No hay quinto malo

Existe una frase popular en el mundo de la tauromaquia que dice que “No hay quinto malo.” Ya que las ganaderías generalmente reservan el mejor toro para el quinto a salir al ruedo. Esta frase se ha vuelto de uso común y ahora es usada para cualquier oportunidad de algo que este en la quinta posición. Muchas veces en un afán de ser positivos antes de esa quinta oportunidad en algo. Los Redskins tuvieron su quinto partido el pasado domingo y creo que así fue: no fue malo, aunque podríamos estar mejor.


Las posibilidades

Matemáticamente el equipo tiene un récord de 0.600, eso extrapolado al final de la temporada lleva a 9.6 victorias. Por ello, se necesita de más triunfos para llegar a playoffs.  Sin embargo, en términos cualitativos el diagnóstico es alentador. La ofensiva, aunque da una sensación de no ser muy poderosa es la 6ta en yardas por juego. La 8va en yardas por aire y la 10ma en yardas por tierra.

Kirk Cousins parece estar en el camino a volver a superar las 4000 yardas por tercer año consecuitivo. En un año en que tiene dos nuevos receptores, a un Jamison Crowder y Jordan Reed que además de luchar con lesiones parece que están un tanto dormidos. Además, se perdió al coordinador ofensivo Sean McVay. De alguna manera la ofensiva sigue funcionando.

www.redskins.com

El más dificil

El equipo perdió uno de sus partidos contra los Kansas City Chiefs (quizás el mejor equipo del momento) en los últimos minutos. Por otro lado, fue un juego que estuvo en las manos del equipo…o más bien de Josh Doctson, que no pudo atrapar el ultimo balón lanzado por Kirk Cousins en el Monday Night Football en el Arrowhead Stadium. Un estadio que es de los más difíciles de la liga. Con una afición que sabe hacer ruido cuando hace falta y guarda silencio cuando su equipo lo necesita. Quizás la afición más disciplinada e inteligente de la liga.

Antes de ese juego se enfrentaron a unos Raiders de Oakland que en principio lucían como favoritos. El juego terrestre, el trabajo de Chris Thompson, la línea ofensiva y la unidad defensiva en especial Zack Brown y DJ Swearinger jugaron por nota. Limitaron a Derek Carr a 118 yardas y sólo 1 TD. Unos Raiders que en el principio de la temporada muchos los ponían como favoritos para llegar al Super Bowl. Si la historia hoy es distinta, pero el equipo jugo de muy buena manera ese juego.

images.tritondigitalcms.com

Muchos cambios positivos en defensa

Pero lo más increíble es como el equipo ha podido dar la vuelta en términos defensivos del año pasado a este. Mucho he hablado del staff de coacheo y las 3 estrellas del equipo en ese sentido, pero no me cansaré de hacerlo mientras la Linea Ofensiva (coach Bill Callahan) Línea defensiva (coach Jim Tomsula) y Defensive Backs (coach Torrian Gray) hagan bien su trabajo, como hasta ahora.


La linea

Lo que ha hecho la línea defensiva comandada por Tomsula es la base para que esta defensiva sea hoy la 12va en yardas totales y la 8va en terrestres. Lo que ha mejorado Matt Ioannidis es de verdad para destacar, ha sido el mejor de la línea para presionar al QB y ha trabajado bien en el juego terrestre.

Se espera mucho de Jonathan Allen por haber sido evaluado como un talento top 5 del draft pasado. Pero adaptarse a la velocidad, agresividad y fuerza de la NFL no es tan fácil y algunos jugadores tardan un poco en llegar a sus mejores niveles. A pesar de la expectativa alta el ex jugador de Alabama ha cumplido bien. Otra grata sorpresa ha sido Ziggy Hood que en la posición de NT ha sabido tener lecturas. Tambien, comunicar a sus compañeros, controlar el centro de la línea y permitido que los linebackers hagan su trabajo. Siempre tacleando a corredores cerca de la linea de golpeo.


Los veteranos

En cuanto a los backs defensivos además del aporte de Torrian Gray hay dos veteranos que han sido fundamentales: Josh Norman y DJ Swearinger. En el partido pasado Norman estuvo en la banca y fue un coach más para los jóvenes Fuller, Dunbar, Moreau y Hosley. Por otro lado lo de Swearinger es increíble. Es el líder en el campo, comunica, está en todos lados. Aunque su intensidad pueda llegar a llevarlo a cometer algunos errores eso motiva y hace sentir protegidos a sus compañeros.

Para muestra de ello el castigo que sufrió el domingo pasado. Todo empezó con Pierre Garçon que recibió un pase dentro de la tarda 10, y tuvo un choque con Montae Nicholson el cual tuvo una lesión momentánea. La escena no fue muy linda, fue dramática y el ex jugador de Michigan State no se movía.  Garçon estaba celebrando y DJ fue a reclamarle tomándolo de la careta del casco. El castigo le dio la 1ra oportunidad y gol a San Francisco. En una entrevista post partido el safety dijo que su hombre estaba lesionado y que no iba a permitir que nadie celebrara una jugada si alguien estaba lesionado.

Si bien se le calentó la cabeza y el castigo le permitió a Carlos Hyde anotar de 6 puntos 2 jugadas después el instinto de liderazgo y protección a sus jugadores es la parte positiva de la acción de Swearinger. Los jóvenes lo agradecen y es la clase de aporte que buscas en un capitan de equipo.

 

www.redskins.com
Cierre

Se viene una parte complicada del calendario, la siguiente semana el equipo visita Filadelfia. Que se ha visto muy bien. Con una línea ofensiva dominante, una defensa contra la carrera impenetrable. Además de un Carson Wentz que no parece que apenas este en su segundo año. El juego no será fácil, pero hay espacio para mejorar y Lo mejor está por venir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *