Eric DeCosta se estrena como GM con un draft notable

Había mucha expectación en Baltimore sobre el que ha sido el primer draft de Eric DeCosta como general manager de la franquicia córvida. Tras más de dos décadas aprendiendo a la sombra de Ozzie Newsome, los aficionados no sabían si Eric iba a romper con una tendencia que ha llevado al éxito a Newsome acumulando picks y encontrando gran talento en rondas intermedias del draft o iba a seguir los pasos de su predecesor. Finalmente, DeCosta se decantó por esto último y completo un muy buen primer draft. El propio general manager dijo que la única diferencia que ha tenido este draft respecto a otros pasados fue que era él mismo el que hacía las llamadas telefónicas a los jugadores seleccionados en vez de Ozzie.

A continuación, pasaremos a analizar los picks de los Baltimore Ravens en este draft:


Primera ronda – Pick 25- Marquise Brown – Wide Receiver de Oklahoma Sooners

Primera incógnita despejada. Eric DeCosta fue finalmente a por un receptor en primera ronda. Y creo que lo hizo tras ver como Clelin Ferrell se esfumaba en el pick 4 de los Oakland Raiders. Al final todo salió perfecto, los Ravens consiguieron ese tan ansiado trade down con los Philadelphia Eagles (Curiosamente el mismo equipo con el que el año pasado negociamos para subir a por Lamar Jackson) y bajaban al puesto 25 a cambio de una cuarta y una sexta ronda.

Fuente: Baltimore Sun

Todos los receptores disponibles. Ninguno había salido aún. DK Metcalf, Nkeal Harry, Marquise Brown… y finalmente fue este último el que se convirtió en la primera elección de la era Eric DeCosta. Brown, que por cierto es primo de Antonio Brown, es un receptor ideal para el estilo de juego de los Baltimore Ravens. A pesar de las dudas de su tamaño (Tamaño que, por cierto, a su primo no le ha privado de ser un auténtico jugón) y su historial de lesiones, Brown aporta al ataque de Ravens una velocidad y explosividad que se compaginarán a la perfección con la del QB Lamar Jackson. John Harbaugh declaraba después de esta elección que tras ver lo que suponía la velocidad de Lamar para las defensas rivales, iban a tratar de formar una ofensiva explosiva. Y aquí la primera prueba.

Brown es un receptor con un route running excelente y un gran release. Sus cualidades atléticas le permiten ganar muchas yardas después de la recepción, algo que sin duda Lamar Jackson agradecerá, ya que no tendrá que poner el balón en el sitio preciso como tenía que hacer con otros receptores.

Prepárense para el show. Su mote no es ‘Hollywood’ por casualidad.

Tercera ronda – Pick 85 – Jaylon Ferguson – Defensive End de Louisiana Tech

Con su segundo pick del draft, los Baltimore Ravens iban a seleccionar al tan necesitado pass-rusher que no pudieron escoger ni en primera ni en segunda ronda (Esta última por culpa del traspaso para seleccionar a Lamar Jackson). Jaylon Ferguson es conocido como ‘Sack Daddy’ debido a la gran cantidad de sacks que consiguió durante su etapa en college. De hecho, superó el récord que hasta ahora ostentaba nuestro queridísmo Terrell Suggs, establecido en 44.

Ferguson es un jugador perfecto para los Baltimore Ravens. Quizás puede pecar de falta de velocidad, sobre todo cuando a veces le toque salir a defender en cobertura como OLB de la defensa 3-4 de los Ravens, pero será en contadas ocasiones. Su juego me recuerda al del ya mencionado Suggs, bastante potente contra el juego de carrera y con un buen repertorio de técnica de pass rush. Esa falta de velocidad a veces le puede penalizar a la hora de llegar al QB, pero no es nada que no se pueda trabajar.

Tercera ronda –  Pick 93 – Miles Boykin – Wide receiver de Notre Dame

Este es uno de los picks que más fríos me ha dejado de este draft. Está claro que hay una necesidad imperiosa en el cuerpo de receptores, pero no es la única necesidad del equipo. Hay que recordar a los lectores que el año pasado los Ravens también draftearon a dos WRs. Uno fue Jordan Lasley y el otro Jaleel Scott. Ninguno de ellos jugó ni un sólo snap en toda la temporada y creo que merecen al menos una oportunidad. Aquí, antes que seleccionar a Boykin hubiese ido a por un OL interior.

Centrándonos más en su juego, Boykin es un receptor ideal para los Ravens. Tiene buenas manos, su porcentaje de drops es el más bajo de toda la clase de receptores y además bloquea muy bien. Quizás esta última faceta de su juego sea la más importante, pues ayudará mucho en el juego de Lamar Jackson cuando sale a correr fuera del pocket. Sin embargo, el pero que encontramos en su juego son sus rutas, su velocidad y su capacidad de ganar separación con los cornerbacks rivales.

Creo que será un jugador de terceros downs y rutas muy cortas en zonas de mucho tráfico.

Cuarta ronda – Pick 113 – Justice Hill – Runningback de Oklahoma State

He de decir que el runningback que yo quería para los Ravens era Devin Singletary, de FAU. Pero esta elección ha hecho que el disgusto de ver cómo Singletary se iba a los Buffalo Bills quedase en algo anecdótico. Hill es un excelente runningback que añade más versatilidad al backfield córvido. Si ya teníamos dos corredores más destinados a power runs como Mark Ingram o Gus Edwards, Justice Hill es ese runningback elusivo que realiza unos cortes asombrosos para dejar sentados a los defensores.

Su juego de pies es asombroso y sus cortes, como ya he dicho antes son muy secos. Creo que es el tipo de RB que necesitábamos desde hace tiempo y que tendrá un peso importante en el juego de carrera de Baltimore. Un arma más para Greg Roman y su tan conocido playbook orientado a la carrera.

Fuente: Hokeem

Cuarta ronda – Pick 123 – Ben Powers – Guard de Oklahoma Sooners

Hace tiempo escribía sobre el idílico matrimonio que parecían tener los Baltimore Ravens con la universidad de Alabama. Prácticamente cada año Ozzie drafteaba al menos un jugador de esa universidad. Pues parece que ahora las cosas han cambiado y los Ravens tienen una amante, los Oklahoma Sooners.

Tras tener en la plantilla ya a Mark Andrews, Orlando Brown Jr y Tony Jefferson, los Ravens drafteaban a Marquise Brown y Ben Powers. Sumando un total de cinco jugadores procedentes de Oklahoma.

Y sin duda alguna, al jugador que más contento le ponía este pick era a Orlando Brown Jr. Y lo hacía porque veía como su sueño se hacía realidad. Si ya el año pasado celebró que acabó jugando en el mismo equipo que su difunto padre, este año celebraba que su compañero de batallas durante la universidad, Ben Powers, acabaría jugando con él en los Ravens.

Aunque creo que para que eso pase aún queda. Porque Powers es un guard que necesita mucho que aprender antes de ser titular. Aún confío en Alex Lewis para el spot del LG pero si que es cierto que era necesario draftear más OL interior. Para los que os preguntéis por el puesto de center, tengo claro que este año acabará Bradley Bozeman como titular. Pero volvamos al lío. Ben Powers es un guard que puede pasar un añito en la sombra aprendiendo de un futuro Hall of fame como es Marshal Yanda. Tiene un físico tremendamente malo para jugar en la NFL, es muy lento y reacciona lento por lo que le cuesta mucho salir a bloquear al segundo nivel. Aún así, Ben Powers tiene cosas buenas como por ejemplo la protección de pase.

Cuarta ronda – Pick 127 – Iman Marshall – Cornerback de USC

Imagino que nunca se tienen suficientes cornerbacks en un equipo, porque la secundaria córvida ya estaba más que apuntalada aunque la llegada de Iman Marshall es una gran noticia. Para mi, DeCosta seleccionó a Marshall en en este pick porque sencillamente era el mejor jugador disponible.

En un equipo con Jimmy Smith, Brandon Carr, Marlon Humphrey, Tavon Young o el recién llegado Justin Bethel como cornerbacks asentados y con jóvenes CB como Anthony Averrett o Maurice Canady en búsqueda de un hueco en el equipo titular, se hace un poco raro añadir más personal a esta unidad.

Pero es que Iman es un jugador que no puedes dejar pasar en cuarta ronda. Tiene una técnica muy bien depurada y entiende muy bien lo que pasa en el juego. Quizás le falta algo de velocidad para defender en press.

Lo que está claro es que Iman Marshall es un jugador de futuro para los Ravens. Y tiene pinta de que acabará siendo el sustituto de Brandon Carr.

Fuente: Conquest Chronicles

Quinta ronda – Pick 160 – Daylon Mack – Defensive Tackle de Texas A&M

Creo que uno de los principales motivos de que Daylon Mack haya caído hasta la quinta ronda es sin duda su falta de tamaño. Sin duda alguna Mack tendrá ese handicap de cara a convertirse en un jugador dominante en el fútbol profesional.

Los aficionados de los Ravens tenemos que empezar a pensar que Brandon Williams no es para siempre y que, debido a su contrato, cada año que se hace más viejo tiene más posibilidades de ser uno de los cortes de la franquicia y con un Michael Pierce que aún no ha renovado es lógico que los Ravens hayan drafteado un DT. En la defensa de los Ravens jugaría en 3-tech, ya que como digo no tiene tamaño para jugar de 0-tech o 1-tech y ocuparía el puesto de Brent Urban, recientemente firmado por los Tennessee Titans.

Mack es un jugador prototipo de la defensive line de los Ravens, es decir, su principal virtud es el juego contra la carrera. Juega bastante bajo y eso no es fácil.

No creo que Daylon Mack vaya a tener muchos minutos con una línea con nombres como Pierce, WIlliams, Henry o Wormley pero puede ser un jugador de rotación que poco a poco vaya ganando snaps.

Sexta ronda – Pick 197 – Trace McSorley – Quarterback de Penn State

«Los Ravens acaban de draftear a un quarterback tío.» 

De repente mi móvil sonó y tenía una notificación que me decía que los Ravens habían drafteado a un QB en sexta ronda. Al principio pensé que tenía amigos un tanto cabrones que me querían gastar una broma. No entendía nada.

Después, con el paso de los días me di cuenta de que este pick tiene varios motivos. El primero de todos, formar quarterbacks nunca viene mal. Más si tenemos en cuenta el estilo de juego que tienen los Ravens, que Lamar Jackson o RGIII pueden tener lesiones. Otro motivo es el que incumbe a RGIII. Los Ravens ya intentaron traspasarle el año pasado tras una gran preseason y este año puede pasar tres cuartos de lo mismo. Tiene un contrato asequible para otros equipos y, aunque es un backup de garantías, los Ravens le traspasarán si llega una buena oferta.

Y por último, el motivo más interesante de todos. Taysom Hill, el QB/WR/RB/P/K o lo que quiera que sea de los New Orleans Saints. Creo que ha marcado un precedente en la liga y tener un jugador de esa polivalencia, que pueda aportar tanto en ataque como en equipos especiales y que sea un dolor de cabeza para el resto de equipos es algo que se va a llevar mucho en la NFL. Así que no os extrañe ver a McSorley en equipos especiales e intentando imitar el rol de Hill en Nueva Orleans.

Obviamente es algo un tanto difícil, pero oye, de sueños vive el hombre.

Bonus track: Los undrafted, pesca segura para los Ravens

Si algo he alabado siempre de Ozzie Newsome y su equipo es la capacidad de encontrar talento en jugadores undrafted. Ahora mismo se me vienen a la cabeza tres jugadores titulares que han sido undrafted. Uno de ellos, Tony Jefferson, no es mérito de los nuestros pero Gus Edwards (RB) y Michael Pierce (DT) sí. Como también lo sería Zach Orr si no fuese por culpa de esa inoportuna lesión.

Os comentaré brevemente los UDFA más importantes para los Ravens.

Gerald Willis III – DT Miami Hurricanes

Robazo. En mayúsculas. Jugador proyectado para el segundo día que cayó tanto por problemas fuera del campo, precisamente con el hijo de Marty Morninwheg. Confío plenamente en la capacidad de John Harbaugh para rehabilitar a este jugador y que se convierta en un monstruo de nuestra defensa. Tiene que mejorar su get-off pero por lo general es un prospect muy interesante.

Jaylen Smith – WR Lousville Cardinals

Cuando eres el niño mimado de papá te dan lo que quieres. Y Lamar Jackson es el nuevo niño mimado de los Ravens. Así que le ha caído un regalo del cielo cuando los Ravens ofrecieron un contrato a su socio número en college, el WR Jaylen Smith. A mi personalmente no es un jugador que me llame la atención pero tiene una cosa muy importante hoy en día, y es el timing con su quarterback. Ya hicieron las delicias de muchos en college así que espero que lo hagan en NFL.

Fuente: INK Free News

Evan Worthington, DB, Colorado

Un prospect llamativo. Porque a falta de linebackers en esta clase hay que crearlos. Y Worthington tiene el tamaño y velocidad perfecta para ser ese híbrido entre LB y S que tanto que se lleva en la NFL y que nos ayude a cubrir una de las principales debilidades de esta defensa: Parar a los tight ends.

Ejodamen Ejiya, LB North Texas

Misma posición que Zach Orr, misma universidad que Zach Orr, misma situación que Zach Orr. Esperemos que Ejiya acabe jugando igual de bien que Orr. Tiene las condiciones físicas perfectas para hacerlo y hay quien dice que este jugador acabará triunfando con los Ravens. Veremos a ver.

Para mí estos han sido los UDFA más interesantes de los que han firmado los Ravens.


En resumen, creo que ha sido un draft notable por parte de Eric DeCosta y los Ravens. Hay jugadores interesantes en tercer día que como siempre pueden aportar mucho a los Ravens. Además en UDFA los Ravens se han llevado a Gerald Willis. Lo único negativo que le encuentro a este draft es que tardamos demasiado en seleccionar a un línea ofensivo y que no hemos cogido linebacker, pero es normal viendo la clase de LBs tan mala que había.

¡GO RAVENS! #RavensFlock

@Nayonssen @RavensEsp

Un comentario sobre “Eric DeCosta se estrena como GM con un draft notable

  1. Gran artículo!. (Como siempre)
    Se que es muy pronto todavía, pero me gustaría saber la opinión que se tiene sobre el undrafted Toogood. Lo poco que he visto me sorprende y me gusta muchísimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *