Balance de mitad de temporada de Vikings

Balance mitad temporada Vikings

Esto es un balance de lo hecho por Vikings a mitad de temporada: qué ha sido lo mejor y lo peor en ataque, defensa y equipos especiales.

Temporada 2018 vs 2019

En la jornada 11 de la pasada temporada, Vikings llevaba un record de 5-4-1 y en esta va 8-3. Entonces, la probabilidad de entrar en los playoff se estimaba en un 54% y ahora en un 91%. Incluso si no consigue superar a los Packers en la división, tiene una ventaja de 2 partidos para lograr el Wildcard.

En cuanto a importantes victorias, en 2018 se había ganado a Eagles en Filadelfia y en 2019 se les ha vuelto a ganar en Minneapolis y además a Cowboys en Dallas. También se ganó a otro equipo que lleva record positivo, los Raiders y la remontada contra Broncos pasará a la historia.

Aprovecho un tuit reciente de @Unmalkicker para comparar el rendimiento y efectividad del equipo en 2018:

Era uno de los mejores equipos en defensa pero por debajo de la media en ataque. Esto lo situaba en un 5º nivel, en mitad de la clasificación.

Sin embargo, en esta temporada el equipo ha mejorado mucho en ataque y se encuentra entre los 4 mejores equipos de la NFL. También se nota una cierta regresión en defensa.

Si nos fijamos en grades de PFF obtenemos un resultado similar. El equipo ha pasado de ser 11º (87.0) en 2018, a 4º con (89.7).

Lo mejor

Ataque

+ D. Cook lleva 1415 yardas totales: 1017 de carrera (2º) y 11 TDs (1º) más 455 de pase (7º entre RB) . Ningún otro jugador había logrado esta producción en las pasadas 5 temporadas.  En 8 de los 11 partidos superó las 100 yardas de ataque. Su grade en PFF es de 84.1 (5º). También merecen una mención el resto de los corredores: A. Mattison (69.7), A. Abdullah (60.7), M. Boone (71.8) y el Full-back C.J. Ham (58.4) y el sistema ofensivo de carrera en general.

+ K. Cousins se repuso a un inicio desastroso y fue nombrado mejor jugador ofensivo de Octubre en la NFC. Tiene el mejor grade de ataque de Vikings (85.3) y el segundo mejor de pase (86.8) de toda la NFL, cuarto en EPA/jugada con 0.32 y quinto en DVOA con el 26%, ha completado el 70.6% de los pases (4º), 2758 yardas (6º), 21 TD (2º) y 3 intercepciones. Ha logrado importantes victorias a domicilio, en «Prime time» y contra equipos con record positivo y está en el mejor momento de su carrera profesional. Aunque todavía queda lo más complicado de la temporada, se podría decir que el plan de juego se ha ajustado perfectamente a sus cualidades y comienza a justificar su contrato millonario.

+ La Línea Ofensiva está siendo muy efectiva bloqueando para la carrera. Es un espectáculo verlos tirar al suelo a defensas y subir al segundo nivel para bloquear. Además, los dos Tackles, R. Reiff (69.7) y en especial, B. O’Neil (71.0) que aún no ha concedido ningún sack en su carrera, están protegiendo bien al QB. En protección de pase se ha pasado de una eficiencia PBE de 80.9% (29º) al 83.9% (20º). Este era el objetivo en pretemporada, pasar de ser una de las peores a un nivel medio. En este grupo también podríamos meter a los TEs K. Rudolf e  I. Smith y al FB CJ Ham que están ayudando mucho con sus bloqueos.

Defensa

+ E. Kendricks está teniendo su mejor temporada de toda su carrera y es el jugador de Vikings con el grade más alto: 90.5. No sólo sobresale parando la carrera sino que también en cobertura de pase está siendo decisivo y con es el defensa con más pases cortados (12).

+ D. Hunter y E. Griffen llevan 71 (1º) y 58 (2º) presiones al QB y sus grades defensivos son 88.3 y 84.6 respectivamente. Evidentemente los convierte en la pareja de DEs que más presión somete al QB por el exterior. D. Hunter batió el record de más sacks antes de cumplir 25 años con 46.

+ Hay una gran profundidad en defensa. Ya han participado 30 jugadores y las ausencias por lesión no se están notando. En especial en la Línea Defensiva, jugadores como I. Odenigbo, S. Weatherly, J. Johnson están dando descanso a los titulares y esto debiera notarse en post-temporada.

Equipos Especiales

+ A pesar de todo lo ocurrido en pretemporada, la noticia es que no hay mucho de lo que lamentarse. D. Bailey ha anotado el 88.2% de los FG y el 93.8% de los XP. B. Colquitt lo ha hecho bien tanto como punter y como holder. Tan sólo en la derrota contra Chiefs se podría criticar su rendimiento.

Lo peor

Ataque

El interior de la línea ofensiva es la mayor debilidad de todo el equipo. G. Bradbury (50.8) comenzó muy mal y, aunque las últimas semanas se ve más capaz en el bloqueo de pase, lleva concedidas 20 presiones (1 sack). El más decepcionante, P. Elflein (66.9)  lleva 23 (5 sacks) y J. Kline (61.8) 12 (1 sack). Cousins sigue soportando en torno a un 40% de dropbacks bajo presión.

En las 3 derrotas y en la primera parte contra Broncos, al ataque le ha costado carburar y durante muchos minutos fue un constante 3 y fuera. Es un lujo que los Vikings no se pueden permitir en post-temporada y un mal inicio te garantiza unas vacaciones prematuras.

El manejo del partido por parte de Zimmer nunca ha sido su fuerte y continúa dejando mucho que desear. Aunque cada vez se apoya más en el departamento de Analytics de Vikings, muchas de sus decisiones han sido erráticas. También alguno de sus planteamientos de partido no han funcionado aunque siempre encuentra una manera de ajustar.

Defensa

La secundaria, y en especial el grupo de CB, han bajado el nivel de manera significativa y los rivales comienzan a explotarlo como una debilidad. X. Rhodes (49.1) ya no es el shutdown CB que era y los WR están logrando separación y completando la mayoría de los pases. También T. Waynes (56.7) está teniendo su peor año y M. Hughes (52.4) y M. Alexander (68.6) han bajado. Tan sólo J. Kearse (89.9) y H. Hill (81.0) están bien, pero con un papel complementario y problemas extradeportivos.

La presión interior al QB ha bajado respecto significativamente. El interior de la DL lleva 30 presiones, por 63 del año pasado. La baja de S. Richardson (34 presiones) se está notando y hay partidos en los que el QB tiene suficiente tiempo para pasar si sabe manejar la presión exterior.

Hay una preocupación general sobre el rendimiento de la defensa. El nivel de la secundaria está lastrando al resto de unidades y poco a poco el equipo está encajando más puntos y le cuesta más contener a los rivales. También la defensa tuvo su crisis en 2018 pero Zimmer supo ajustar después del Bye para terminar el año entre las 5 mejores.

Carlos de @vikings_es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *