Dopaje deportivo en veteranos, un vacío legal en la NFL

Veteranos NFL y la Gran Pregunta

El corte de 53 es uno de los momentos más traumáticos en la carrera de un jugador de Football americano. No pasar el corte supone, no solamente un fracaso personal, sino también el fracaso del esfuerzo conjunto de los departamentos de scouting, del General Manager y del staff técnico. Horas y horas de análisis, estudio, trabajo conjunto y entreno, se pierden.

Para algunos jugadores es la oportunidad de encajar en otro equipo y en otro sistema, pero para otros es la muerte deportiva. Para nadie resulta tan traumático como para los jugadores veteranos. Muchos jugadores jóvenes pueden reconducir su carrera o buscar alternativas en otras ligas, pero para los veteranos del Vietnam puede ser el adiós definitivo. En este breve artículo voy a intentar explicar una disyuntiva muy escabrosa que se le presenta a todo jugador veterano que se encuentra en sus últimas temporadas y cómo la normativa NFL, en cierto modo, la fomenta.


Para ello, necesito que hagas un ejercicio de imaginación. Imagina que eres un jugador veterano de cierto talento. Tus mejores años han pasado, sigues teniendo una producción aceptable, pero tu cuerpo empieza a romperse. No eres una estrella diferencial, pero aportas minutos de cierta calidad. Eres prescindible, pero conoces el sistema. El entrenador reconoce que tu techo no es ya muy alto, pero sabe que todavía puedes aportar. Ya no cobras un pastizal, pero tu contrato está entre el 30-40 de la plantilla. No eres muy caro, pero tampoco cobras como un rookie. Imagina que acabas de terminar la temporada en diciembre. El cuerpo roto. Los tiempos de recuperación cada vez más largos y más penosos. Convives cada día con el dolor mientras tratas de crear tono muscular. Notas que el esfuerzo ya no genera los mismo resultados.

En marzo llega el programa de acondicionamiento y hay que presentarse con el equipo para ponerle carga física al cuerpo. Comienzas a leer mocks y ves que mucha gente considera que hay que reforzar la posición en la que juegas. Empiezas a pensar que eres viejo, que eres caro y, por primera vez en tu carrera, comienzas a temer que no pasarás el corte. Pero quieres seguir, hay mil cosas que te empujan a seguir.

Fuente: Charlotte Observer

Llega Junio y tus peores temores se confirman: han elegido a alguien en tu posición en el Draft. Antes competías con gente más barata y más joven, pero ahora sabes que viene gente todavía más barata y todavía más joven que es imposible que vayan a cortar. Ya no te salen los números. Piensas que eres, con suerte, el jugador 54 o 55 de la plantilla. Pero cobras como el 35… Aquí surge el problema. Sabes que con una «ayuda extra» puedes mejorar tu condición física. Tal vez puedas soportar mejor la carga de trabajo y volver a sentir de nuevo las piernas más vivas.

 

Un vacío legal que promueve lo que castiga

¿Qué vas a hacer? Todo sistema disciplinario busca evitar malas praxis o incumplimientos normativos con la imposición de sanciones. El dopaje deportivo es un aspecto ampliamente perseguido y castigado. Pero el régimen sancionador de la NFL ha generado un vacío legal que, en la práctica, puede servir para promover lo que se pretende castigar. Todo parte de dos hechos claves. Primero, un jugador sancionado por consumo de sustancias dopantes no ocupa espacio en el 53 hasta el momento en que se decide o no su reingreso. Un equipo no debe decidir si tiene que cortar a un jugador sancionado hasta que termina la duración de la sanción. Segundo, durante la sanción el jugador no va a cobrar la parte proporcional de su salario. No sólo eso, el equipo recibe un crédito al año siguiente por la parte del salario que el jugador no ha cobrado durante la sanción.

Piensa ahora en la situación que se genera. Sabes que estás a un paso de ser cortado. Tu entrenador sigue apreciando tu juego, pero hay chicos más jóvenes y más baratos que pueden ser una buena alternativa. Sabes que no los van a cortar, pero cabe la posibilidad de que alguno se lesione o no se adapte al juego en las primeras semanas. Sólo necesitas permanecer en plantilla 4 semanas, ser un poco más barato y esperar acontecimientos. Una lesión y estás de nuevo dentro y en la mejor forma física de los últimos 2-3 años. La alternativa es el corte y la retirada.

Todo esto que acabo de comentar se consigue en la práctica mediante una sanción de la NFL por consumo de sustancias dopantes. No es necesario que te corten porque no cuentas para el 53, puedes esperar acontecimientos durante unas semanas; eres más barato porque no cobras 4/17 de tu salario y la «ayuda extra» te ha ayudado a mejorar físicamente. Ahora, pensad en vuestros equipos en los últimos años y los veteranos que han llegado a Septiembre con sanciones por dopaje. Mientras la NFL no considere a estos jugadores sancionados como miembros del 53, ningún equipo de la NFL los cortará mientras dure su sanción. Una lesión y estáis dentro.

@Catanovski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *