Byron Leftwich es el hombre elegido para una dura tarea.

Leftwich es el hombre. Leftwich es el elegido. Leftwich tiene delante una tarea muy dura, conseguir que estos Bucs funcionen en ataque, y sobre todo, que Jameis lo de todo en este su último año. Muchos conocen a Byron Leftwich de su época en la NFL, o incluso de la del College. Pero después de todo, está ese entrenador que siempre quiso ser. Detrás de todo ello, está Bruce Arians alimentándolo, viéndolo crecer.

Podemos decir que Byron estaba predestinado a ser entrenador. Sus entrenadores sabían siempre el siguiente paso, antes que él. En el High School por ejemplo, hay una anécdota, jugaba de receptor, y en un entrenamiento, realizó un cambio en la ruta, para poder combatir la defensa, el QB le sobrepasó y no fue recepcionado el balón. Pero su entrenador, se dió entonces cuenta de su visión de juego, fuera lo dura que fuera la tarea que se le encomendaba, Leftwich siempre la cumplía. Esto pasó un miércoles, para el sábado, Byron era el QB titular del equipo.

Bruce le captó.

Y todo esto, nos lleva a Bruce Arians. Hace dos años, el entrenador por aquel entonces de Arizona Cardinals, fue en busca de Leftwich. Le convenció que dejara a un lado los palos de golf, y volviera el mundo del football, esta vez como entrenador de QBs en los Cardinals, y posteriormente como coordinador ofensivo para Arizona. Ahora, le vuelve a llamar para Bucs.

Leftwich pasó nueve temporadas en la NFL, una de ellas con los Bucs, tres partidos, 4 TDs y algo menos de 600 yardas. 4 años con Jaguars, 3 con Steelers y otro con Falcons. Y es ahora, con 39 años cuando Arians le da la vara de mando para ser el coordinador ofensivo de Bucs, la dura tarea de ser el coordinador ofensivo de Jameis Winston en este su último año de contrato, en este su tan importante último año (quizá en Bucs).

«Bruce no me habría encomendado esta dura tarea si pensara que no podía hacerla. Ya me vio haciéndolo en muchos aspectos en Arizona. Hay mucha historia entre Arians y yo». Decía Leftwich en una entrevista, luego seguiría: «Yo sólo quiero ganar, la presión real es la de ganar cada partido, todo los años. No hay nada diferente entre ser jugador o entrenador».

Byron Leftwich jugó en Bucs como QB – Fuente: J. Meric/Getty Images North America

«Lo demás no importa, sólo son historias para alimentar a la prensa de domingo a domingo. Como entrenador y como jugador lo único que importa es el partido, lo demás no piensas en ello. Qué pasa si algo no funciona, lo tratas de arreglar y listo.» Comentaba a continuación.

Winston tiene el año clave

La verdad es que las cosas distan mucho de ser perfectas para Jameis Winston. El pick #1 del draft de 2015 sólo ha tenido una temporada ganadora. El año pasado fue condenado 3 partidos por el tema de Uber, y luego otros 3. Entra en su último año de contrato, con toda la presión del mundo. Se puede ir el año que viene de Bucs, pero cómo esa es la cuestión. En este último año del contrato de rookie de Bucs, éstos le van a pagar la friolera de casi 21 millones de dólares. Y ahora ha de demostrarlo todo con un nuevo coordinador ofensivo, con Byron Leftwich.

Si bien es verdad, que estarán todos arropándolo, por un lado Arians, el HC que susurraba a los QBs, por otro Leftwich, y por último Clyde Christensen, el entrenador de QBs. Arians, estará al mando de todo, estará con toda su fuerza y le dará a Leftwich y a Arians mucho tiempo juntos. Tendrán que vigilar que no se le confunda ni se le sobre-entrene a Jameis.

Y volviendo al principio, Byron Leftwich es el hombre perfecto para este trabajo. Con un personal, nada más y nada menos de 28 asistentes. Por casualidad, Leftwich vio el primer partido de Winston en Florida State, en 2013 contra la Universidad de Pittsburgh en el Heinz Field. A Leftwich, Winston le recordó muchísimo a Big Ben.

La relación Jameis – Byron

A pesar de que Leftwich no ha pasado todavía mucho tiempo con Jameis sobre el campo, le gusta lo que ha podido ver. «Lo primero que tenemos que hacer es sacar al chaval de las instalaciones. Jameis se pasa aquí todo el día. Como entrenador valoras este tipo de jugadores, pero hay que salir para que no se convierta en tediosa rutina».

Lo primero que Leftwich le dijo a Winston, fue: «necesito honestidad, me da igual tu respuesta, sólo dame honestidad». Es un valor clave para Leftwich, la honestidad te da confianza y sobre ese pilar quiere trabajar con Jameis. Es la única manera, comenta Byron, de hacer que fluyan las jugadas, la conexión y esa confianza basada en la honestidad.

Leftwich va implantando su forma de ser, su metodología y su impronta. Christiensen, que fue en su día coordinador ofensivo en la época de Tony Dungy en Bucs, avala el trabajo de Leftwich y su forma de ser: «es lo que le va a llevara a la gloria, su autenticidad y su currículo le ayudarán a tener mucho éxito».

Leftwich es el hombre

La verdad es que Byron tiene muchas ventajas para afrontar esta dura tarea. Primera que jugó en estos Bucs, segunda que conoce al entrenador Arians. Por otro lado está su humildad, a la que su equipo responde, asume tareas y reman todos juntos. Es enorme comprobar como han cerrado filas la parte ofensiva de los Bucs, entrenadores, asistentes, jugadores, reservas, titulares o rookies.

Byron Leftwich a sus 39 años será clave – Fuente: Cliff Welch/Icon Sportswire

Leftwich es el director de una orquesta ofensiva que puede dar unos enormes frutos. Tiene ahí todos los instrumentos, algunos que suenan realmente bien. Ahora sólo hay que hacer que suenen a la vez y que suene divertido y con sentido. Y ese es su programa, ese es su objetivo en esta tarea. Con un cuerpo de receptores enorme, los TEs con dificultad que ya quisiera cualquier equipo de tenerlos a los dos, la carrera por descubrir y la linea por reforzar.

La verdad, es que Bruce Arians ha apostado todo por Leftwich, realmente confía en él. Hablando un día sobre Byron, Bruce comentaba: «Es el QB más inteligente con el que he trabajado, incluyendo a Peyton (Manning) o a Andrew (Luck). Le pedí que saliera del campo de golf y que volviera al campo de Football. Sabía y sé lo bueno que puede ser».

Continuaba Bruce: «Simplemente tienes que reconocer esas estrellas, esos diamantes en bruto, y Byron lo es. Simplemente, a veces tienes que confiar en tu instinto».

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *