Nuevo coach, nuevo QB, nuevas esperanzas

Los Arizona Cardinals llegan a esta temporada con el comienzo de un nuevo proyecto basado en Kliff Kingsbury como coach y en Kyler Murray cómo QB. 

¿Cuáles serán los factores claves que definirán el éxito o no de los Cardinals durante esta temporada? Vamos a ello

Kliff Kingsbury

Los Cardinals se sumaron a la moda instaurada por los Rams de contratar un head coach joven, y lo hacen con Kliff Kingsbury quien viene de ser despedido en noviembre de la universidad de Texas Tech,  este viene acompañado de una gran incógnita. ¿Podrá funcionar el sistema ofensivo Air raid en la NFL? Un sistema popular en el football universitario el cual se basa en el juego de pase, y se caracteriza entre otras cosas por el uso frecuente del No huddle y por dar mucha libertad al QB para ajustar pre snap en base a lo que pueda ver en la defensiva rival, lo que nos lleva al siguiente punto.

 

Kyler Murray

La temporada de los Cardinals dependerá en gran parte de lo que pueda o no demostrar su primera pick global del pasado draft, Kyler Murray.

Murray es un atleta de élite, posiblemente el QB más atlético de la liga y nadie podría negar el extraordinario talento que posee. Aunque, hay dudas con respecto a su tamaño, ya que es el QB más bajo de la liga con su apenas 1,78 de estatura. A pesar de esto hay ejemplos de pasadores de baja estatura con buen desempeño en la liga como lo son Russell Wilson (1,80) o Drew Brees (1,83) ambos siendo exitosos en la NFL actual, por lo que la altura podría no significarle un problema al joven QB de los Arizona Cardinals. Su rendimiento también estará altamente relacionado con otro factor, la línea ofensiva.

Kliff Kingsbury y Kyler Murray nuevos coach y QB de los Arizona Cardinals.
(Foto vía nbc sports)

Línea ofensiva

Arizona viene de un año terrible en este aspecto tras variar hasta 10 líneas ofensivas titulares distintas en los 16 partidos de la anterior temporada, debido en parte a la gran cantidad de lesiones que sufrieron el pasado año en este aspecto.

Este año con los regresos de Shipley, Pugh y Humphries (los tres lesionados la pasada temporada), sumadas las incorporaciones del guardia J.R. Sweezy y el tackle Marcus Gilbert se espera una no muy pretenciosa mejora en relación a la pasada temporada y sobre todo se espera que no se repita la desmedida cantidad de lesiones.

 

Defensa

En este campo no todo es negativo para Arizona puesto que vienen de un año en el que consiguieron 49 capturas de QB encabezados por Chandler Jones quien consiguió 13 de estás, esta offseason sumaron a Terrell Suggs quien se espera sea de gran ayuda para mantener números similares a los de la pasada temporada.

En la secundaria destaca la suspensión de Patrick Peterson quien se perderá los primeros 6 partidos de la temporada, aunque también hay cosas positivas en este aspecto, ya que en el pasado draft los Cardinals se hicieron con dos jugadores de los que se espera bastante esta temporada, estoy hablando de Byron Murphy (CB seleccionado en 2da ronda proveniente de la universidad de Washington) y de Deionte Thompson (Safety seleccionado en 5ta ronda proveniente de la universidad de Alabama).

Byron Murphy en el NFL Combine
(Foto vía Yardbarker)

Conclusión

Hay una mejora en cuanto a roster de cara a esta temporada, aunque sigue siendo un equipo con muchas interrogantes, será un factor importante el cómo se comportan las lesiones, especialmente en la línea ofensiva.

Veo a Arizona terminando la temporada con un récord cercano a 6-10 y dejando buenas impresiones de cara a la temporada 2020.

 

Franco Santamaría

@FranSantamari23

 

Un comentario sobre “Nuevo coach, nuevo QB, nuevas esperanzas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *