El partido más largo de la historia, el Dolphins vs Titans

Esta primera jornada de NFL ha dado mucho que hablar, pero voy a lo que nos interesa. Miami ha recibido a los Titans de Tennesse para ofrecernos un partido que ha entrado en la historia. Y no por su juego, sino, por causas ajenas al mismo.

Lo sucedido

El partido empezó sin complicaciones, ambos equipos llegaban al partido sin haber hecho una buena pretemporada, y este iba a mostrar algo diferente de lo que se pudo ver antes de la temporada regular.
Una tormenta eléctrica fue la protagonista de este encuentro. A falta de 1:11 para ir al descanso, los referees tuvieron que suspender el encuentro momentanéamente. La NFL tiene muy en cuenta la seguridad de sus jugadores, y tuvieron que refugiarse en el vestuario durante el primer parón del encuentro, que se fue aplazando cada vez más hasta llegar casi a las dos horas (1h57m). Al reanudarse el encuentro, estaba próximo el descanso que fue algo más de 3 minutos.

Comenzó la segunda parte, e intentaron retomar el encuentro. Sin embargo, hubo que volver a suspender a falta de 6:47 para finalizar el tercer cuarto. Esta vez el parón fue unos minutos más largo que superó las dos horas (2h02m).
Llegando así a las 7 horas y 10 minutos, convirtiéndose así en el partido más lardo en la historia de la NFL, con una suspensión total de 3h59m.

Este partido tenía que jugarse sí o sí, ya que la temporada pasada los Dolphins tuvieron que adelantar su BYE a la primera jornada por la visita del Huracán Irma. Y otra temporada igual podría haber sido muy complicada.

El partido

Como bien comentamos, el partido estuvo reñido por largos parones y no permitió que el partido fuese cogiendo ritmo. Saltaban al terreno de juego y el partido era lento y aburrido, y siguió así hasta que en el último cuarto llegó lo que todos esperábamos. Un partido con buen ritmo, para los pocos aficionados que se quedaron en el Hard Rock Stadium pudiendo ver Touchdowns, Field Goals, Sacks, intercepciones, etc…

Fue un partido de un «tuya-mia» constante, viendo como los Titans interceptaban en la jugada previa al segundo parón, e interceptando los Dolphins a manos de Kiko Alonso en la primera jugada justo en la reanudación del encuentro. Viendo el segundo Touchdown de retorno de KickOff más largo de la historia con una carrera de 102 yardas de Jakeem Grant. Y minutos más tarde, nos pagaba con la misma moneda Darius Jenning con un retorno de 94 yardas. Siendo el resultado final 20-27 para los Miami Dolphins.

Fuente: The Daily Dolphin

Buen comienzo para los Dolphins

Siempre es bueno comenzar ganando, y además cuando hemos visto que durante la pretemporada a los Dolphins le colocaban en lugares bajos de varios «Power Rankings». Y además, empezaban esta liga regular con un récord negativo de 1-3 vista en el mes de Agosto.

Un Ryan Tannehill bastante seguro, que viene de recuperarse de la lesión que le mantuvo apartado de la pasada temporada y no dejó ver molestia alguna, y que llegó a completar 20 de 28 para 230 yardas, y dos TouchDowns. Lo negativo, dos intercepciones pero podríamos decir que el mal tiempo puede tener algo que ver. Todo el elenco de receptores fueron capaces de atrapar balones, de los cuales Kenny Stills anotó en dos ocasiones y siendo un pase de 75 yardas en uno de ellos. Una alternancia entre Kenyan Drake y el ProBowler Frank Gore dejaron constancia que cualquiera podría estar ocupando el puesto de primer Running Back, el veterano dejó un promedio de 6,5 yardas por carrera.

En defensa, dejaron mejores sensaciones vistas en la pretemporada. Veníamos de ser los últimos contra la carrera, y aunque nos anotaron en una carrera de más de 60 yardas, fue anulado por una penalización por el ataque de Titans. No vimos ningún Sack de Cameron Wake y el recién llegado Robert Quinn, que estuvieron juntos pocas veces durante el encuentro. La secundaria de los Dolphins estuvo brillante, Reshad Jones logró conseguir dos intercepciones y un placaje para pérdida de yardas. El rookie Minkah Fitzpatrick, tuvo un estreno muy bueno demostrando que debe estar en el campo, dejando el detalle en 4ª y goal, siendo capaz de detener a falta de dos yardas evitando la anotación rival.

Por parte de los Titans, fue un partido que dejó un mal sabor de boca que se volvieron para Tennessee con varias bajas importante. El Quarterback Marcus Mariota tuvo que abandonar el partido por un posible pinzamiento de un nervio en el brazo derecho. El liniero Taylor Lewan, tuvo que ser atendido por protocolo de conmoción por un duro golpe recibido en el retorno de una intercepción. Y Delanius Walker, se dislocó el tobillo en un retorno de Punt.

Fuente: Getty Images

Conclusión

Los Dolphins han mostrado ser el equipo que Adam Gase quiere, una ofensiva capaz de mover cadenas, cometiendo pocas penalizaciones. Viendo algunos errores, que poco podemos juzgar ya que el partido estuvo tan parado que no fue capaz de coger ritmo hasta el último cuarto. La defensa, capaz de formar un bloque consiguiendo parar las ofensivas rivales, y tener una secundaria infalible. Los equipos especiales ganaron el partido, Jason Sanders consiguió un 100% de efectividad hacía palos, y con ese retorno histórico para subir en el marcador.

@Anxo_77

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *