Antonio Brown: historia de un culebrón

Brown y Brady, antes rivales, ahora compañeros.

Mejor criticado que ignorado

Os debo confesar una cosa. No me lo esperaba. Debe ser que estoy ahora más inmerso en este mundo pero me ha pillado a pie cambiado, por sorpresa. Mira que soy aficionado del Real Madrid desde antes que naciera, allá por los años 50 cuando mi abuelo se paseaba por España para jugar en la 2ªB y aquel equipo lo ganaba todo en Europa. Y ya de mayor me aficioné a la fórmula 1 con Fernando Alonso. Y con todo este bagaje, aun así, no me lo esperaba. He vivido este nivel de, no se como llamarlo, muchas veces. El Real Madrid y Fernando Alonso tienen a España dividida. Y lo que más me sorprende siempre fue el de los extremos. No me malinterpretéis. Yo quiero que pierda el Barca y Hamilton siempre. Pero he enseñado a mis hijos a respetar a los jugadores. En mi casa se habla tan bien de Messi como de Ronaldo. Mi hijo me confesó el otro día que su jugador favorito era Cruyff, por vídeos de youtube claro. Me sentí orgulloso.

Pero yo debo ser de otra época. El fútbol del chiringuito no existía cuando yo aprendí a amar el fútbol. Era radio nacional con históricos de la radio y se hablaba de fútbol no de bandos ni de guerra civil. Y me ha sorprendido porque pensé que desde la distancia que me da el océano atlántico creí que el fútbol americano no era tan polar. Pero me he equivocado. Y me he dado cuenta que estoy en un bando y que además es el más odiado. Lo tendré que asumir.

Polaridad y bandos

Y esta sociedad de bandos la que insinúa que un entrenador-manager allá por Diciembre convenció a un jugador de liarla en un equipo, que le traspasaría a otro dando una tercera y una quinta ronda, que este equipo le daría un contrato de 50M$, que serían garantizados 30M$ pero que todo era para liarla allí tanto como para que le echen y cobre solo 15M$ con New England. Mira que tengo a Belichick en un altar. Creo que es la figura deportiva más destacada de este siglo por encima de cualquier jugador. Pero no lo veo capaz de convencer a un tío de que pierda 20M$ y poniéndose en ridículo.

Que un señor quiera venirse a New England no es nuevo. Pero a costa de su dignidad y de 20 millones. ¿de verdad lo pensáis? ¿Os lo creéis? Yo no.

Antonio Brown: el culebrón del verano

Ahora bien. Yo creo que Antonio Brown iba a jugar en los Raiders este año. Lo creo fervientemente. Y creo que es una diva con la mano muy ligera con el instagram. Que tras ponerse las cosas como estaban , los Raiders con razón se cubrieran quitándole el garantizado, es perfectamente lógico. Nada que objetar en lo hecho por Oakland. Pero pensar que todo eso sería sin consecuencias. Aquí cada uno vela por sus intereses. Y Antonio Brown, aunque merecido, se jugaba su contrato cada semana. Y yo al menos no lo permitiría en su situación.

El trabajador es tan libre como el club. Los acuerdos son bilaterales. Y que Antonio Brown forzará liberarse de su contrato una vez perdido su garantizado es lo que yo y cada uno de vosotros haría. Digais lo que digais. Y no digo con esto que Antonio Brown no se lo merezca y que los aficionados a los Raiders no deban sentirse como se sienten. Solo digo que yo cuando no estoy conforme con mi posición laboral. Si puedo me cambio. Y eso es indiferente de donde resida la culpa de que no este yo agusto en ese sitio. Y Antonio Brown ya no quería quedarse en Oakland.

Belichick y el trabajo, la clave

Y los que claman por el tampering, la concurrencia etc. Pues nada. Ya estamos acostumbrados. Aquí solo hacen trampas los de New England. Los balones de New England no son adiabáticos y su presión no cambia con la temperatura, solamente hay sordomudos en boston que leen los labios y los veinte años de éxitos son por gilipolleces como estas.

Creo que mejor les iría a todos en pensar y reflexionar en cosas como ¿Porque Antonio Brown quiere venir a Patriots? ¿Por qué detalles insignificantes son entrenados en la pretemporada para hacer una intercepción en la superbowl XLIX? ¿Por qué Kyle Van Noy es traspasado por una quinta ronda y aquí es titular? ¿Por qué salen undrafted cada año los últimos 16? ¿Por qué después de perder la superbowl LII con Philadelphia y un cisma de la leche sin ruido desde el club se lavan los trapos en casa y se gana la LIII?

No se si Antonio durará un día, un mes o un año. Lo que tengo claro es que Belichick buscará como ganar en cada partido con él o sin él. Y lo seguirá haciendo. Mientras siga en activo a mi personalmente me dará igual a quien alinee. Ha ganado sin Brady, sin Gronkowski, sin Edelman. Y mientras siga entrenando será competitivo aunque alinee a Pepi, Luci y Bom y otras chicas del montón. ¿O no lo habéis visto ya?

Aprendan señores de Bill Belichick. Es un consejo.

 

Javier Almendros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *