Jugadores defensivos NCAA 2018

La temporada de College Football 2018/2019 ya está aquí y con ella la expectación de qué ver o qué no ver en cuanto a jugadores de cara a la temporada que viene en Abril, cuando todos nuestros equipos sean los peores del mundo y tengamos que reforzar hasta el puesto de aguador.

Por eso, desde Route Running, os traemos 12 jugadores que ver (sin repetir universidad, lo siento, DL de Clemson) en defensa y otros 12 jugadores en ataque (que irán en otro artículo hermano a este) para que podáis fijaros en ellos durante la temporada y así seguir con más interés las vivencias de este precioso mundo que es el football universitario.


Sin más dilación, vamos al análisis:

1-Ed Oliver (6’2”, 290 lbs), DT, Junior, Houston (AAC)

Uno de los jugadores a seguir de la promoción sin duda alguna, ya en su año Freshman (5’5 sacks, 22’5 TFL) dominó a su competición y continuó haciéndolo este pasado año Sophomore aunque se viera afectado por unos problemas físicos que ya parece dejar atrás.

Ya se ha declarado elegible antes de empezar la temporada y por el pasan muchas de las esperanzas de Houston de ser un equipo importante en su conferencia y llegar incluso a competirla y entrar en una Bowl importante.

Oliver es una fuerza de la naturaleza pese a ser undersized, jugando con una explosividad y un atleticismo fuera de lo normal para un jugador en su posición, pero que aún debe pulir sus movimientos de manos e incluso aumentar un poco su peso para jugar contra jugadores más fuertes y pesados que él.

Futuro en el Draft: Primera ronda.

Fuente: The Read Optional

2-Jeffery Simmons (6’3”, 301 lbs), DT, Junior, Mississppi State (SEC)

Uno de los mejores jugadores en la DL de todo el país, Simmons aún está un poco infravalorado en comparación con su compañero de trincheras, el DE Montez Sweat, pero en sus dos años en la estatal de Mississippi ,sobretodo en esta segunda temporada ya afianzado como titular, que es uno de los candidatos a subir como la espuma llegado a Abril.

Se tienen puestas muchas esperanzas en la temporada de los de Joe Moorhead, que en su primera temporada al frente de los Bulldogs y con una cantidad de talento importante, parece decidido a dar guerra en la SEC, en parte gracias al talento del joven Simmons.

Simmons es un jugador fuerte, explosivo y con un motor y un awareness impresionantes, lo que le permite jugar en esquemas de 2-Gaps controlando todo el interior de la línea, además usa sus manos de manera muy agresiva para liberarse de su par y atacar al QB (5 sacks este año) pero que debe mejorar su leverage para alcanzar el potencial que se le presupone.

Futuro en el Draft: Primera ronda.

3-Nick Bosa (6’3”, 270 lbs), EDGE, Junior, Ohio State (Big 10)

El pequeño de los Bosa ya tiene edad para presentarse al Draft y puede acabar siendo elegido por delante de su hermano Joey y al menos, tiene su mismo potencial, destacando por encima de sus compañeros en un Front 7 llenísima de talento como la de los Buckeyes.

Ohio State está en una situación ideal para competir con los mejores desde el día 1 (pese a toda la polémica con su casi ya ex HC Urban Meyer) y gran parte de la responsabilidad cae en una DL llenísima de talento ya que por ejemplo, sus compañeros Dre’mont Jones y Robert Landers son grandes prospects de por si.

Nick Bosa es un EDGE Rusher que se puede ver beneficiado de cualquier esquema a nivel NFL, ya que tanto como DE/OLB en un 3-4 como en una 4-3 como EDGE puro, tiene el talento físico y técnico como para dejar sentado a cualquier OT, ya que su técnica para ser Junior es una auténtica barbaridad, aparte de usar genial sus manos y su motor para cerrar la carrera y atacar el edge con facilidad. Bosa es uno de los jugadores más preparados de toda la camada y se nota en cada snap que juega además de producir 14 sacks en total en sus dos primeras temporadas, una bestialidad.

Futuro en el Draft: Primera ronda.

Fuente: 247 sports

 

4-Brian Burns (6’5, 231 lbs), EDGE, Junior, Florida State (ACC)

Las estadísticas de Burns en estos dos años como titular en FSU prácticamente lo dicen todo de él como EDGE: 24 TFL y 13’5 sacks en dos años jugando en una división tan competida y en un equipo tan convulso como Florida State. Dicen de él que puede llegar a ser uno de los mejores jugadores del Draft en su puesto si tiene un año Junior acorde a lo mostrado.

Este es un año de transición para la universidad de Florida State, con la perdida de Jimbo Fisher como HC y la contratación de Willie Taggart desde Oregón, se espera que tanto en ataque como en defensa se dé un paso adelante y se compita al menos, con Miami, la posibilidad de acabar en una Big6 este Diciembre, pese a la cantidad de talento perdido, parece que se respira un ambiente más ilusionante esta temporada en Tallahassee.

Burns es un EDGE muy completo, capaz de usar una serie de movimientos avanzados para su edad uniéndolos a su altura y buen motor (aunque inconsistente a veces) para superar a su par y llegar al QB o cerrar sus gaps en el juego de carrera, pero tiene un cuerpo al que debe añadir más musculo (solo 231 lbs) y esperar que no pierda explosividad para hacer de él un jugador más completo. Un diamante en bruto que espera ser pulido esta temporada.

Futuro en el Draft: Primera ronda.

5-Anfernee Jennings (6’2”, 265 lbs), EDGE, RS-Junior, Alabama (SEC).

El wildcard de esta lista, Anfernee Jennings destacó y enseñó tantísimo en los College Football Playoffs del año pasado contra Clemson y Georgia que ha sido muy difícil no añadirle a ella, pero su talento innato para estar cerca del balón y sus virtudes físicas le hacen merecedor de ello.

En Alabama, todo sigue un poco igual, gente se va, gente viene y gente pasa a ser titular, lo que si es verdad es que la DL no ha perdido ni un ápice de talento, pues jugadores tan brillantes como Jennings, Raekwon Davis o Isaiah Buggs contaran con más snaps en un Front Seven dominante y que aspira a todo.

En términos de juego, Jennings es posiblemente, el EDGE más agresivo de los presentados, usa las manos de manera errática pero violenta, lo que a veces le da ventaja pero otras le hace perder la batalla contra pares experimentados, su piscina de movimientos hacia el interior es muy buena y es capaz de dominar a su par por fuerza, tanto en el pase como contra la carrera, pero en general sus movimientos son mejorables y tiene un físico algo pesado. Jennings es un jugador, que, si se trabaja en sus puntos débiles puede llegar a ser tremendamente dominante en el siguiente nivel, por inteligencia y características físicas.

Futuro en el Draft: Segunda Ronda.

6-Devin Bush Jr (5’11”, 222 lbs), Junior, Linebacker, Michigan (Big 10).

Dentro de la más que decente clase de LBs de este año (se supone) que Devin Bush, el Mike de Michigan, es uno de los que más papeletas tiene para destacar este año, gracias a la renovada actitud de los de Ann Arbor con su flamante transfer Shea Patterson a los mandos como QB.

La defensa de Michigan fue sin duda, una de las mejores de toda la Big10 y se espera que este año continúe dominando con Bush como uno de sus lideres a la espera de que el ataque no le pierda tantísimos partidos como el año pasado, Jim Harbaugh se enfrenta a su año clave al frente de su Alma Mater donde esperan llegar, al menos a ganar la Big10.

Como jugador, lo primero que destaca de Bush es su velocidad y su rango, se mueve realmente bien y fluido en espacios grandes y es capaz de evitar bloqueos por velocidad, pero al siguiente nivel tendrá que ganar más peso para liberarse de más de un OL. Contra el juego de pase es todo un LB moderno, es capaz de cubrir a TE y RBs sin perder velocidad y tiene el awareness necesario para leer a cualquier QBs. Un LB moderno para una liga que evoluciona en su posición.

Futuro en el Draft: Segunda Ronda.

7-Kendall Joseph (6’0”, 225 lbs), RS-Senior, Linebacker, Clemson (ACC).

Líder absoluto en términos de capitanía general, Kendall Joseph afronta un año Senior que puede darle muchas alegrías para su stock en Abril si consigue estar al frente, un año más, de uno de los proyectos más ilusionantes de todo el College Football, como es la Clemson de Dabo Sweeney.

La defensa de Clemson tiene papeletas para ser la mejor de toda la FBS si su secundaria consigue estar al nivel de un Front Seven, que, nombre a nombre, es junto al de Alabama, el mejor de todo el College. Solo oír los nombres de Austin Bryant, Christian Wilkins, Dexter Lawrence y Clelin Ferrell, se huele el miedo en los rivales.

Por la parte que le toca a Joseph, es un gran LB para complementar un pass rush así de feroz, ya que destaca por su IQ dentro del campo, siendo capaz de leer donde caer y como caer en cada momento del partido, además de ser un magnifico placador y un líder vocal dentro y fuera del campo, pero al que le puede pesar su perfil físico de cara al Draft. Aún así, Joseph es uno de los mejores LBs de toda la FBS y es un espectáculo verle jugar.

Futuro en el Draft: Segundo Día.

Fuente: Draft Blaster

8-Andraez Greedy Williams (6’1”, 181 lbs), RS-Sophomore, Cornerback, LSU (SEC).

¿Cual es la verdadera DBU?Es la pregunta que todos los años nos hacemos entre nosotros, cada vez que vemos salir un CB de Baton Rouge camino a la NFL, siendo este año Greedy Williams el heredero de los Mathieu, Donte Jackson o Jalen Mills, el último de una estirpe de grandes CBs con ese swagger tan característico del sur de Louisiana.

LSU comienza la temporada mucho mejor que la última, el ambiente parece sano y se ha recuperado la ilusión de un proyecto que parecía tirado a la basura cuando Les Miles fue despedido, pero que con trabajo y clases de reclutamiento fuertes han hecho de ello uno de los candidatos a la SEC desde la sombra.

Uno de los líderes de esa defensa de LSU es Greedy Williams, todo un atleta en su posición que es capaz de estar pegado a su par toda la noche si hace falta, ya que es fluido, usa muy bien las manos en el mirror y localiza la bola siempre allá donde este.Dentro de lo malo, es que tiene que estar más concentrado, muchas veces se deja llevar y sale del partido con facilidad amén de que tiene que mejorar esa técnica de placaje que deja que desear, pero aun así, tiene tanto talento que va a ser muy difícil no ir su nombre de los primeros en este próximo Draft.

Futuro en el Draft: Primera Ronda.

9-DeAndre Baker (5’11”, 180 lbs), Senior, Cornerback, Georgia (SEC)

Fue sorprendente cuando Baker, uno de los mejores CBs de toda la NCAAF el año pasado, retiro su nombre del pasado Draft, pero con esa experiencia y la de este próximo año, el futuro del chico del estado de Georgia y por ende, el de su universidad, puede ser brillante este año.

Georgia aspira a ganar el CFP este año si o si, pese a las bajas, muy sensibles, tiene una de las mejores clases de recruits de toda la nación, unidas al talento que ya tenían y brilló, los de Kirby Smart le competirán de tu a tu el trono de la SEC a la Alabama de Nick Saban.

En estos matchups contra Alabama, DeAndre Baker debería tratar de dominar a sus inexpertos WRs con su agresividad en la LOS y su experiencia jugando en todo tipo de esquemas todo ello unido a que es más que capaz de ayudar en el juego de carrera pero cuya falta de velocidad en largo y atleticísimo pueden pesar en un futuro no muy lejano. Aún a pesar de esto, Baker es un grandísimo CB que luchara cada snap como si fuera el último.

Futuro en el Draft: Segundo Día.

10-Kris Boyd (6’0”, 195 lbs), Senior, Cornerback, Texas (Big12)

Texas no lo ha pasado bien estos años, vamos a ser claros. Realmente, lo han pasado muy muy mal, con malos resultados y unas clases mediocres de reclutamiento y se han visto relegados a un segundo plano en la Big12, pero con la ayuda de Tom Herman en su segundo año como HC y con lideres como Kris Boyd en el campo, todo puede ir a mejor.

Las aspiraciones de los de Herman este año no son otras que crecer y crecer y esperar que estas dos clases de recruits del entrenador de Ohio den sus frutos y poder disputarle una división a una Oklahoma que parece intratable.

Una de los líderes de esta nueva Texas es Kris Boyd, un CB extremadamente fiable en todos los aspectos: ha jugado tanto en zona como al hombre, en la carrera se mueve muy bien, evitando bloqueos y atacando al ballcarrier genial y es capaz de leer al QB y localizar el balón, pero debe mejorar sus manos, ya que dropea muchas intercepciones fáciles. Un CB no muy flashy, pero muy sólido para cualquier equipo que le seleccione este Abril.

Futuro en el Draft: Segundo Día.

11-Jaquan Johnson (5’11”, 190 lbs), Senior, Safety, Miami (ACC)

El año pasado, volvió la magia a The U, después de muchos muchos años decepcionantes y de equipos mediocres, los de Mark Richt por fin dieron el paso adelante que se les presuponía gracias a una defensa muy dominante, donde Jaquan Johnson destacó por su agresividad y productividad (4 INTs, 3 FF, 63 TKs).

Miami aspira a un mínimo de entrar en el Big6 este año, talento tiene a raudales (pese a las bajas en su DL), pero con un cuerpo de WR y sobretodo una secundaria llenísima de talento, los de Richt intentarán acabar con la hegemonía de Clemson en la ACC.

Jaquan Johnson, por su parte, es un jugador extremadamente agresivo, se mueve como pez en el agua tanto en campo abierto como en la caja, donde usa sus manos de manera agresiva para eliminar rivales, además de esto, tiene la habilidad de estar siempre cerca de donde hay peligro, provocando grandes jugadas cuando el calor aprieta. Si mantiene el nivel, no hay dudas de que Johnson será elegido en la primera ronda del año que viene.

Futuro en el Draft: Segunda Ronda.

12-Taylor Rapp (6’0”, 212 lbs), Junior, Safety, Washington (PAC-12).

Dueña de una de las mejores secundarias de todo el FBS, Washington es el principal candidato a ganar la PAC-12 este año casi por descarte, por las bajas de USC, la bisoñez de UCLA o lo que sea que pase en Stanford este año y Rapp es el enforcer de esta secundaria, un pegador de lujo que no está exento de técnica o capacidad para cubrir al espacio.

Washington se enfrenta a su año definitivo: tienen el talento, delante y detrás, pero deben dar un paso adelante en su final de temporada para poder aspirar a volver a entrar en los CFP donde fueron vapuleados por una muy superior Alabama hace dos años.

Las características de Rapp le sitúan como uno de los safeties mejor valorados para poder dar el salto a los profesionales sin que se note demasiado: es fuerte físicamente, un grandísimo placador en campo abierto, agresivo a la hora de atacar el balón y capaz de jugar como tercer safety en el slot, donde ha jugado tanto en M2M como aprovechando esquemas zonales donde se maneja muy bien. Dentro de lo malo, su perfil físico, sobre todo a la hora de la velocidad, sí que puede ser muy limitado y su producción en College ha sido paupérrima (4 INTs en dos años para un titular es muy poco).

Futuro en el Draft: Segundio Día.

 

 

 

Un comentario sobre “Jugadores defensivos NCAA 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *