Inconsistencia – Análisis GB Packers 18-19

La mejor palabra que puede describir a Green Bay Packers hasta la Semana 6 es ‘INCONSISTENCIA‘. Lo único en lo que este equipo semana a semana ha mantenido es la inconsistencia, ya sea ofensivamente, defensivamente, en equipos especiales. La incapacidad de hacer una actuación regular durante los 4 cuartos ha sido la constante de esta temporada (hasta ahora).

Ciertamente este tipo de actuaciones no es lo que los fans esperan, en especial cuando se cuenta con un talento generacional como Aaron Rodgers y cuando se espera que esta ofensiva sea una máquina imparable de hacer puntos. Justamente lo que no hemos visto. En gran medida, esta inconsistencia se le puede atribuir a la lesión que Rodgers tuvo en la Week 1 contra Bears que ha ocasionado que el QB entrene poco y pueda generar química y ritmo con sus compañeros. También las lesiones de los receptores Randall Cobb y Geronimo Allison han sido determinantes en esta falta de ritmo ofensivo.

Para un equipo como los Packers que dependen enteramente de su estrella Aaron Rodgers y que han armado su equipo alrededor de él, la inconsistencia como equipo es un reflejo de la inconsistencia por la que atraviesa el QB estrella.


OFENSIVA

La ofensiva es tal vez la unidad más inconsistente del equipo, aunque no por mucho. Como lo comentaba en la introducción, la lesión de Aaron Rodgers ha sido un factor determinante en la inconsistencia por la que no ha podido adaptarse a jugar con la rodilla lesionada. La lesión ha ido evolucionando y ya se le ve mucha más movilidad que al principio. Ese abuso de movilidad y no cuidarse en jugadas arriesgadas ya provocó una ligera recaída contra Detroit en una escapada hacia la banda donde el LB lo derribó (en vez de pasar al checkdown abierto). Se espera que esta Bye Week sirva para descansar esa rodilla y poder superar la lesión. El mismo Rodgers ha dicho que espera jugar sin rodillera en la Semana 8 pero eso aún está por verse.

La falta de práctica de Rodgers probablemente ha afectado el desarrollo de química con los receptores novatos e incluso con Jimmy Graham. También lo hemos visto fallar pases a Davante Adams que normalmente podría hacer mientras duerme y eso es atípico de Rodgers. Todo es parte de esta inconsistencia por la que atraviesa. Así como lo hemos visto tener drives milagrosos para sacar la victoria en circunstancias complicadas, lo hemos visto fallar pases fáciles, no voltear a ver a receptores abiertos y aguantar demasiado el ovoide terminando jugadas en Sack.

EJEMPLO

Muchas de estas ocasiones no han sido por el motivo que popularmente se señala, como que los receptores no logran conseguir separación. Incluso en el juego contra los 49ers en el drive que termino en Red Zone perdiendo la posesión en downs, en tercer down hubo una clara oportunidad de anotar con J’Mon Moore completamente desmarcado, pero Rodgers al no tener aún plena confianza en sus receptores novatos, prefirió lanzarse a intentar conseguirlo él mismo, a pesar de que no tiene toda su movilidad aún y que la distancia era bastante considerable (10 yardas). Adjunto imagen:

Packers Offense / Packers.com

LINEA OFENSIVA

Normalmente se culpa mucho a la línea ofensiva de ser inefectiva, pero la realidad es que de acuerdo con PFF (Pro Football Focus) tenemos una línea top 5 de la liga. Además contamos con tal vez el mejor tackle izquierdo de la NFL y si no es el mejor, al menos está en la conversación. Durante estas 6 semanas hemos visto a Bakhtiari borrar del juego a varios pass rushers como Leonard Floyd, Jerry Hughes y Ryan Kerrigan. Siempre está dentro del top 3 del ranking de Tackles de PFF. El problema es que cualquier línea ofensiva que tiene que aguantar la protección por más de 3 segundos, es muy propensa a permitir presión y eso es lo que ha pasado con la línea de los Packers.

AARON RODGERS

Los números de Rodgers hasta el momento no sugieren un mal nivel de juego, es 2º en la liga en yardas, tiene 12 TD y una INT. Es el líder en jugadas de más de 50 yardas con 6 en total. Sin embargo, prestando atención a los detalles en cada juego, podemos ver a Rodgers negándose a tirar cuando la jugada se rompe o buscar las rutas cortas y de rápido desarrollo. Muchas veces se enfoca demasiado en un objetivo y pierde de vista a otros jugadores que pueden tener mejor oportunidad.

La mayoría de los TD y las yardas de Rodgers han sido durante las segundas mitades y en algunos juegos hemos visto a las defensas rivales jugar con esquemas más relajados por la enorme ventaja con la que llegan. Si a esto le sumamos el constante abandono del juego terrestre, podemos encontrar el motivo de porque Rodgers es el segundo con más yardas en la liga.

CARRERA

El problema del juego terrestre es que no hay juego terrestre. Los Packers no corren mucho el ovoide y los fans reclaman constantemente al head coach el poco uso del corredor estrella Aaron Jones, quien, en la opinión de muchos, debería tener al menos 15 acarreos por partido.

Aaron Jones / Packers.com

La realidad es que parece que mientras Aaron Jones juegue en el mismo equipo que Aaron Rodgers, no va a tener el protagonismo ofensivo que muchos creen debería tener. Según el Head Coach, la rotación de corredores es importante para que lleguen a los meses de frío (que es cuando en teoría mas se recurre al juego terrestre) con piernas frescas y evitar lesiones. Veremos que pasa a finales de Noviembre e inicios de Diciembre que es cuando los Packers deben mostrar su mejor football y dejar de lado la inconsistencia que han mostrado de manera muy constante.

Toda esta falta de química ofensiva ha despertado una serie de rumores y especulaciones sobre la relación de McCarthy y Rodgers entre los fans y distintos medios. El tipo de polémica y chisme que vende bien, aunque la realidad es que, si los Packers estuvieran invictos, nadie estaría especulando este tipo de rumores que siempre aparecen cuando las cosas no marchan bien. La fórmula parece sencilla, si Aaron Rodgers logra jugar más constante y consigue entrar en ritmo ofensivo durante los 4 cuartos de cada semana, los Packers van a estar en buena forma; el talento está ahí, pero falta que todo haga click.


DEFENSA

Para estar a tono con la ofensiva, la defensiva ha sido igual de irregular. El nuevo coordinador defensivo Mike Pettine ha metido una nueva energía a esta defensiva y ahora dispone de un grupo mejorado en la secundaria, específicamente en la posición de corner. Sin embargo, solo una vez hemos podido ver a esta defensa con una actuación completa durante 4 cuartos y fue contra un QB novato. Sin demeritar la gran actuación defensiva de la semana 4, los Packers necesitan urgentemente consistencia en el lado defensivo del ovoide para evitar poner al equipo en desventajas irreversibles como lo vimos contra Washington y contra Detroit.

Esta temporada hemos estado viendo a la defensa jugar solo por partes, dando una buena primera parte o una buena segunda parte, pero no han podido poner una buena actuación durante los cuatro cuartos. Se ha hablado muy bien de la capacidad de ajustar la defensa que tiene Mike Pettine y eso es algo que no se había visto en años anteriores. Han sido capaces por momentos de ser ese tipo de defensa que se dobla pero no se quiebra y eso es clave para poder ganar partidos e incluso campeonatos, pero también se ha comentado que este equipo simplemente no está diseñado para ser una potencia defensiva, este equipo está diseñado para que la ofensiva consiga una ventaja y la defensa logre mantener esa ventaja en el marcador y logre generar alguna que otra pérdida.

Conjura Defensiva / Packers.com

PASS RUSH

Definir la unidad defensiva más inconsistente es quizás lo más difícil puesto que entre los pass rushers y los safeties se disputan ese título. La falta de pass rush era algo que todos los Packers conocían antes del inicio de la temporada y hasta ahora, el pass rush ha sido lo que se esperaba: inoperante. Es verdad que Perry y Matthews han tenido sus momentos buenos, pero no han cumplido con la expectativa, especialmente por lo que se les paga. Por cierto, Kyler Fackrell es el líder en sacks de esta unidad.

SAFETIES

En cuanto a la posición de Safety, los dos titulares han tenido una temporada con demasiadas altas y bajas, con Kentrell Brice teniendo muchas más bajas que altas. Ha Ha Clinton-Dix está en año de contrato y por lo tanto se espera que muestre su mejor football, pero no necesariamente ha sido así. Si miramos únicamente sus números, es el líder del equipo en intercepciones (3) (número que también lo sitúa en la cima de la liga en ese apartado). Pero al menos una vez en casi cada partido ha tenido una jugada fallida ya sea con alguna mala cobertura o con tackleadas deficientes, simplemente Clinton-Dix no ha podido dejar de ser inconsistente y decir que aún así es nuestro mejor jugador en la posición, es poca cosa.

Kentrell Brice por su lado, cuenta con toda la confianza del staff defensivo, y los fans aún no saben por qué. El safety ha estado errático en casi todos los encuentros disputados y las ofensivas rivales ya lo tienen ubicado como el eslabón débil de la secundaría, así que constantemente buscan quemar a la defensiva a través de él. Los fans se preguntan por qué Josh Jones no juega en su lugar, pero la realidad es que solo los coaches ven el desempeño de Jones en los entrenamientos y por eso ellos son los únicos que pueden saber porque Brice les genera más confianza como titular que Jones. Basado en su actuación del año pasado, el punto débil de Jones es la cobertura o sea que tiene la misma deficiencia que Brice y por lo tanto, no parece ser una gran alternativa para sustituirlo.

Clay en modo «old time» / Packers.com

KENNY CLARK

Así como tenemos a una super estrella en la línea ofensiva, en la línea defensiva tenemos al que es claramente el mejor jugador defensivo de este equipo: Kenny Clark. Quizás la última gran selección de draft que nos dejó Ted Thompson, Kenny Clark constantemente ha dado partidazos esta temporada. De toda la inconsistencia que ha mostrado esta defensa, este chaval es el único que se muestra dominante en casi cada down. Lástima que él solo no ha sido suficiente para convertir a esta defensa en una gran defensa terrestre y por el contrario, esta es la parte más débil de la defensa (actualmente es la número 19 de la liga contra la carrera).

RANKINGS

En el papel, la defensa no ha sido tan mala puesto que actualmente se mantiene como la defensa total número 7 de la liga cumpliendo con el estándar de Mike Pettine, que nunca ha tenido una defensa fuera del top 10. El problema es que las malas actuaciones durante las primeras mitades de la defensa han llegado incluso a costar partidos a los Packers y esto no es lo que se espera de esta unidad. Si la defensa logra tener actuaciones solidas durante los 4 cuartos y generar al menos 1 entrega de balón a la ofensiva, esta unidad defensiva sería por fin lo que tanta falta le ha hecho a los Packers para llegar a ganar campeonatos aún con ese pass rush deficiente y con la inseguridad en la posición de safety.


EQUIPOS ESPECIALES

Siguiendo a tono con la inconsistencia ofensiva y defensiva, los equipos especiales no se han quedado atrás. Este año la unidad estrenó a dos novatos que fueron selecciones en el draft, el Punter JK Scott, selección de quinta ronda de la universidad de Alabama y Hunter Bradley, el long snapper, selección de séptima ronda. Ambos novatos, como es de esperarse, han tenido sus altas y bajas, pero en general sus actuaciones han sido decentes, especialmente el punter JK Scott que ha demostrado tener la capacidad en su pierna derecha para voltear la posición del campo. El veterano Mason Crosby, quien es uno de los kickers más seguros de la liga, no se ha salvado de esta inconsistencia colectiva ya que tuvo el peor juego de su carrera fallando 4 field goals y un punto extra cuando previamente había estado 10 de 11 en field goals en esta temporada.

J.K. Scott / Packers.com

FLAGS

Lo que ha sido consistente a lo largo de la temporada con esta unidad es la cantidad de flags durante los kickoffs y punts, lo que es una clara muestra de una unidad indisciplinada y desconcentrada. Los Packers son un equipo que puede identificarse más como conservador que como arriesgado, pero creo que poner a regresar punts a Tramon Williams en sustitución de Cobb ha sido lo más exagerado que han hecho en cuanto a ser conservador. No tiene sentido poner al veterano a fieldear los despejes y pedir recepción libre, en vez de poner a novatos como Jaire Alexander o Marques Valdez-Scantling, con una capacidad atlética y velocidad emocionante a buscar generar jugadas importantes en los despejes.

Esta unidad de equipos especiales aún tiene mucho que demostrar y urge que agarren ritmo, sean constantes y dejen de cometer flags para que puedan impactar los juegos de manera positiva. Bien podríamos decir que la inconsistencia de esta unidad ya le ha costado un partido al equipo esta temporada.


Conclusión

Los Packers este año no han sido lo que se esperaba de ellos hasta ahora y eso todos los fans lo tienen muy claro. Ante la impresionante actuación de equipos como los Rams y los Chiefs que han estado destruyendo la liga, los fans se preguntan como este inconsistente equipo de Green Bay podría competir contra estos dos y las esperanzas de la Superbowl son bajas. Incluso hay fans que preferirían que le fuera mal al equipo para que por fin despidan al head coach (McCarthy) que tanto odian y que tanto es señalado como el responsable de las malas actuaciones.

Y bajo el chaparron, los Cheeseheads «semper fi» / Packers.com

La realidad es que quizás este equipo no sea tan bueno hombre a hombre como se esperaba, hay claramente huecos importantes en varias posiciones. Pero en esta liga tan pareja y tan impredecible, nada esta escrito y juzgar a un equipo por su récord o su roster no siempre es acertado ya que semana a semana vemos muchas “sorpresas” y es una constante que el equipo no favorito gane al menos un partido cada semana.

TODO ES POSIBLE

El año pasado, Philadelphia no estaba repleto de estrellas o considerado contendiente a la Superbowl y cuando su QB titular se lesiono, todos lo descartaron definitivamente y terminaron ganándolo todo. No veo porque los Packers no podrían realizar una hazaña similar si logran salir de esta inconsistencia y ritmo de juego inexistente por largos lapsos. Con Aaron Rodgers en su mejor versión, todo es posible. Así que esperamos que durante esta semana de Bye los Packers puedan reinventarse un poco en cuanto a ritmo de juego y química de equipo y puedan recuperar a jugadores lesionados, además de que la lesión de rodilla de Rodgers evolucione favorablemente y ya pueda deshacerse de la rodillera.

DIVISIÓN

La división está al alcance del equipo con Chicago en la cima a punto de enfrentarse a la parte más dura de su calendario y esperando a hundirse como siempre y los Vikings apenas empezando a dar señales de despertar, aunque su defensiva no es lo que era la temporada pasada (también sufren de inconsistencia) así que, si los Packers se hacen con la división, cualquier cosa puede pasar en playoffs.

#GoPackGo

@gopackgomx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *