El duro despertar de los Rams

El día tres de febrero de 2018 es una fecha que recordaré siempre. No en vano, los Rams jugaron la Super Bowl.

Y, como es por todos sabido, la perdieron.

Y, ahora, se critica a los Rams. Se critica al equipo, al entrenador. Hasta a la ciudad.

De hecho, se critica que la tasa de personas que vieron la Super Bowl en Los Ángeles no llegaba al 50%. Concretamente, según la web ProFootballTalk el rating de TV en LA fue de 44,6%, menor al 44,9% que sale si juntamos todo el mercado nacional.

Lo que no se habla en este caso es que es la SB, que, pese a ser una auténtica mierda para engancharse al deporte, es la que más audiencia tiene en la ciudad de Hollywood desde 1996, el último año que LA tuvo algún equipo.

Y, aun así, hay que aguantar a estúpidos fans yanquis, eso sí, que se ríen del equipo por esto cuando su SB en 2003 tuvo aún menor rating de TV. Seamos serios por favor.

Pero bueno, hablemos de lo importante, del partido.

El desastre del ataque

No apareció el juego de carrera. El juego de pase fue una absoluta basura. Y aun así se estuvo con vida durante prácticamente todo el partido.

Jared Goff estuvo horrendo. Sencillamente parecía que aún seguía bajo la tutela de Jeff Fisher en ese aciago primer año del joven QB californiano. Se dejó diversos pases sencillos, se comió varios sacks que en cualquier otro partido no hubiese encajado. En definitiva, sucumbió a la presión del escenario y, más aun, a la de Bill Bellichick.

Si el QB estuvo horrendo podemos decir exactamente lo mismo de Sean McVay. El HC fue claramente outcoacheado, superado, por Bill Bellichick en su primer enfrentamiento entre ambos, algo que suele ser normal cuando cualquiera se enfrenta al mejor entrenador de la historia.

Todd Gurley y CJ Anderson estuvieron desaparecidos, no pudieron correr en las pocas oportunidades que tuvieron para ello y pareció que McVay tuvo un ataque de «MikeMartzismo» por querer ganar el partido sin utilizar tanto la carrera.

Brandin Cooks tuvo en sus manos dos TD. Dos. Y ambos terminaron en nada. ¿Por qué? Uno porque Goff lo lanzó tarde y al recibir el golpe el WR soltó el balón (que también es verdad que podía haber mantenido la posesión si hubiera sido más físico), el segundo la verdad es que no lo entiendo, es un pase perfecto de Goff hacia él que no captura (pese a estar cubierto por dos el pase es perfecto y al WR se le escapa), siendo una jugada que no es la primera vez que le ha pasado este año al joven receptor de Rams.

La Offensive Line estuvo horrenda. Goff tenía presión en prácticamente cada jugada y eso es culpa de la OL, que tampoco pudo abrir huecos para la carrera. Gran parte del mal partido de Goff fue su culpa.

La defensa, la que dio la cara

Sin lugar a dudas fue su mejor partido del año. No concedió un TD hasta que quedaban menos de 10 minutos para el final del partido y, en gran parte, debido al cansancio acumulado cuando estuvo sobre el campo más que su ataque.

Wade Phillips dio una masterclass sobre cómo defender a Tom Brady, reduciendo durante gran parte del partido su impacto. Salvo cuando se trató de Julian Edelman, que por alguna magia endiablada (la buena labor de las rutas que hace) siempre se encontraba solo y sirvió de válvula de escape siempre para el viejo Tom.

Aaron Donald y Suh no tuvieron su mejor partido estadístico pero sí que crearon bastante presión e incomodaron a Brady, aunque en el juego de carrera no tuvieron gran importancia.

El mejor de los Rams, para mí, fue Cory Littleton el ILB que transmitió buenas sensaciones sobre todo en cobertura de pase.

Los equipos especiales, los que más trabajo tuvieron

Johnny Hekker se tuvo que cansar de dar patadas al balón. Hasta 8 posesiones seguidas de Rams terminaron en un punt. En una SB. Esto habla mucho y mal de la labor del ataque californiano.

Greg Zuerlein no lo hizo mal, aunque falló uno de los dos FG que intentó.

 

Sin lugar a dudas es una noche que el aficionado carnero no olvidará fácilmente, aunque no por los motivos que desearía.

En mi caso es la primera SB que he visto entera en directo y por desgracia eso ha traído mala suerte a mi equipo. ¿La próxima SB la veré completa? Solo el tiempo dirá…

Ahora los Rams deben lamerse las heridas que los Patriots les han infligido, e intentar volver más fuertes para el año que viene. Como siempre aquí estaremos para comentarlo.

 

@RamsSpain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *