Draft de Seattle Seahawks: Nadie sabe nada

Pasó el draft. Todos los equipos tienen nuevos jugadores. Altos, guapos, fuertes y relucientes. Dispuestos a dejarse la piel por su nuevo equipo y así poder cumplir el sueño de la NFL. Los aficionados, que nos quedamos sin nada relevante hasta agosto, empezamos a soñar con nuestro nuevo equipo y las posibilidades de éxito de la nueva temporada. Y los analistas, expertos y demás familia se ponen a escrutar a todos los equipos y evalúan la calidad del draft.

Esta evaluación la repetirán dentro de tres, cinco y diez años y, lo dicho ahora, poco tendrá que ver con lo que se diga entonces. Lo que ahora es horrible puede que en unos años sea una nueva dinastía que gobierna con puño de hierro el football. O no. A día de hoy, lo único que tengo claro es que nadie sabe nada.


Recapitulemos

Como comentamos en el artículo anterior, los Seattle Seahawks sólo disponían de 8 selecciones y únicamente una de ellas en los dos primeros días. Las principales necesidades del equipo eran mejorar el juego de carrera, añadir pass-rush y secundaria a la defensa, además de sumar algún Tight End. El plan puede parecer sencillo, pero ya sabemos que Schneider y Carroll siempre encuentran la forma de sorprendernos. Además, poco días antes de draft, declararon que este año habían sido más restrictivos con los jugadores elegibles, dejando fuera a aquellos que tenían cualquier tipo de interrogante, ya fuera por lesiones o por carácter. Que nuestro draft iba a ser “diferente” era algo que se veía venir.

Es por todo esto que no soy tan negativo en mi valoración como lo son los analistas, tanto americanos como españoles. La mayoría de ellos nos dan bajas notas:

Como digo, yo no soy tan pesimista y creo que este draft obedece a un plan claro por mejorar el juego de carrera y rejuvenecer la defensa. Pero vayamos por partes.

 

Día 1: Trade down y a correr

Como todo fan de Seattle esperaba, se ha convertido en una tradición, nuestra primera elección no fue en el puesto 18 como nos correspondía sino que hicimos un trade down dando nuestra primera ronda y el pick 248 de séptima ronda a Green Bay para bajar hasta la posición 27 a cambio de un pick de tercera ronda (pick 76) y otro de sexta ronda (pick 186). Lo único que sorprende de este movimiento es que fuese el único y que no se volviese a bajar para obtener más elecciones en el segundo día.

Una vez que se decide seleccionar en el puesto 27, es aquí donde se produce la elección más controvertida de todo el draft. No diré que me gustó porque fui el primero que eche pestes contra Schneider y Carroll, pero visto en perspectiva y con la calma que dan los días, es una elección que puedo entender. Que quede claro que mi problema no era con el jugador en sí, sino con la posición del mismo. Varias puntualizaciones sobre esto:

 

Mi preferencia por Línea Ofensiva

  1. Particularmente hubiese preferido que el necesario impulso a nuestro juego de carrera viniese por una mejora en la línea ofensiva. En ese pick todavía estaba disponible Will Hernandez, por poner un ejemplo. Es cierto que, según todos los expertos, la profundidad de jugadores de línea en este draft era grande y por ello se podía dejar esta posición para reforzarla en rondas posteriores.
  2. No hay que olvidar, y parece que muchos analistas no lo recuerdan, que nuestra línea ya tiene muchos hombres seleccionados en primeras rondas (Brown 1ª ronda-pick 26; Pocic 2ª Ronda-pick 58; Britt 2ª ronda-pick 64; Fluker 1ª ronda-pick 11; Ifedi 1ª ronda-pick 31) y contamos con un nuevo staff ofensivo. La idea de una parte de la comunidad Seahawker en España de dejarles trabajar a ver qué pueden hacer con este material cada vez me gusta más.

 

El RB que querían

  1. No comparto en absoluto la opinión de que seleccionar a Rashaad Penny con el 27 es un error por ser un reach. Bajo mi punto de vista, esta forma de pensar solo tiene en cuenta el valor del jugador y no el contexto en el que fue seleccionado. Decir que Penny es un jugador de 3ª ronda y por tanto es un error escogerlo en 1ª deja fuera el hecho de que Seattle no tenía más elecciones hasta el puesto 76. Teniendo en cuenta que entre estos picks salieron 6 RBs, es complicado pensar que hubiesen tenido la posibilidad de seleccionarlo. Si consideran que Penny es su hombre, era el momento de escogerlo.
  2. Tampoco comparto (si, lo sé, hoy estoy por llevar la contraria a todo el mundo) que se critique la elección, ya que había otros running backs “mejores” todavía disponibles. Se nombra sobre todo el caso de Derrius Guice, pero como he comentado antes, este año se quiso dejar fuera del board a jugadores con problemas y se rumoreaba que Guice era uno de ellos. Señalar que no solo los Seahawks prefirieron a otros RB antes que a él. Hasta 4 franquicias, incluidos los Patriots, seleccionaron un corredor distinto estando disponible Guice.

 

Toc, toc, toc, Penny

Después de toda esta disertación, creo que es hora de hablar del jugador. Rashaad Penny proviene de la Universidad de San Diego State, que compite dentro de la Mountain West Conference. Una conferencia menor que hace que se dude de sus números, ¡pero vaya números señores! Jugador con más yardas de carrera (2248), 2º en touchdown por tierra (23), 6º en media de yardas por intento (7.8), 1º en media de yardas cuando el contacto es antes de la LOS (3.32), 1º entre los RB que se presentaban al draft en tackles rotos (86)… Podríamos seguir todo el día. Una autentica maquina de generar yardas y romper placajes. Además, también puede aportar en el juego de pase (7.1 yardas por recepción y 2 TD) y en los retornos, donde también anotó varios touchdowns el año pasado.

 

Día 2: Presión

En el segundo día del draft, al igual que en el primero, solo disponíamos de una elección fruto del trade con Green Bay. Se utilizó para cubrir la otra gran necesidad del equipo, la presión al QB rival. Para ellos se selecciona a Rasheem Green, jugador de los Trojans de USC (PAC-12).

Rasheem Green ha jugado tanto en el interior de la línea como en el exterior, consiguiendo 41 tackles (18 solo, 12.5 para perdida de yardas) y 10 sacks en su último año de universidad. Jugador versátil, que viene a cubrir el rol que tenía Michael Bennett ocupando varios spots de la línea defensiva. Aun así, es un jugador que tiene muchos aspectos a desarrollar, tanto física como técnicamente, por lo que lo más posible es que su año rookie vea el campo únicamente como un jugador de rotación.

 

Día 3: Shaquem Griffin, el hombre del Draft

Último día del draft. Día de apostar por jugadores semi-desconocidos. De buscar ese perfil de jugador diferente que puede aportar mucho y con bajo riesgo. Día de subidas y bajadas. De sacarse de la chistera una mega-estrella que consolide un proyecto. Día muy divertido.

 

4ª Ronda

Will Disly. Tight End de la Universidad de Washington (Pac-12). Jugó sus dos primeros años de universidad como Defensive End, pasando a Tight End para sus dos últimos años. Buen bloqueador, cuenta con unas manos aceptables pero no especialmente buenas (21 recepciones, 289 yardas 2 TD en 2017). Mucho que mejorar, tanto en velocidad como en route running, para convertirse en un arma peligrosa. Parece que los tiempos de TEs que no bloquean se han acabado en Seattle.

 

Shaquem Griffin

Linebacker de la Universidad de Central Florida (AAC). 2016 AAC Defensive Player of the Year; 2016 y 2017 First team All-AAC; 2017 Second Team All-American; 2017 ESPN y SI All-Bowl Team; 2018 Peach Bowl Defensive MVP; 2017 UCF único equipo invicto y “verdaderos campeones”. Como ya comenté en el articulo pre-draft, el único jugador que quería para Seahawks. A pesar de sus números (74 tackles-43 solo, 13.5 tackles for loss, 7 sacks, 1 INT, 2 Fumbles forzados en 2017), muchos analistas dudan de su transición a la NFL. Según ha comentado Pete Carroll, comenzará como weakside linebacker y jugando en equipos especiales. Como dice él en el siguiente vídeo: la mitad de su historia ya la conocemos, la otra mitad, está por escribirse.

 

Resto de 5ª Ronda

Tre Flowers. Safety de la Universidad de Oklahoma State (Big12) (80 tackles-55 solo, 1 tackle for loss, 2 INT y 1 Fumble forzado en 2017). Aunque ha jugado de Safety durante sus 4 años de universidad, se le ha drafteado para ser Cornerback. Su altura y velocidad pueden ayudarle en el cambio de posición.

Michael Dickson. Punter de la Universidad de Texas (Big12). ¿Un punter MVP de una Bowl? Sí, Dickson fue el mejor jugador de la Texas Bowl que enfrentó a Texas y Missouri. Para muchos analistas el mejor punter que sale de la universidad en mucho tiempo. Otro de los picks criticados de Seahawks. Que se buscaba un punter era un secreto a voces en Seattle y se ha especulado mucho con el corte de Jon Ryan debido a su alto salario (3.2 millones en 2018. El décimo salario del equipo), en ese caso, ¿por qué no escoger al mejor? Y no, no es probable que se hubiese podido coger en alguna ronda posterior, ya que salieron otros dos antes de acabar la 5ª ronda. Ayudará a nuestra defensa si consigue buenas posiciones de campo.

Jamarco Jones. Left Tackle de la Universidad de Ohio State (Big10). El esperado jugador de línea ofensiva tuvo que esperar hasta el pick 168 (el pick 31 de la 5ª ronda). Un poco bajo para la posición, posee, sin embargo, unos brazos largos que le sirven para alejar a los pass-rushers de su cuerpo. Empezará como reserva de Duane Brown, pero puede estar en la lucha por snaps cuando Ifedi vuelva a liarla.

 

6ª Ronda

Jacob Martin. Defensive End de la Universidad de Temple (AAC) (44 tackles-26 solo, 11.5 tackles for loss, 8 sacks y 1 Fumble forzado en 2017). Otro pass-rusher a sumar al equipo, puede jugar tanto de DE como de LB. Jugador pequeño que tendrá que pelear muchísimo para ver snaps este año, si es que consigue hacer roster.

 

7ª Ronda

Alex McGough. Quarteback de la Universidad Florida Internacional (C-USA) (65,35% de completos, 2798 yardas, 7.9 yardas por intento, 17 TD y 8 INTs, 78 carreras para 231 yardas y 5 TD en 2017). QB suplente que viene a cubrir la baja de Trevone Boykin cortado después de sus problemas legales. Ha demostrado tener buen brazo y movilidad en los primeros entrenamientos. Complicado que vea el campo. Si lo ve, será una malísima señal. Nunca está de más ir desarrollando un QB por lo que pueda pasar.

Os dejo un video con jugadas de todos los picks de Seattle en este draft.

 


El plan sigue adelante

Que no comprendamos el plan o que éste no nos guste, no tiene porqué significar que no haya un plan. Schneider y Carroll han dedicado esta Agencia Libre y el Draft para cambiar el rumbo de la franquicia. Volver al juego de carrera, rejuvenecer la defensa y liberar espacio salarial era la prioridad. Igual este año no vemos resultados, pero nadie ha dicho que el plan fuese a corto plazo.

Ahora tocan los campamentos de rookies, los entrenamientos, cortar y fichar jugadores, el roster de 53 y mucho trabajo por delante. No os creáis ninguna nota de ningún analista. Hasta que no llegue septiembre nadie sabe cómo va a ser la temporada. Pero estad atento, estos chicos ya son de los nuestro y darán que hablar.

 

David Terrón Robles (@DTerronRobles)

Un comentario sobre “Draft de Seattle Seahawks: Nadie sabe nada

  1. Buen resumen.
    Estoy de acuerdo con la parte de seleccionar un RB arriba y no creo que se usaran demasiado bien los picks en los dos primeros días, pero espero que haya más suerte que en los draft anteriores, que van unos tiempos malos.
    Me quejo casi más de la FA que del draft, pero mientras esté DangeRuss, creo que ganaremos partidos.
    #GoHawks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *