ajustes, Coach Garrett? Podrían haber ayudado a ese hombre de varias maneras. Por ejemplo, poniéndolo de LG o poniendo un TE de su lado para no permitir que Dak estuviese corriendo por su vida en TODAS las jugadas. Pero no, el único ajuste que hicieron al respecto fue poner a Byron Bell en su lugar. Lo cual fue inútil de todos modos ya que fue ya en el último cuarto, cuando Clayborn ya había capturado 5 veces a Dak.

 

El valor de Sean Lee

Luego de ver a Dak siendo capturado en el primer drive sin que Chaz Green al menos opusiera resistencia, supe que iba a ser un largo partido. Cuando vi a Sean Lee saliendo lesionado en el primer drive ofensivo de Atlanta, supe que el partido estaba sepultado.

Es que Sean Lee es el alma de esta defensa, en todos los aspectos. Por ejemplo, vemos a Jaylon Smith jugando bien cuando está al lado de Sean Lee. Pero cuando está con Anthony Hitchens y Damien Wilson, simplemente es otro jugador. Tackles errados, malas lecturas, no encuentra los gaps y realiza coberturas horribles.

Sin duda Sean Lee tiene un conocimiento del deporte que casi ningún otro LB en la liga tiene. Esto combinado con una capacidad perfecta para tacklear y una gran velocidad, lo vuelven un arma esencial en esa defensa.

Aún asií, Anthony Hitchens fue de gran ayuda para la defensa. Fue el único jugador de los siete frontales que salvó al equipo de terminar aún con más puntos en contra. Realizó un par de tackles clave contra corredores, y estuvo cubriendo bien en su zona todo el partido. Sin dudas fue el jugador que se puso los pantalones y logró que no se note TANTO la falta de Lee. Pero no fue suficiente.

 

Imagen de Allan Stanglin

 

Ay, las cebras…

Si bien no me gusta poner excusas, creo que el arbitraje nos perjudicó muchísimo. Los réferis no cobraron un targeting ni un golpe ilegal a Dez Bryant, un golpe ilegal a Cole Beasley, dos facemasks a Dak, y algunas otras cosas más que ahora no recuerdo. Pero si cobraron holdings contra nosotros, así como interferencias de pase ya sea ofensivas o defensivas. A Jeff Heath hasta le cobraron una falta que conocí ayer; algo así como “agarrar orificio de apertura del casco”.

Ah, y cabe aclarar que hace 18 cuartos que los réferis no cobran un holding a nuestro favor, a pesar de tener uno de los pass rush más poderosos de la NFL.


Nada, mejor pasemos página rápidamente y centrémonos en el próximo partido. Llegar a playoffs es aún posible, a pesar de la baja de Zeke, y hay que conseguirlo sea como sea.

Martín Cosso (@_tinchotomas)

Deja un comentario