La adivina de la agencia libre

¡Toc, toc, toc!

  • ¿Quién es?
  • Pues empezamos bien, ¡vaya una adivina!
  • Pasa de una vez y deja de decir tonterías, Antonio.

Entré a la habitación entre escéptico y sorprendido. Sospeché que la vieja gitana había reconocido mi voz. No era la primera vez que la consultaba. Gracias a sus visiones, pude anticiparme a los expertos de la NFL con la profecía sobre el triunfo de Patriots en la Super Bowl, la concesión del premio MVP para Rodgers, o sin ir más lejos, el fulminante despido de Marvin Lewis.

La estancia era un cuchitril mal iluminado con velas olorosas, que dejaban una atmosfera cargada y espesa, con un hedor a medio camino entre lavanda rancia y orines de gato. El centro lo ocupaba una destartalada mesa redonda que sostenía una bola de cristal. Con las manos apoyadas sobre la esfera cristalina, madame Fifí Menteuse, como se hacía llamar la adivina, inquirió con su mirada penetrante el motivo de mi visita.

  • En breve comenzará la agencia libre de la NFL –le expliqué-, y me gustaría conocer de antemano las exclusivas más relevantes que surgirán en este periodo para adelantarme a mis compañeros redactores de Spanish Bowl.

Predecir los movimientos de la agencia libre en la NFL es cosa de magia

La hechicera cerró solemnemente los ojos y echó la cabeza hacia tras. Tras un par de teatrales convulsiones, y sin soltar la bola de cristal repentinamente iluminada, comenzó a hablar con voz impostada.

  • Mis poderes mágicos desde el más allá me anuncian que habrá 10 noticias impactantes durante la agencia libre. A continuación abrió un ojo, y con su voz normal, preguntó: ¿sabes que cada predicción cuesta 5 euros, verdad?
  • Pues sólo traigo 30 –respondí-.

La vieja torció el gesto, volvió a cerrar los ojos y repitió pomposamente la escena de la adivinación.

  • Mis poderes mágicos desde el más allá me anuncian que habrá 6 noticias impactantes durante la agencia libre.

Kirk Cousins, a los Broncos

  • El príncipe pretendido por todos los reinos, aquel que recibirá desproporcionadas ofertas de cada equipo necesitado de quarterback, será Kirk Cousins. Veo cifras mareantes en las propuestas de Jets y Browns, pero finalmente se dejará seducir por la reina viuda Elway. No hay nada que se proponga que no consiga, al igual que conquistó al anciano rey Manning. Juntos pasearán en su caballo, crines al viento, por el castillo de la Milla Alta. El dinero no será problema. Ordenará cortar la cabeza a cuantos súbditos sea necesario hasta conseguir el espacio salarial necesario: Sanders, Talib, Siemian, Anderson… ¿Qué, te ha gustado la predicción?

Moví ligeramente la cabeza en muestra de incredulidad. La situación económica de Denver es delicada, y conseguir adaptar el contrato millonario que demandará Cousins conllevará dolorosos sacrificios. Tener que desmantelar el equipo para traer un QB, cuando se cuenta con un pick de draft en el top-5 para conseguir un mariscal de los mejores de la promoción, no parece una gestión inteligente. Además, se reduce el posible interés del candidato, ya que llegaría a una plantilla debilitada.

Pero por otro lado, quizá el factor económico no sea prioritario. Cousins ya ha pegado dos atracos consecutivos a Redskins, es posible que le atraiga más el proyecto deportivo. En Jets no tendría excesivo talento en la ofensiva, y el proyecto de Browns aún no se ha consolidado. En Denver sabe que la exigencia siempre es máxima, no escatimarán esfuerzos en poner a su servicio un conjunto competitivo.

Le’Veon Bell se queda en Steelers

  • Bell es un runningback inclasificable. Un corredor que recibe, un receptor que corre, un ariete danzarín, un bailarín que percute. No se le pueden poner etiquetas. Bueno sí, una, la de franquicia. Mucho protestará si su club lo hace, pero acabará aceptándolo. A nadie le duelen 14 millones y medio garantizados. Desde aquí oigo el zumbido de las abejas asesinas acereras, reunidas de nuevo en su colmena para 2018.

Asentí. Estaba bastante de acuerdo con la predicción. Bell se ha convertido en un baluarte demasiado importante para Steelers como para permitir su marcha. Hay que retenerlo al precio que sea y, por desgracia, la lesión de Shazier y su más que probable retirada permitirá obtener el margen salarial necesario para hacerlo. Si hiciera falta generar más espacio, se cortaría a Wilcox y se renegociarían los contratos de Mitchell o Haden. Si no firman un contrato de larga duración, una nueva designación como jugador franquicia tampoco es una idea económicamente descabellada. No sabemos cuántos años le quedarán a Roethlisberger, seguro que pocos, y hay que apurar estas últimas las oportunidades.

Esta situación no es ideal para ningún jugador, pero en el fondo, tampoco es tan mal negocio. La remuneración es considerable, y seguirá una temporada más optando al título. Además es joven, y el año que viene volverá a ser pieza apetecible por otros clubes en la agencia libre. Por otra parte, esta situación de “enfado”, real o no, le permitirá volver a escaquearse del training-camp.

Los QB1 y QB2 de los Browns de 2018 no están actualmente en la plantilla.

  • ¡Snif, snif! –olisqueó la hechicera-. Me llega del futuro un potente olor a macarrones. Señal de que A.J. McCarron será un manjar pretendido por varias franquicias. Tiene juventud, buen cartel por sus correctas, aunque escasas, actuaciones como titular, pero sobre todo, que no podrá aspirar a los grandes contratos de otros compañeros de profesión que también quedarán libres, como Cousins, Keenum, Bradford… ni soñar con lo firmado por Garoppolo. Una opción buena, bonita y barata para los Browns. Un quarterback ideal para que haga de puente al que draftearán en primera ronda. Pero eso es otra historia, y otro precio.

La vieja Fifí nunca regala nada, pensé. Pero tuve que admitir que su predicción tenía sentido. Entre McCarron y Hue Jackson hay gran afinidad, y Cleveland ya intentó ficharle el año pasado en la recta final del periodo de traspasos. Parece claro que el primer objetivo de Dorsey, nuevo Manager General de los Browns es la de solucionar la posición de quarterback, y resultará muy complicado explicar que disponiendo de la primera elección colegial, su mariscal de futuro no salga de allí. Sin embargo, McCarron podría aportar una experiencia muy necesaria por si debe aparecer como titular mientras se forma el novato. Además, una vez efectuado el cambio, servir como mentor de éste desde una suplencia que siempre ha llevado con el máximo respeto en Cincinnati.

Jimmy Graham, a los Patriots

  • Rob Gronkowski se ha cansado de recibir golpes. Ahora quiere repartirlos él en la lucha libre. Harto de ser actor secundario, quiere convertirse en protagonista en Hollywood. Muchas distracciones para un jugador que se está planteando la retirada. Nadie podría culparle. Demasiadas conmociones para alguien que deportivamente ha ganado todo, y no dejaría de obtener buenos contratos tras dejar el football. En 2018 le sigo viendo a las órdenes de Belichick, pero bien haría en buscarle un sustituto. Quién mejor que Jimmy Graham, que en los Seahawks no terminó de explotar como se esperaba, pero sigue teniendo un potencial impresionante como uno de los mejores tight-ends de la NFL.

Aquí solté una carcajada. ¿Tú también, Fifí? Jugador interesante que queda libre, jugador que todos sitúan en la órbita de los Patriots. A ver si os enteráis de una vez: Nueva Inglaterra se nutre de jugadores infravalorados o rebotados de otras franquicias. No ficha grandes estrellas. En todo caso, son ellos quienes se ofrecen a Patriots por un contrato menor al que obtendrían en otros equipos.

Probablemente, la pitonisa tenga razón, y éste sea el caso de Graham. Llegó un año tarde a las SuperBowls de Saints y Seahawks, quizá pretenda sacarse la espina. Apostar por Patriots es tener la seguridad de hacerlo por un equipo siempre contendiente al título. Además, no sólo por el temor a perder a Gronko, sino por el propósito continuo de doblar la posición (funcionó la primera etapa de Bennett, pero no tuvo éxito el fichaje de Allen), es seguro que Nueva Inglaterra estará en el mercado en búsqueda de tight-ends.

Sam Bradford, a los Cardinals

¿Veremos a Bradford de rojo Cardinal?
  • Bradford ya se ha cansado de hacer el indio. El quarterback de origen cherokee por fin encontrará en Arizona el tipi que lleva buscando 8 años en la liga. Una reserva de veteranos siguiendo las huellas de Warner y Palmer. Los Cardinals deben aprovechar el momento de forma de David Johnson y lo poco que le pueda quedar a Fitzgerald. No están para experimentos con jóvenes. Durante su etapa en San Luis, Bradford ya era asiduo a los partidos de béisbol de los Cardinals de aquella ciudad. ¿Casualidad? No lo creo. Premonitorio sin duda.

Bradford se encuentra en una situación complicada en Minnesota, pensé. Llegó como quarterback de emergencia en 2016, pero las lesiones, la eterna maldición durante su carrera, no le permitieron consolidarse. Ni es el favorito de la afición por potencial (Bridgewater), ni quien les llevó a la final de conferencia (Keenum). Como a la vidente, a mí también me parece el último en la lista de QBs a renovar por Vikings. Además, por su reconocida fragilidad, es muy probable que sea el último entre los quarterbacks sin equipo en encontrar acomodo. Y por supuesto, sin llegar a las cifras que manejarán otros compañeros. Es más, tampoco descartaría, aunque la bruja se lo haya callado, que Arizona utilizase su pick de mitad de primera ronda en algún QB de los que siempre empiezan a bajar posiciones, como opción más fiable de futuro.

Trumaine Johnson y varios más, a los Jets.

 

  • Ambición y penuria. Audacia y prudencia. Los Rams quieren hacer un equipo campeón, pero no podrán retener todas sus figuras en la agencia libre. El esfuerzo económico para intentar renovar al safety Joyner y al wide-receiver Watkins provocará que deban dejar marchar a Johnson. Además, tampoco el cornerback estaba muy por la labor de continuar ahí tras dos temporadas bajo la etiqueta de franquicia. Los Jets, una vez perdidos sus principales objetivos, Cousins y Bell, se lanzarán como posesos sobre cualquier jugador que merezca la pena. Y Johnson lo vale. No hay muchos cornerbacks en la liga que sean capaces como él de secar al mejor receptor rival. Y si en la división juega un tal Brady, esta necesidad se torna en supervivencia. Este anuncio va de propina: los de la gran manzana serán los principales animadores de la agencia libre.

Agradecí el gesto asintiendo con la cabeza. Sin embargo, había que reconocer que para adivinar la salida de Johnson de Los Angeles no hacía falta tener poderes sino simplemente internet. El reciente acuerdo por Peters desde los Chiefs prácticamente lo certificaba. No obstante, me despertó la curiosidad su predicción sobre los Jets. Ciertamente, el talento no abunda en sus filas y precisan traer tanto como les sea posible. Además, deben gastar su amplio margen salarial y no tienen en quien hacerlo (recordemos la situación policial de Robby Anderson). Me cuadra bastante una agencia libre donde los blanquiverdes disparen a todo jugador interesante que se ponga a tiro. Bien sea por finalización de contrato, o víctimas del salary-cap en sus clubes de origen.

La agencia libre se espera con entusiasmo, pero rara vez cumple las expectativas.

Tras un largo silencio, comprendí que la sesión con madame Fifí había concluido. Dejé el dinero sobre la mesa y cuando me levantaba para irme me agarró del brazo.

 

  • No te vayas todavía, moreno. ¿No te vas a llevar un mock-draft? ¡Te aseguro que es infalible!
  • No, no, –respondí tratando de desembarazarme de su apretón-, ya no tengo más dinero. Mejor en otras ocasión más adelante…
  • Anda, saleroso, aprovecha ahora, que antes de la Combine están de oferta. Te llevas dos distintos y sólo pagas uno.

Definitivamente, esto terminó de confirmar mi escasa fe en su magia, y aumentó la sensación de haber perdido 30€ estúpidamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *