Harry Potter y el misterio de los dos OTs – El Draft de los Texans

La saga de Harry Potter está plagada de misterios, eso es sabido por fanáticos y también por los que tocamos de oído sobre ella. Cada edición es un nuevo misterio a resolver pero que finalmente no resuelve la historia de fondo hasta que se termina la saga.

Con los draft pasa muchas veces algo parecido: picks inexplicables, jugadores que van desapareciendo del radar de las primeras rondas y se sumergen en las tenebrosas aguas de las rondas altas (donde casi siempre las franquicias encuentran una ostra con una perla), jugadores que aparecen como fantasmas, etc… Y siempre da mucho que hablar también.

Cada equipo tiene sus particularidades y sus manías, como cualquier personaje de cualquier historia. Algunos destacan más, otros menos. Y siempre hay algunos más protagonistas que otros.

Magia Tejana

En este caso, los Houston Texans claramente no llevan el papel de protagonista como el pintoresco aprendiz de mago del pupilo de Hogwarts así que no queda otra que hablar sobre el misterio de los dos offensive tackles, como se titula esta nota. Porque como en la historia, un aire mágico se respira pero de repente todo se empieza a enturbiar. Las cosas empiezan a no salir como uno prevee y aparecen seres extraños en lugares (más bien momentos) donde no deberían.

Así y con nuestro pick de primera ronda surgió el nombre de Tytus Howard, un OT de una pequeña universidad (no, no ESE Alabama) cuyo único partido contra una universidad de renombre fue contra Auburn donde fueron barridos estrepitosamente. No tiene ninguna característica sobresaliente y hasta parece ser un poco verde para el nivel profesional.

 

Tytus Howard / Texanswire.com

 

De igual manera sucede con nuestro pick de segunda ronda. Max Scharping, otro tackle ofensivo que, para sorpresa de muchos, salió con el pick 56 de segunda ronda, luego de haber tomado un jugador en la misma posición durante el día jueves. Otro prospecto que necesita desarrollo, especialmente en cuanto al juego de manos.

 

Max Scharping con un antiguo compañero / Hustlebelt.com

 

1 OT + 1 OT = 2 OT

Como resultado, tenemos dos OTs que salieron de universidades no tan conocidas y que tienen mucho por aprender para tener éxito en lo profesional. ¿Era esto lo que necesitaban los Texans para proteger mejor a su joven QB franquicia? Personalmente creo que no, que habían jugadores mucho mejor preparados y que estos jugadores podían, si así lo deseaban, ser tomados en rondas más altas para darle más profundidad al roster. Pero no dar dos primeras rondas por jugadores que son incógnitas.

El misterio de los dos OLs no ha sido revelado aún. Sólo se podrá terminar de sacar conclusiones una vez que el planeta NFL vuelva a girar y los jugadores demuestren sus habilidades sobre el emparrillado. Allí veremos si, como un hechizo, los Houston Texans logran hacer su magia para defender a Deshaun Watson de los peligros que rondan el castillo encantado del NRG Stadium o si cae en las oscuras y violentas sombras de los defensivos que, como la temporada pasada, intentarán darle golpes a diestra y siniestra.

 

@GonzaFabbri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *