Entre golpes y conmociones

En la última jornada de la NFL hubo una serie de jugadas en las que se demostró el riesgo que tienen los jugadores de football. Todos sabemos que es un deporte de riesgo, en las que las lesiones y las consecuencias de practicarlo están a la orden del día. Entre ellas las conmociones.

 

La jornada de los golpes

En el partido que enfrentó a Raiders vs Colts el linebacker Vontaze Burfict golpeó en la cabeza con su casco al tight end  rival Jack Doyle cuando intentaba levantarse del suelo. Burfict sospechoso habitual en este tipo de acciones fue expulsado del partido y de lo que resta de la temporada. En el enfrentamiento del jueves entre Packers y Eagles el también linebacker Dereck Barnett, golpeó con su casco la cabeza del running back Jamaal Williams y tuvo que retirarse del partido. Por último, en el choque entre Bills y Patriots el cornerback Jonathan Jones realizó la misma acción contra el quarterback Josh Allen

Todas estas acciones tienen las mismas características y ponen en peligro la salud tanto del jugador que recibe como el que da el golpe. Siguen el mismo mecanismo de acción, con el choque a gran velocidad y fuerza contra la cabeza del rival con consecuencias muy graves.

 

Nociones de anatomía

Voy a intentar dar una nociones básicas para poder entender lo graves que pueden ser las consecuencias de un traumatismo craneoencefálico (TCE). 

El cráneo se une al cuello a través de la articulación occipitoatloidea, que está formada por el hueso occipital y la 1º vértebra o atlas. A su vez la 2º vértebra cervical o axis presenta la apófisis odontoides que se articula con atlas y permite la rotación del cuello. A través del hueso occipital sale la médula espinal y recorre el canal medular en toda la longitud de la columna vertebral. 

 

Anatomía del Atlas y el Axis

 

En la columna vertebral los nervios salen a través de unos espacios determinados e inervan distintas estructuras como las extremidades o los órganos. A nivel cervical uno de los músculos que se inervan de ramas que salen entre las vértebras C2 a C4 está el diafragma. Este músculo es fundamental para la función respiratoria. También hay que tener en cuenta que los vasos que discurren a través del cuello por su parte anterior se encargan de la circulación sanguínea hacia el cerebro. Con esto nos damos cuenta de la importancia que puede tener una lesión en el cuello. 

 

Mecanismo lesional

En los ejemplos descritos se produce un traumatismo de alta velocidad sobre la cabeza y el cuello. En el momento en el que el cráneo recibe el golpe, el cerebro que es un tejido elástico se desplaza sufriendo traumatismos en su superficie. Al mismo tiempo el cuello presenta un movimiento brusco denominado “latigazo cervical” que daña sus estructuras. Consecuencia de todo ello el jugador puede presentar una conmoción cerebral, daños en las vértebras, lesión medular,  parada respiratoria y lo más grave la muerte. A largo plazo se ha demostrado la relación entre los TCE y la encefalopatía traumática crónica.

 

Opinión

Pienso que es muy importante que la NFL elimine estas jugadas del football. Hay que educar a los jugadores y enseñarles que para placar a un rival no hace falta golpear la cabeza del jugador. No es suficiente con que se impongan sanciones económicas si lo fundamental, la técnica de placaje, sigue fallando. La liga se centra en los casos de encefalopatía crónica  ya que supuso un escándalo cuando se descubrió, pero lo fundamental es la prevención. Urge proteger la salud de los jugadores y el primer paso deben darlo ellos mismos. Es necesario que existan campañas de prevención para evitar los TCE y las conmociones. Golpes helmet to helmet, tirar al jugador contrario con la cabeza por delante cual luchador WWE o los golpes a un rival en el aire deben evitarse. 

Todas estas acciones ponen en peligro la vida del jugador, la NFL se centra en las conmociones y tienen su protocolo pero es insuficiente. Yo cada vez que veo un golpe de estas características tiemblo. No porque sea espectacular ni escalofriante, si no porque pienso que podría no volverá a moverse. No pienso en si tiene una conmoción, pienso en si está tetrapléjico o en parada respiratoria. Cuando se mueve, suspiro y pienso en la suerte que ha tenido.

Ryan Shazier siendo alentado por sus excompañeros en octubre del 2018 (Foto:
Gary Landers/AP/REX/Shutterstock)

conmociones

 

El caso de Ryan Shazier pudo suponer un cambio de mentalidad en la práctica del juego. Se desaprovechó la oportunidad en concienciar del riesgo de esta forma de jugar. A Shazier le ha cambiado la vida de forma brusca y tiene la suerte de que no hubo peores consecuencias con el daño medular que sufrió. 

Por último, pienso que es necesario y urgente cambiar esto para que una de las veces que se produzca un golpe como este, no tengamos que lamentar el fallecimiento de un jugador de football. 

 

Enrique Mabar

conmociones

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *