Ataque 2017. Una buena mezcla de veteranía y juventud

La temporada regular ya forma parte del pasado. Mientras disfrutamos de las, para mí, mejores semanas de la NFL en cuanto a competitividad se refiere, vamos a repasar la actuación del primer equipo de Nueva York este año. (saludos cariñosos a los fans de los Giants). Hoy hablaremos de ataque y próximamente tocará el turno a la defensa.


Quarterbacks

Empezábamos la temporada 2017 con muchas dudas en esta posición. El año pasado Fitzpatrick y Geno Smith se disputaron un puesto que bien podría haber ocupado cualquier otro jugador con un par de manos y piernas. La falta de compromiso de Fitzpatrick y la desazón general de Geno volvieron a poner en evidencia uno de los puntos históricamente débiles de esta nuestra franquicia. Y así sin comerlo ni beberlo nos plantamos en 2017 con Josh McCown y Bryce Petty como posibles titulares al inicio de temporada.

Podemos aprovechar este momento para hacer una mención sobre nuestro QB3, Christian Hackenberg. Drafteado en segunda ronda en agosto de 2016. El QB procedente de Penn State no jugó ningún snap durante la pasada temporada regular. Lo cual, de cara a esta temporada que acaba de terminar, no nos hacía ser muy optimistas. Este año ha transcurrido igual para el jugador, ahora de segundo año. Termina la temporada con 0 snaps jugados y con la sensación de que no va a ser la sorpresa que muchos esperábamos.

McCown, por encima de las expectativas. www.newyorkjets.com

McCown, la sorpresa más positiva de la temporada

La temporada empezaba con una lucha entre el nuevo fichaje procedente de Cleveland disputando el puesto a la otra eterna promesa de los Jets, Bryce Petty. Finalmente, McCown ganaría la batalla. Comenzaría la temporada siendo titular y se convertiría en una de las grandes sorpresas del equipo. La temporada de McCown ha sido buena, aportando estabilidad al equipo y liderazgo en la posición mas importante del ataque. Ha ayudado a desarrollar el juego ofensivo y a jugadores que se postulan como el futuro de la franquicia. Con un 95 de QB rating, McCown ha firmado una de sus mejores temporadas en la liga. Y sobre todo, ha conseguido aportar algo de estabilidad al equipo.

Está claro que Josh no es un QB sobre el que se deba edificar algo. Es más bien un viejo andamio que ayuda a aguantar el peso de una nueva estructura en construcción. Solo debería desaparecer cuando esta esté finalizada o cuando se termine de romper.

Petty, un quiero y no puedo

Durante la jornada 14, McCown se lesionó. Entonces, Bryce Petty tomó la alternativa en el tercer cuarto del partido ante los Broncos. A partir de este momento y hasta el final de temporada, la ofensiva de Nueva York no volvería a mostrar nada de fluidez. Todo lo positivo que habíamos visto en anteriores partidos se convertiría en errores y problemas. Obviamente no se puede culpar a un jugador del rendimiento global del equipo. Pero Petty ha vuelto a tener una oportunidad de demostrar algo y ha vuelto a desaprovecharla. El QB que llegó a Nueva York en el draft de 2015 ha tenido 2 temporadas completas para intentar hacerse un hueco en una plantilla con una competencia cuestionable. El no conseguir nada este año, demuestra que no es un jugador por el cual la franquicia deba apostar a medio/largo plazo.

En definitiva, podemos decir que muchas luces y sombras en la posición. McCown ha sorprendido y, desde mi punto de vista, se ha ganado una renovación para seguir siendo el titular la próxima temporada. Pero también hemos confirmado que no hay futuro en los jóvenes QB de los Jets. Una vez más, se deberá buscar una nueva opción a largo plazo. Quien sabe si a través del draft de 2018 o a través de la agencia libre…

Receptores

Cuando empezaron los partidos de pretemporada, y con ellos las típicas “porras” expertas de resultados por equipos, muchos analistas ponían al equipo de Todd Bowles como serio candidato a un 0-16 de manual. Una de las principales razones sobre la que se sustentaban estos argumentos, era la calidad global del cuerpo de receptores. La lesión a principios de agosto sufrida por Quincy Enunwa, el WR destinado a ser el objetivo más importante del ataque aéreo, dejaba un escenario desolador en el ataque de Nueva York.

Sin embargo, el traspaso de Sheldon Richardson a Seattle, aportaba algo de esperanza en el cuerpo de receptores con la llegada de Jermaine Kearse. Un jugador veterano y de calidad ampliamente demostrada durante sus años en los Seahawks. Kearse aportaría durante los primeros partidos de la temporada algo de constancia al juego aéreo y con el tiempo se convertiría en una seria amenaza para las defensas rivales. Sin embargo, la mejor aportación que ha realizado Jermaine Kearse al equipo, es la ayuda en el desarrollo del jugador que se postula como el futuro de la franquicia neoyorquina: Robby Anderson.

Robby Anderson, el futuro de los Jets

El receptor formado en la universidad de Temple, firmó como agente libre no drafteado con los Jets en 2016. Su primera temporada fue discreta dentro de un cuerpo de receptores con mucho nombre. Estaban Brandon Marshall, Eric Decker y Quincy Enunwa  por delante de él en el “depth chart”. Sin embargo, el desarrollo del jugador durante esta temporada ha sido uno de los elementos más ilusionantes que hemos vivido los aficionados de los Jets. Robby ha promediado casi 60 yardas por partido y ha anotado 7 TD durante la temporada. Unos números que, sin ser espectaculares, superan sus expectativas y le confirman como un jugador potencialmente valido para ser titular en la NFL.

Anderson, entre dos. www.newyorkjets.com

No hay mucho más que destacar a parte de Kearse y Anderson en cuanto a receptores. Quizá una pequeña mención al jugador de primer año Chad Hansen, el cual ha encontrado su hueco en el equipo y podría ser un receptor a desarrollar durante la próxima temporada.

Tight Ends

En cuanto al puesto de Tight End, este año hemos visto como el cuerpo técnico cambiaba la dinámica del año pasado y empezaba a añadir jugadas de pase para estos. Destaca la progresión de Seferian-Jenkins, el cual ha sido el jugador con más pases recibidos después de Anderson y Kearse. Los números de Seferian-Jenkins han demostrado que puede ser un jugador referencia en el ataque. Y determinante en la red zone. Sin embargo, las sensaciones reales no son tan optimistas y parece que el TE principal de los Jets no está aprovechando del todo sus minutos. Además, hemos visto a Eric Tomilson, jugador procedente del equipo de prácticas, tomar parte en varios snaps sin pena ni gloria.

Parece que la posición está en “stand by”, sobre todo porque Seferian-Jenkins será agente libre en el mercado de verano y no está claro si volverá a Nueva York una vez más. En mi opinión la posición de tight end debería de ser una de las pendientes de reforzar en el próximo draft y/o agencia libre.

Running backs

Otra de las posiciones que nos permite ser moderadamente (muy moderadamente) optimistas es la de running back. El año empezaba con Matt Forte como principal arma ofensiva en el backfield al igual que la temporada pasada. Sin embargo, durante la temporada hemos visto como el protagonismo de las carreras ha ido cediendo en favor de Bilal Powell. El RB procedente de Louisville ha conseguido en 2017 su mejor temporada en la franquicia en la cual lleva jugando desde que fue drafteado en 2011. Powell es un jugador de sobra conocido por los fans de los Jets que ha demostrado siempre que ha tenido oportunidad su valía. Sin embargo, no parece que a sus 29 años vaya a ser el RB1 que necesita la franquicia para desarrollar el juego terrestre.

Bilal tiene un sitio en los Jets y puede ser determinante para el equipo. Pero es necesario encontrar un corredor de referencia que acumule la mayor parte de los intentos de carrera. Que le establezca en la posición de RB2 a la que está destinado.

Matt Forte, el fin de una era

Un corredor de referencia que probablemente no sea Matt Forte. El veterano runing back ha pasado muy desapercibido en su segunda temporada en Nueva York. Esta claro que se trata de un jugador con mucha calidad. Pero los años le pesan y su nivel está disminuyendo a pasos agigantados. Lo cual, le convierte en un claro aspirante a abandonar la franquicia, o al menos un puesto relevante en ella, de cara al año que viene.

La clase no se pierde con los años. www.newyorkjets.com

Por último, El RB drafteado este año en sexta ronda, Elijah McGuire, ha jugado poco pero de manera sólida. Lo suficiente como para convencer al staff que debería darle más protagonismo la próxima temporada.

En resumen, podemos decir que este año el backfield de los Jets ha estado a un nivel decente. Sin sobresalir de lo esperado. Cumpliendo los objetivos y dejando pequeñas notas de esperanza que necesitarán de buenos refuerzos para cuajar.

Línea ofensiva

Personalmente, esta es la línea que más me cuesta valorar en cualquier equipo. El trabajo de la línea ofensiva es complicado de entender para alguien que, como yo, lleva relativamente poco tiempo siguiendo la NFL. Aun así, intentaré dar un par de pinceladas en función a mis conocimientos.

Los Jets han terminado la temporada como el quinto equipo con más sacks recibidos, 47 en total. Lo cual, no deja en buen lugar a una línea que ha sufrido las constantes lesiones de uno de sus jugadores clave: Brian Winters.

La OL debe mejorar mucho la temporada que viene. www.newyorkjets.com

Lo que más he notado personalmente, es la falta de center. Desde que Nick Mangold no lidera la línea ofensiva los Jets han sufrido mucho más de lo deseado y su sustituto, Wesley Johnson no ha estado para nada a la altura. Un buen center debería ser prioridad máxima de cara a la próxima temporada.


Y hasta aquí este pequeño análisis del ataque. Pronto seguiremos con la defensa y los equipos especiales, donde también hay bastante de lo que hablar. Buena semana y… ¡A disfrutar los playoffs!

@kobe_jnk

Deja un comentario