Carolina Panthers 2018, una temporada para el olvido

Viernes, 9 de noviembre. Los Panthers llegan con un récord de 6-2 al TNF, al que debería ser un gran duelo contra los Pittsburgh Steelers. Los Panthers, que llevan 3 victorias consecutivas, eligen recibir el balón y tras un largo drive anotan TD. 7-0 en el Heinz Field. Los seguidores de los Panthers nos las prometíamos muy felices. Y desde ese momento…

El desastre absoluto. Ese partido terminó con una derrota por 52-21, en el cual la defensa se vio absolutamente superada por el ataque de Steelers. Ese partido inició una racha de 7 derrotas consecutivas, que no fueron 8 porque en la última semana los suplentes de los Panthers fueron mejores que los suplentes de los Saints, que van a jugar esta semana por el título de la conferencia nacional. De los anteriores 127 equipos que habían iniciado su temporada 6-2, 103 llegaron a playoffs, un 81%. Solamente 2 equipos terminaron con récord negativo, uniéndose los Panthers a esta maravillosa estadística. ¿Cuáles fueron las razones de esta debacle?

 

El staff técnico

Ron Rivera

El mayor problema que tienen los Panthers se llama Ronald Eugene Rivera, conocido popularmente como Riverboat Ron. Es un entrenador totalmente anclado en el pasado, convencido de que el equipo tiene que establecer el juego de carrera y defender bien para ganar. Va totalmente a contracorriente de los nuevos movimientos en la liga. Su game management es también problemático, siendo agresivo en menos ocasiones de las que debe. En una liga en el que todos los equipos usan las estadísticas avanzadas para mejorar, parece que los Panthers no se dan cuenta, y me resulta raro que el nuevo dueño no haya intercedido para que se usen. Además, es incapaz de reconocer sus errores, de entonar un mea culpa y siempre culpa al resto.

Ron Rivera (sportingnews.com)

La mayor virtud que siempre ha tenido Rivera es su relación con los jugadores, pero incluso aquí parece haberlo perdido. Si no, es difícil de explicar perder 7 partidos seguidos. Ron Rivera es un entrenador mediocre, cuando el factor suerte acompaña todo parece mejor de lo que es, y cuando desaparece esa suerte no es capaz de encontrar soluciones. Lo voy a explicar con datos. En sus 8 temporadas en los Panthers, el equipo ha acabado con récord positivo en 3 de ellas.

Bien, en esas temporadas, el récord en partidos ajustados (decididos por 1 TD o menos) es de 18-4. Es decir, las temporadas con récord positivo han llegado cuando se han ganado los partidos ajustados. En las otras 5 temporadas, el récord en partidos ajustados es de 11-33. El equipo siempre debería estar en torno al 8-8, si ganamos los partidos ajustados entramos en playoffs y cuando los perdemos nos hundimos. Es inadmisible en mi opinión que no haya logrado instaurar un régimen ganador en todo este tiempo.

El error de no poner a los mejores jugadores

Una de las mayores rémoras de este staff es la absoluta incapacidad para detectar talento joven y ponerlo a jugar. Por poner un ejemplo, Taylor Moton no jugó la pasada temporada, y claramente es un jugador titular de esta liga, para mí mejor incluso que Daryl Williams como RT y mejor que Matt Kalil como LT, pero tuvieron que llegar lesiones de ambos para que jugara.

Qué decir de Curtis Samuel, con poquísimos snaps en ataque que usaba muy bien cada vez que jugaba. O Ian Thomas, el TE, que inició la temporada algo dubitativo fue olvidado tras la lesión de Olsen y luego cuando se lesionó Olsen jugó a un nivel muy alto.

Los ayudantes

Durante el verano, Norv Turner, un viejo amigo y conocido de Ron Rivera  fue contratado como OC. Rivera, como siempre, contratando por amiguismos. Trajo de entrenador de QBs a su hijo, Scott Turner. En defensa, tras la salida de Steve Wilks, Eric Washington fue nombrado DC.

Ataque

Turner ha sido bastante creativo en ataque, y los inicios de partidos han sido normalmente buenos. Ha tenido que luchar con el problema de que la lesión del hombro de Cam ha ido empeorando durante la temporada, y tampoco ha ayudado mucho que en muchos partidos abandonara el juego de carrera pronto, ya que el hombro se iba resintiendo mucho más.

Además, no acabo de comprender que no lograran sacar partido de CJ Anderson. Por un lado, podría haberle dado descanso a McCaffrey en muchas ocasiones. Por otro lado, podrían haber jugado juntos, y usar a McCaffrey como receptor, en un no huddle habría sido interesante. Creo que el año de Turner ha sido aceptable.

Defensa

En principio la defensa debería haber sido sólida, pero Washington se vio muy sobrepasado como DC a la hora de dirigir al equipo durante los partidos. Al final de la temporada, Rivera empezó a marcar las jugadas defensivas durante los partidos y se vio algo de mejora. Se ha decidido que la temporada siguiente siga haciéndolo.

Washington ha dirigido una defensa incapaz de lograr presionar al rival, que se veía superada por el juego de carrera rival, algo nunca visto en los tiempos de Rivera, y cuya secundaria funcionaba de manera irregular. No hay mucho bueno que decir sobre él, aunque los periodistas de Charlotte lo tienen en muy alta estima, sobre todo por sus ruedas de prensa.

 

El General Manager

Marty Hurney se convirtió en el GM interino en julio de 2017, y al llegar Tepper se quedó como definitivo. Personalmente, creo que es incapaz de montar un roster de 90 jugadores preparado para ser competitivo en cualquier circunstancia. En el pasado draft ha acertado con ciertos jugadores en rondas altas (Donte’ Jackson, Thomas). Hay hay dudas con Gaulden, una tercera ronda, y las rondas más bajas. Además, el equipo sigue descompensado: tenemos una OL y DL mediocres y muchos huecos por cubrir.

Lo más positivo de esta segunda época al frente del equipo es que ha dejado los sentimentalismos de lado, y jugadores como Stewart, Davis, Coleman, o Charles Johnson han salido del equipo. Esperemos que este verano Munnerlyn, Adams y Matt Kalil sigan su camino. Su mayor error, no quedarse con el K Butker, que habría tenido contrato rookie, y darle un contrato importante a Gano.

 

El equipo

El ataque

Cam Newton

El ataque nace y muere con Cam Newton, al que no se ha ayudado mucho desde que llegó como primera elección en el draft. Este año parecía que llegaba en gran forma, puso muchos videos de sus workouts en verano y yo tenía mucha confianza, pero ya en el Training Camp algunos periodistas como Bill Voth mencionaron que algo no funcionaba correctamente con sus pases en largo. El problema, como se ha visto al final de temporada, es que el hombro no estaba al 100%.

Nunca podremos saber si empeoró por el golpe con el casco de TJ Watt o por la caída en Tampa Bay en mala postura, pero está claro que hubo una gran regresión desde el Cam de los primeros 8 partidos al de los últimos 8. Dado que la franquicia no explica nada, no sabemos cuál es el plan para el verano, pero desde fuera parece que lo lógico sería una solución a lo Andrew Luck, dejarle sin jugar y operarle si es necesario hasta que vuelva a ser él mismo.

Cam Newton (si.com)

El resto del ataque

Tampoco ayudó que la línea ofensiva se vio muy superada en la parte final de la temporada. El LT Chris Clark, que estaba sin equipo, demostró la razón, se vio muy superado. El LG Van Roten creo que puede ayudar, pero como suplente. Ryan Kalil estuvo servicial en la que ha sido su última temporada como jugador de la franquicia, y el lado derecho estuvo bien en general. Los receptores Samuel y Moore son el futuro del equipo, Funchess no ha sabido o podido demostrar que se merezca ser un WR1 y no creo que siga con nosotros. Olsen volvió a lesionarse, pero pudimos ver a Thomas con minutos de calidad. En el puesto de RB, Christian McCaffrey ha estado espectacular, pero como dije antes creo que tener a Anderson con buenos snaps habría ayudado al equipo.

 

La defensa

No hemos sido capaces de lograr presionar al QB rival, y así es imposible hoy en día. En el puesto de DE, Addison ha terminado la temporada con buenos números, pero engañosos: no ha sido una fuerza dominadora. Peppers ha demostrado que es mortal, y aún así ha estado mejor que los demás, sin actuaciones destacables. Es el principal puesto a mejorar. Como DL, el mejor jugador seguramente haya sido Kyle Love. Short ha dado un paso atrás en su rendimiento, y Poe no ha marcado diferencias. Butler seguramente sea cortado, una primera ronda tirada a la basura.

En el puesto de LB, Kuechly empezó bien, tuvo partidos flojos para su nivel pero ha terminado la temporada siendo Luke Kuechly, ilusionante de cara a 2019. Thomas Davis no ha estado mal, pero el equipo ya ha dicho que no va a contar con él de cara a 2019. Por detrás seguimos esperando a que Shaq explote, aunque ya dudo que vaya a suceder.

En la secundaria, tenemos una rémora con el nombre de Captain Munnerlyn, que ha estado horroroso toda la temporada. El rookie Donte’ Jackson ha demostrado tener velocidad y ser buen playmaker, y Bradberry sigue siendo capaz de lo mejor y lo peor. En el puesto de Safety, Eric Reid ha sido el mejor, ojalá continúe. Adams no ha estado del todo mal pero sus 37 años se han notado en ciertas situaciones.

 

El futuro

No soy nada optimista de cara al futuro. A pesar de tener a jugadores como Cam, Samuel o McCaffrey, seguimos anclados en la era Rivera, con Hurney a los mandos. El resto de equipos de la división, mientras tanto, siguen haciendo movimientos de mejora, como el fichaje de Arians. Ha sido decepcionante comprobar que David Tepper no es tan valiente como imaginábamos, y puede que el año que viene se arrepienta de sus decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *