Antonio Brown y el dinero maldito

Que levante la mano el que no haya oído nada de Antonio Brown esta semana… Me lo imaginaba. Y aquél que está levantando la mano al fondo miente.

Antonio Brown se convertido en el centro de atención de toda la NFL estos últimos días. Sea por su afán de protagonismo, por su personalidad de diva o por cualquier otro motivo, pero así ha sido.

En Spanish Bowl no hemos sido ajenos a este hecho. Os trajimos los artículos del Browngate desde el punto de vista de Raiders y desde el punto de vista de Patriots. Hoy, os traemos otra perspectiva: El caso Antonio Brown desde el dinero.

Por cierto, antes de seguir leyendo, os recomiendo dos cosas. Una leer este artículo sobre los básicos del Salary Cap. En este artículo las cosas se van a complicar y mejor tener buena base. Y dos, volvedle a “robar” el ábaco a Doraemon.

 

Siempre nos viene bien para echar cuentas, ¿verdad? / lukinternational.com

 

 

Los hechos

Antes de entrar en materia, describamos brevemente los hechos.

En 2017, Antonio Brown es uno de los mejores, sino el mejor, WR de la NFL. Él sabe su valor. Sin embargo, su contrato no lo refleja. Para esa temporada está previsto que solamente gane 4,17 M de $. Calderilla para su calidad. Y se lo hace saber a los Steelers. Las negociaciones acabaron con una extensión de contrato para Brown. 4 años más por 68 M de $. En total, 5 años por algo más de 72 M de $, con un Signing Bonus de 19 M de $. Ese Signing Bonus es la única cantidad garantizada completamente que Brown tiene en su contrato. Y eso no termina de convencerle.

 

Antonio Brown en la rueda de prensa de su extensión con Pittsburgh / Andrew Rush/Post-Gazette 

 

Tras 2018, las cosas siguen sin marchar bien y Brown está descontento en Pittsburgh. No tiene dinero garantizado en su contrato. Al final, fuerza a la franquicia acerera a tradearle. El WR acaba en los Raiders a cambio de una 3ª y una 5ª ronda del Draft… pero también a cambio de condiciones económicas.

Pittsburgh se “deshace” del WR pero se queda con bastante dinero muerto. Concretamente 21,12 M de $, de los cuales 11,4 pertenecen al prorrateo del Signing Bonus (Signing Bonus total / años totales del contrato * años restantes, o lo que es lo mismo 19/5*3=11,4) y 9,72 a otros bonuses anteriores. Los Steelers no le debían cash a Antonio Brown, pero ya deberíais saber que Cash y Cap Hit funcionan de manera distinta. Sin embargo, se “ahorraron” un Cap Hit de 22,16 M de $. Así que, al final, Steelers gana poco más de 1 M de $ en Cap Room y dos rondas del Draft. Ni tan mal, ¿no?

 

El contrato con Raiders

A su llegada a Oakland, una de las condiciones del Trade es reestructurar su contrato. Los Raiders heredan los 38,925 M de $ que los Steelers le debían a Brown en los 3 años restantes de su contrato y los convierten en 50,125 M de $ en los mismos 3 años más 4 M de $ en incentivos. Básicamente, los Raiders le suben el sueldo a Antonio Brown. Nada extraño y sencillo de entender.

 

Los Raiders dan la bienvenida a Antonio Brown al equipo / raiders.com

Pero además, los Raiders incluyen algo que Antonio Brown lleva tiempo deseando: mucho dinero garantizado. De esos 50,125 M de $, 30,125 M de $ son garantizados. 1 M de $ del Signing Bonus y los salarios completos de 2019 (14,625) y 2020 (14,5).

Jugada redonda para Antonio Brown, ¿no? Pues no.

 

Acabar un contrato

En la NFL, como vimos en el artículo de Salary Cap, los contratos son estándar. Sin embargo, hay un punto bastante importante que se tiende a desconocer, básicamente porque las franquicias son bastante opacas en este tema: las cláusulas.

Seguramente conocéis algún rookie que se declara en hold out y os preguntáis: si con la escala salarial de rookies, no puede pedir más dinero del que le corresponde, ¿por qué está entonces en hold out? Pues muy sencillo: por las cláusulas.

A la hora de hablar de dinero garantizado ya mencioné que hay dos tipos: el dinero completamente garantizado y el dinero garantizado en base a determinadas condiciones. Y, muchas veces, la mayoría del dinero garantizado es de este segundo tipo. Por eso los jugadores se declaran en hold out.

Cuando se negocia un contrato, también se negocian estas cláusulas. Cuantas más cláusulas o condiciones, más difícil les será a los jugadores cobrar su dinero, teóricamente, garantizado. Si alguna de estas cláusulas no se cumple, la franquicia puede (y seguramente lo hará) reclamar la parte proporcional a ese dinero.

Las cláusulas pueden variar y ser de todo tipo. Cancelar el dinero garantizado si el jugador se lesiona haciendo “actividades peligrosas” (como sky diving), cancelarlo si da positivo en drogas, si hace declaraciones dañinas al equipo, si es detenido,… O incluso si comete faltas antideportivas en un partido.

 

Además, estas cláusulas no sólo cancelan el dinero garantizado, sino que además imponen multas. Las franquicias siempre tienen la sartén por el mango en las negociaciones.

En el caso de Antonio Brown, su Signing Bonus, de 1 M de $ estaba basado en 2 condiciones:

500.000 $ si acudía al 85% de los entrenamientos de pretemporada en 2019

500.000 $ si acudía al 85% de los entrenamientos de pretemporada en 2020

 

Las cosas no empezaron bien para Brown y, como no cumplió la primera condición entre el pie y el casco, no vio sus 500.000 $ de Signing Bonus.

 

Antonio Brown en uno de sus (pocos) entrenamientos con los Raiders / Eric Risberg/Associated Press

 

Y, a partir de ahí, la situación se dispara. Como hemos dicho, las cláusulas no sólo cancelan el dinero garantizado, sino que imponen multas. Concretamente en este caso 53.950 $ por no acudir a los entrenamientos obligatorios.

Antonio Brown se cabrea y postea la imagen de la multa en Instagram. Mike Mayock lo tiene claro: conducta dañina para el equipo. Multa de 215.704$ y cancelan TODO su dinero garantizado.

Esto no quiere decir que los Raiders quiten a Brown dinero de su contrato. Para nada. El WR sigue teniendo un contrato de 3 años por valor de 50,125 M de $ y 4 M de $ en incentivos. La diferencia es que ahora no tiene dinero garantizado y tendrá que “ganarse el pan” (ganar el Pay Check) jornada a jornada. Y eso a Antonio Brown no le gusta nada.

 

Las sonrisas de Antonio Brown y Mike Mayock pronto se tornaron lágrimas / AP

 

 

Pero hay otra cosa a tener en cuenta: como el contrato entre Raiders y Brown ya no tiene dinero garantizado, la franquicia puede cortar al jugador sin deberle nada y sin dejar dinero muerto.

Es entonces cuando Antonio Brown lo tiene claro: no quiere seguir jugando para los Raiders y pide ser cortado. En este punto, los Raiders tienen dos opciones:

  1. Cortar al jugador, sin dinero muerto ni nada y dejarle libre para que fiche por otro equipo. Los Raiders pierden 2 rondas del Draft pero el impacto económico es cero. Mal menor.
  2. Poner a Antonio Brown en Reserve / Left Squad List. Básicamente, si un jugador deja de acudir voluntariamente y sin permiso a los entrenamientos, el equipo le manda una carta de aviso. Si a los cinco días de recibir dicha carta sigue sin presentarse, el equipo en cuestión puede poner al jugador en esta lista. Una vez se entra, es como si estuvieses retirado forzosamente durante una temporada. Después, debe solicitar a la NFL ser reactivado y volvería a ser Agente Libre. Es decir, si los Raiders hubieran puesto a Antonio Brown en esta lista, no podría haber jugado para ningún equipo en 2019.

 

Finalmente, los Raiders se decidieron por la opción 1. Quién sabe qué hubiera pasado, si se llegan a decantar por la segunda opción…

 

Termination Pay

Pero aquí no queda todo.

En el último CBA, se acordó el Termination Pay, una especie de finiquito para veteranos. Esta condición dice que, si un jugador con 4 o más temporadas jugadas es cortado tras la Week 1, el equipo deberá pagarle el salario completo correspondiente a esa temporada. Sin embargo, el jugador solamente podrá recibir su Termination Pay una vez en su carrera.

Antonio Brown fue cortado el 7 de septiembre, dos días antes del primer partido de temporada regular de los Raiders. En NFL la “Semana de partido” va de miércoles a martes. En este caso, del miércoles 4 al martes 10. Como Antonio Brown fue cortado el sábado, técnicamente estuvo en el roster durante la Week 1 (por eso no pudo jugar en la Week 1 con Patriots, al haber estado ya en otro roster), así que tendría derecho a reclamar su Termination Pay, que correspondería a 14,625 M de $.

Sin embargo, no lo tendrá fácil. El equipo puede bloquear el pago si “demuestra que el jugador, tras recibir de manera escrita una advertencia por parte del club, falla en demostrar la buena fe y compromiso razonablemente esperado por los jugadores NFL”. Con los vídeos y publicaciones de Antonio Brown en redes sociales, será no les será difícil a los Raiders privar a Brown de su Termination Pay.

En cualquier caso, esto se decidirá terminada la temporada por una persona de la NFL independiente a Raiders y Brown. Los escenarios son:

  1. Brown no recibe nada, Raiders gana 333.333 $ en Cap Room en 2020 (correspondientes al prorrateo del Signing Bonus no cobrado)
  2. Brown recibe su Termination Pay, Raiders pierde 14,625 M de $ en Cap Room en 2020.
  3. Brown recibe todo su dinero garantizado, Raiders pierde 30,125 M de $ en Cap Room en 2020.

Veremos a ver qué sucede.

 

El contrato con Patriots

Mientras tanto, el jugador firmó con Patriots. Los primeros tweets nos informaron que firmaba un contrato de 1 años y 10,5 M de $ con los Patriots más 4,5 M de $ en bonuses not likely to be earned (NLTBE). En total, Brown podría llegar a ganar 15 M de $. En Raiders, su salario para 2019 era de 14,625 M de $. ¿Seguro que es un mal movimiento de Antonio Brown? Financieramente no lo parece tanto.

Y si añadimos que en Massachusetts los impuestos son sólo 5,25% frente al 13,3% de California, pues la cosa está clara.

 

Antonio Brown con su nuevo equipo, los New England Patriots / AP

 

Sobre los incentivos NLTBE hablé en el artículo sobre el Salary Cap. Rápidamente, es un bonus con un objetivo poco realista o complicado de alcanzar en condiciones “normales” según las estadísticas del jugador. Para Antonio Brown es:

  • 1,5 M de $ si supera las 105 recepciones (en 2018 tuvo 104)
  • 1,5 M de $ si supera las 1298 yds. de recepción (en 2018 tuvo 1297)
  • 1,5 M de $ si supera los 16 TD de recepción (en 2018 tuvo 15)

Pero la cosa va más allá.

De los 10,5 M de $, 9 M de $ pertenecen al Signing Bonus. 500.000 $ a un Roster Bonus (seguir en el equipo después de una determinada fecha) y solamente 1 M de $ es salario base. Antonio Brown recibe sus 9 M de $ contante y sonante al firmar el contrato (salvo, de nuevo, que haya alguna cláusula al respecto, en especial con el escándalo actual de abuso sexual). Y está contento. Y tiene motivación para rendir bien, porque New England no es tonto. Solamente pagará a Antonio Brown si, como poco, repite su temporada de 2018. Y a Antonio Brown le interesa mejorar sus números de 2018 para cobrar más de lo que iba a cobrar en Oakland. Es un win-win en toda regla.

  

Opción 2020

Y ahora llegamos a la mejor jugada de todas.

New England añade una opción de alargar el contrato de Antonio Brown a 2020. Si Antonio Brown no rinde y es cortado, le habrá costado a New England 10,5 M de $… ¡repartidos en 2 años!

Recordamos que Signing Bonus se prorratea a partes iguales entre todos los años de contrato. Así, en 2019 será 4,5 M de $ y en 2020 otros 4,5 M de $. Al Cap Hit de 2019 le sumamos el salario base (1 M de $) y el Roster Bonus (0,5 M de $) y Antonio Brown cuenta este año solamente 6 M de $ contra el Cap Room de Patriots. Os recuerdo que en Oakland iba a contar 15 M de $ y en Pittsburgh ha dejado 21 M de $ de dinero muerto (contaría 22,16 M de $ si hubiera seguido). La jugada de New England, financieramente, es para enmarcar.

Y si rinde, tampoco es un gran problema, porque serían 15 M de $ de nuevo en dos años. 6 M de $ para 2019 y 9 M de $ en 2020 (los 4,5 del prorrateo del Signing Bonus más los 4,5 M de $ de los incentivos NLTBE, que como ya sabéis, se cobran a posteriori en términos de Cap Hit).

Es bastante improbable que Antonio Brown, rinda bien o mal, siga en Patriots en 2020. Su Cap Hit de 24,5 M de $ (potencialmente de 29 M de $) es inasumible para New England. Os recuerdo: un GM no piensa, contractualmente hablando, más allá de uno o dos años. Este es un gran ejemplo. Si rinde, una extensión sería lo más lógico.

Pero hasta que eso suceda, sobre el papel, queda bien decir que los Patriots han firmado a Antonio Brown por 2 años y hasta 35 M de $… Mientras que en Raiders iba a cobrar 31,625 M de $ por esos mismos dos años. Y sin tener en cuenta los impuestos. De nuevo, ¿estáis seguros que Antonio Brown va a perder dinero?

El balón está, y siempre ha estado, en el tejado de Antonio Brown.

 

Adrián de Blas Ruiz

Un comentario sobre “Antonio Brown y el dinero maldito

  1. Me ha gustado mucho este artículo. Es un tema complicado y sigo sin entenderlo pero, por lo menos ahora, comienzo a ver un poquito la luz…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *