Midseason Awards 2017

Cumplido el ecuador de la temporada no queda más que dar un repaso a las que han sido las grandes figuras hasta el momento. Y simular los que serían para mí los ganadores de los premios individuales que se reparten al final de año. Es evidente que quedando casi dos meses de Regular Season por delante no hay nada escrito a fuego, por lo que algunos de los nombres que veréis a continuación podrían caerse, al igual que podrían surgir otros que vienen pisando fuerte. ¡¡¡Vayamos al lío!!!


Rookie Defensivo del Año – Tre’Davious White

El ex de LSU está siendo una auténtica revelación. He de reconocer que no me lo esperaba al nivel que está jugando y aunque ha sido quemado en alguna que otra jugada que ha terminado en touchdown, ¿qué cornerback de la liga se salva de esto? Debido a la evolución del football hacia un juego cada vez más orientado al pase, la posición de cornerback se ha convertido posiblemente en la más complicada. Por ello, brillar y más hacerlo desde el día en el que aterrizas en la NFL tiene un mérito enorme.

White ha contado con la confianza de Sean McDermott desde que fue seleccionado en el pasado draft con el primer pick de los Buffalo Bills. Y el jugador le ha correspondido con creces. Es el CB1 del equipo y, a pesar de no contar aún con el respeto de los quarterbacks, ya que es buscando con insistencia en cada encuentro, se ha defendido a las mil maravillas. Permitiendo completar tan solo el 48,9% de los pases. Solo tiene una intercepción pero suma doce pases rotos y 26 tackles. No tiene miedo a enfrentarse a ningún wide receiver. Y a pesar de no contar con un gran físico sus habilidades e inteligencia le permiten imponerse casi a cualquier tipo de receptor.

Posiblemente Marshon Lattimore, un cornerback que llegaba con mucho más pedigrí y cuyo techo es mucho más alto, termine llevándose este premio. Pero desde aquí quería hacer un guiño a un White que me ha sorprendido para bien. Y que es una de las principales razones de una defensa de Bills (olvidaos del partido frente a Jets) que es de las más correosas de toda la competición.

Otros candidatos: Marshon Lattimore, T.J.Watt, Jamal Adams

Rookie Ofensivo del Año – Deshaun Watson

Sobran las palabras con este jugador. Claramente no terminará ganando este galardón debido a la lesión que le impedirá jugar lo que resta de campaña. Pero es que hasta entonces, no es que este premio lo tuviera asegurado, sino que estaba en condiciones de competir por el de MVP. Este pasado domingo pudimos ver cuánto le va a echar de menos Houston en ataque. Los Texans pasaron de anotarle 38 puntos a la todopoderosa defensa de Seahawks a los 14 puntos que subieron al marcador en el encuentro ante Colts. Partido que suponía la vuelta a la titularidad de Tom Savage.

Watson iba encaminado a completar la temporada más exitosa en lo que a un quarterback novato se refiere. Y ha respondido a sus detractores, los cuales no son pocos, de la mejor forma que sabe hacer: jugando al football como un auténtico ganador. Sus exhibiciones en New England y Seattle quedarán para el recuerdo. Solo cabe desearle que tenga una recuperación exitosa y que vuelva en 2018 al 100% para seguir deleitándonos con su juego. Si os apetece podéis echar una mirada a una pieza que escribí sobre él la semana pasada. En ella hice un repaso lo que nos ha regalado durante los dos meses que ha podido jugar.

Otros candidatos: Kareem Hunt, Alvin Kamara, Leonard Fournette

Jugador Defensivo del Año – Calais Campbell

El mayor culpable del nacimiento de una defensa de Jaguars que tiene mimbres para dominar durante mucho tiempo. El líder de capturas de la liga está completando su mejor temporada. Y esto, de un jugador que lleva años deslumbrando, son palabras mayores. Vive dentro del pocket rival, y da lo mismo que sume o no el sack. Siempre ejerce una gran presión sobre el quarterback. Además, lo puede hacer saliendo prácticamente desde cualquier posición de la línea defensiva. Ello le convierte en un verdadero quebradero de cabeza para las líneas ofensivas.

Su repertorio es enorme y domina una gran cantidad de movimientos. Y está influyendo muy positivamente en otros compañeros de línea, lo que ha permitido que el equipo sea rebautizado como Sacksonville. Y lo más importante de todo: esta defensa abanderada por Campbell ha permitido a Jaguars meterse por fin en la carrera por los playoffs. Casi nada para una franquicia que estaba sumida en la mayor de las mediocridades.

Otros candidatos: Bobby Wagner, Joey Bosa, Aaron Donald

Jugador Ofensivo del Año – Kareem Hunt

La primera vez que tocó un balón como jugador de la NFL perdió un fumble. A partir de ahí, prácticamente todo lo que ha tocado lo ha convertido en oro. Cierto que en las últimas fechas se le ha visto algo más comedido, pero en gran medida se debe a que su equipo lo ha usado menos. Aun así, continua liderando la liga en yardas terrestres con un total de 800. Con un impresionante promedio de 5,2 yardas por acarreo. A ello hay que sumarle otras 331 yardas recibiendo pases de Alex Smith, con otra media apabullante de 10,3 yardas por recepción. En total ha conseguido seis touchdowns. Con todo, estos datos son motivo suficiente como para considerarle como la mayor arma ofensiva que se ha visto hasta el momento.

Hunt supone una amenaza constante en las defensas contrarias. Como dicen sus estadísticas es un verdadero peligro tanto corriendo como recibiendo y siempre está presente la posibilidad de que complete una jugada grande. Sus dos jugadas más largas son sendos TDs. Uno gracias a una carrera de 69 yardas y otro tras recibir un pase de 78, la mayoría de ellas yardas after catch. Hunt es una de las razones principales de la metamorfosis que ha sufrido la ofensiva de Andy Reid este año. Sin duda, los Chiefs han encontrado una joya para su backfield.

Otros candidatos: Todd Gurley, Le’Veon Bell, Ezekiel Elliot

Regreso del Año – Todd Gurley

Normalmente este premio se le suele otorgar a un jugador que vuelve de una lesión, y de hecho candidatos hay para ello. Pero lo que está haciendo Todd Gurley esta campaña después de un 2016 aciago creo que es más que suficiente para llevarse el gato al agua. Hace un año Gurley estaba promediando 3,2 yardas por carrera mientras que esta temporada está en 4,3. Otro dato a tener en cuenta es que sus siete touchdowns por tierra ya superan los seis que consiguiera el año pasado. A ello, hay que sumarle otros tres que ha conseguido actuando como receptor. Una nueva faceta que ha incluido es su repertorio y que le disparan a una nueva dimensión.

El verdadero nivel de Gurley es de running back top 3 de la liga y por suerte para todos lo está demostrando con creces. Es el activo más importante del mejor ataque de la competición. Sean McVay ha conseguido sacarle de su letargo y de nuevo cada semana vuelve a regalarnos perlas de su enorme calidad. Reconozco que soy un completo enamorado de este jugador pero es que jugando al nivel que lo está haciendo, ¿hay alguien que no lo sea? Jugón.

Otros candidatos: Jared Goff, Keenan Allen, Earl Thomas

Entrenador del Año – Sean McVay

El niño prodigio. El entrenador más joven en entrar a la NFL. El lavado de cara que le ha dado a la franquicia angelina es impresionante. Los Rams de 2016 y de 2017 son como la noche y el día. Ha transformado un equipo gris, oscuro, casi sin alma, en una perfecta armonía en la que todo funciona a la perfección. Estos Rams no solo son la mayor sorpresa positiva del año; probablemente sean el equipo más divertido de ver hoy por hoy.

Y este profundo cambio no solo se aprecia en las sensaciones que transmite el conjunto, el cual ha dejado atrás el pasado rancio de Jeff Fisher en el que se funcionaba bajo un sistema ya obsoleto, sino que le ha dado tal vuelta al ataque que ha pasado de ser uno de los perores de la competición a simplemente el mejor. Y por si esto fuera poco, ha encaminado la carrera de un Jared Goff que tenía tintes de ser uno de los mayores bust de la historia. Chapó.

Otros candidatos: Doug Pederson, Andy Reid, Mike Zimmer

MVP – Carson Wentz

El premio gordo no podía ser para otro. Carson Wentz está jugando a un nivel solo apto para los más grandes. Hace mucho tiempo que no se veía a un quarterback sobresalir tanto después de apenas un año y medio en la liga. En 2017 está confirmando las buenas sensaciones que dejó en la primera mitad de la temporada pasada, la cual se le hizo muy larga. Algo normal para un QB rookie que llega a un equipo en plena reconstrucción y con un nuevo proyecto echando a rodar.

El ataque de Eagles está funcionando como un reloj. Todo el mundo está haciendo una gran labor y parece no haber debilidades. Wentz es el capitán del barco, la pieza que hace que todo marche a pedir de boca y la verdadera razón de que estemos antes uno de los ataques más completos de toda la NFL. Para hablar del ex de la Universidad de North Dakota St. sobran las estadísticas, las cuales no dejan de ser excelentes. Son las sensaciones que transmite y la sobriedad con la que juega las que le hacen estar un escalón por encima del resto. Y lo más alucinante de todo es que este es apenas su segundo año. El cielo es su techo y si una lesión no lo impide Wentz será candidato perenne a luchar por el MVP.

Otros candidatos: Alex Smith, Deshaun Watson, Tom Brady

Por Stéfano Prieto (@Stefano_USA)

1 comentario en “Midseason Awards 2017

Deja un comentario